Acerca de "Ariel"


Diana Marcela Arcos Montenegro

JOSÉ ENRIQUE RODÓ: "ARIEL"

 

  

Y entonces, la esencia de la juventud, se la llevo el letargo absurdo y absoluto , que se posó en cada uno de sus corazones y sus cabezas, el sueño se apodero de sus conciencias formando así un espíritu negativo, tan estrecho, pero tan estrecho que lograba oscurecer la visión, ocultando al astro sol, para seguir el camino…¿ Dónde está la juventud ?, cuando me asomo a la ventana de mi Colombia sólo veo ancianos desgarrados y  empobrecidos en el alma, que solo buscan que la amable tiniebla acabe perforando sus ansias, para poderse realizar, ancianos que pueblan las calles, ancianos en la secundaria, donde la queja horrorizante de sus adentros  se manifiesta para recordarnos que ya es hora de invitar a la juventud a que pueble nuestro ser…

Diana Marcela Arcos

  

INTRODUCCIÓN

 

COMENTARIO DEL TEXTO FILOSóFICO

 

El análisis de un texto, es como una conquista… Cuando nos enfrentamos por primera vez al texto, podemos pensar que es de una terrible incomprensión, ò que su lectura es rápida y sin mayores dificultades para entenderlo; sin embargo al paso del tiempo, aparecen en sus adentro nuevos tipos de interpretaciones que nos darán un mejor panorama de lo leído. En ocasiones el texto nos envuelve con su lenguaje, con las figuras literarias que nos pueden llevar por diferentes caminos, de nuestro amor dependerá la capacidad para vislumbrar el contenido, el verdadero contenido que aunque esté engalanado, vestido de fiesta ò  de amargura, oculta el verdadero significado; muchos podrán decir que ese amor es negativo ò quizás muy favorable para nuestro espíritu, pero allí ha de ser donde nuestra objetividad juegue un papel muy importante. Es nuestra percepción, pero contextualizada; tiempo, espacio y escritura, al final la decisión es nuestra, es hora de casarse o de divorciarse, para buscar nuevos rumbos y amores en las letras , este amor que nos seduce, que nos invita, que nos hace amar  de verdad  cada día .

 

MODELO DE INTERPRETACIÒN

 

Contextualización del autor y de la época

Ideas Centrales

(Tesis fundamentales )

Deducciones

Comparación

Crítica

Vigencia del texto y del autor. Aportes en la actualidad

Es necesario saber cuales eran las influencias más próximas al pensamiento del autor, su contexto histórico, social y político, para tratar de vislumbrar los motivos que lo llevaron a escribir la obra.

 

*Biografía; Formación familiar, académica, otros textos escritos

*Principales    fuentes ideológicas

*Escenario histórico

Teniendo en cuenta, el tema a tratar se debe ubicar las ideas más fuertes que se plasman en la obra.

*Ideas primarias

*Razones que apoyan  las ideas, principales.

Posibles conclusiones que se pueden tomar de las afirmaciones dadas.

Analizar otro tipo de textos referentes al tema planteado;

 

 

 

 

 

Toda obra es susceptible a la crítica, si se tienen en cuenta elementos como el contexto, las ideas centrales, las deducciones, la comparación;

Es así como a través de la crítica podremos mostrar nuestra postura.

 

Analizar, los textos actuales, que tienen relación ò algún tipo de semejanza con la obra trabajada, para sacar nuestras propias deducciones, a partir del análisis crítico y propositivo.

 

               I.      Contextualizaciòn del autor y de la época; Para  lograr acceder a una comprensión cercana a la original es necesario conocer elementos básicos como; cuál fue la formación intelectual del autor, sus principales fuentes ideológicas, su trasegar como escritor, los rasgos más significativos que pudieron llegar a configurar su pensamiento. De otra parte también es necesario analizar el contexto social donde vivió el autor, qué tipo de  situaciones se encontraban vigentes en el proceso de  la elaboración o planteamiento de la obra, qué ocurría en el espacio geográfico del autor y cual era el contexto mundial.  De esta manera se puede determinar el lenguaje utilizado, su  línea de pensamiento, su  originalidad, su impacto social y los detractores de la época.

