Plaza de toros de Las Ventas.

Décimo quinto festejo de la Feria de San Isidro

24 de mayo de 2011

Toros de El Torreón para Juan Mora, José María Manzanares y Cayetano.
Estaba anunciada la ganadería de Román Sorando.

 

La ínsula Barataria

Por Paz Domingo

Contar lo que sucedió en esta corrida de expectación artística es, sin mucho proponérselo, un cuento a medias. Se puede coger cualquier crónica de las que se recuerden en expectativa parecida de otro momento y año, y copiarla tal cual. A usted como aficionado le puede interesar saber la verdad de lo ocurrido en este simulacro taurino. Me refiero al arte culinario en que han convertido la Fiesta de los toros, a la ebullición del agua destilada, al trasiego del cocedero de mariscos trasmutados en mamíferos con cornamentas manoseadas, a las ponderaciones estéticas de la nada, al riesgo de ponerse bonito, a las exigencias culturales que son despropósitos, a la maravilla convertida en pornografía.

Usted quiere saber qué ocurre en los corrales de la primera plaza del mundo un día como el que nos ocupa. A mí también. Usted quiere saber quién es el mandamás en este patio de vecinos. Y a mí. Usted quiere saber cómo se cree en dios y se paga al demonio. Yo me lo cuestiono cada día. Usted quiere saber por qué le toca pagar esta estafa del diez. Pues yo les digo, que van dados.

Aquí, lo que toca es ponerse bonitos. Erase una vez un reino… Un país de súbditos que admiraban la belleza y la valentía… El linaje consistía en la bravura, la intrepidez y la bizarría… Erase un espejismo convertido en una Ínsula Barataria, gobernada por dirigentes especuladores, acechada por ejércitos de instinto aniquilador, instalada en la decadencia, de vasallos entregados a una despiadada bacanal…  

No esperen que nadie les dé una explicación de la desvergüenza en la corrala de mamíferos tan solicitados por estas figuras actuantes. No esperen que sientan problemas de conciencia. Nadie se lo va a plantear. No esperen que alguien tenga un resquicio de decencia para explicar estas correrías de presuntos toros, tanta demanda a esta podredumbre descastada que no vale ni un céntimo. No se preocupen no tienen ningún pudor. Pero si quiere ser un valiente, adelante. Queda avisado, esto sí que es ponerse en no bonito.
 
En un día como hoy la ínsula Barataria está de Fiesta mayor. La suministradora de viandas, sustituta, trajo novillos por toros, chotos por fieras, aburrimiento por casta. El organizador del evento se escondía por los recovecos de los fogones. El capellán de la fortaleza fingiendo contrariedad. Los caballeros jugaban a requiebros y patéticos juegos de aros y cintas. Los lanceros a caballo simulando las glorias pasadas. Las damas pasaron de pudor y arrebatos. El gobernante que mira sin mirar y el torneo de fustas derivado en el estilo de un tal Roque, muy dado al toqueteo.

Tengo todas las notas de esta tarde de simulacro. Pero, hoy estoy –como les digo- por ponerme en bonito, como los tiempos y como las señoras que son reclamadas por caballeros sin igual. Es que me da una pereza… Es que empiezo a pensar que hay que acabar con el capitalismo, que hay que pedir elecciones justas y listas abiertas -sin imputados y sin chorizos,- que hay que reclamar menos especulación en esta horripilante sociedad devastadora… ¡Uf! Que me he equivocado de plaza…  

 

Las Ventas. Madrid

24 de mayo. Lleno a reventar.

Con temperaturas de cuarenta grados al sol.

Presidente: Manuel Muñoz Infante. Asesor: Luciano Briceño Lumbreras. Delegado gubernativo: Justo Polo Ramos. Veterinarios: José Manuel Durán Jiménez, Juan José Urquía García y Cipriano Hebrero Bravo.

Estaba anunciada la ganadería de Román Sorando, y sería muy interesante que contara su versión de los hechos y trasiegos de corrales.

El emblema ganadero sustituto fue de El Torreón, cuyo representante y propietario es el torero colombiano César Rincón, que se lució con estos casi presuntos prototipos de lumbre de la cabaña brava. El sobrero que pisó el albero es de la partida de Carmen Segovia, animal de criadero de corral.

De los toreros Juan Mora, José María Manzanares y Cayetano podemos decir que estuvieron muy bonitos como personajes de tronío y garrafalmente como lo que había que estar en torero, flirteando en las distancias, aunque los tres estuvieron bien en los momentos de la suerte de matar (son paradojas). Uno más discreto, otro tapándose todo lo que pudo y el otro desbordado por tan poco. Hay dos apoderados de estos diestros tan famosos que casi superan en popularidad a sus pupilos y que son Antonio Matilla Y Curro Vázquez (esto es un rumor que circula en Internet y en twitter).

Para quien no sepa de estas cosas, van algunos datos más. La Comunidad de Madrid es la propietaria del coso madrileño, dado en arrendamiento tras concurso público a un gestor y que en la actualidad es la empresa Taurodelta, dirigida por el empresario taurino José Antonio Martínez Uranga y su hijo Manuel Martínez Erice. El Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid, encargado de hacer cumplir las condiciones de esta gestión está dirigido por Carlos Abella y cuenta con la capacidad (entre otras) de dar o no el visto bueno a la programación que propone el gestor para todos los espectáculos asegurados en el pliego de condiciones.

La plaza de Madrid tiene un aforo de casi 24000 localidades.

El espectáculo taurino de las corridas de toros está supeditado jurídicamente al Reglamento Nacional Taurino de 1996. La Comunidad de Madrid es una de las comunidades autónomas que ha reconocido la Fiesta de los Toros como Bien de Interés Cultural.

Dicen que es la primera plaza del mundo, taurinamente reconocida. Esta cuestión está siendo debatida en asamblea en estos momentos, y ha quedado pendiente de ofrecer soluciones al respecto.

 

Comments