Tutorial: Cómo conservar fondant

TUTORIAL: Cómo conservar el fondant

 


Lo primero que debemos hacer es crearnos el hábito de dejarlo lo mínimo al aire libre, ya que es ahí cuando más se reseca.

Por ejemplo, si estamos trabajando con él los trozos de fondant sobrantes o partes de modelado que tengamos ya hechos, deberemos meterlas en:

- Pequeños tuppers: Nos servirán para la mayoría de trozos y deberemos taparlos. 

- Plásticos de archivador: Sí, de esos donde se meten documentos y demás!! Nos van a ir perfectos cuando queramos preservar partes totalmente planas (pétalos de rosas, manchas de animales, ojos...).

Esto nos serviría mientras estamos trabajando con él, ¿pero cómo debemos guardarlo después?

Aquí os traigo un tutorial paso a paso con fotografías para que no haya dudas y podamos resguardarlo lo mejor posible, así la próxima vez nos podrá servir de nuevo.

¡Eso sí! No es eterno... 

Si tenéis una bola tamaño albóndiga guardada así hasta dentro de 1 año... poco podremos haber hecho por ella y, la pobre, habrá pasado a mejor vida. 

 

Paso a paso:

1. Abriremos el paquete de fondant cortando con las tijeras lo justo por uno de los laterales pequeños. 


2. Empujaremos el fondant para que salga (estilo polín/flash), sin deformarlo. Una vez fuera, cortaremos el trozo que queramos con un cuchillo. 

Muchas veces, por prisa y comodidad, decidimos pegar el tirón y coger un pellizco... pero eso, a la hora de guardarlo, nos da muchísimos más problemas!

3. Una vez tenemos el trozo que necesitamos, lo volveremos a guardar dentro del plástico, con cuidado de que no se nos rompa el envoltorio por ninguna parte. Y, a continuación, le haremos los dobladillos típicos de los regalos: 

- Primero meteremos hacia dentro los extremos de los laterales para que no se escape aire por ahí.

- Segundo, haremos un dobladillo pequeño con el resto de abertura para que tampoco entre aire por esa zona.

- Tercero, prensando todo el plástico de forma manual para quitar el aire, lo subiremos hacia arriba y le pondremos un celo para que no se abra.

4. Una vez lo tenemos listo, cogemos un trozo de plástico film y lo cubrimos bien con él sin que quede nada de aire. No pongáis un trozo muy pequeño porque entonces se acabará despegando...

5. Por último, meteremos el fondant en un tupper o caja hermética para así resguardarlo aún más y, a la vez, esta caja la guardaremos en un lugar fresco y seco.

Comments