Feria de Albacete. Décimo y último festejo de abono.

17 de septiembre de 2009

 

Más agua y grave cogida del subalterno Tejero

Por Meritxell Lorenzo

Última corrida de este ciclo. Un ciclo que se ha hecho corto, que no ha terminado como queríamos. Se suspendió después de la muerte del tercer toro porque el ruedo estaba impracticable. Hay que añadir en esta tarde de despedida prematura la pesadumbre por la seria cogida del subalterno José María Tejero –de la cuadrilla de Enrique Ponce-, que se produjo cuando realizaba un quite a Joselito Gutiérrez, al salir de la ejecución de un par de banderillas.
 

Enrique Ponce en el primero no pudo hacer mucho, pues nada más coger la muleta empezó a caer una tromba de agua que no cesó en toda la corrida. Ha sido silenciado.

José María Manzanares estuvo muy bien en el segundo, sobre todo en el último tercio. A pesar de la lluvia realizó una buena faena dando muletazos de calidad y clase.

En el tercero Miguel Ángel Perera, protagonizó un ajustadísimo quite por chicuelinas, tafalleras y gaoneras rematadas con una larga cambiada. Dejó series metiendo al toro en la muleta, -aunque el animal tenía una gran querencia a tablas-, que ha sabido tapar hasta el último momento.

 

Albacete, 17 de septiembre

Ficha del festejo

Toros de Juan Pedro Domecq: justos en presentación, destacando el segundo por su bravura.

Enrique Ponce: estocada desprendida tendida (silencio).

José María Manzanares: pinchazo, estocada desprendida (oreja).

Miguel Ángel Perera: estocada (oreja).

Presidente: Joaquín Coy.

Plaza de toros de Albacete. Lleno hasta la bandera.

 

Parte médico de José María Tejero: 'Herida por asta de toro a nivel del hueco poplíteo de miembro inferior izquierdo, con orificio de entrada de seis centímetros y trayectoria descendente de quince centímetros, que produce arrancamiento de vena safena externa, disección de arteria y vena poplítea y nervio ciático, además de rotura del músculo gemelo. Pronóstico grave.  Pendiente de estudio radiológico por una posible fractura del pie. Pronóstico grave. Trasladado al Sanatorio Santa Cristina. Tiempo de recuperación, aproximadamente un mes.