Presentar la exposición en público


La información que contiene esta página se ha organizado en los siguientes apartados:

ANTES DE LA PRESENTACIÓN: FAMILIARIZARSE CON EL ESPACIO Y COMPROBAR EL MATERIAL Y LOS APARATOS

DURANTE LA PRESENTACIÓN: CONTACTO CON EL AUDITORIO

DURANTE LA PRESENTACIÓN: LA MIRADA. CONTACTO VISUAL

DURANTE LA PRESENTACIÓN: LA VOZ

DURANTE LA PRESENTACIÓN: POSTURA Y MOVIMIENTOS

DESPUÉS DE LA PRESENTACIÓN: RESPONDER A LAS PREGUNTAS. AGRADECIMIENTOS

 

Antes de la presentación: familiarizarse con el espacio; comprobar el material y los aparatos

  • Si se utiliza un proyector o un ordenador durante la pesentación es necesario comprobar su funcionamiento con tiempo. 
  • Es necesario estar preparado para "lo peor". Si el aparato no funciona el día previsto para la exposición, ésta deberá hacerse igualmente, es importante tener un plan B, una solución de recambio.
  • Conviene sentarse al fondo del aula para asegurarse de que los asistentes verán bien el material de apoyo audiovisual.
  • Puede entregarse un esquema de la presentación a los asistentes (máximo una página)

Durante la presentación: contacto con el auditorio

  • Antes de empezar a hablar, conviene asegurarse de que el público está preparado para escuchar, hay que empezar a hablar cuando el auditorio esté en silencio.
  • Hay que implicar al auditorio en el discurso, por este motivo es conveniente utilizar los pronombres vosotros y nosotros.
  • El público que asiste a una exposición es muy diverso, es posible que algunos asistentes no pongan "buena cara" al conferenciante, conviene no prestarles mucha atención y dirigirse siempre a la mayoría.
  • Es necesario que todos los asistentes tengan el teléfono móvil desconectado.

Durante la exposición: la mirada, contacto visual

Durante la exposición, el emisor debe mantener contacto visual con todo el auditorio.

  • Es muy importante no fijar la mirada en uno solo de los receptores.
  • Conviene "pasearse con la mirada" por todos los individuos que forman el auditorio.
  • Conviene controlar el grado de atención del público. 

Durante la presentación: la voz

  • Conviene beber un poco de agua antes de empezar a hablar.
  • El volumen de voz tiene que ser lo suficientemente alto como para ser oído sin dificultad por todo el auditorio. Hay que vigilar que el volumen de la voz no vaya disminuyendo a lo largo de la exposición. Elevar el volumen de voz es un recurso para expresar convicción en lo que se está diciendo, para mostrar entusiasmo y para destacar los elementos más importantes del discurso.
  • Conviene imprimir entusiasmo y convicción en el tono de voz para evitar que la monotonía y consiguiente aburrimiento del auditorio. Hay que "variar el tono de voz para subrayar ideas y suscitar el interés del público". (Proyecto Ciceros)
  • En cuanto al ritmo de la presentación, no hay que hablar ni muy deprisa ni muy despacio. El nervosiosimo puede hacer que el conferenciante hable más rápido de lo normal. Es necesario ir más despació en la partes difíciles de la exposición y observar si el público toma notas para ralentizar el discuso a fin de facilitar esta tarea.
  • Hay que "respetar las pausas. Conviene dejar tiempo para que el auditorio asimile lo que se expone". (Proyecto Ciceros)
  • En cuanto a la pronunciación, es imprescindible pronunicar correctamente, "articular bien todos los sonidos y no omitir los finales de frase". (Proyecto Ciceros) 

Durante la presentación: postura y movimientos

  • Es aconsejable estar de pie y mantener una postura distendida.
  • Es aconsejable moverse un poco, sin exagerar. No hay que permanecer inmóvil, con los brazos cruzados.
  • No conviene caminar por el aula sin parar, esto puede poner nervioso al auditorio con el que, además, se pierde el contacto visual.
  • Conviene vigilar los movimientos repetitivos, que donatan nerviosismo. 

Después de la presentación: Responder a las preguntas. Agradecimientos

En el turno abierto de preguntas, es conveniente seguir estos consejos:

  • Mirar a la persona que está planteando la pregunta y esperar a que termine de formularla.
  • Si no se ha entendido bien la intención o el contenido de la pregunta, pedir a la persona que la ha planteado que la reformule.
  • Responder de brevemente, ya la información que se proporciona responde al interés de una sola persona.
  • Cuando se está respondiendo a una pregunta concreta, hay que mantener en contacto visual con todo el auditorio.
  • Si se desconoce una respuesta, conviene decirlo abiertamente.
  • Si algún asistente señala un error del ponente, conviene que éste lo reconozca, explicando las causas que lo han inducido o indique que consultará de nuevo sus fuentes.
  • Si no hay tiempo, se puede ofrecer al auditorio la posiblidad de responder a las preguntas de forma individual. 

 

VOLVER AL ÍNDICE DE CONTENIDOS