pag 1, 2 -------La Teua Casa------




La "teua" casa- es la Iglesia


Nos declara el C.Vaticano II, hermosamente el sentido de nuestra vida y del todo lo que existe así:  
GS,40..

La compenetración de la ciudad terrestre con la ciudad celeste sólo es perceptible por la fe: más aún, es el misterio permanente de la historia humana, que, hasta el día de la plena revelación de la gloria de los hijos de Dios, seguirá perturbada por el pecado.
...

Tanto si ayuda al mundo como si recibe ayuda de él, la Iglesia no tiene más que una sola finalidad: que venga el reino de Dios y que se establezca la salvación de todo el género humano. 

Por otra parte, todo el bien que el pueblo de Dios, durante su peregrinación terrena, puede procurar a la familia humana procede del hecho de que la Iglesia es el sacramento universal de la salvación, manifestando y actualizando, al mismo tiempo, el misterio del amor de Dios hacia el hombre.

Pues el Verbo de Dios, por quien todo fue hecho, se encarnó, a fin de salvar, siendo él mismo hombre perfecto, a todos los hombres y para hacer que todas las cosas tuviesen a él por cabeza. El Señor es el término de la historia humana, el punto hacia el cual convergen los deseos de la historia y de la civilización, el centro del género humano, el gozo de todos los corazones y la plena satisfacción de todos sus deseos. Él es aquel a quien el Padre resucitó de entre los muertos, ensalzó e hizo sentar a su derecha, constituyéndolo juez de los vivos y de los muertos. Vivificados y congregados en su Espíritu, peregrinamos hacia la consumación de la historia humana, que corresponde plenamente a su designio de amor: Recapitular en Cristo todas las cosas del cielo y de la tierra.

El mismo Señor ha dicho: Mira, llego en seguida y traigo conmigo mi salario, para pagar a cada uno su propio trabajo. Yo soy el alfa y la omega, el primero y el último, el principio y el fin.

R/. Dios envió su palabra, anunciando la paz que traería Jesucristo; Él es el Señor de todos, y ningún otro puede salvar. 
V/. Dios lo ha nombrado juez de vivos y muertos.




La Casa del Padre,
 

es el cielo



eL CIELO ES ESTAR 


CON dIOS.


Gloria a Dios

en la Iglesia recibimos la fe


Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso,


creador del cielo y de la tierra, 


de todo lo visible y lo invisible.


Del Señor es la tierra y cuanto la llena,el orbe y todos sus habitantes:

Él la fundó sobre los mares, Él la afianzó sobre los ríos.- ¿Quién puede subir al monte del Señor?¿Quién puede estar en el recinto sacro?- Este es el grupo que busca al Señor, (S23)xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Escuchar

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>



¡ Porque El lo mandó y 


existieron!


 ¿Quién estuvo con El? 

 


¿Quién le aconsejó el  



Método inteligente?


   

La Creación alaba a Dios

Ver>>http://portalplanetavida.htm


Salmo 33



1 ¡Gritad de júbilo, justos, por Yahveh!, de los rectos es propia la alabanza;
2 ¡dad gracias a Yahveh con la cítara, salmodiad para él al arpa de diez cuerdas;
3 cantadle un cantar nuevo, tocad la mejor música en la aclamación!
4 Pues recta es la palabra de Yahveh, toda su obra fundada en la verdad;
5 él ama la justicia y el derecho, del amor de Yahveh está llena la tierra.

6 Por la palabra de Yahveh fueron hechos los cielos por el soplo de su boca toda su mesnada.
7 El recoge, como un dique, las aguas del mar, en depósitos pone los abismos.
8 ¡Tema a Yahveh la tierra entera, ante él tiemblen todos los que habitan el orbe!
9 Pues él habló y fue así, mandó él y se hizo.
10 Yahveh frustra el plan de las naciones, hace vanos los proyectos de los pueblos;
11 mas el plan de Yahveh subsiste para siempre, los proyectos de su corazón por todas las edades.
12 ¡Feliz la nación cuyo Dios es Yahveh, el pueblo que se escogió por heredad!
13 Yahveh mira de lo alto de los cielos, ve a todos los hijos de Adán;
14 desde el lugar de su morada observa a todos los habitantes de la tierra,
15 él, que forma el corazón de cada uno, y repara en todas sus acciones.
16 No queda a salvo el rey por su gran ejército, ni el bravo inmune por su enorme fuerza.
17 Vana cosa el caballo para la victoria, ni con todo su vigor puede salvar.
18 Los ojos de Yahveh están sobre quienes le temen, sobre los que esperan en su amor,
19 para librar su alma de la muerte, y sostener su vida en la penuria.
20 Nuestra alma en Yahveh espera, él es nuestro socorro y nuestro escudo;
21 en él se alegra nuestro corazón, y en su santo nombre confiamos.
22 Sea tu amor, Yahveh, sobre nosotros, como está en ti nuestra esperanza.