           II.      Tesis Fundamentales; tras la Contextualizaciòn, es necesario leer la obra e identificar, según nuestra percepción cuáles son las tesis fundamentales que se proponen,  y organizarlas según la importancia dentro de el desarrollo del tema planteado en la obra.

            III.      Tras analizar sus principales presupuestos ideológicos, será necesario hacer un texto teniendo en cuenta las principales tesis con sus respectivas fundamentaciones y posteriormente realizar un escrito que  destaque su ideario en una forma sistemática y clara.

         IV.      En la comparación, es ineludible analizar otro tipo de texto referente al mismo tema, teniendo en cuenta la línea del pensamiento, es así que se hace necesario consultar uno texto que maneje  tesis similares y otro tipo de textos que detracten  ò muestren diferentes posibilidades a las planteadas en el escrito a trabajar. La comparación tiene como utilidad tener una visión más amplia del tema a trabajar para, tras tener diferentes opiniones realizar las propias deducciones.

           V.      La critica, no pretende destruir hipótesis o reafirmar ideas plasmadas, el objetivo de esta es comprender el universo de la obra para así poder dar un punto de vista desde la objetividad y el respeto , para poderlo dar a conocer y así mostrar nuevas posibilidades de comprensión

         VI.      Vigencia del texto y del autor. Aportes en la actualidad, Analizar y tener una visión general sobre los actuales estudios sobre la obra, conferencistas, artículos pueden ser de gran utilidad para visualizar la repercusión del pensamiento planteado; además de su vigencia como aplicabilidad a un contexto determinado.

 

DESARROLLO DEL MODELO PLANTEADO

 

CONTEXTUALIZACIÒN DEL AUTOR Y DE LA ÉPOCA…

José Enrique Rodó

(1871-1917)

“José Enrique Rodó: (1872-1917). Filósofo, educador y
ensayista uruguayo nacido en Montevideo. Su visión de
una unidad americana, inspirada en su lema reformarse
es vivir, es recurrente a lo largo de toda su
producción.
Voraz lector, educador y activista político, Rodó
fundó en 1895 la Revista Nacional de Literatura y
ciencias Sociales. Se desempeñó como profesor en la
universidad Nacional de Montevideo. Fue director de la
biblioteca Nacional de Uruguay y miembro de la Cámara
de Diputados.
su obra maestra, Ariel (1900), es una advertencia
contra la materialidad del mundo y así mismo un
llamado a la espiritualidad y la moralidad. Alarmado
por la decadencia materialista de Los Estados Unidos,
Rodó clama por un idealismo 
Latinoamericano.
Ariel, considerado un verdadero evangelio ético, le
otorga a Rodó reconocimiento internacional. Otros
trabajos incluyen: Motivos de Proteo (1908) y El
mirador de Próspero (1913).”

 

En sus primeros años tuvo una educación religiosa firme o tibia, su paso por la escuela Elbio Fernández, y sobre todo el ingreso a la universidad de entonces para iniciar un bachillerato que no terminó, dejan al joven Rodó, como a tantos otros en su generación marcado por la moda académica de aquellos años; el positivismo. Un positivismo que como el mismo recordaría después ni siquiera poseía.

 

 

Escenario Histórico

 

José enrique Rodó, pertenece al movimiento literario modernista, del que hacen parte personajes de gran renombre como; Rubén Darío, José Julián Martí, Julián de Casal, Manuel Gutiérrez, José Asunción Silva. Este movimiento surge a la par, del crecimiento de las ciudades americanas, en su proyecto de identidad y de grandes proyecciones económicas, donde se hace apertura de la América, al mundo, existe el deseo constante de volver a las raíces, pues se avecina  una colonia que será aún más implacable, existe el deseo de añoranza, donde se combinan aspectos idealistas y prácticos ; una invitación al platonismo “ El neoplatonismo “…De otra parte este movimiento se gesta en la disputa entre Estados  Unidos y España por las últimas colonias en Centroamérica, por éste motivo surge la generación del 98, fecha donde  sucede el terrible acontecimiento donde la Isla; llave de América, inicia su proceso de lucha en contra del nuevo imperio “Estados Unidos” y su abrasadora dominación.

