Julio 2.017



Recorrido desde Ponferrada hasta Reinosa en 13 etapas, dando la vuelta por los Picos de Europa, incluyendo un día de senderismo. En realidad la Cordillera Cantábrica acabaría en el País Vasco, pero mi recorrido ha sido este. En total unos 660 km. y 22.500 metros de desnivel acumulado.
He tomado como base los tracks de Zinaztli y Calabuigg, basados ambos en el libro de Juanjo Alonso: Transcantábrica en btt

La Transcantábrica es espectacular en cuanto a paisajes. He atravesado muchos prados con un verdor deslumbrante, donde pastan tranquilamente las vacas, y multitud de pequeños pueblos que todavía conservan el estilo de vida rural, con sus casas típicas, pallozas, brañas, hórreos, el pastoreo...

Algunos días he acabado pronto la etapa, pero doblar etapas resulta muy difícil. La falta de alojamientos complica hacer variaciones en los recorridos de cada día.

Sobre la ruta, más que BTT, estaríamos hablando de CICLOMONTAÑISMO. Hay muchas pistas donde sea por la excesiva pendiente, el mal estado, o el peso transportado, se nos van a atragantar a la mayoría de ciclistas.
Lo peor es que día tras día voy encontrando demasiados tramos que no son ciclables y hay que ir empujando o porteando la bicicleta. Hay sitios que los caminos han quedado cubiertos de vegetación y están impracticables.
En mi humilde opinión, para que realmente sea una ruta de BTT requiere de una remodelación para hacerla más ciclable. A ver si algún día me pongo con el mapa y planteo alguna alternativa a estas etapas.

Hice algún cambio en la ruta "oficial" para adentrarme en Picos de Europa. Como algo optativo, en el macizo Occidental de Picos de Europa (Lagos de Covadonga) hice una etapa de senderismo. Fue algo que me gustó. Si repitiera incluso podrían haber sido dos días. En el macizo Oriental (Àliva) hubiese sido buena idea pernoctar en el Refugio (Hotel) Àliva (1.670 m) y hacer también una o dos etapas de senderismo.

Transcantábrica BTT



Alojamientos

Como otras veces, no he hecho reservas y no he tenido ningún problema, pero algunos alojamientos están bastante solicitados y según me han comentado, podrían haber estado al completo. En ocasiones no hay ninguna otra opción, por lo que podría ser conveniente llamar por la mañana a ver si hay disponibilidad.

Normalmente pido cena, que suele ser bastante abundante y desayuno, que acostumbra a ser café con leche, bollería y/o tostadas con mantequilla y mermelada. En algunos sitios sirven el desayuno temprano, pero lo más habitual es que si quieres madrugar, te lo preparen por la noche: Un termo con el café, y las magdalenas, o lo que tengan, para que puedas salir a la hora que quieras.

Los precios con cena y desayuno están entre los 30 y los 50 euros.

En todos los alojamientos he estado muy bien.


El viaje

He salido desde Barcelona y para llegar a Ponferrada he utilizado la línea de autobuses ALSA. Para aprovechar el tiempo, he viajado de noche. La idea de que durante el viaje de noche se aprovecha para dormir, es solo a medias: Con el traqueteo cuesta conciliar el sueño, el dolor de cuello, los cambios de posición, las paradas, y que deben poner el aire acondicionado a tope y hace un frío que pela.

Otro cosa interesante sobre ALSA, sobretodo de cara a la vuelta, es que se pueden comprar los billetes por internet y con su app en el móvil no hace falta imprimir nada.

Para llevar la bicicleta en el autobús piden quitar pedales, la rueda delantera, girar el manillar, y envolverla, sea con cartones o con unas bolsas de plástico.



ETAPA 1 - Ponferrada - Balouta



Al llegar a Ponferrada toca montar la bicicleta y hacer todos los preparativos. He salido algo más tarde de las once.

La etapa de hoy es todo por carretera hasta Balouta. Los primeros kilómetros son poco agradables: Zonas de naves industriales y bastante tráfico. Luego, progresivamente va mejorando el paisaje y los pueblos son más bonitos.



Cabe destacar la dureza del puerto de Los Ancares, que para ser el primer día y final de etapa, me ha dejado baldado.

