29 de agosto de 2009
Primera corrida de abono feria de Remedios Colmenar Viejo (Madrid)
Sergio Aguilar paga con sangre sus ganas de triunfar

Por Paco Sanz
Se ha lidiado una bochornosa corrida de toros perteneciente al hierro de Arauz de Robles. Tan bochornosa como el propio ambiente ya que la temperatura rozaba los 35 grados. Y digo bochornosa por la falta de casta y abundancia de “aborregamiento” de todos los toros en líneas generales. El único que se ha dejado un poco y ha propiciado unos excelentes naturales de Diego Urdiales ha sido el cuarto. El público, quizá abochornado por la temperatura, no le ha dado ninguna importancia pero les puedo asegurar que su comienzo de faena los ha conseguido. En el último tramo, el toro se ha rajado y los muletazos se han convertido en descompuestos y deslucidos. En su primero que era un “soso” de solemnidad, le ha impedido cualquier lucimiento por mucho que lo ha intentado. En el sexto, que lidió por cogida de Sergio Aguilar, abrevió ya que la mansedumbre y la falta de casta del burel que tenía las embestidas inciertas y sin ninguna fijeza, hacían imposible cualquier aventura. 
Iván Vicente, en su primero consiguió algunas buenas verónicas de recibo y con la muleta algún que otro muletazo suelto. La otra parte, o sea el toro, puso la sosería y la falta de raza para legar a ningún puerto. En su segundo, que por cierto de una manera desafortunada pidió el cambio de tercio cuando el toro recibió un simple picotazo ya que derribó al picador, estuvo tan desconfiado como desacertado. No lo quiso ni ver. Bien es verdad que el toro no tenía nada positivo y encima no se dejaba ver.
Sergio Aguilar, en el único que lidió estuvo voluntarioso hasta el punto de intentar algo imposible. El toro no ayudaba para nada, pero él seguía insistiendo sin ningún lucimiento no por falta de ganas, que las puso todas, sino por la falta de clase y raza de animal. Cuando intentaba descabellar a su enemigo, este le tiró un derrote seco que le prendió por la parte trasera del muslo de derecho dejándole suspendido por el pitón durante varios segundos. La cornada era evidente. 

Ficha del festejo. 29 de agosto de 2009. Plaza de toros “La Corredera”. Colmenar Viejo (Madrid)
Primera corrida de abono. Un quinto de plaza.
Toros de Arauz de Robles desigualmente presentados, mansos y descastados a excepción del 4º. 
Diego Urdiales: estocada (silencio); pinchazo, estocada (leve petición); en el sexto, que lidió por cogida de Sergio Aguilar, casi media, estocada delantera y atravesada (silencio).
Iván Vicente: bajonazo (pitos); cuatro pinchazos y estocada (leves pitos)
Sergio Aguilar (que sustituía a Luís Bolivar): en el único que lidió, estocada envainada que hace guardia por el costado izquierdo del toro, es cogido pasando a la enfermería. Remató al toro, Diego Urdiales. 
Parte facultativo de Sergio Aguilar: Plaza de toros de Colmenar Viejo. Ingresa en esta enfermería Sergio Aguilar con herida por asta de toro en tercio inferior cara posterior del muslo derecho con dos trayectorias. Una hacia arriba y adentro de 15 centímetros, contusiona arteria poplítea y alcanza el femur y otra de 10 cms hacia abajo.
Intervenido en la enfermería de la Plaza, es trasladado a la clínica de La Fraternidad.
Pronóstico menos grave que le impide continuar la lidia.
Firmado: Máximo García Padrós.