Rodó en su ensayo, muestra una escritura esbelta, de metáforas que recrean y ejemplifican las situaciones planteadas. Los personajes que conformaron la generación del 98, tuvieron una fuerte incidencia, de  las culturas Griega y Romana, que son piso ideológico del discurso a la juventud, pues durante el alocución a sus pupilos, el sabio Prospero, retoma la figura de Ariel, el personaje alado de figura  hermosa, donde se reúnen el genio, y la idea griega .Los modelos franceses imperaban,  por ello;

“los escritores buscaban nuevas referencias culturales en la contemporánea poesía francesa: Charles Baudelaire y su descubrimiento de la “horrenda belleza”, sucia y efímera, de la moderna ciudad industrial; Arthur Rimbaud, el cual, lo mismo que el estadounidense Walt Whitman, hallará que la vida industrial es un nuevo género de hermosura; Paul Verlaine y su culto al Parnaso, como el lugar donde viven y escriben los aristócratas de las letras; Stéphane Mallarmé, quien proclama la nueva poética del símbolo, es decir, de las combinaciones que el lenguaje formula a partir de su propia musicalidad y su estricta matemática, a la manera del antiguo pitagorismo.”[1]

 

Los pensadores positivistas mostraron una línea de pensamiento caracterizada por el Krausismo, con Francisco Giner de los Ríos. Esta escuela les proporcionó el ideal de la enseñanza libre, de mente abierta capaz  de concebir, una sociedad más ética y más justa.

 

Se muestra una fuerte reacción contra el positivismo  y se evoca el neoplatonismo que se manifiesta a lo largo del Ariel.

 

Existe una oposición marcada frente al pensamiento anglosajón; los representantes de la generación del 98, evocan en América la fuente de sus esfuerzos, de sus pensamientos y de sus acciones, tomando el ideal de Americanismo, retomado entre otros, del libertador  Simón Bolívar.

 

Personajes citados en la Obra

 

Dentro del ensayo, se mencionan constantemente personajes que influyeron en el discurso de Próspero a sus estudiantes, según la información de ellos, se puede deducir parte del acervo intelectual  de Rodó.

v     Shakespeare 

Incide de forma crucial, en el escrito de Rodó y aunque con anterioridad se había citado a Ariel y a Calibán, fue el talante de Rodó, quien logro dar una nueva encarnación a los personajes de la obra de Shakespeare. En el Ariel Rodaniano, se muestra a un maestro, Prospero, quien libera y da a conocer a su numen, quien tendrá las facultades de un ave esbelto, idealizado pero a la vez terreno , con grandes dosis de racionalidad y practicidad medida, en donde la bondad, el respeto y el deseo de sabiduría se recrean día por día.

 “La tempestad (hacia 1611), una tragicomedia a través de cuyo desenlace se pueden comprender los beneficiosos efectos de la alianza entre la sabiduría y el poder. En esta obra, Próspero, duque de Milán, expulsado de su reino por su hermano y condenado al exilio en una lejana isla, utiliza sus poderes mágicos para confundir al usurpador de su ducado y crear una relación de amor entre su propia hija, Miranda, y el hijo del rey de Nápoles, cómplice del golpe de Estado.” (Calibán)[2].

 

Anteriormente a la publicación del Ariel Rodoniano, Rubén Darío, en una de sus obras retomó la imagen de Calibán, de Próspero y de Miranda, pero en esta ocasión era prospero un mago manipulador, que con su magia, logró reducir a Calibán; sin embargo es éste, el personaje que se adapta a las circunstancias y tiene la capacidad de aprender para sacar el mejor provecho de su situación ; según este contexto , se podría decir qué Calibán es América, la tierra que ha sido manipulada a través de los años y que ahora en su aliento de renacer toma nuevos rumbos, aprendiendo de sus tragedias históricas. Es así que la versión del Ariel a cargo de Rodó tiene una nueva significación dónde existe un sabio maestro, que es prospero el hombre que alberga la confianza en sus discípulos y guarda fiel confianza en los libros; amigos perfectos en el acompañamiento de un ser racional, que sabe dominar sus emociones, logrando una integridad en su ser, capaz de guardar cierta originalidad, para identificar a la nueva América.