En Balouta me he alojado en el único hostal que hay, el Hotel Rural Miravalles. Todo perfecto, y la cena muy buena.

Balouta es un pueblo tranquilo, ideal para dar una vuelta y ver de cerca la pallozas




 

ETAPA 2 - Balouta - Cerredo



He salido temprano, habiendo descansado bien.

La primera subida, con una pendiente moderada, se hace bien. Hasta el km 20 se circula por pistas de montaña sin dificultad. Siguen 12 km por carretera sin tráfico.

En el tercer puerto, la bajada es por un sendero-trialera. Bajando tija se hace sin problemas. En realidad aunque es corto es lo que más me ha gustado del día. Lástima que en algún sitio se está cerrando y he tenido que hacer algún trozo andando. Supongo que en unos años puede estar impracticable y habrá que tomar la opción de la carretera.





Llegando abajo, lo que sigue está bien, caminos y un paseo asfaltado para bicicletas. Hay un indicador que marca Cerredo a 8 km. Parece que vaya a ser pan comido, pero el track engaña. Es un tramo de continuo sube-baja con pendientes fuertes que se hace bastante duro.

El único alojamiento en Cerredo es Apartamentos Rurales Tía María, que también tienen habitaciones. 


ETAPA 3 - Cerredo - Genestoso


Saliendo de Cerredo, he subido el primer puerto por montaña, aunque también hay la opción de carretera (recomendable con alforjas).

Primero una subida corta, pero empinadísima, luego una pista que atraviesa un bosque bastante bonito y la bajada muy empinada también con un tramo de empuje.




He seguido el track de Calabuigg, que continúa hasta el puerto por montaña, pero es un tramo de empuje duro que en absoluto vale la pena. Mucho mejor volver a la carretera y subir bien. Así lo he corregido en el track.

Desde el puerto siguen unos 4 km con algunos tramos de caminar. La zona es bonita, con praderas y ganado pastando.




Se llega a un refugio abierto que puede ser una buena opción para pasar la noche: Se puede hacer fuego, hay bancales de madera para dormir, y está razonablemente limpio.

Siguen pistas y senderos, con algún tramo muy duro que toca empujar, hasta llegar de nuevo a la carretera. Un poco más adelante encuentro un bar donde tomar café y comer alguna cosa.

Los tracks me llevan por una pista que se va cerrando hasta ser impracticable y acabo lleno de arañazos de las zarzas. Una encerrona que también he corregido en el track.

Los últimos 8 km son por carretera sin tráfico. Pasado el trozo tan malo de las zarzas, bendita carretera!

En Genestoso me alojo en el Hostal Rural Genestoso, el único alojamiento.


ETAPA 4 - Genestoso - Valle Del Lago



La etapa de hoy es una encerrona total, ya que hay muchos tramos que no son ciclables y mi recomendación es BUSCAR UNA ALTERNATIVA PARA EVITAR ESTA ETAPA.

La primera subida tiene bastante pendiente. Unos 6 km que obligan a ir alternando el pedaleo y caminar. El día ha despertado con nieblas, y conforme voy subiendo veo un mar de nubes abajo y las cimas despejadas. Muy bonito.

Sobre los 1600 metros hay un pequeño refugio abierto, que lo debe utilizar algún pastor, y a partir de aquí toca empuje duro.





Caminos totalmente cerrados
Llegando arriba, hay  una zona que "llanea" y la bajada. La desilusión es que no he podido hacer más de 100 metros seguidos montado: Pedruscos, senderos cerrados por la vegetación, mucha pendiente, zonas encharcadas o en mal estado, etc. Al final casi todo andando hasta abajo.

La segunda subida, otra vez empujar bastante duro. El único consuelo es que hace un día espléndido y los paisajes alivian el cabreo de no poder pedalear. Por suerte, la bajada es toda ciclable. Llegando abajo de todo, otro problema: El camino esta vallado e inundado por un río. Me ha dado pereza volver a subir y he pasado como he podido, pero he corregido el track.

La tercera subida, al principio subo pedaleando, pero luego vuelta a empujar por un camino pedregoso solo apto para senderistas. La bajada por pista sin problemas.



Braña

La cuarta subida hasta Valle del Lago, es por pista ciclable, aunque también hay algunos tramos muy empinados que puede tocar volver a empujar.


