Tren Amarillo de la Cerdaña

Agosto de 1999 

A finales de agosto de 1999,  realizo unas vacaciones por el sur de Francia con un amigo. La Cerdaña francesa, los castillos cátaros, Carcasonne, Albi y las Gorges du Tarn son los destinos preferidos.

En la Cerdaña francesa, es obligada la visita al Tren Amarillo de la Cerdaña. Este bello tren eléctrico, alimentado por patín lateral, de vía métrica, recorre un paisaje privilegiado. Y es un privilegio disfrutar de todo ello.

Espero que os gusten las imágenes. Si tenéis algún comentario, no dudéis en remitirme un correo electrónico.


En la Tour de Carol se pueden observar ramas de trenes expresos con destino París, remolcados por veteranas locomotoras eléctricas en doble tracción. ¿Alguien se imagina algo similar en Canfranc?

La composición dispuesta para salir en la Tour de Carol. Dos vías de vía métrica están destinadas al Tren Amarillo. En esta estación, encontramos también vías de ancho internacional e ibérico.


Desgraciadamente, ni siquiera estos bellos y antiguos trenes se libran del vandalismo.

Los coches son variados, encontrando coches motores, remolques cerrados y coquetos remolques con balconcillo.


Simpático el silbato, ¿no?

En la distancia, podemos apreciar el viaducto de Fontpedrouse, y la estación del mismo nombre, donde...


... nos esperaba una de las composiciones de subida, con la que nos cruzamos unos minutos más tarde.

Finalmente, llegamos a Villefranche de Conflert, bella ciudad fortificada, digna de ser visitada, y con algún restaurante estupendo.


En Villefranche encontramos todo tipo de instalaciones pensadas para el mantenimiento de la línea de vía métrica. Vemos un puente giratorio, y...

... algunos vehículos de mantenimiento. En esta estación, volvemos a encontrar la vía de ancho internacional, en la línea procedente de Perpignan.


Por la tarde de ese mismo día, cogimos el coche y bajamos a cenar a Villefranche, aprovechando para fotografíar algunos de los notables viaductos que forman parte de la línea.

Finalmente, la tarde acaba y la noche está a punto de caer; aprovechamos las últimas luces para la imagen final... y a cenar que ya es hora.