 

v     Ernest Renan (1823-1892)

Otro de los personajes, que retoma gran importancia durante la obra es Renan, del cual constantemente se citan frases y se sigue un sabio precepto.

 

“filólogo e historiador de la religión francesa, nacido en Trégueer (Côtes-du-Nord), bretón como Chateaubriand y Lammenais que tanto influyeron en la conformación de la sensibilidad religiosa del siglo XIX. En su juventud estudió para ordenarse como sacerdote católico, pero luego rompió con la Iglesia. Su famoso libro Vida de Jesús (1863), primera parte de su Historia de los orígenes del cristianismo (ocho volúmenes, 1863-1883), originó una gran controversia en Francia por su punto de vista heterodoxo. En estas obras se intentaba recuperar el sentido de la historia abandonando toda idea de "misterio" y aceptando sólo los hechos científicamente explicables. En 1878 ingresó en la Academia Francesa y en 1883 fue nombrado director del Colegio de Francia, cargo en el que permaneció hasta su muerte. Entre sus numerosas obras se encuentran Recuerdos de la infancia y la juventud (1883), en la que evoca su ruidosa crisis espiritual, e Historia del pueblo de Israel (cinco volúmenes, 1887-1893). Fue el primero en abordar la religión desde una perspectiva racionalista y humanista, aplicando los descubrimientos históricos de su época.”[3].

 

Rodó, evoca al espiritualismo, a la concepción de un Jesús, puro, hermano, solidario, capaz de distinguir entre lo bueno y lo mano, capaz de seleccionar a las personas que junto a él, emprendería la tarea de la civilización. Rodó es espiritual, seguidor de la Iglesia primitiva, más no de las costumbres de la iglesia y de los ritos que le son ajenos a su teoría, en éste aspecto se podría evocar al apóstol José Julián Martí, quien también tuvo su formación en la escuela  Krausista , una formación cristiana de inicios familiares y que a lo largo de su obra se fue afianzando; esta formación provocó su carácter filantrópico y americanista, donde se reconocía igual que sus congéneres, en busca de la dignificación del hombre y de las razas en general.

Dentro de los otros autores y escuelas citadas constantemente en la obra, se encuentran:

 
v     Goethe Johann Wolfgang von Goethe (1749-1832). 
v     Jean-Marie Guyau. 
v     Jules Michelet (1798-1874), escritor e historiador francés especialista en la Revolución Francesa.
v     Jesús de Nazaret. 

v     Ascetas;  El vocablo, en su acepción más pura, se usa para indicar el esfuerzo que realiza el creyente para purificarse y estar así más próximo a la divinidad. Por lo tanto, ascetas los hay en todas las culturas religiosas.

v     Estoicos; De acuerdo con los estoicos, el alma humana es una manifestación del logos. Mantenían que vivir de acuerdo con la naturaleza o la razón es vivir conforme al orden divino del universo. La base de la ética estoica es el principio, proclamado antes por los cínicos, de que el bien no está en los objetos externos, sino en la condición del alma en sí misma, en la sabiduría y dominio mediante los que una persona se libera de las pasiones y deseos que perturban la vida corriente. Las cuatro virtudes cardinales de la filosofía estoica son la sabiduría, el valor, la justicia y la templanza, una clasificación derivada de las enseñanzas de Platón.

v     Augusto Comte.
v     Montaigne Michel de Montaigne  (Francia, 1533-1592)
v     Cleanto
v     Ralph Waldo Emerson (1803-1882).
 

José  Enrique Rodó, utiliza pasajes de  escritos relacionados con Francia, con movimientos revolucionarios, o con escuelas filosóficos que tienen una concepción de  Dios, diferente, unida, a la utilización de la razón, en algunos casos y en otras una religión pura, casta, de limpieza y solidaridad, como entrega total. Existen otros autores y escuelas, que se mencionan en repetidas ocasiones como; Puritanismo, Taine, Bourget, Andrés Cornelis, Charles Morice, Carlyle, Tocqueville, Bagehot, Herbert Spencer, Edgard Quinet.

