Primer festejo de abono. Feria de San Isidro 2009 
Se regalan las orejas. En Las Ventas también

Por Paco Sanz

Martelilla /De Mora, Rafaelillo, De Justo
Toros  de Martelilla en general mansos y desigualmente presentados, especialmente el 1º, impropio de esta plaza, 3º devuelto. Sobrero de Ana María Cascón. 6º de Casa de los Toreros.

Eugenio de Mora: estocada casi entera (silencio); estocada desprendida (silencio).
Rafaelillo: Pinchazo, estocada caida (silencio); metisaca, casi entera (silencio).
Emilio de Justo: bajonazo (silencio); estocada hasta la bola, (orereja con leve petición).
Plaza de Toros de Las Ventas. Casi lleno. 7 de mayo 2009. Primer festejo de la feria de San Isidro.
 
No está en su mejor momento Eugenio de Mora. En su primero, que ha sido noble pero falto de raza, no se acopló en ningún momento e incluso abusó, sobre todo con la izquierda, en citar al pitón contrario. En su segundo quiso enmendar el error de su primer toro, pero las condiciones de este astado, que resultó violento y sin ninguna clase, se lo hicieron imposible. No obstante consiguió algún que otro muletazo suelto.
Rafelillo ha estado muy voluntarioso pero las condiciones de este primero le han impedido cualquier lucimiento. Actuación muy digna y respetable. En su segundo, que era otro hueso -debido a las rudas embestidas y malas intenciones del animal-, solo ha podido mostrar una vez mas, sus ganas y buenas intenciones. Ha sido imposible. Los casi 6 años del toro han propiciado que haya desarrollado el sentido muy rápidamente. Excelente primer puyazo de Victor Iturralde.
Han tenido que salir dos sobreros para que Emilio de Justo pudiera lidiar su primero que, por cierto, ha tenido una lidia desastrosa. Algún muletazo suelto sin rematar ya que las condiciones del toro no permitian otra cosa. Su segundo oponente ha sido un toro excelente que ha llegado sin fuerza al último tercio quizá debido a un excesivo castigo en varas. Precisamente, la falta de fuerzas, además de lo poco que torea Emilio, haya propiciado que el matador haya desaprovechado una oportunidad inmejorable de conseguir un triunfo grande. Alguna cosa buena hizo. Recetó una magnífica estocada de efectos inmediatos que tras leve petición, el presidente le concedió una oreja. Si este es el precio que se pone la oreja en Madrid, este año va de records.