26 de Mayo de 2010

Vigésimo primer festejo de la feria de San Isidro. Madrid. Las Ventas.

 

Las Ventas se está haciendo injusta

 
Por Paco Sanz
En el día de hoy se ha lidiado una corrida de Samuel Flores. Es casi seguro que ha sido elegida por la propia empresa y seguro que los toreros actuantes, ni siquiera han sido órganos consultivos. Esto, si siempre fuera así, sería loable. El problema, es que esto ocurre solo, única y exclusivamente cuando en ella no participa ninguna de las llamadas figuras. Las llamadas figuras son las que eligen no solo la ganadería, sino también los ejemplares de esa ganadería, los compañeros que tienen que actuar con ellos y si alguno tiene que ir por delante. Esto no me lo estoy inventando. Estamos hartos de escuchar esas imposiciones de su propia boca. Puestos ya a rematar todos los detalles, no sería impensable que también eligieran presidente, veterinarios y hasta torilero.
 

Los actuantes en el día de hoy, evidentemente, ninguno de ellos tiene esa acepción. Son profesionales que torean poco y además no están dentro del círculo del taurinismo que es el que dicta quienes son figuras y quienes no.

Los que manejan los hilos de ese taurinismo lo tienen muy claro. Cuidan hasta el más mínimo detalle todos sus movimientos, que siempre están orientados a obtener el máximo beneficio con el mínimo riesgo.

No es lo mismo tener firmadas cincuenta o sesenta corridas antes de comenzar la temporada que tener que depender de una actuación en Las Ventas para poder conseguir algún contrato.

Cuando la llamada figura  no se comporta como tal, ella misma o los  taurinólogos que le rodean, siempre tienen la respuesta al engaño. Los toros no han ayudado, la corrida no ha servido, el público estaba a la contra, etc.,etc. Los que no tienen esa vitola de figuras no tienen ninguna excusa, pero se les exige tanto o más que a las figuras. A mí, personalmente, me parece que es una cruda injusticia. No por la exigencia, que es buena y así debe de ser, sino por la forma de medir a unos y a otros.

Y esto es lo que ha pasado en el día de hoy. Y tengo que pensar, que esta injusticia, se produce porque cada vez hay menos aficionados cabales y más gente del clavel. Si hoy en lugar de Juan José Padilla e Iván García hubieran estado dos de las llamadas figuras, como mínimo habría habido alguna vuelta al ruedo. ¿Cómo es posible o cómo se puede entender que en su segundo toro, Padilla obtenga una petición amplísima de oreja y que luego de no concedérsela, el público no le obligue a dar una vuelta al ruedo? ¿Cómo se pueden entender, que Iván García en el sexto, no haya recibido ni una ovación cuando ha dado unas cuantas series de naturales, de lo mejorcito de la feria hasta hoy y que además a matado de un estocada perfecta?. Hoy, según mi manera de ver y entender este espectáculo, los espectadores no han sido justos y eso, en esta Plaza, es imperdonable.
 

Volvía a Madrid, después de cuatro años de ausencia, Juan José Padilla con ánimos de olvidar el pasado y con deseos de justificarse profesionalmente.

Su primero que era un inválido pero que tenía buen tranco por el izquierdo no estuvo a la altura. Algún que otro pase suelto donde la falta de estética fue predominante. Las continuas protestas del público, totalmente justificadas por la invalidez del burel, convidaron a Padilla a que acabara lo antes posible con la piltrafa de toro. Así lo hizo.

En su segundo, al que recibió mediante tres largas cambiadas, dejó la impronta de sus intenciones. Se vio que venía con ganas de triunfar. Y estuvo muy cerca de conseguirlo. El toro ya había avisado, en reiteradas ocasiones, que por el derecho no le tocaran. Padilla lo intentó y consiguió algunos muletazos de bello trazo donde el riesgo era evidente. Una vez que le metió en el trapo aprovecho el mejor pitón del toro, el izquierdo, que a base de tesón y buena colocación es capaz de conseguir unas excelentes series de naturales con temple, mando y recursos. La embestida noble del animal por ese pitón, propicia el acoplamiento perfecto con Padilla que a base de dejarle la muleta en el hocico después de cada muletazo y dándole la distancia que el toro pedía, hace que los naturales salgan templados y ligados. Interesante faena de Padilla a este toro.
 
Encabo no ha tenido un lote que le permitiera ni siquiera intentarlo. En su primero, que embiste de forma destemplada y siempre buscando la huida, el de Alcalá intenta dejar puesta la muleta pero no encuentra ninguna colaboración del toro, que lo único que le interesa es irse a las tablas. Abrevió. Su segundo toro se vencía descaradamente por el derecho, pero por el izquierdo embestía con cierta nobleza. No se acopló en ningún momento. Ha estado excesivamente desconfiado y temeroso. Los muletazos le salen sueltos, destartalados y siempre hacia fuera. No ha estado bien con este toro que quizá por el izquierdo hubiera dado mejor juego.
 

Las embestidas bruscas y sin clase del primer toro de Iván García no le amilanaron y consiguió buenos y limpios muletazos por ambas manos que no conectan con el público. La suavidad y el temple de su toreo hicieron que la embestida brusca y violenta del astado se convierta en noble y repetidora. En su segundo, que tenía unas embestidas bruscas e inciertas por el derecho, tuvo la virtud de explotar en su justa medida las embestidas nobles y humilladas por el pitón izquierdo.

Por este pitón ha dado tres series de naturales, de lo mejor que se ha visto hasta el día de hoy, de verdadera calidad donde el temple, la ligazón y la forma de rematar en la cadera contraria hacían que las series fueran excelsas. Cometió el error de cambiarse al pitón derecho, donde las embestidas eran peores y los muletazos bajaron en calidad. Cuando quiso volver al pitón izquierdo, el ambiente se había enfriado. Volvió al izquierdo y todavía consiguió dos buenas series de naturales. Con una excelente estocada en todo lo alto acabó su interesante y buena faena a este toro.

 

Ficha del festejo. 26 de mayo de 2010. Las Ventas. Madrid.

Vigésimo primer festejo de la Feria de San Isidro 2010

Presidente: D. César Gómez Rodríguez. Lleno de no hay billetes.
 

Toros de Agustina López Flores (1º) y Samuel Flores el resto (ambos hierros son lo mismo). 1º, 2º y 3º justos de presencia e inválidos el 1º. Los que hicieron 4º, 5º y 6º estaban bien presentados, con leña por delante. Todos mansos y faltos de raza. Se dejaron 3º, 4º y 6º.

Juan José Padilla: casi entera trasera (silencio); Estocada caída (petición).

Luis Miguel Encabo: dos pinchazos, sablazo en los hijares y pinchazo (silencio); cinco pinchazos y descabello (silencio).

Iván García: estocada caída y delantera (silencio); estocada (silencio). 

Comments