Cookies integrales de avena

COOKIES DE AVENA (12 cookies)

- 1 huevo tamaño L

- 75 ml. de aceite de girasol u oliva suave

- 75 gr. de azúcar moreno

- 50 gr. de harina de trigo integral

- 80 gr. de avena

- 35 gr. de nueces

- 1/3 de cucharadita de extracto de vainilla

- 1/4 de cucharadita de levadura química 

- 1/4 de cucharadita de canela molida

- 1/4 de cucharadita de nuez moscada

- Una pizca de sal


Precalentamos el horno a 175º con calor arriba y abajo y sin ventilador. Dejamos lista una bandeja para galletas cubriéndola con papel sulfurizado. 

En un bol, troceamos las nueces y reservamos. Por otra parte, si preferimos que los copos de avena sean más pequeños, los trituramos hasta que estén a nuestro gusto. Yo los dejé enteros esta vez y en otras ocasiones los he troceado como a la mitad de tamaño. Reservamos también.

En un bol grande tamizamos la harina, las especias, la levadura y la sal. A continuación incorporamos la avena, el azúcar y las nueces troceadas. Mezclamos todo y reservamos.

En otro recipiente, añadimos el huevo, el aceite y el extracto de vainilla y lo mezclamos con unas varillas manuales hasta que la mezcla sea homogénea. Lo incorporamos al bol donde tenemos la mezcla de ingredientes secos y, con una espátula, lo mezclamos bien hasta que tengamos una masa húmeda sin restos de ingredientes secos.

Hacemos bolas de unos 4 - 5 cm. de diámetro y las dejamos sobre el papel de hornear en la bandeja, manteniendo una separación de unos 5 cm. entre galleta y galleta.

Las metemos en el horno durante unos 10 - 12 minutos, hasta que veamos que los bordes comienzan a dorarse ligeramente. Las dejaremos unos 10 - 15 minutos en la misma bandeja donde las hemos horneado y, después, las pasaremos a una rejilla para que terminen de enfriarse.


Notas y consejos:

- Las especias y las nueces son opcionales y podéis modificarlas cambiando ligeramente la cantidad o incluso quitándolas en caso de alergias o que no os gusten. 

- Los tiempos de horneado pueden variar según el tamaño de las galletas, pero para conseguir una textura blandita en el interior será necesario sacarlas justo cuando los bordes empiecen a estar más dorados y tengan una apariencia más reseca, aunque el centro de la cookie pueda dar la impresión de estar crudo aún.

- Para que se conserven mejor durante más tiempo, una vez frías las guardaremos en una caja o tarro de metal o en un recipiente hermético.

- Si al hacer las bolas la masa está muy pegajosa, podéis enharinaros las manos ligeramente para poder trabajar mejor.


Comments