ETAPA 5 - Valle Del Lago - Torrestío

OTRA ETAPA QUE SE PODRÍA BUSCAR OTRA ALTERNATIVA

El día comienza con una buena bajada. El fondo del valle está cubierto por la niebla.

La subida que sigue es brutal. Aunque la pista es encementada no hay manera de subirla en bici. Ha tocado empujar mucho.

Arriba, me ha llamado la atención una pista con unos surcos perpendiculares impresionantes. El suelo es fangoso y el paso de las vacas ha ido haciendo estos surcos. Por supuesto que hay que ir caminando y evitando el barro, pero como haya llovido, el barrizal se puede convertir en una trampa insalvable.

Estos 15 km de la parte alta es algo variado: Senderos de montaña con piedras, que a menudo obligan a desmontar, pendientes que no son ciclables, bajadas por caminos pedregosos con cierta dificultad, caminos destrozados por el ganado, barrizales que hay que sortear y alguna pista que se pedalea bien.




Como en jornadas anteriores, hay muchas fuentes donde irse abasteciendo de agua.

La bajada final es por pista en mal estado, pero que se hace montado.

El final de etapa era San Emiliano, con varios hostales, pero el día se ha ido nublando amenazando lluvia y en Torrestío (unos 9 km antes de San Emiliano) he encontrado un alojamiento rural con un precio correcto y me he quedado a pasar la noche.

Al volver de cenar vi que había pinchado. No había manera de sacar la rosca de la válvula, que normalmente siempre lo hago a mano. Pedí unos alicates, pero tampoco. Giraba la goma y al soltar volvía al mismo sitio sin aflojarse. A una mala podía haber cortado la cámara, pero como pude reparé el pinchazo. Al día siguiente con dos alicates se tiene que poder aflojar.



ETAPA 6 - Torrestío - Golpejar


OTRA ETAPA CON MUCHOS TRAMOS DE EMPUJE

Desde Torrestío hasta San Emiliano casi todo es bajada, así que se llega en media hora.

Además de tomar café, he aprovechado para sacar dinero, hacer alguna compra y solucionar un problema mecánico.

El día está medio nublado, con nieblas que a ratos dejan algo de llovizna (Orbayu).

La primera subida, con una pendiente moderada se hace fácilmente. Pensaba que los problemas de ciclabilidad habían quedado atrás, pero la imagen del track no engaña y como se ve, tras la primera subida hay un pico que hay que subir empujando.

La bajada parece que va a ser ciclable, pero antes de llegar a la pista hay que bajar 300 metros por una torrentera llena de pedruscos.



Caminos pedregosos y embarrados

La segunda subida es muy dura. Aunque es pista, está en muy mal estado, lo que se traduce en casi todo empujando hasta una cabaña no apta para dormir, pero en caso de tormenta puede ser útil. Lo que sigue es una pared donde hay que portear la bici con un empuje del bueno.

La bajada hasta llegar a la pista, otro despropósito. Unos 150 metros de bajar como puedas, por pedregales, senderos cerrados por la vegetación y algún barrizal.

La pista llega hasta Viadangos de Arbás, y la última subida es por una pista en desuso con bastante pendiente y rampas que se atragantan, y para no defraudar, los últimos 200 metros es un herbazal imposible de subir pedaleando.

La bajada, primero por una trialera difícil, y luego pista hasta Busdongo de Arbás.

La sorpresa es que este pueblo está medio abandonado y el alojamiento donde tenía previsto dormir debe llevar cerrado algunos años, por lo que tengo que seguir carretera abajo unos seis kilómetros hasta el Hostal Golpejar.

No he encontrado tantas fuentes como otros días.


ETAPA 7 - Golpejar - Puebla de Lillo

La noche anterior mientras cenaba, en una mesa que hablaban de los sitios por donde había pasado. Me acerqué a preguntarles y efectivamente eran un grupo de Madrid que también estaba haciendo la Transcantábrica. Me ofrecieron sitio en la mesa e intercambiamos impresiones sobre las etapas anteriores. Coincidimos que la ruta incluye muchos tramos que no son ciclables.