"Astros del cielobendecid al Señor"--------




La Resurrección como hecho histórico que afirma la fe (25.I.89)  (Juan Pablo II)

1. En esta catequesis afrontamos la verdad culminante de nuestra fe en Cristo, documentada por el Nuevo Testamento, creída y vivida como verdad central por las primeras comunidades cristianas, transmitida como fundamental por la tradición, nunca olvidada por los cristianos verdaderos y hoy profundizada, estudiada y predicada como parte esencial del misterio pascual, junto con la cruz; es decir la resurrección de Cristo. 

De El, en efecto, dice el Símbolo de los Apóstoles que 'al tercer día resucitó de entre los muertos'; y el Símbolo niceno-constantinopolitano precisa:

'Resucitó al tercer día, según las Escrituras'.

Es un dogma de la fe cristiana, que se inserta en un hecho sucedido y constatado históricamente. Trataremos de investigar 'con las rodillas de lamente inclinadas' el misterio enunciado por el dogma y encerrado en el acontecimiento, comenzando con el examen de los textos bíblicos que lo atestiguan.

2. El primero y más antiguo testimonio escrito sobre la resurrección de Cristo se encuentra en la primera Carta de San Pablo a los Corintios.

 En ella el Apóstol recuerda a los destinatarios de la 

Carta (hacia la    Pascua del año 57 d. De C.): 

'Porque os transmití, en primer lugar,    lo  que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día,  según las  Escrituras; 

que se apareció a Cefas y luego a los Doce;  después se   apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales todavía la mayor parte viven y otros murieron. 

Luego se apareció a Santiago;   más tarde a todos los Apóstoles. Y en último lugar a mi, como a un    abortivo' 

(1 Cor 15, 3-8).

 

 Como se ve, el Apóstol haba aquí de la tradición viva de la resurrección, de la que él había tenido conocimiento tras su conversión a las puertas de Damasco (Cfr. Hech 9, 3)18). 

 Durante su viaje a Jerusalén se encontró con el Apóstol Pedro, y también con Santiago, como lo precisa la Carta a los Gálatas (1,18 ss.), que ahora ha citado como los dos principales testigos de Cristo resucitado.




Http://AlabadCielo





http://www.BenditoSenor.htm






Ahora ya la Iglesia es la "convocación"  de los hombres, reunidos por el Espíritu Santo:


LG:

2. El Padre Eterno creó el mundo universo por un libérrimo y misterioso designio de su sabiduría y de su bondad, decretó elevar a los hombres a la participación de la vida divina y, caídos por el pecado de Adán, no los abandonó, dispensándoles siempre su auxilio, en atención a Cristo Redentor, "que es la imagen de Dios invisible, primogénito de toda criatura" (Col. 1,15). 

A todos los elegidos desde toda la eternidad el Padre "los conoció de antemano y los predestinó a ser conformes con la imagen de su Hijo, para que este sea el primogénito entre muchos hermanos" (Rom., 8,19). 

Determinó convocar a los creyentes en Cristo en la Santa Iglesia, que fue ya prefigurada desde el origen del mundo, preparada admirablemente en la historia del pueblo de Israel y en el Antiguo Testamento, constituida en los últimos tiempos, manifestada por la efusión del Espíritu Santo, y se perfeccionará gloriosamente al fin de los tiempos. 

Entonces, como se lee en los Santos Padres, todos los justos descendientes de Adán, "desde Abel el justo hasta el último elegido", se congregarán ante el Padre en una Iglesia universal.


Misión y obra del Hijo

3. Vino, pues, el Hijo, enviado por el Padre, que nos eligió en El antes de la creación del mundo, y nos predestinó a la adopción de hijos, porque en El se complació restaurar todas las cosas (cfr. Ef., 1,4-5, 10). 

 Cristo, pues, en cumplimiento de la voluntad del Padre, inauguró en la tierra el reino de los cielos, nos reveló su misterio, y efectuó la redención con su obediencia. 