 

IDEAS CENTRALES…

 

Ariel:

Rodó, lo escribió a los 28 años. Publicado por primera vez en 1900. Ariel es un personaje de la Tempestad Shakesperare. Opone la lucha entre la democracia utilitaria (Calibán) y los valores espirituales (Ariel), entre el materialismo vulgar  y el idealismo estético, entre el hedonismo igualitario y la devoción a la ciencia y a la cultura…

“Ariel, genio del aire, representa, en el simbolismo de la obra de Shakespeare  la parte noble y alada del espíritu. Ariel es el imperio de la razón y el sentimiento sobre los bajos estímulos  de la irracionalidad; es el entusiasmo generoso, el móvil alto y desinteresado en la acción, la espiritualidad de la cultura, la vivacidad y la gracia de la inteligencia, el termino ideal a que asciende la libertad humana, rectificando en el hombre superior los tenaces vestigios de Calibán, símbolo de sensualidad y de torpeza. Ariel; triunfante, significa idealidad y orden en la vida, noble inspiración en el pensamiento, desinterés en moral, buen gusto en arte, heroísmo en la acción, delicadeza en las costumbres. “[4]

 

 

  • El texto está dirigido a la juventud de América

 

La juventud, no solo se encuentra en los seres humanos, adolescentes en inicios de su etapa universitaria; la juventud, hace referencia a la fuerza interna; la misma que hace a los seres, despiertos, atentos, entusiastas, originales, cándidos  en busca de nuevos conocimientos y emociones. “La juventud, que así significa  en el alma de los individuos  y de las generaciones, luz, amor, energía, existe y lo significa también  en el proceso evolutivo de las sociedades. De los pueblos que sienten y consideran la vida como vosotros, serán siempre la fecundidad, la fuerza, el dominio del porvenir “[5]

 

  • “Es necesario, despejar a la enseñanza de toda ingrata austeridad”[6].
  •  La educación debe posibilitar en los seres humanos, un desenvolvimiento de sus facultades, de sus virtudes. Debe infundir el amor por el cultivo propio, no restringiendo al aprendizaje a un solo arte, sino a varios, que posibiliten en él, un espíritu abierto, ávido de conocimiento…de saber.

 

  • Dentro de cada uno de los seres vivos, habita una fuerza interior.

Que debe ser  expuesta a la luz; un tesoro alberga el interior de cada individuo, una virtud, que debe ser trabajada y tallada constantemente para pulir y dejar ver, el auténtico tesoro  que oculta el aparente brillo. “La humanidad viste otra vez sus galas nupciales para esperar las realidad del ideal soñado con nueva fe, con tenaz y conmovedora locura” [7]

 

  • Añoranza del espíritu Griego. Rodó enfatiza constantemente en el anhelo de tomar a la cultura griega como modelo, guía para la formación de la humanidad  americana, ejemplo de labranza del pensamiento, de la vida social jerárquica, del cultivo de las virtudes en el más amplio sentido. “Cuando Grecia  nació, los dioses le regalaron el secreto de su juventud Inextinguible. Grecia es el alma joven.[8] La perfección de la moralidad humana consistirá en infiltrar el espíritu de la caridad en los moldes de la elegancia griega.

 

  • Evocación constante del cristianismo primitivo; exaltación de las comunidades cristianas primitivas, modelo de la felicidad candorosa e ingenua alegría de vivir. (Rodó no es creyente, pero estima al cristianismo por promover el amor entre los humanos).

 

  • Constante sentido de confianza y seguridad por las generaciones venideras, en las que se manifieste una resurrección de energías. “Vigías del destino de América “[9]

 

  • “Hay una profesión universal, que es la de ser hombre”[10], aunque cada uno de los seres se especialice en artes diferentes, existe una profesión sublime, que es, la de ser verdaderamente humanos, orientados por el deber, por la moral, por el cultivo de lo hermoso en el interior y en el exterior, por el respeto a la diferencia.

 

  • Los espíritus estrechos, a los cuales debemos hacer acometimiento y huir de su mala influencia, se distinguen por  la intolerancia, el exclusivismo y el desborde de las pasiones. Los espíritus estrechos, son aquellos que no tiene una visión amplia del mundo y cierran su conocimiento a un exclusivo saber.

