19 de Mayo de 2010

Decimocuarto festejo de la feria de San Isidro. Madrid. Las Ventas.

 

Querer y no poder

Por Paco Sanz

 

Abría cartel Joao Moura que según dicen en los mentideros había sido una imposición en el cartel, por parte de José María Manzanares que al final no actuó por estar convaleciente de una intervención quirúrgica, lidiando un toro para rejones de Luis Terrón. Este joven rejoneador destacó a la grupa de Merly en el tercio de banderillas donde templó las embestidas del burel con buenos modales y con la ortodoxia de la escuela ecuestre portuguesa. No consiguió levantar pasiones entre el público y su labor fue silenciada. Curro Díaz, que sustituía a José María Manzanares, tuvo la suerte o la desgracia de corresponderle el mejor lote de la corrida. Realmente no supo, no pudo, o no quiso aprovecharlo.
 
El torero de Linares en su primero, que ha sido un toro encastadísimo y que fue fantásticamente lidiado por José Manuel Montoliú, consiguió algún que otro muletazo suelto con cierto gusto pero sin llegar a romper. En ciertas fases, se le vio desbordado por las codiciosas embestidas del toro hasta el punto que siempre terminaba los muletazos quedándose fuera de sitio. El toro tenía gran nobleza, pero Curro no estuvo con la suficiente relajación y cabeza fría para conseguir sacar partido a las condiciones del toro.

Su segundo, que ha sido un animal feo, hondo y justo de presencia entraba a la muleta con un alto grado de brusquedad. No consigue templar un solo muletazo. Quiso, pero no pudo. Al intentar descabellar al toro, este le tiró un derrote seco que le alcanzo en la mano sufriendo una cornada. Tuvo que pasar a la enfermería acabando con el toro Perera. Hay que destacar la torería -más en la preparación, que en la ejecución-, de un par de banderillas a cargo de José Manuel Montoliú.

El segundo de lidia ordinaria que le correspondió a Miguel Ángel Perera fue masacrado en varas, no por ensañamiento del picador de turno, sino por la colocación de los puyazos. Esta suerte que es tan bonita e importante para la lidia y que debería de ser ejecutada con la máxima profesionalidad, es práctica habitual que sea ejecutada con alevosía por quebrantahuesos del ruedo. Es lamentable la impunidad que tienen estos jinetes para cometer tropelías. Se hace necesario revisar el Reglamento taurino.

Pues bien. Perera recibió a este toro desde los medios con tres pases cambiados por la espalda. Seguidamente ligó una serie de muletazos con la derecha donde los pases salían ligados a base de bajarle la mano y dejándosela puesta en la cara muletazo tras muletazo. Otra serie de redondos en la misma sintonía salen limpios y templados. La embestida de su enemigo es noble y encastada.

Lo intenta por la izquierda y es volteado de forma aparatosa de la que sale airoso de forma milagrosa. El viento se levanta y le pone en dificultades con la izquierda. La faena a este toro puede considerarse mas cargada de voluntad, ganas y justificación en el escalafón, que de aciertos y resultado artístico.

Su segundo toro, que era un inválido, fue protestado por el público sin que el presidente y sus asesores se enteraran. Perera lo intentó, pero las reiteradas claudicaciones del toro, provocaron las continuas protestas del público. Ante este panorama, Perera abrevió.

Alejandro Talavante ha cuajado lo más interesante, desde el punto de vista artístico, de la tarde. Ya se veía que venía con  ganas ya que en el primer  toro de Perera realizo un quite por gaoneras con más o menos acierto pero con buena voluntad. En su primero, que ha sido un toro bravo, ha conseguido unas cuantas series con la izquierda realmente buenas a base de templar la buena y noble embestida del toro donde los pases salían ligados, largos y con hondura. Terminó la faena con una serie de manoletinas a pies juntos.

Su segundo enemigo estaba muy flojito de fuerzas. Talavante lo intenta por ambos pitones pero la sosería del toro hace que los muletazos salgan sueltos. Algunos con calidad, otros enganchados y otros destemplados. Lo mejor, la disposición y las ganas. Pero eso, a final de cuentas, es poco o insuficiente para triunfar en esta Plaza.

 

 

Ficha del festejo. 19 de mayo de 2010. Las Ventas. Madrid.

Decimocuarto festejo de la Feria de San Isidro 2010

Presidente: D. Julio Martínez Moreno. Lleno de no hay billetes.

Un toro para rejones de Luis Terrón. Sirvió para la lidia a caballo.

Joao Moura: silencio

Toros de Núñez del Cubillo para lidia a pie: desigualmente presentados. 1º, 2º, y 4º encastados y nobles. 4º bravo. 5º inválido y 6º muy flojo.

Curro Díaz: pinchazo y estocada (silencio); Pinchazo hondo atravesado y es herido (silencio).

Miguel Ángel Perera: estocada, petición (oreja); casi entera desprendida (silencio).

Alejandro Talavante: estocada atravesada, petición (ovación); casi entera (silencio).
 
Parte médico de Curro Díaz: Herida por asta de toro en región dorsal entre primer y segundo dedo de la mano izquierda. Probable lesión tendinosa. Pronóstico reservado.

 

Comments