La Iglesia, o reino de Cristo, presente ya en el misterio, crece visiblemente en el mundo por el poder de Dios. Comienzo y expansión manifestada de nuevo tanto por la sangre y el agua que manan del costado abierto de Cristo crucificado (cf. Jn., 19,34), cuanto por las palabras de Cristo alusivas a su muerte en la cruz:

 

"Y yo, si fuere levantado de la tierra, 

atraeré todos a mí" (Jn., 12,32). 


Cuantas veces se renueva sobre el altar el sacrificio de la cruz, en que nuestra Pascua, Cristo, ha sido inmolado ( 1Cor., 5,7), se efectúa la obra de nuestra redención. Al propio tiempo, en el sacramento del pan eucarístico se representa y se produce la unidad de los fieles, que constituyen un solo cuerpo en Cristo (cf. 1Cor., 10,17).

 Todos los hombres son llamados a esta unión con Cristo, luz del mundo, de quien procedemos, por quien vivimos y hacia quien caminamos.


El Espíritu santificador de la Iglesia

4. Consumada, pues, la obra, que el Padre confió el Hijo en la tierra (cf. Jn., 17,4), fue enviado el Espíritu Santo en el día de Pentecostés, para que santificara a la Iglesia, y de esta forma los que creen en Cristo pudieran acercarse al Padre en un mismo Espíritu (cf. Ef., 2,18). 


El es el Espíritu de la vida, o la fuente del agua que salta hasta la vida eterna (cf. Jn., 4,14; 7,38-39), por quien vivifica el Padre a todos los hombres muertos por el pecado hasta que resucite en Cristo sus cuerpos mortales (cf. Rom., 8-10-11).


canto   http://www.susantidad.net


Gracias otra vez



          sigue>>>>>>1,3



Nos ayuda, ahora, a entenderlo, San Cesáreo de Arles....que escribe:

Y, ya que Cristo, con su venida, arrojó de nuestros corazones al demonio para prepararse un templo en nosotros, esforcémonos al máximo, con su ayuda, para que Cristo no sea deshonrado en nosotros por nuestras malas obras. Porque todo el que obra mal deshonra a Cristo. Como antes he dicho, antes de que Cristo nos redimiera éramos casa del demonio; después hemos llegado a ser casa de Dios, ya que Dios se ha dignado hacer de nosotros una casa para sí.

Por esto, nosotros, carísimos, si queremos celebrar con alegría la dedicación del templo, no debemos destruir en nosotros, con nuestras malas obras, el templo vivo de Dios. Lo diré de una manera inteligible para todos: debemos disponer nuestras almas del mismo modo como deseamos encontrar dispuesta la iglesia cuando venimos a ella.

¿Deseas encontrar limpia la basílica? Pues no ensucies tu alma con el pecado. 
Si deseas que la basílica esté bien iluminada, Dios desea también que tu alma no esté en tinieblas, sino que sea verdad lo que dice el Señor: que brille en nosotros la luz de las buenas obras y sea glorificado aquel que está en los cielos. 
Del mismo modo que tú entras en esta iglesia, así quiere Dios entrar en tu alma, como tiene prometido: Habitaré y caminaré con ellos.



porque en Cristo ya


Ef 1,16-2,10


...Dios nos ha sentado en el cielo con Cristo Jesús

Hermanos: No ceso de dar gracias por vosotros, recordándoos en mi oración, a fin de que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria, os dé espíritu de sabiduría y revelación para conocerlo. Ilumine los ojos de vuestro corazón, para que comprendáis cuál es la esperanza a la que os llama, cuál la riqueza de gloria que da en herencia a los santos, y cuál la extraordinaria grandeza de su poder para nosotros, los que creemos, según la eficacia de su fuerza poderosa, que desplegó en Cristo, resucitándolo de entre los muertos y sentándolo a su derecha en el cielo, por encima de todo principado, potestad, fuerza y dominación, y por encima de todo nombre conocido, no sólo en este mundo, sino en el futuro

Y todo lo puso bajo sus pies, y lo dio a la Iglesia como 

cabeza, sobre todo.

 Ella es su cuerpo, plenitud 

del que lo acaba todo en todos.

Pero Dios, rico en misericordia, por el gran amor con que nos amó, estando nosotros muertos por los pecados, nos ha hecho vivir con Cristo

 -por pura gracia estáis salvados-, 

nos ha resucitado con Cristo Jesús y nos ha 

entrado en el cielo con él. 

