30 de agosto 2009. Segunda corrida de abono feria de Remedios Colmenar Viejo (Madrid).

Rubén Pinar triunfa con fuerza en Colmenar

Por Paco Sanz
Rubén Pinar ha conseguido un triunfo apoteósico en la plaza de toros de La Corredera al cortar tres orejas, una su primero y dos a su segundo. La corrida de toros, que era de Alcurrucén, ha sido realmente excepcional. Los cinco toros que se han lidiado han dado un juego, que en los tiempos en que vivimos, no es lo normal. Aunque así debería de ser. El tercero, cuarto y sexto resultaron bravos y encastados. El primero y segundo -que al ser devuelto el segundo y correrse turno era el quinto- fueron encastados. Al cuarto se le dio la vuelta al ruedo.
Rubén Pinar ha estado pletórico durante todo el festejo. En su primero, que se dio una costalada y que en principio se quedó inválido de los cuartos traseros, aunque posteriormente se recuperó, Pinar consiguió meritorias series por ambas manos donde el temple y la cadencia se hacían presentes en cualquier momento. El batacazo que se dio el animal no fue gratuito y al final de la faena le pasó factura mermando ostensiblemente sus facultades. Eso dificultó el que Rubén Pinar pudiera sacarle más jugo al toro ya que condiciones no le faltaban. La estocada que le recetó Rubén Pinar fue esplendorosa.
En su segundo, lo bordó. El toro también puso de su parte. Realmente fue extraordinario. Rubén Pinar lo captó rápidamente y nos deleitó con un autentico recital de toreo. Por ambas manos el toro pasaba como si fuera un carretón y el diestro albaceteño así lo toreó. Fue capaz de encontrar el sincronismo perfecto entre las condiciones de animal que ha sido un prodigio en sus embestidas con son, humillación, repetición y largura, y sus manos prodigiosas que hacen posible que exista ritmo cadencia, sentido y temple. Esto es lo que hace realmente único este espectáculo. Cuando se juntan en un mismo afán el toro y el torero, en su máxima expresión, se produce el éxtasis en los tendidos. Y así ocurrió.
Antonio Ferrera, en su primero, estuvo muy desconfiado y sistemáticamente citaba fuera de cacho. El público se lo recriminó reiteradamente y abrevió. En su segundo, para su desgracia, no estuvo a la altura de las circunstancias. Le tocó el mejor toro de la tarde y no lo aprovechó en su medida. El toro deseado por todos los matadores y él solito lo desaprovechó. Estuvo realmente encimista, con pases a la galería intentando ganarse al respetable pero el respetable no tragó. El respetable se puso a favor del toro, no sin razón, y el Sr. Presidente, D. Pablo Colmanarejo confundió las churras con las merinas. Mientras que el público solicitaba la vuelta al ruedo, él concedió la oreja al matador.
Después de la vuelta al ruedo al toro y cuando Ferrera recibió la oreja del alguacilillo, la bronca fue tan espectacular que el propio matador tiró la oreja al callejón y se metió en barreras.
Miguel Abellán estuvo realmente bien en su primero, que al ser devuelto, corrió turno y lidió el quinto. Este toro también fue realmente bueno y Abellán lo aprovechó mediante meritorias series con clase y serena quietud. Obtuvo una meritoria oreja. En su segundo oponente, sobrero de José Luis Marca, lo intentó pero las condiciones del toro con embestidas descompuestas, sin ninguna fijeza solo le permiten algún que otro muletazo suelto.
Como resumen, decir que la corrida de Alcurrucén ha sido excepcional y que Rubén Pinar ha triunfado con rotundidad. A ver qué ocurre cuando vengan las figuras. Esto será a partir de mañana.


Ficha del festejo. 30 de agosto de 2009. Plaza de toros “La Corredera”. Colmenar Viejo (Madrid). Seguna corrida de abono. Un quinto de plaza.
Toros de Alcurrucén desigualmente presentados, pero en términos generales muy buenos. 1º y 2º encastados. 3º, 4º y 6º bravos. 5º sobrero de José Luis Marca, anovillado, una sardina en invierno y manso
Antonio Ferrera: dos pinchazos, casi entera atravesada, dos descabellos (pitos); pinchazo, estocada desprendida (oreja y posterior bronca, con el consiguiente enfado del diestro de la devolvió y renunció a dar la correspondiente vuelta al ruedo).
Miguel Abellán: pinchazo, estocada, petición (oreja); tres pinchazos y descabello (leve ovación).
Rubén Pinar: estocada, petición (oreja); estocada, petición (dos orejas).