PADRES VERDADEROS

PRESIDENTE MUNDIAL

PAGINAS DE UNIFICACIONISMO

462 días desde
ESTABLECIMIENTO DEL CIG

PADRES VERDADEROS DE LA HUMANIDAD

 
"La Era de la Proclamar la Victoria de la Etica Sexual Absoluta, el Verdadero Amor y la Vida Verdadera en el Dominio del Sabado Cósmico"
 
 

El Reverendo Sun Myung Moon, fundador de la Federación de Familias para la Paz y la Unificación Mundial, nació en 1920 en lo que es ahora Corea del norte. Mientras oraba en lo alto de las montañas, la mañana de Pascua de 1936, Jesús se le apareció y le dio la misión de continuar con el trabajo que él había empezado hace 2000 años. Desde entonces el Reverendo Moon se ha dedicado de todo corazón a cumplir la voluntad de Dios. Tres cosas le han preocupado particularmente. Primero, liberar a Dios, que ha estado dirigiendo la Providencia de la restauración en medio de sufrimiento y dolor, habiendo perdido a sus hijos que tanto amaba. Segundo, levantar a la humanidad fuera del sufrimiento y la miseria que trajo como consecuencia la caída. Tercero, crear un mundo ideal de paz centrado en Dios.

En su vida, el Reverendo Moon viajó a lo profundo del vasto Mundo Espiritual y se comunicó con Jesús y muchos santos y sabios, descubriendo muchos secretos de la creación, de la caída humana y la salvación. Su indagación permitió revelar la identidad de Satanás y el origen del pecado cometido por los primeros antepasados humanos. Sin embargo, la mayor preocupación en su vida ha sido liberar a Dios, que había perdido su posición original como Rey de Reyes a causa de la caída, llegando a ser un Dios de pena, sufrimiento y lamentación.

Ceremonia de la Coronación del Reinado de Dios, celebrada en Corea el 13 de enero del 2001. Es un recuerdo vivo de este evento histórico, del que participaron simultáneamente el Mundo Espiritual y el Mundo Físico, de cuando el trono de Dios fue restaurado. A través de esta colección esperamos y oramos que cada uno de ustedes puedan llevar alivio y alegría a Dios entendiendo que Él ha estado siguiendo un camino de espinas y dolor por seis mil años bíblicos buscando sus hijo perdidos. Esto está firmado por la sede continental de Norte Americana de la Federación de Familias para la Paz y la Unificación Mundial.