El ganadero Carlos Aragón Cancela en la plaza de tientas de la Finca 'Canto de los Palancares'
en Manzanares el Real (Madrid). En la imagen aparece sobreimpresa el hierro de la ganadería.
Fotografía de Paco Sanz
 
Entrevista a Carlos Aragón Cancela
 
Carlos Aragón Cancela es el propietario de la ganadería Flor de la Jara, creada el año pasado tras la compra de Bucaré a Javier Buendía y, por tanto, es de los pocos ganaderos que atesoran los exclusivos y escasos santacolomas de esta procedencia. El ganadero asegura que no se lo pensó cuando le ofrecieron la compra, y sueña con llevar estos toros a las plazas donde antaño lidiaba Joaquín Buendía, y los toreaban las figuras.
Texto y fotografías de Paco Sanz

 

"Soy un enamorado del encaste Santa Coloma.

Es un toro que permite pocos errores"

 

El pasado día 13 de junio se realizó una visita a la finca Canto de los Palancares, en el término municipal de Manzanares el Real (Madrid) y en plena ladera de la Sierra de Guadarrama, propiedad del matador de toros de Colmenar Viejo (Madrid) Carlos Aragón Cancela. En esta finca, entre otras cabezas, pastan los utreros pertenecientes a la ganadería de su propiedad “Flor de Jara”. Esta ganadería fue creada en el año 2008, con la compra en su totalidad de la ganadería de Bucaré (Santa Coloma) a Javier Buendía. El pasado día 30 de mayo lidió una novillada en Vic-Fézensac (Francia), donde al tercer novillo se le dio la vuelta al ruedo. Carlos Aragón enseñó las instalaciones, así como las distintas camadas de machos, y concedió la entrevista que a continuación se reproduce.

 

¿Por qué se decide a comprar encaste Santa Coloma?

Tengo este encaste desde hace 20 años. Lo que ocurre es que antes lo tenía para entretenimiento y para disfrute de la familia. Tentábamos a campo abierto y si había algún macho que nos gustaba, lo dejábamos para semental. Si no, al matadero. Igual hacíamos con las vacas. Nunca me había planteado ser ganadero comercial, entendiendo por comercial vender tus productos para plazas de toros. Hace tres años te hubiera respondido que era una cuestión imposible, ya que mi tranquilidad no la hubiera cambiado entonces por nada. Tampoco había pensado que se me iba a dar la oportunidad de comprar una ganadería que fuese el origen del encaste Santa Coloma, como es la de Joaquín Buendía. También te digo que si me hubieran ofrecido una ganadería de equis cabezas y de procedencia Joaquín Buendía, seguro que no la hubiera comprado.

Siempre pensé que por su pureza nunca estaría en venta, pero se me presentó esta oportunidad fue comprarlo casi sin pensar. Además, soy un enamorado de este encaste. Creo que tiene muchas más virtudes que defectos. Desde mi punto de vista, la embestida tanto de una vaca como la de un toro de este encaste es mucho más lenta que en otros de procedencia diferente. Luego tiene sus particularidades. Es un toro que permite pocos errores. Las faenas deben de ser muy medidas para que eso funcione. Un ejemplo de ello son los triunfos que cosechó el maestro Camino que conocía perfectamente este encaste. Veinte o veinticinco buenos muletazos, no hacen falta mas, matar al toro y cortarle las orejas.

 

Según su opinión, ¿Cuál es el motivo por el que se lidian tan pocas corridas de toros de este encaste?

En este encaste se produce un problema a partir de los años 80, debido al volumen y al peso que se exige a los toros. Para poder lidiar las camadas de este encaste los ganaderos no tienen mas remedio que aumentar el volumen y, consecuentemente, lo que consiguen es sacar de tipo a los toros. Esto hace mucho daño ya que ello lleva a dos defectos fundamentales, como son la pérdida de fijeza en las embestidas y la pérdida de humillación. Esto ahora, por suerte ha cambiado, y no solo se valora el volumen, sino que también se tiene en cuenta el encaste de cada ganadería.

 

El último toro de este encaste que se recuerda como triunfador en la Plaza de Toros de Madrid fue de la ganadería de Hernández Plá, que se llamaba Capitán y que se lidió en el año 1973. ¿Lo recuerda?

Creo que fue mejor y mas completo un toro que le toco a El Cid hace seis o siete San Isidros que le cuajó de manera perfecta y que si hubiera acertado con la espada, le hubiera cortado las orejas. El toro Capitán, lo que hace es una gran pelea en varas, se entrega totalmente, quedándose dormido muchísimo tiempo en el peto. Pero luego en el último tercio este toro no tuvo calidad y le buscó la ruina como torero a su matador, Alfonso Galán ya que a este toro solo se le valoró por lo que hizo en el caballo. Realmente, en el último tercio no fue bueno para el torero.

 

¿Qué es lo que compra?

500 cabezas. Compro todas las cabezas, hierro y derechos a excepción de los utreros. Los utreros no los compré porque ya los tenían vendidos. No tenía sentido que, como nuevo propietario, fuera a intervenir en negociaciones que los propietarios hubieran cerrado. Me pareció más ético el que sacaran al mercado los utreros en las condiciones pactadas.

 

¿De cuantas hectáreas dispone actualmente en la finca?

Cuatrocientas ochenta hectáreas. Las vacas de vientre y los machos de saca están en fincas de mi propiedad. Los becerros, becerras y otras vacas están en fincas alquiladas.

 

¿Qué va a lidiar este año?

Tengo 37 utreros disponibles.

 

¿Cuántos sementales tiene actualmente?

Dispongo de doce sementales.

 

¿Qué objetivos tiene a corto/medio plazo? Creo que a coto plazo no se puede marcar un objetivo. A medio plazo, la gente te pregunta ¿para cuándo corridas de toros? La ilusión es volver con esta ganadería a esas plazas donde antes le lidiaban las corridas de Joaquín Buendía y las toreaban las figuras. Yo sé que hoy en día, plantear o pensar en esa posibilidad a corto plazo, es imposible. Vamos, una utopía. Y tiene una explicación. El mundo del toro, esto es, toreros, apoderados y empresarios cuando se hacen las temporadas, en el mes de enero, descartan ciertos encastes, pues todos quieren llegar sin incidencias al mes de octubre para hacer caja. Desgraciadamente, esto se mueve más en el terreno económico que en otros aspectos. Como los toreros no se tienen que ganar los contratos en el día a día, consideran -ellos y quienes les rodean- que este encaste es más complicado que otros. Básicamente se centran en el encaste Domecq. Solo hay que ver, que si un torero mata setenta corridas al año, sesenta son de encaste Domecq.

 

¿Va a mantener el hierro? Sí, sí. Se mantiene el hierro y todo lo demás a excepción del nombre. En nombre de la ganadería lo he cambiado. Se llama Flor de Jara en homenaje a un semental que se murió el año pasado y que al igual que todos los sementales de mi casa, tanto lo que he comprado como los que ya poseía, tenía una exquisita nobleza. También el hecho de que la planta que prevalece en todas las fincas es la jara y esta es del color blanco.
 
Reportaje gráfico de los utreros santacolomas -procedencia Buendía- que Cancela atesora en la ganadería Flor de la Jara