1. Introducción

En la vida cotidiana existen problemas simples, que sin darnos cuenta utilizamos algunas reglas matemáticas para solucionarlos, de la que más hacemos uso sin darnos cuenta y sin saber su nombre es la regla de tres.

Algunos ejemplos de su uso común es cuando compramos algo, el objeto que sea, si la unidad cuesta cierta cantidad, la pregunta que por lo general sigue es ¿cuánto costará cierta cantidad de los mismos objetos?, o si ya camine tantos metros en tanto tiempo, ¿cuanto me tardare si camino cierta cantidad de metros?, entre algunos otros. 

La regla de tres es utilizada cuando se tienen tres cantidades y se busca una cuarta cantidad; o bien cinco cantidades y se busca la sexta.

Las más comunes son:

a) Regla de tres simple directa.

b) Regla de tres simple inversa.

c) Regla de tres compuesta.


Cada una de ellas se utiliza en diferentes momentos ya que la aplicabilidad de ellas tienen características específicas.