Naturismo‎ > ‎

Ayuno terapéutico


Literalmente, ayunar significa abstenerse de ingerir cualquier alimento. Se trata de un concepto aún hoy en día muy vinculado a tradiciones religiosas. Sin embargo, esta práctica es más común de lo que la mayoría pensamos y, como veremos, una experiencia natural, saludable y con más historia de lo que nos parece. 

Puede realizarse por diversos motivos, pero los principales son religiosos, como manifestación pacífica (en este caso se lo suele llamar huelga de hambre), o como técnica curativa en la naturopatía asociado o no a infusiones de plantas medicinales, medicinas naturistas.

Recientemente, varias investigaciones han encontrado multitud de beneficios de los estados de ayuno o por lo general, de la cetosis. Estos se han realizado mayormente en condiciones de ayuno intermitente o restricción calórica, y van desde neurológicos y prevención del alzheimer a metabólicos, cardiovasculares y cerebrovasculares. Una investigación de 2014 hecha por Longo y Mattson (Fasting: molecular mechanisms and clinical applications), arrojó luz sobre el rol del ayuno intermitente en respuestas adaptativas celulares que reducen el daño oxidativo e inflamación, optimizan el metabolismo energético, y refuerzan la producción celular. El estudio mostró qué el ayuno extiende la longevidad, en parte, por una reprogramación de las vías metabólicas y de resistencia al estrés (hormesis). En roedores, el ayuno intermitente demostró proteger contra la diabetes, cánceres, enfermedades de corazón y neurodegeneración, mientras en humanos ayuda a reducir la obesidad, hipertensión, asma, y artritis reumatoide.

 
Ayuno espiritual

El ayuno por razones espirituales y religiosas ha sido parte de las tradiciones humanas desde la prehistoria. Se menciona en el Upanishad, en el Mahabhárata, en la Biblia (tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento), en el Talmud, en el Corán y en el Libro de Mormón. 

Judaísmo
Para los judíos el Yom Kippur es el día judío del arrepentimiento, considerado el día más santo y más solemne del año. 

Los salmos invitan frecuentemente al ayuno personal en ocasiones de dificultad: Salmos 35, 69, 109. Véase también Daniel 9:3; 10:3; Esdras 10:6; Nehemías 1:4. Los profetas, enfatizaron la contrición y el arrepentimiento como la esencia del ayuno.

Después de la destrucción del Templo y del exilio en Babilonia se instituyeron al menos cuatro días de ayuno: el ayuno en el cuarto mes (el día noveno de Tammuz, cuando las murallas de Jerusalén fueron tomadas por los babilonios); el ayuno del quinto mes (cuando el Templo fue incendiado del séptimo al décimo día del mes); el ayuno del séptimo mes (en memoria del asesinato de Guedalías en el año nuevo) Jer 41, 1-2; y el ayuno del décimo mes (el noveno día cuando Jerusalén fue sitiado por los Babilonios (Zac 8,19).

Cristianismo
Debido a que el cristianismo proviene de forma directa del judaísmo, el ayuno cristiano comparte muchas características con el ayuno judío. La práctica del ayuno era frecuente en el judaísmo del primer siglo y aparece en el Nuevo Testamento, especialmente con los discípulos de Juan Bautista (Mc 2,18). Jesús ayunaba (Cf Mt 4) y su advertencia a no manipular esta práctica para atraer atención (Cf Mt 6,17; Lc 18,12) no debe interpretarse como un rechazo.

Las características del ayuno varían entre las denominaciones, el catolicismo distingue entre "ayuno" (Que involucra una comida de tamaño normal, lo cual se puede suplementar si es necesario con dos pequeñas comidas[colaciones], las cuales, juntas, no pueden sumar el tamaño de una comida normal) y "abstinencia" (ninguna carne roja). El período de ayuno más conocido es la cuaresma, el cual tiene unos 40 días de duración. En la actualidad, la Iglesia católica prescribe cómo días de ayuno obligatorio el Miércoles de ceniza y el Viernes santo, recomendando el ayuno personal. Cerca de la mitad de los protestantes carecen de la tradición del ayuno. En iglesias evangélicas y denominaciones para-denominacionales, el ayuno se practica frecuentemente, muchos de los cuales lo llevan a cabo con abstinencia total de alimentos durante un lapso, ingiriendo solamente agua.

En la iglesia primitiva el ayuno era un periodo de recogimiento, normalmente constaba de dos días de ayuno semanales, ya que era costumbre de los judíos devotos ayunar esa cantidad de días, aunque para realizar una diferenciación observaban días distintos. Los judíos observaban el ayuno los lunes y jueves, mientras que los cristianos los miércoles y viernes.

