Ilusionario de una marchante

Gracias a nuestros compañeros por su representatividad del movimiento. Este es, sin duda, uno de los actos más bellos que una persona puede hacer por un ideal, porque nace de forma altruista de su esfuerzo y dedicación personal, mucho más allá de recompensas o logros personales. 
Estas decenas de compañeros que desde Valencia, en la ruta Este, se han embarcado en la hermosa embajada que hoy ya estamos contando, representan a los embajadores del pueblo. Digan lo que digan, quieran o no quieran muchos o pocos, hoy es otro gran paso en este nuestro amado movimiento. Y si desde los poderes nos recuerdan que 'sus (las soñadas nuestras) instituciones democráticas son sagradas', hoy podemos ya hablar de la primera, y única al momento, gran institución sagrada del ideario del marchante, que es 'EL MOVIMIENTO'.
 
Nuestro compañero, Salvador Piquer, al que de forma personal expreso mi más profunda admiración y respeto a su persona por su implicación en este movimiento social, que ya perseguía él desde una temprana edad, en la cual muchos de nosotros aun no existíamos. Recordemos, sumemos y reflexionemos de si seremos capaces de estar ahí, cuando nos toque cumplir esa edad, y fijemos ese objetivo hiperambicioso en nuestras vidas, y comprobaremos y demostraremos una vez más que no es que seamos lentos es que nuestro objetivo está muy lejos.
Piquer, eres único, eres auténtico, y eres luchador. Te mereces un busto a la entrada de este pueblo, por tu perseverancia, humildad en tus acciones, compañerismo  y el amor que dispensas en tu día a día con nosotros, los más jóvenes, que espero, imitemos todos con el transcurrir de lo mismos. Como dice él, paciencia compañeros, paciencia. No hemos hecho más que abrir una brecha, añade un servidor.

Un gran saludo compañero.
Subpáginas (1): Crónicas diarias
Comments