 

  • Es necesario el cultivo de lo ideal y de lo real; la razón y el instinto, las fuerzas del espíritu y las del cuerpo. (Cada generación debe tener su ideal  y su puesto en la evolución de las ideas. El ideal es una meta que se persigue aunque nunca se alcanza). Rodó hace énfasis en el cultivo de la belleza interior y aunque también, hace énfasis en el cultivo de la estética y la apreciación que nos permite distinguir lo bello de lo feo; su ensayo tiene una fuerte directriz y es el camino hacia el cultivo interno, el ocio secreto que nos lleva a un perfeccionamiento moral, el cultivo por la inteligencia y el respeto por los demás.

 

  • Negación del utilitarismo y el materialismo. (A la concepción estética de la vida racional se opone la visión utilitaria que explica toda actividad humana por el interés). El espíritu  utilitario, afirma, es hoy representado por la democracia estadounidense, que realiza entre nosotros una suerte de” conquista moral “. Con su ataque  al utilitarismo y al materialismo, no hace énfasis en el imperialismo sino, de una deslatinización que se da  por la imitación. “La Nordomanìa “.

 

  • Cada ser humano debe cultivar su reino interior, dedicar tiempo y espacio para la recreación íntima. Es necesario el ocio. “vida interior, donde tiene su ambiente  propio todas las cosas  delicadas y nobles que, a la intemperie de la realidad, quema el aliento de la pasión  impura y el interés utilitario proscribe “. El ocio para Rodó, no simboliza aquel  tiempo perdido, sin mayor productividad. El significado de Ocio, es mucho más amplio, es el espacio para la recreación interior, el momento preciso para hacer un pare en el camino y realizar un ejercicio interior que nos permita perfeccionar nuestro espíritu.

 

  • El cultivo del  sentimiento por lo hermoso; hace referencia  al Cultivo de la moral y la estética. “Yo creo indudable que el que ha  aprendido  a distinguir de lo delicado lo vulgar, lo feo de lo hermoso, lleva hecha media jornada para distinguir  lo malo de los bueno “[11]

 

  • Critica a la democracia; “Sobre la democracia  pesa la acusación de guiar a la humanidad, mediocrizàndola, a un sacro imperio del utilitarismo “[12] Es necesaria la jerarquía; Rodó está de acuerdo con el gobierno de los mejores, pues de esta manera se puede conducir a las Repúblicas a una forma de gobierno racional, medida por la capacidad y el conocimiento; donde el Estado sea el medio catalizador, que permita a los ciudadanos especializarse en diferentes artes, según sus capacidades. Sin embargo Rodó, sabe muy bien que en su época domina la democracia, y ya que no se puede ir en contra de ella, se debe hacer lo posible para que ésta sea de mayor provecho para la población. En la democracia se vive y se debe convivir en ella.

 

  • La  Nordomanìa, niega la posibilidad de afianzar la  personalidad en Latinoamérica.

 

  • Rodó hace un tributo caballeresco a Estados Unidos, país de Realización de la Libertad, la educación popular, el principio federativo, el culto al trabajo, la religiosidad, la energía espiritual, la práctica de asociación, el progreso técnico , el cultivo de la salud. “La vocación dichosa de la acción” y la voluntad. En su  discurso el maestro no olvida los grandes avances  de la cultura  norteamericana, sin embargo hace notar que le hace falta mucho para en verdad ser un ejemplo de sociedad armónica,  plantea que les hace falta la chispa y la capacidad para la recreación interior, que les permita mejorar su espíritu, por encima del materialismo y el positivismo. Durante el ensayo más que referirse a  Norteamérica, hace referencia  al pueblo Ingles.

  

COMPARACIÒN…

 

Crítica

José Enrique Rodó, jugó un papel muy importante dentro de los modernistas, su capacidad y su visión lo destacan en su época como un hombre con sentido humanista, capaz de vislumbrar los problemas que hoy por hoy aquejan en palabras de Martí a nuestra América; un imperialismo absurdo que carcome las entrañas de nuestro deshabitado suelo, carente de almas jóvenes, capaces de renovar sus pensamientos en pro del mejoramiento de la calidad de vida.  El Ariel  es una Ilustración muy bien lograda para los jóvenes, se ha reconocido su  trabajo como el del primero, en dedicar y tener en cuenta una población que no había tenido mayor repercusión en el contexto revolucionario independentista.