Islam
En el islam, el ayuno o sawm (صَوْم [ṣawm]) del mes de ramadán, es el cuarto pilar del islam y una de las características del islam más conocidas entre los no musulmanes. La palabra ramadán designa, fuera de la lengua árabe, más el propio ayuno que el mes.

El ayuno se recomienda durante otros momentos del año, pero durante el ramadán es estrictamente obligatorio para todo el que pueda realizarlo. Se efectúa durante todos los días del mes desde la aurora hasta la puesta de sol.

Tiene seis condiciones:
    1. Estar atento al comienzo del mes siguiendo las fases de la luna. El mes de ramadán empieza con el noveno cuarto creciente (هلال hilāl) del año, y hay que procurar verlo en su primera noche. 
    2. La intención (نِيَّة niyya). El musulmán debe hacer un acto de intención la primera noche que precede al ayuno para hacer válido el ayuno. La intención consiste en que tome claramente la decisión de ayunar al día siguiente.
    3. Abstenerse (إمساك imsāk) de hacer llegar algo a propósito al estómago sabiendo que se está en ayunas. Ingerir algo, sólido o líquido, anula el ayuno.
    4. Abstenerse de mantener relaciones sexuales (جماع ǧimā‘) mientras dura el ayuno. 
    5. Abstenerse de la masturbación (إستمناء istimnā). Provocar una eyaculación durante el día anula la validez del ayuno.
    6. Abstenerse de provocarse vómitos (إستقاء istiqā). El vómito no premeditado no anula el ayuno.
Están exentos de cumplir con el ayuno los enfermos y los viajeros que deben cumplirlo cuando puedan.

Budismo
El ayuno es observado en prácticamente todas las modalidades del budismo, en algún momento del año. Está considerado como una forma de purificación y constituye una de las etapas en el camino hacia el autocontrol.
Aunque no puede considerarse un ayuno en toda regla, como muestra de frugalidad con vistas a mejorar la salud y la meditación, los monjes budistas seguidores de la disciplina Vinaya no suelen comer nunca después del almuerzo.

"Monjes, yo me abstengo de comer en horas de la noche. Al hacer eso, estoy libre de dolencias y aflicciones, y disfruto de buena salud, fuerza y una morada confortable. Venid, monjes, y absteneos de comer en horas de la noche. Al hacer eso, también estaréis libres de dolencias y aflicciones, y disfrutaréis de buena salud, fuerza y una morada confortable”. MN 70 {10M.2.10} Kitagiri Sutta – Discurso en Kitagiri. 174, 2.

En la doctrina tibetana, por ejemplo, el día de Nyung-nye (o Ñung-ñe) se practica la abstención total de comida y bebida, a fin de es purificar el karma. Suele realizarse el día de luna llena del mes de Saka Dawa, en el aniversario del nacimiento e iluminación de Buda, cuando las acciones positivas se multiplican por diez millones.

Hindusimo
Para el hinduismo, el calendario de ayunos (denominado vrat) asigna días de abstinencia comunitaria junto con otros de elección personal. Estos últimos varían en función de la divinidad elegida por cada individuo.

Las fechas de ayuno hinduista más universales son las correspondientes a los Sashti, Amavasya, Pradosam, Durga Puja Sivarathri, Samkatahara Chaturthi, así como a cada Ekadashi (once días después de cada luna llena).

El hinduismo concibe la comida como una gratificación para los sentidos. Por lo tanto, ayunar eleva al hombre a un nivel de contemplación superior, constituyendo un elemento de auto disciplina y concentración, un entrenamiento físico y mental que fortalece y purifica al individuo.

* * *

Dependiendo de la tradición, la práctica del ayuno puede prohibir actos sexuales (o cualquier deseo sexual). Otra práctica relacionada es la abstinencia, en que se evita ingerir ciertos grupos alimenticios, como la carne.

De la misma forma que todas las religiones de todos los tiempos consideraban el ayuno como un ejercicio espiritual, también se considera desde hace un tiempo una preparación iniciática; los beneficios del ayuno ocasional son cada vez más conocidos. La persona que ayuna está engendrando nueva vida, nueva sanación. La muerte de las impurezas y toxinas en el cuerpo se transforma en abono para la Salud que se está desarrollando. Hablamos del ayuno terapéutico.

El ayuno terapéutico, también llamado medicinal o curativo, es una práctica cada vez más extendida y, aún hoy, la forma menos conocida por el gran público. Ya sea parcial o absoluto, el ayuno es una forma de depurar el organismo, ya que al dejar de introducir toxinas y demás agentes nocivos en nuestro cuerpo, lo sometemos a un proceso de "limpieza" y purificación.

Fuente: www.ayuno.es


Comparte tus comentarios          
    - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -