Salmo del dia 2

Cántico 
Is. 26, 1-4. 7-9. 12

Tenemos una ciudad fuerte, ha puesto para salvarla murallas y baluartes: 
Abrid las puertas para que entre un pueblo justo, que observa la lealtad; 
su ánimo está firme y mantiene la paz, porque confía en ti.
Confíad siempre en el Señor, porque el Señor es la Roca perpetua:
la senda del justo es recta. 
Tú allanas el sendero del justo; 
en la senda de tus juicios, Señor, 
te esperamos, ansiando tu nombre y tu recuerdo.

Mi alma te ansía de noche, mi espíritu en mi interior madruga por ti,
porque tus juicios son luz de la tierra, 
y aprenden justicia los habitantes del orbe.
Señor, tú nos darás la paz, 
porque todas nuestras empresas nos las realizas tú.

Ant. 2. Mi alma te ansía de noche, Señor; mi espíritu madruga por ti.

Ant. 3. Ilumina, Señor, tu rostro sobre nosotros.

Salmo 66

El Señor tenga piedad y nos bendiga, ilumine su rostro sobre nosotros; 
conozca la tierra tus caminos, todos los pueblos tu salvación.
¡Oh Dios!, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben.
Que canten de alegría las naciones, porque riges el mundo con justicia,
riges los pueblos con rectitud y gobiernas las naciones de la tierra.

¡Oh Dios!, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben.
La tierra ha dado su fruto, nos bendice el Señor, nuestro Dios.
Que Dios nos bendiga; que le teman hasta los confines del orbe.

Ant. 3. Ilumina, Señor, tu rostro sobre nosotros.

LECTURA BREVE
(I° Jn. 4, 14 -15)

Nosotros hemos visto y damos testimonio de que el Padre envió a su Hijo para ser Salvador del mundo. Quien confiese que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él y él en Dios.

RESPONSORIO BREVE

sigue>>>

Comments