Otros Autores‎ > ‎

José Manuel Martínez Sánchez

publicado a la‎(s)‎ 10 ene. 2013 8:57 por Ricardo Cob   [ actualizado el 8 ago. 2015 12:11 ]

José Manuel Martínez Sánchez. Nacido en Albacete (España) el 11 de marzo de 1983. Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Murcia. Máster en Psicología Humanista. Maestro de Reiki. Columnista de opinión del diario 'La Verdad' de Albacete. Ha publicado los siguientes libros: "Épica del naufragio" (poesía), "Concierto de esperanzas. (Poesía reunida, 2002-2008)", "El hombre posmoderno" (ensayo), "Los hijos del sol' (novela), "Buscando la paz interior" (ensayo/poesía) y "Hacia el despertar espiritual" (ensayo/ poesía).


Blog del autor: 


Artículos

Obras



¿Qué significa buscar la paz interior? Posiblemente sea, dicho sencillamente, encontrar la manera de no pensar tanto, de liberarnos del pensamiento. Hacia ese punto se dirigen todas las prácticas de meditación y la búsqueda de todo estado de liberación. Estar liberado significa despojarse de algo. Despojarse de condicionamientos, de metarrealidades, de encadenamientos lógicos e ilógicos. Es quitarse peso para andar con más soltura, es desenvolverse como una pluma acunada por el viento. Este libro trata sobre la paz interior, ese estado que todos deseamos en nuestras vidas, un estado de armonía y equilibrio que confiere al individuo su plenitud. A través de las enseñanzas de los grandes maestros obtendremos pautas que nos ayudarán a realizar nuestra espiritualidad, nuestro ser más esencial.

El presente libro está compuesto por cuatro capítulos: "Escuchando la voz interior", "El éxtasis místico", "La esperanza del misterio" y "Versos espirituales". En estos textos el autor hace un recorrido por la rica tradición espiritual, tanto de Oriente como de Occidente, con el fin de ofrecer una reflexión personal sobre los grandes temas que han interesado desde siempre al Ser Humano: Dios, el sentido de la vida, la muerte y el sufrimiento, la liberación o nirvana, la meditación, la felicidad, la paz interior, etc.


Este libro trata, fundamentalmente, de espiritualidad, meditación y desarrollo personal. Cuestiones que, como se verá, son a menudo inseparables. Tanto el camino budista, como el del yoga y la meditación, la mística, la indagación psicológica, filosófica, humanista y espiritual, nos ofrecen herramientas esenciales en nuestro propio camino individual. Estas páginas recorren distintos senderos con el fin de mostrar respuestas ya encontradas y de proponer otras nuevas, pero, sobre todo, con el interés de establecerlas preguntas adecuadas que nos orienten y despejen el camino, teniendo en cuenta siempre, como expresó el propio Buda, que la verdad última la encuentra uno mismo y nadie más puede encontrarla por nosotros. Puede verse, por tanto, este libro, como una guía o manual de espiritualidad, como una síntesis, desde el punto de vista del autor, de las cuestiones más relevantes que surgen en la senda de aquel que mira más allá del yo ordinario poniendo su atención en el Ser con mayúscula que le conforma y que conforma al mismo tiempo su realidad vital, la realidad de la que participamos -y la cual integramos- todos los seres vivos. Así, el lector encontrará en estas páginas –por encima de todo- la expresión de una experiencia propia; buscando ir más allá de lo individual para describir algo común en el sendero del espíritu: la experiencia del despertar espiritual. Algo que todos los seres, de una forma u otra, experimentamos día a día en el camino cotidiano de nuestra existencia.


Este libro está compuesto por textos espirituales en forma de ensayo y poesía. Palabras para el despertar de la conciencia, el conocimiento interior, la meditación... Los textos de este libro nacen de momentos de inspiración, desde el corazón y desde la intuición espiritual del ser; palabras llenas de una carga poética venida del alma y dirigida al alma, palabras puestas sobre el papel, halladas en el interior del espíritu y destinadas a lo eterno, es decir, al mismo lugar de donde vinieron: el Ser.
PRÓLOGO (LA MÁS BELLA FLOR)
Del silencio surge la más bella flor, aparece en el momento
presente, en la presencia que contiene la luz de un instante
perfecto, intocado por el tiempo, inmaculado de inocencia.
Todo instante llama a tu corazón a la presencia de ti, presencia
del ser completo que se expresa como silencio puro y excelso,
no sometido a lo limitado del espacio.
La presencia del ser en el silencio dibuja con sus
amaneceres de luz la claridad del alma, el susurro amoroso de
esta siempre sentida totalidad que somos. Esta conciencia que
ahora emerge al mundo, creadora del mundo, de todo lo visible
y lo invisible, receptiva a esa energía sagrada que nos baña de
vida, de paz y unidad inabarcable, es lo que somos, lo que el
corazón reconoce como verdadero, siempre verificable al
observarlo en íntima y serena comunicación con uno mismo:
testigo silencioso de la conciencia.
Una verdad, la del ser, que no se puede atesorar, que no es
propiedad de nadie, pero que flota en el aire bañándolo todo
como el corazón íntimo de todas las certezas del alma. Esa
verdad, libre, inconquistable, dadora de ilimitadas bendiciones,
florece en el ser, en la vida… En este ahora silencioso de
conciencia está siempre presente, revelado, el manantial infinito
de luz y amor que somos.