Así muestra a las edades futuras la inmensa riqueza de su gracia, su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.



Porque estáis salvados por su gracia y mediante la fe. Y no se debe a vosotros, sino que es un don de Dios; y tampoco se debe a las obras, para que nadie pueda presumir.



Pues somos obra suya.

  Nos ha creado en Cristo Jesús, para que nos dediquemos a las buenas obras,

 que él nos asignó para que las practicásemos


A ti Dios









    







Así pues, alabemos a Dios en todo tiempo...con nuestra vida


Te Deum


A ti, oh Dios, te alabamos,

a ti, Señor, te reconocemos.

A ti, eterno Padre,
te venera toda la creación.

Los ángeles todos, los cielos
y todas las potestades te honran.

Los querubines y serafines
te cantan sin cesar:

Santo, Santo, Santo es el Señor,

Dios del universo.


Los cielos y la tierra

están llenos de la majestad de tu gloria.

A ti te ensalza
el glorioso c
oro de los apóstoles,
la multitud admirable de los profetas,
el blanco ejército de los mártires.

A ti la Iglesia santa,
extendida por toda la tierra,
te proclama:

Padre de inmensa majestad,
Hijo único y verdadero, digno de adoración,
Espíritu San
to, Defensor.

Tú eres el Rey de la gloria, Cristo.

Tú eres el Hijo único del Padre.

Tú, para liberar al hombre,
aceptaste la condición humana
sin desdeñar el seno de la Vir
gen. .......................

----------------



Y fundó  a su Iglesia, la "convocación" de los

 salvados por Cristo, el cajal de su Pueblo.

.........


"sobre esta piedra edificaré mi Iglesia" Mt 16, 18.

1. En esta catequesis, a modo de introducción a la eclesiología, quiero hacer un breve análisis del nombre de la Iglesia, tal como nos llega del Evangelio o, mejor aún, de la palabra misma de Cristo. .

Ahora bien, sabemos por el evangelio de Mateo que cuando Jesús anunció la institución de "su Iglesia" en respuesta a la confesión de fe de Pedro, ("sobre
 esta piedra edificaré mi Iglesia": Mt 16, 18), se sirvió de un término cuyo uso común en aquel tiempo y su presencia en diversos países del Antiguo 
Testamento nos permite descubrir su valor semántico.. 


2. Tanto el termino hebraico qahal como el griego ekklesia significan "reunión", "asamblea". Ekklesia tiene relación etimológica con el verbo kalein, que significa "llamar".

 En el lenguaje semítico, la palabra tenía prácticamente el significado de "asamblea" (convocada), y en el Antiguo Testamento se usaba para designar a la "comunidad" del pueblo elegido, especialmente en el desierto (Cfr. Dt 4,10; Hech 7, 38).

..... También Jesús usa este término para hablar de "su" comunidad mesiánica, la nueva asamblea convocada por la alianza en su sangre, alianza anunciada en el Cenáculo (Cfr. Mt 26, 28). 

-....). Es una pertenencia y una relación con Dios completamente particular, fundada en la Alianza estipulada con él y en la aceptación de los mandamientos entregados mediante los intermediarios entre Dios y su pueblo en el momento de su llamada, que la Sagrada Escritura denomina precisamente como el "día de la asamblea" ("jóm haqqahál": Dt 9, 10; 10, 

...
.... como por ejemplo Isaías (deutero), quien a finales del exilio dice a Israel en nombre de Dios: "No temas, que yo te he rescatado, te he llamado
 por tu nombre: tú eres mío" (Is 43, 1 ). Como si quisiera anunciar que en virtud de la Antigua Alianza intervendrá pronto para liberar a su pueblo. 


..... Eso explica el lenguaje de la Biblia, cuando llama a Israel "comunidad de Dios", "qehal Elohim" (Cfr. Neh 13, 1); y, más a menudo, "qehal Yahvéh" (Cfr. Dt 23, 2. 4. 9).

 Es la conciencia permanente de una pertenencia fundada en la elección de Israel que Dios hizo en primera persona: "Seréis mi propiedad personal entre todos los pueblos ( ). Seréis para mí un reino de sacerdotes y una nación santa" (Ex 19, 5.6). 


........... Por eso, también en la versión griega de los Setenta se encuentra traducida por "ekklesia tou Kyriou": podríamos decir "la Iglesia del Señor". 



