Ferrocarriles en el Museo Suizo del Transporte

En julio de 2010 estábamos de vacaciones en Suiza y realizamos una excursión desde Berna para pasar el día en la bonita ciudad de Lucerna. El clima estuvo variable como durante todos los días que permanecimos en el país helvético. Y como consecuencia, se alternaban los períodos de sol y buen tiempo con las nubes que traían lluvia, viento y temperaturas más bajas. Previmos que si esta circunstancia se daba, uno de los posibles refugios interesantes podía ser el Museo Suizo del Transporte. Y aquí os traigo un pequeño reportaje de la sección dedicada al ferrocarril en este museo.

Por supuesto, aunque el ferrocarril llegó a Suiza con cierta parsimonia, dado el conservadurismo helvético ante las novedades, pronto se fue llenando de líneas férreas donde, como en el resto del mundo, durante varias décadas la tracción de vapor fue la reina. Desde pequeñas locomotoras para la realización de servicios ferroviarios locales en las principales ciudades o en los cantones suizos, hasta potentes locomotoras, quizá no muy rápidas pero sí aptas para remontar las importantes rampas de los numerosos puertos de montaña.


Además de los ferrocarriles de cremallera, cuya imagen no pudimos reflejar adecuadamente durante la visita, hay que destacar las necesarias quitanieves como esta espectacular de aspa, de inspiración norteamericana, con su máquina de vapor para accionar el mecanismo. Muy impresionante.


Pero, al contrario que en otros países europeos, en los que el vapor reinó hasta bien entrado el siglo XX, la difícil orografía suiza obligó a la adopción temprana de potentes locomotoras eléctricas, de las que existieron todo tipo. Quizá las más famosas son las de tipo "cocodrilo" de las que el museo no carecía de ejemplares, tanto ferrocarriles de ancho de vía internacional como de ancho de vía métrico.

El transporte ferroviario es muy importante para el transporte de las personas por todo el país. Aun hoy en día es probablemente el medio de transporte fundamental, con una red rápida, con vehículos confortables, con frecuencias muy elevadas. Caros, pero justificadamente. En cualquier caso, esto ha dejado también sus memorias en la historia ferroviaria del país con algunos estupendos automotores tanto de vapor, como diesel y eléctricos.


Finalmente, también encontramos en el museo representación del transporte ferroviario urbano, con algunos ejemplos notables de tranvías, fundamentalmente, que también en la actualidad son importantes en las ciudades más pobladas de la Confederación.


Puedes encontrar información complementaria del museo en alemán, francés, italiano e inglés en la página oficial del museo en internet.


Si lo deseas, puedes remitirme un comentario a mi dirección de correo electrónico.


Pulsa en el enlace para regresar a la página principal.
Comments