Séptimo festejo de abono. Feria de San Isidro 2009.
Luis Bolivar firma un gesta
Por Paco Sanz
 
Transcurría la tarde de una forma un tanto anodina. Casi diría yo que hasta estaba aburrida por las pocas cosas buenas que estaban pasando en el ruedo. Pero en esta ocasión -toquemos madera- no era por el mal juego de los toros. Salió por la puerta de chiqueros el sexto toro de la tarde. Un colorao ojo de perdiz que inmediatamente ha dado muestras de indudable casta presagiando que podía "sonar la flauta". Así fue. Es recibido en el tercio por Luís Bolivar y ante la fogosa embestida del toro queriéndose comer los vuelos del capote Luís Bolivar, el diestrro dibuja unas excelentes verónicas rematadas, con la clásica media de empaque y gusto. Sufre una aparatosa voltereta sin consecuencias.
En el último tercio, Luís Bolivar vio de forma clarividente que las condiciones que el toro tenía, podían propiciarle un éxito si las cosas se hacían bien y contando que el toro no se rajara. El animal no se rajó en ningún momento y Luís comenzó ha hacer las cosas con sentido, con gusto, con torería, entendiendo perfectamente las encastadísimas embestidas del toro.
Ligó series con la derecha con sentido, ritmo, temple. Siempre con los pies aplomados en el suelo. En una de estas series intentó remar con la izquierda, se quedó un segundo descubierto y el toro le empitonó en la rodilla derecha. La sangre le llegaba hasta el pie. Lejos de acobardarse, volvió a repetir tandas por ambas manos con indudable calidad ante las embestidas del burel que estaba enrazadísimo. Acabó con el toro de una estocada. El público supo ver la simbiosis que se había producido ya que se juntaron un toro enrazado y un torero que, en todo momento, se comportó como un profesional -que lo es-, con una valentía a todo prueba y por ello la petición de oreja fue mayoritaria. El presidente la concedió no sin antes hacerse el remolón.
Del resto de la tarde poco se puede decir. Juan Bautista ha estado desconocido debido a su frialdad. Sus dos enemigos quizá hayan sido los mas blandos de la tarde y cuando no se puede bajar la mano para que los toros no se caigan, ¡mal asunto!. En su segundo es donde ha estado con una excesiva desconfianza y en ningún momento ha aprovechado algunas buenas embestidas de este toro. El Fandi ha estado en lo suyo. Espectáculo de carreras en los tercios de banderillas y siempre clavando a toro pasado. Es indudable que este hombre tiene unas condiciones físicas portentosas. Es un poco desesperante que estas condiciones no las aproveche para clavar las banderillas con un mínimo de ortodoxia. En el último tercio de sus dos toros fue uno el calco del otro. Pase por aquí, pase por allá. Ahora con la derecha luego por la izquierda. Ahora meto el pico luego se lo quito.
 
Ficha del festejo 13 de mayo de 2009. Las Ventas. Madrid.
Séptimo festejo de la Feria de San Isidro 2009.
Toros de Las Rambas 2º, 4º y 6º, bien presentados y encastados, sobre todo el 6º. Fue remensada con toros del Marqués de Domecq 1º ,3º y 5º en general bien presentados, mansos, encastados y nobles. 1º excesivamente blando.
Juan Bautista: Estocada, descabello (silencio); Casi entera tendida, descabello (leves pitos).
El Fandi: Estocada trasera, tendida y atravesada. Estocada caída (silencio); Estocada, descabello (silencio).
Luís Bolivar: Metisaca trapera, estocada atravesada y tendida, aviso, descabello, (silencio); Estocada, ovación, petición (oreja).