 

Dentro de las críticas realizadas a su obra se encuentra la que dice que su trabajo se realizó  en forma experimental, (a menudo incurre inocentemente en un tono pedante, doctoral, provinciano. Quizás se dejó tentar, después de todo, por la pesada retórica burguesa y cívica de fin de siglo y esto, junto con el cóctel modernista , ha vuelto su lectura indigesta ),su trabajo fue realizado cuando aún no tenía 30 años, su concepción por largo rato fue antimodernista, pero fue su relación con Rubén Darío, que en un principio fue de rechazo y poca asimilación al no considéralo el  poeta de América , la que incidiría en su radical cambio de concepción , donde se presenta a un Rodó afianzado en el  americanismo .

“Se ha criticado fuertemente su eclecticismo (aparentemente otro lastre de Renàn).Dentro de la obra se citan a varios autores,  no se casa con ninguna teoría y en ocasiones se torna confuso y poco coherente.

Un vació de Ariel  es la ausencia del Indio. Es una excusa a medias que Rodó viviera en un país en que la población indígena ya no existía y no hubiera tenido la fuerte presencia demográfica y cultural que es típica en gran parte de América Latina. Sugiere que veía positivamente la desaparición de las diferentes etnias por medio de una benévola asimilación. Rodó no creía bueno que se borraran las distinciones culturales, pero en el interior de la América “nuestra si “. Los indios no entran en Ariel, porque esta pensando sobre la base de una  Homogénea identidad hispanoamericana”.[13]

 

Algunas concepciones afirman que Ariel es una obra dirigida  a una clase elitista, la juventud de Rodó es aquella que tiene la posibilidad de ingresar a una universidad, de Ilustrarse, de recrearse en lo bello, en las obras de arte, una población cuya formación amerita una clase social bastante alta que propicie una excelente educación. De  otra parte respecto al Ocio, la pregunta es ¿Como los obreros de América pueden destinar un tiempo para contemplar y mejorar su espíritu, cuando sus tareas le impiden hasta dedicarle tiempo a sus familias; la explotación y el trabajo en exceso rezaga a una población condenada a la servidumbre .

¿Qué tipo de población, es la manifestada en el discurso del viejo Prospero?

Aún está inconclusa la respuesta.

¿Qué tipo de originalidad maneja el discurso Rodoniano?  Está claro que no existe un rechazo hacia Estados Unidos, su crítica expresa, está en contra de los espíritus estrechos, en contra de aquellos seres imposibilitados para modificar sus pensamientos, incapaces de recrearse en la belleza interior y exterior, con una desvanecida perspectiva acerca de que el mejor gobierno ha de estar en manos de los mejores.

Entre otros aspectos en los que se resalta el espiritualismo, la ciencia, el idealismo y la razón, evocando siempre el espíritu griego, surge otra inquietud… ¿De qué originalidad se puede hablar?, cuando se toma ya un modelo, cuando se niega el robo de originalidad y de personalidad a la América por parte de los Estados Unidos, cuando se está añorando un pasado, que no es propio de la cultura latinoamericana.

En fin surgen muchísimas inquietudes que en verdad resultan un poco difíciles de responder, más aún cuando se mira desde la óptica actual. Sin embargo a título personal puedo destacar la obra de Rodó como una verdadera batalla literaria, que recrea y aunque tiene un sentido fijo en cada uno de los capítulos en los que se desenvuelve la obra, hace énfasis en aspectos de los cuales se desprenden muchas enseñanzas; nos recrea entre cuentos, metáforas, y palabras que salen del corazón.