Para llegar al Hostal Golpejar, hay que bajar 6 kilómetros que al día siguiente hay que volverlos a hacer. Por otro lado, es económico y empiezan a servir los desayunos a las 6,30 que va bien ya que la etapa es larga.

Toda la etapa discurre por pistas y carreteras sin tráfico. Hay subidas muy exigentes y otras que irremediablemente hay que combinar empuje con pedaleo. La pista va bordeando las montañas por laderas muy verdes, con casas típicas, vacas, caballos y buenas gentes, como Gervasio un hombre mayor, muy campechano que me acerqué a pedirle agua y estuvimos un rato charlando.




No hay dificultad técnica, pero la segunda bajada (a Casiomera) tiene mucha pendiente y está en muy mal estado por lo que hay que ir con cuidado.

En Casiomera hay bar, y es el sitio ideal para comer algo.

En Puebla de Lillo volví a coincidir con los compañeros de Madrid. Ellos habían salido algo más tarde y han seguido una ruta alternativa más ciclable. Después de asearnos estuvimos tomando una cerveza y comentando la jornada. Me han colmado de elogios por seguir cada día la ruta original. En realidad, ellos están muy fuertes. Prueba de ello, el peso que llevan en las alforjas que van trajinando por estas montañas y la opción de buscar rutas alternativas es lo más acertado.



ETAPA 8 - Puebla de Lillo - Refugio de Vegabaño

Se sale por carretera sin tráfico. La primera subida tiene tramos duros, pero con algunos descansillos se va haciendo bien. La bajada es totalmente ciclable hasta el pueblo de Maraña donde hay bar, y también un albergue.

He estado de pega. En la bajada he roto la patilla del cambio, que con tranquilidad he podido substituir por la que llevaba de recambio. Después del café he visto que he pinchado la rueda delantera. En un herbazal a la sombra he hecho la reparación, pero al volver a montar faltaba el cono de cierre del eje. Con tanta hierba era difícil de ver y he pasado media hora buscando la dichosa pieza.

El segundo puerto, con tramos duros vuelve a tocar ir compaginando empuje y pedaleo.

La parte de arriba, del km 28 al 34 aproximadamente, son prados rodeados de grandes montañas. Vale la pena sentarse un rato y contemplar estos valles con vacas pastando, y una tranquilidad difícil de describir.





Es una zona de gran belleza, pero no ha salido gratis. Casi toda esta parte la he tenido que hacer andando, de subida y de bajada. Algunas subidas muy empinadas y bajadas en muy mal estado. Como los otros días, los paisajes son preciosos, pero esto es CICLOMONTAÑISMO.

La segunda gran bajada, con mucha pendiente y tramos en mal estado que hay que tener cuidado. El premio es la panorámica con vistas a los Picos de Europa y a los pueblos de Oseja y Pio.

En Pio, un pueblecillo de la zona, comentando la tranquilidad del lugar, una mujer me explicaba que aún queda un pueblo más pequeño con un solo habitante.

En Oseja he seguido el sendero (pista) del Arcediano para subir al Refugio de Vegabaño. Sube bien hasta un indicador con dos direcciones, "Soto" y "Refugio". He seguido la indicación del refugio, con unas pendientes brutales. Por Soto es algo más largo pero se sube mejor (lo he corregido en el track).

Como su nombre indica, es un refugio de montaña con otra dinámica que un hostal. Las duchas funcionan hasta las 8, y a esta hora se sirve la cena para todos. La cena muy buena y abundante. Es habitual compartir mesa y charlar sobre los recorridos y proyectos para el día siguiente.

Los refugios acostumbran a estar en entornos privilegiados. En Vegabaño la vista de los Picos de Europa a última de la tarde es espectacular.





Voy provisto de un saco sábana muy ligero, y ha sido suficiente para dormir, incluso he tenido algo de calor.


ETAPA 9 - Refugio de Vegabaño - Refugio de Pastores Enol


El recorrido de hoy incluye un tramo especialmente complicado y penoso, por lo que RECOMIENDO BUSCAR UNA RUTA ALTERNATIVA.

Después de un buen desayuno he emprendido la marcha. El ambiente está medio con niebla y resulta impredecible saber si va a levantar.