.... San Pablo habla a menudo de "Iglesia de Dios" (Cfr. 1 Cor 1, 2; 10, 32; 15, 9; 2 Cor 1, 1; Gal 1, 13),o de "Iglesias de Dios" (Cfr. 1 Cor 11, 16; 1 Tes 2, 14; 2 Tes 1, 4). De este modo destacaba la continuidad entre el Antiguo y el Nuevo Testamento, hasta el punto de llamar a la Iglesia de Cristo "el Israel de Dios" (Gal 6, 16)..................


6. Este desarrollo progresivo del lenguaje atestigua que en las primeras comunidades cristianas se aclara gradualmente la novedad encerrada en las palabras de Cristo:

 "Sobre esta piedra edificaré mi Iglesia" (Mt 16, 18).
 

A esta Iglesia se aplican ahora, con sentido nuevo y mayor profundidad, las palabras de la profecía de Isaías:

 "No temas, que yo te he rescatado, te he llamado por tu nombre; tú eres mío" (43, 1).

La "convocatoria divina" es obra de Jesucristo, Hijo de Dios encarnado;
 funda y edifica "su", Iglesia, como "convocatoria de todos los hombres
 de la Nueva Alianza". 


Elige el fundamento visible de esta Iglesia y le confía el mandato de gobernarla. 

Por tanto, esta Iglesia le pertenece 
y seguirá siendo siempre suya. 

Ésta es la convicción de las primeras comunidades cristianas y ésta es su fe en la Iglesia de Cristo. -.......


------- Como dice san Pablo: "Ya no hay judío ni griego; ni esclavo ni libre; ni hombre ni mujer, ya que todos vosotros sois uno en Cristo Jesús" (Gal 3, 28). 

9. Por último, el objetivo de la convocación es un destino escatológico, porque el nuevo pueblo está completamente orientado hacia la comunidad celestial, como sabían y sentían los primeros cristianos: 

"No tenemos aquí ciudad permanente, sino que 

andamos buscando la del futuro" (Hb 13, 14).

 "Somos ciudadanos del cielo, de donde 

esperamos como Salvador al Señor Jesús" (Flp 3, 20). ............................

--------------------------------------
enlaces:




------------------------------------



.....sigue Te Deum........

...Tú, rotas las cadenas de la muerte, 
abriste a los creyentes el reino del cielo.

Tú te sientas a la derecha de Dios 
en la gloria del Padre.

Creemos que un día 
has de venir como juez.

Te rogamos, pues, 
que vengas en ayuda de tus siervos, 
a quienes redimiste con tu preciosa sangre.

Haz que en la gloria eterna 
nos asociemos a tus santos......

-----Salva a tu pueblo, Señor, 
y bendice tu heredad.

Sé su pastor 
y ensálzalo eternamente.

Día tras día te bendecimos 
y alabamos tu nombre para siempre, 
por eternidad de eternidades.


Dígnate, Señor, en este día 
guardarnos del pecado...

-----------










...Ten piedad de nosotros, Señor, 
ten piedad de nosotros.

Que tu misericordia, Señor, 
venga sobre nosotros, 
como lo esperamos de ti.

En ti, Señor, confié, 
no me veré defraudado para siempre.





Y  termino con lo que lo que expresa el C.Vat.II 
...sobre el quehacer de la iglesia...


La Iglesia, persiguiendo la finalidad salvífica que es propia de ella, no sólo comunica al hombre la participación en la vida divina, sino que también difunde, de alguna manera, sobre el mundo entero la luz que irradia esta vida divina, principalmente sanando y 

elevando la dignidad de la persona humana, 

afianzando la cohesión de la sociedad y 

procurando a la actividad cotidiana del hombre un 

sentido más profundo, al impregnarla de una 

significación más elevada.



 Así la Iglesia, por cada uno de sus 

miembros y por toda su comunidad, cree 

poder contribuir ampliamente a humanizar 

cada vez más la familia humana 

y toda su historia.



 

Big ..... cálculos erroneos




























ĉ
Antonio Todoli,
10 feb. 2011 23:58
ĉ
Antonio Todoli,
10 feb. 2011 23:58
ĉ
Antonio Todoli,
10 feb. 2011 23:58
ĉ
Antonio Todoli,
10 feb. 2011 23:58
ĉ
Antonio Todoli,
10 feb. 2011 23:58
ċ
Resurrteccion-JPII.mht
(225k)
Antonio Todoli,
10 feb. 2011 23:58
Ċ
Antonio Todoli,
10 feb. 2011 23:58
Comments