En la imagen, Miguel Abellán en su segunda intervención de la tarde. Fotografía de Paco Sanz.
 
Cuarta corrida de abono. Feria de Remedios, Colmenar Viejo (Madrid).
 La tradición no hace ley

Por Paco Sanz

 

Dicen que la tradición hace ley. Pues para Colmenar Viejo y su plaza esto no tiene vigencia o no se practica. Pero desde hace mucho tiempo. Colmenar Viejo, de toda la vida, ha sido una plaza mas torista que torerista, y lleva ya unos cuantos años que esa exigencia por parte de aficionados, autoridades y empresarios, en la presentación de los toros para su feria, ha bajado muchos enteros.

Es evidente que la gente se motiva para ir a los toros de dos formas bastante diferenciadas entre ellas. Van a ver a las figuras, independientemente de lo que haya en chiqueros o van a ver una corrida de toros, toros en toda la extensión de la palabra dando menos importancia al cartel, siendo estos últimos cada vez menos. Si hay figuras y una corrida de toros con atractivo, harto difícil en los tiempos actuales, la motivación es doble. Pero si no hay figuras y tampoco toros, la motivación se hace negativa y por tanto la asistencia a este espectáculo, dígase pasando por taquilla, es nula.
 
Los empresarios de esta plaza y más tratándose de los actuales gestores de la plaza de toros de Madrid, saben -o debieran saber- mucho de cómo motivar a los aficionados y no dudo que su objetivo sea llenar los tendidos, pero por lo visto en lo que llevamos de feria y en ferias anteriores, algo falla. Y lo que falla es que no se da ninguna de las circunstancias anteriormente  aludidas. Estamos hablando de la plaza de toros de Colmenar, que desde hace tres o cuatro años está considerada como plaza de segunda categoría. Categoría reservada a las plazas de provincia que no son de primera. Pero el trapío y en definitiva la presencia de las corridas en esta plaza no se ajustan a esta categoría. Esta situación está haciendo daño a la tradición de Colmenar Viejo y no sería de extrañar que en un plazo corto de tiempo se quedara sin feria o en su mínima expresión. Pero bueno, como dicen otros, doctores tiene la Iglesia.
 

Hoy se ha lidiado una corrida de José Luis Marca remendada con un sexto toro de Nicolás Fraile que ha sido un cúmulo de despropósitos. Anovillados, mansos, sin fuerza ni clase y en definitiva no aptos para el espectáculo que estaba anunciado.

Con semejante ganado ¿qué es lo que han podido hacer los actuantes en el día de hoy?. Pues navegar sabiendo que no iban a llegar a ningún puerto. Sólo Miguel Tendero ha cuajado una faena importante a su primero, a base de cruzarse y dejarle la muleta en la cara después de cada muletazo. Ha estado realmente importante con ambas manos hasta que el toro se agotó, pero ya había conseguido estimables series que conectaron con el tendido. Como lo mató de una estocada, la petición de oreja fue unánime.
 

En el sexto, que de salida se comportó como un buey y que el tercio de varas le recordó que era un toro, tuvo la virtud de hacerle entrar en los trapos y arrancarle algún que otro muletazo de calidad y alguna serie con ligazón.

Miguel Abellán pechó con su primero que era un inválido. Las continuas caídas del toro y las protestas del tendido por la invalidez del toro, le obligaron a abreviar. En su segundo comenzó con unos estimables ayudados por debajo pero el toro se puso brusco y las embestidas eran cortas y rebrincadas. También decidió acortar el tiempo.

A Juan Bautista se le ha visto toda la tarde muy desconfiado, sobre todo en su primero que tenía una embestida bobalicona, donde consiguió algún que otro muletazo suelto pero siempre guardando las distancias. Idéntica actitud en su segundo, esto es, excesivas precauciones y algún que otro pase suelto, siempre hacia afuera.

 

Ficha del festejo. 31 de agosto de 2010. Plaza de toros “La Corredera”. Colmenar Viejo (Madrid).

Cuarta corrida de abono. Un cuarto de Plaza.

Toros de José Luis Marca justitos presencia y escasos de fuerza, 1º inválido, 2º manso flojo y anovillado, 3º noble, 4º manso, 5º inválido y manso,  y  de Moisés Fraile un buey que rompió a noble en la muleta  pero sin clase.

Miguel Abellán: estocada (silencio); pinchazo, media y dos descabellos (silencio).

Juan Bautista: estocada (silencio); dos pinchazos y el toro dobla (bronca).

Miguel Tendero: estocada algo desprendida (oreja); tres  pinchazos (silencio).
 
 
El diestro francés en un derechazo a Juan Bautista a su primer toro. Fotografía de Paco Sanz.
 
Miguel Tendero, triundador de la tarde colmenareña, toreando al natural en su primera actuación de la tarde.
Fotografía de Paco Sanz.
Comments