Tras llanear un poco, hay una bajada por un sendero muy empinado (que al día siguiente me dijeron que está prohibida) Luego vienen 4- 5 km muy malos con pequeñas subidas y bajadas llenas de rocas. El sendero es estrecho, con pasos complicados, donde hay que portear la bicicleta. MUY MUY MALO.




Muestra del camino

Al llegar a la presa de Jocica empieza una pista encementada. Se pasa por sitios muy bonitos. Lástima que la niebla cubra la parte alta de las montañas. Se llega a Vis y un sendero (atención a las piedras mojadas) lleva a la carretera de Cangas de Onís.

En Cangas de Onís, hay multitud de alojamientos, restaurantes, tiendas, y toda clase de servicios. En la oficina de información hay una webcam de los lagos para saber cómo está el tiempo allá arriba.






En la tienda de bicis me han recomendado subir a los lagos por carretera. Creo que ha sido un buen consejo.

Hasta Covadonga hay algo de tráfico. Me he desviado un poco para ver el entorno de la Basílica. Hay que cargar agua, que luego en la subida no hay fuentes.

A partir de Covadonga el tráfico está restringido y he podido subir bastante tranquilo. La pendiente varia entre el 10 y el 15%, pero haciendo descansillos se sube bien.

Como mostraba la webcam está todo nublado y durante toda la subida me ha acompañado una ligera llovizna (orbayu). He ido pasando por los miradores del rey, la reina, y toda la realeza sin ver absolutamente nada.

Sobre el mediodía he llamado al refugio para consultar si había disponibilidad, pero no hay cobertura, y es un poco complicado contactar. He enviado un whatsapp, pero me he presentado sin la confirmación. Supongo que siendo una persona sola no me hubieran dejado fuera, pero es conveniente reservar con tiempo.

En el refugio se está muy bien, es amplio, con una sala común donde sentarse alrededor del fuego y no sé como lo hacen, pero hay algo de wifi.

Para cenar, un pote asturiano buenísimo.



ETAPA 10 - Refugio de Pastores Enol

Durante la cena del día anterior expliqué que mi intención era hacer una ETAPA DE SENDERISMO, hasta el Mirador de Ordiales, y teniendo disponibilidad, me han llevado en coche hasta el aparcamiento de Pandecarmen, donde empieza la subida.

He caminado hasta el refugio de Vegarredonda con los que me han llevado en coche. Luego ellos han continuado su ascensión y yo me he desviado hasta el mirador. El camino está bastante marcado y no tiene pérdida, pero es habitual que pueda haber niebla por lo que tener el track en el gps da un plus de seguridad.
El camino es muy pedregoso, y hay que ir con cuidado de no torcerse un pie. El calzado ideal serían unas botas de senderismo, pero las bambas normales para una ocasión hacen el apaño.

Refugio de Vegarredonda

Refugio de Pastores de Enol
Llegando al refugio iba despejando la niebla. Es una maravilla poder contemplar estás montañas tan agrestes.
En el mirador está totalmente despejado y se puede ver un inmenso mar de nubes que lo cubre todo.

Mirador de Ordiales


Abajo en el Refugio de Pastores, donde duermo, sigue todo cubierto por la niebla. A ver si al día siguiente despeja.


ETAPA 11 - Refugio de Pastores Enol - Espinama


Por fin la niebla se va disipando. Desde el refugio hay una vista preciosa de los Picos de Europa.



Salgo hacia el lago Enol, y luego hasta el lago Ercina, donde la niebla se está levantando y puedo hacer bastantes fotos. El sitio es paradisíaco.





Los primeros 8 kilómetros combinan pistas y zonas de hierba. DONDE NO HAY PISTA ES OBLIGATORIO IR A PIE. Tampoco es un gran inconveniente, pues es una zona muy agradable para ir caminando.
Luego viene una gran bajada hasta Benia de Onís, donde aprovecho para tomar un café y cambiar las pastillas de frenos, que ya les tocaba.
Siguen unos 20 km por carretera con algo de tráfico. Puede que influyera que era sábado. Paso por la zona de Cabrales y paro en un bar para almorzar un queso con una copa de vino. Hubiese sido imperdonable pasar por allí y no probar el queso.
En Arenas de Cabrales me desvío hacia Poncebos y luego Sotres. Hay muchos coches aparcados que deben hacer la ruta del Cares. Apenas hay tráfico, y poco a poco la carretera va penetrando en el macizo.
Antes de llegar a Sotres sale la pista que llega hasta Áliva. Al principio se hace bien, pero luego vienen tramos de mucha pendiente y mal firme que obligan a hacer muchos tramos empujando. Al ser pista, no se hace penoso.
Subida tras subida, voy llegando al corazón de este macizo de Picos de Europa. Voy viendo prados muy verdes con vacas, caballos y ovejas pastando y a lo lejos unos rebecos; todo rodeado de montañas muy agrestes y un día totalmente despejado. Al llegar arriba me he estirado un buen rato contemplándolo todo.

