ARTÍCULO DE OPINIÓN
¿Dónde están los taurinos?
 
Por José Andrés Sánchez

No dejo de preguntarme ¿dónde están los taurinos, matadores de toros, novilleros, banderilleros, mozos de espadas, ganaderos, empresarios…? ¿Dónde están?, en un país con casi seis millones de parados, en el que comienzan a manifestarse los policías, un sector poco dado a participar en este tipo de reivindicaciones sociales. ¿Dónde están metidos, todos esos que se llaman artistas? ¿Por qué no se manifiestan como el resto de la población? Una vez mas le dan la espalda a la sociedad como si con ellos no fuera esta historia, de reformas sin sentido que están acometiendo los políticos que nos han tocado en suerte, y más que gobernar, son desgobierno.

 

Mientras los actores, cantantes, escritores, pintores, escultores, es decir la Cultura, se manifiestan por la subida del IVA y por el retroceso que esta sufriendo la población, que en definitiva gracias a la cual se llenan las plazas de toros. ¿Dónde se metieron los taurinos?, porque a la calle no salieron, a excepción de Miguel Abellán, con valor de encabezar, junto a Pedro Almodóvar, la pancarta contra los recortes en cultura.

 

Un mundillo, el de los toros, tocado de lleno por la crisis económica. Muchos ganaderos mandan sus toros al matadero por 500 euros la unidad, cuando el coste de producción del toro de lidia supone como mínimo 2500 euros. Los piensos para alimentar sus animales, suben cada día más y ellos tampoco se manifiestan públicamente en la calle.

 

Si ya con anterioridad muchos toreros casi no llegaban a los mínimos del convenio en sus honorarios, ahora obligan a sus cuadrillas a ir por el túnel, es decir, si sus honorarios son, por poner un ejemplo, 580 euros en una novillada picada los arreglan con 250 o 300 euros. Dicen...!señores!...que no hay dinero para todos pero salir a la calle, y manifestarse, esta claro, que les debe dar alergia. Eso o que aun con recortes, continúan viviendo muy bien, señal inequívoca, que antes, cobraban demasiado.

 

El sector taurino se mira el ombligo. Novilladas de ganaderías que se suponen de prestigio, como la del domingo 29 de julio en la plaza de Las Ventas, que resultó mansa, sosa, floja y sin emoción, mientras que los novilleros intentaban imitar la vulgaridad de algunos matadores de toros. No sé quién le puso el sello de figuras. Si el toreo es olvidarse del cuerpo y dejar libre el alma; si es no retorcerse intentando llevar al toro lo más lejos posible; si rompe con la estética natural del mismo; si en muchas plazas sale el medio toro; si el sector, como digo, da la espalda a la sociedad, son ingredientes suficientes para que el toreo vaya camino del rescate, al igual que el país.

 

Sólo espero, que si se rescata el toreo, no vengan a salvarlo, los mismos mediocres que lo hundieron.

Comments