 

DEDUCCIONES Y VIGENCIA…

 

Lastimosamente  el panorama actual es la muestra más triste de todas las visiones de nuestros grandes hombres, esos que de verdad valían la pena. Nuestra tierra está tan pobre que como decía Fernando González Ochoa ni siquiera se producen revolucionarios, es triste, saber que estamos allí dentro, en la masa sin forma. Existen muchas críticas frente al pensamiento de Rodó, sin embargo en la actualidad ¿quien  tiene la elegancia, y el corazón  para escribir de esa manera?…Rodó incluyó por primera vez en los discursos, a la población más valiosa de nuestra América ; la juventud es la esencia, y más aún hoy cuando no hay jóvenes sino ancianos que pueblan las calles, ¿ Será falta de Rodó ?, es falta de conciencia, de autonomía, de respeto por si mismo y por lo demás…falta de mucho Rodó…ese tiempo que hay que dedicar para si mismo, ese tiempo sagrado que se debería emplear a lo largo de la vida, para verificar la productividad de nuestras acciones, ese tiempo que es tan necesaria y que no existe en nuestro afán , en nuestro materialismo absurdo, que no permite un tiempo de paz, donde verdaderamente seamos libres.

 El maestro Guadarrama considera a Rodó como un humanista ejemplar, que vislumbró el problema de la Nordomanìa. El problema de nuestra naciones es la ausencia de un modelo auténtico que brote de nuestra propias entrañas. Alguien  me decía ; este año me llevo el premio porque el rendimiento académico de mi salón fue el mejor, de otra parte fui la maestra  a la que los padres menos pensiones deben y yo le respondí, en mi salón reprobaron ocho, entre ladrones, drogadictos, alcohólicos, pasaron 32, y sus padres, pocas veces saben qué pasan con sus vidas, tengo madres de familia prostitutas y otras que no se comprometen con sus hijos, porque dicen que el deber de ellas, se limita a darles de comer y lavarles la ropa.

¿Qué es esto ?... No tiene fundamentación filosófico, no tiene razón; porque es lo más incoherente del mundo, los del sur sufren de miseria, de peligro y los del norte sufren de soledad.  En ocasiones pienso que el problema no solo radica en la juventud sino en todo el sistema que nos envuelve, que nos cohíbe, que no permite exigencia, que no permite la excelencia, que no permite amar. El discurso de Rodó es bello , en ocasiones demasiado idealista para lugares como el nuestro, nuestra América, donde son tan pocos los que logran estudiar, los que logran percibir que el mundo es más que procrear y trabajar en cualquier cosa para comer a diario.

La juventud como decía el maestro Rodó, no solamente está en los chicos sino en todo aquel de espíritu abierto, capaz, amante del conocimiento, de la verdad y la justicia, una juventud que no permitiría alianzas como el TLC, que borran fronteras, pero no con un sentido Bolivariano, borran fronteras  para acabar con una cultura autóctona, propia, con un ideal y con unos sueños…La Nordomanìa esta latente y sería triste un día abrir los ojos y ver que nuestro mapa es un nuevo Estado.

Hace falta un nuevo Rodó, que incluya en su discurso a los obreros, a los explotados, a aquellos que  se educan en la vida y en la belleza de un hogar que pocas veces tienen; es cierto que los ideales deben estar presentes, que se deben tener grandes modelos, para perseguir justas causas, sin embargo ahora el modelo está entre nosotros, somos el milagro del mudo donde familias enteras sobreviven con mil pesos semanales. El milagro de la superación  y quizá de la fe, en los que aún pueden hablar…

 

BIBLIOGRAFÌA

 

ZEA Leopoldo- TABOADA Hernán. Compiladores; ARIELISMO Y  GLOBALIZACIÒN. Fondo de Cultura Económica. México .2002.

 GUADARRAMA Pablo. HUMANISMO LATINOAMERICANO. Fondo de Cultura Económica. México 1995.

 


NOTAS:


[1] Biblioteca de Consulta Microsoft Encarta 2005.

[2] Biblioteca de Consulta Microsoft Encarta 2005.

[3] Biblioteca de Consulta Microsoft Encarta 2005.

[4] RODÒ. José Enrique. ARIEL. Colección de Letras. 1997. Medellín Colombia.

[5] Ibíd. Pág. 13

[6] Ibíd. Pág. 16

[7] Ibíd. Pág. 19

[8] . Ibíd. Pág. 20

[9]  .Ibíd. Pág. 26

[10] .Ibíd. Pág. 30

[11]  Ibíd. Pág. 42

[12]  Ibíd. Pág. 54

 [13] Biblioteca de Consulta Microsoft Encarta 2005.

 

[VOLVER]