Rebecos


Me he quedado con las ganas de pernoctar en el Refugio (hostal) Áliva y al día siguiente hacer una etapa de senderismo. Hubiese sido la mejor opción, pero no ha encartado.

La pista continúa de bajada hasta Espinama donde me alojo en el Albergue Briz, que está muy bien. Es un pueblo pequeño con bastantes hostales y restaurantes.
Para cenar hay muy buenas opciones con platos típicos de Liébana (cocido).


ETAPA 12 - Espinama - Pesaguero



Etapa improvisada.
El comentario de Zinatzli sobre el "track original" y el perfil, ya me hacían escamar que iba a ser problemático: Mucho empuje. 

El día está despejado. Una pequeña subida y una pista nos lleva por un bosque paralelo a la carretera.
La segunda subida empieza fuerte, pero por una pista asfaltada, hasta un pequeño pueblo. Después se va endureciendo hasta llegar a unos prados donde acaba el camino y hay que subir empujando por una pendiente fortísima, de manera intuitiva evitando zonas de mucha vegetación y barrizales.




En principio mi intención era seguir el track original. Más adelante encontré un camino inundado por un riachuelo con mucha vegetación que era imposible pasar. Tenía que retroceder y dar una vuelta. Si añadimos que me iba a pasar el día empujando, llegué a la conclusión que la ruta de hoy prometía ser un despropósito y decidí tomar una alternativa por carretera (lo que recoge el track).

Llego a Enterrías desde donde por pistas y senderos llego has La Vega. Luego por carretera hasta Potes y Ojedo. El día es muy caluroso.
Desde Ojedo emprendo la subida al puerto de Piedrasluengas, con la intención de dormir en la Venta de Pepín que está casi arriba de todo. Llamo para asegurarme, y no tiene disponibilidad. En realidad me dio la impresión que este bar-hostal no funciona a pleno rendimiento.
Saliendo de Potes y Ojedo, el único hostal se encuentra en Pesaguero, donde sin más elección que quedo en Hostal el Hoyal, evitando la subida del puerto con un calor agobiante.

ETAPA 13 - Pesaguero - Reinosa



Continúo los 12 km que quedan del puerto con la fresca, muy diferente de ayer con el sol abrasador de la tarde. He subido muy a gusto sin cruzarme con casi sin ningún coche.
La primera bajada se hace por carretera y luego por pistas. Hay alguna subida fuerte y algún sitio de empuje, hasta llegar a Uznayo, donde empieza la segunda subida importante del día.

Importarte cargar agua, que luego no hay ninguna fuente.



Río Ebro

La subida hasta el collado de Sejos (km 36), aun siendo pista incluye algunas pendientes muy fuertes que tocará empujar.

Sigue una pista de bajada. El día es muy caluroso. Parece que esto del cambio climático va en serio.

La siguiente subida casi toda empujando: Mucha pendiente, firme en mal estado, un solazo abrasador y sin agua. Hay prados y ganado pastando. ¿Dónde debe abrevar?

Ya bajando, en el km 42 hay un refugio abierto. No he visto ninguna fuente, así que me lo pasaba de largo cuando ha salido un hombre a saludarme. Me he parado y para mi sorpresa dentro del refugio había un grifo con agua que me ha ido muy bien.

La pista sigue de bajada hasta la carretera. Queda remontar el Puerto de Palombera y bajada hasta Espinilla, donde un carril bici en 9 km. me lleva a Reinosa, donde acabo mi travesía.

En el viaje de vuelta, todavía podré hacer algo de turismo en Santander y Bilbao.