Inicio‎ > ‎Autores Principales‎ > ‎

Louis Cattiaux

publicado a la‎(s)‎ 30 dic. 2012 4:32 por Ricardo Cob   [ actualizado el 29 nov. 2018 15:09 ]
Por Raimon Arola  

Louis-Ghislain Cattiaux (Valenciennes, 17 de agosto de 1904, - París, 16 de Julio de 1953) fue un pintor y poeta francés que abandonó casi completamente la práctica artística para dedicarse a escribir El mensaje reencontrado (Le message retrouvé), un libro verdaderamente original que reencuentra y renueva la tradición enseñada por los grandes sabios de todos los tiempos. El mensaje reencontrado contiene un sentido: moral, filosófico y ascético, y también: cosmológico, místico e iniciático (hermético).
Nació el 17 de agosto de 1904 en Valenciennes. Creció sin sus padres, siendo educado por su hermana mayor. En 1914, ambos hermanos son evacuados a la región de París, y el pequeño Louis es internado en el pensionado Hanley. En 1922 prepara su examen en las Arts et Metiers de París. En 1928 Cattiaux viaja a Dahomey, empleado por una empresa comercial, pero al cabo de algunos meses vuelve a la metrópoli donde se consagrará cada vez más a la pintura. Empieza a frecuentar los medios literarios y artísticos de la avant-garde parisina de la época. En 1932 se casa con Henriette Péré. La pareja instala entonces una galería de arte llamada Gravitations, en honor al poeta Jules Supervielle, situada en los bajos del número 3 de la calle Casimir-Perier, que además será su propio hogar.
En 1934 aparece el llamado manifiesto del Transhylismo, suscrito por una serie de artistas entre los que se encontraba Cattiaux, además de los Louis de Gonzague Frick y el ya citado Jules Supervielle.

A partir de 1936, Cattiaux orienta su búsqueda cada vez más hacia la alquimia. Y en 1938 escribe una parte del llamado Le Message Égaré (El mensaje perdido), que más tarde se convertirá en Le Message Retrouvé (El mensaje reencontrado). En 1946, los doce primeros capítulos de El Mensaje Reencontrado se publican en París por cuenta del autor. Es entonces cuando empezó a escribir su ensayo Física y Metafísica de la pintura.

En 1947 empieza a cartearse con Jean Rousselot y con René Guénon. Gracias a una crítica de éste último sobre El Mensaje Reencontrado, publicada en 1948, en la revista Les Études traditionnelles, Louis Cattiaux entra en contacto con Emmanuel d’Hooghvorst, el autor de El Hilo de Penélope. Este hecho marcará el inicio de una intensa relación entre ambos y también con el hermano menor de Emmanuel, Charles d’Hooghvorst a quien conocerá en mayo de 1949. En 1951 aparece un primer artículo escrito por Emmanuel d’Hooghvorst sobre El Mensaje Reencontrado, publicado en la revista suiza Les Cahiers trimestriels Inconnues. El 16 de julio de 1953, Louis Cattiaux deja este mundo, como consecuencia de una fulminante enfermedad, y, un año después, sus Poèmes Alchimiques, Tristes, Zen, d’Avant, de la Résonance, de la Connaissance son publicados por la editorial Le Cercle du Livre. También en 1954, aparecen extractos de su ensayo sobre la pintura Física y Metafísica de la pintura en la revista suiza Les Cahiers trimestriels Inconnues (n º 9), y un artículo de Emmanuel d'Hooghvorst titulado El Mensaje profètico de Louis Cattiaux.

Física y Metafísica de la pintura

En 1946, Louis Cattiaux empezó a escribir este ensayo sobre la pintura. El título elegido (Física ...) expresa con claridad la esencia de esta obra, en la que se encuentran tanto capítulos consagrados a los procedimientos de la pintura (8 primeros capítulos) como otros (los 24 restantes) que tratan de la vocación del artista ( ... y Metafísica de la pintura). Además, cada tema se desarrolla según esa doble perspectiva, ya que, según él, el arte es como la unión entre la paciencia y la fantasía, la imprudencia y el gusto, la improvisación y el orden, de lo invisible con lo cotidiano, del espíritu con el peso del color. La confluencia, poco habitual, entre la técnica dominada a la perfección y la inspiración más elevada es lo que hace al verdadero artista.

El Mensaje Reencontrado o el reloj de la noche y el día de Dios

En 1946, Louis Cattiaux se autoeditó los primeros 12 capítulos con un prefacio de Lanza del Vasto. Después siguió escribiendo nuevos capítulos (a los que denominó libros) hasta su muerte en 1953. En 1956 apareció la publicación completa en la editorial Denoël, con una presentación al lector de Emmanuel y Charles d’Hooghvorst. El libro está escrito en forma de aforismos o sentencias, dispuestos en dos columnas y, en algunas ocasiones, aparece uno central. Consta de 40 capítulos, que fueron escritos durante más de 15 años, y que recogen la experiencia espiritual del autor. Cada uno de estos libros está precedido de dos epígrafes y termina con dos hipógrafes, o citas finales, extraídos de las Escrituras santas de todas las naciones. Es la obra por antonomasia de Cattiaux.

Los aforismos o versículos, como los denominaba Cattiaux, tratan distintos temas, siendo cada uno independiente, pero a la vez forman un conjunto homogéneo sobre las preguntas fundamentales del hombre Su lenguaje es singular, pues Cattiaux no desarrolla ningún tema sistemáticamente, sino que sentencia.
Por su particularidad es difícil ubicar El Mensaje Reencontrado dentro de determinadas corrientes filosóficas o espirituales, aunque al autor se sentía especialmente próximo a la tradición hermética occidental.
Puedes conseguir los libros en formato PDF pinchando en los enlaces o comprarlos en papel en Amazon.es

Bibliografía
Enlaces externos