Instrumentos de Cuerdas


Arpa

En la mayor parte de los casos donde aparece la palabra "arpa" en el AT, los traductores modernos no han comprendido bien los vocablos hebreos y arameos. El arpa de la antigüedad no ha recibido en las traducciones de la Biblia su debido nombre. Las arpas se usaban comúnmente en Mesopotamia 
y en Egipto desde tiempos muy remotos. La más antigua representación de un arpa, un instrumento de once cuerdas, aparece en un relieve de piedra de Lagash (Baja Mesopotamia), que data de antes del año 2000 AC. 


Las arpas mesopotámicas tenían la caja de resonancia en su parte superior, como lo indica el ejemplo de Asiria (Figura 1), 


Figura 1

o en su parte inferior, donde lo tenían todas las arpas egipcias (Figuras 2 y 3).


Figura 2
                    Figura 3

Por lo general, las arpas egipcias eran tan grandes que el músico debía apoyarlas en el suelo para tocarlas. El instrumento musical bíblico que puede compararse con las arpas de Egipto o de Mesopotamia es el que la Biblia hebrea llama נבל [nebel].

En primer lugar, נבל [nebel(que aparece 38 veces en el AT) significa "odre", pero en 27 casos es el nombre de un instrumento musical. 

La RVR traduce ese vocablo 23 veces como "salterio" ("Salterio" es el nombre del instrumento precursor de la actual cítara. Cuando se dice que el nebel era similar al arpa, debiera entenderse mejor que se parecía al arpa paraguaya, instrumento más sencillo y de menor tamaño que el arpa de concierto): 

1 Samuel 10:5; 
2 Samuel 6:5; 
1 Reyes 10:12; 
1 Crónicas 13:8; 15:16; 15:20; 15:28;
16:5; 25:1; 25:6;

2 Crónicas 5:12; 9:11; 20:28; 29:25; 
Nehemías 12:27; 
Salmos 33:2; 57:8; 71:22; 81:2; 92:3; 108:2; 144:9; 150:3), 
y las restantes como 
"vihuela" (Isaías 5:12), 
"arpa" (Isaías 14:11),
 "instrumento" (Amós 5:23) y 
"flauta" (Amós 6:5.

En 13 de las ocasiones en que aparece נבל [nebel, la LXX usa ναβλα [nabla] (1 Samuel 10: 5; 2 Samuel 6: 5; 1 Crónicas 13: 8; 15: 16; 15: 20; 15: 28; 16: 5; 25: 1; 25: 6; 2 Crónicas 5: 12; 9: 11; 20: 28; 29: 25), lo que es sólo una transliteración; pero siete veces la traduce como ψαλτηριον [psaltêrion], "salterio" (Salmos 33: 2; 57: 8; 92:3; 108: 2; 144: 9; 150:3; Isaías 5: 12), y una vez como κιθαρα [kithara], "cítara" (Salmo 81: 2).

En la Vulgata se traduce psalterium, "salterio", 19 veces (1 Samuel 10: 5; 1 Crónicas 13: 8; 16: 5; 25: 1; 25: 6; 2 Crónicas 5: 12; 9: 11; 20: 28; 29: 25; Nehemías 12: 27; Salmos 33: 2; 57: 8; 71: 22; 81: 2; 92: 3; 108: 2; 144: 9; 150: 3; Amós 6: 5); lyra cuatro veces (2 Samuel 6: 5; 1 Reyes 10: 12, Isaías 5: 12; Amós 5: 23) y nablium, tres veces (1 Crónicas 15: 16; 15: 20; 15: 28); pero este vocablo es en realidad una transliteración del hebreo נבל [nebel].

Jerónimo, traductor de la Vulgata, explica que en estos instrumentos la caja de resonancia estaba en la parte superior. De ser así, el arpa de los hebreos se habría parecido al arpa asiria de la figura 1. Su caja de resonancia era redondeada y estaba totalmente recubierto de cuero, por lo cual, según las fuentes rabínicas judías, este instrumento recibió el nombre de נבל [nebel], que en hebreo significa "odre". Las mismas fuentes nos informan que las cuerdas del nebel eran más numerosas y más grandes que las de la lira. En consecuencia, el sonido debía ser más grave.

Josefo, al escribir en el siglo I DC, afirma que este instrumento tenía 12 cuerdas que se tocaban con los dedos. Todas estas observaciones indican que el נבל [nebelde los hebreos sin duda era un instrumento muy similar al arpa. Al estudiar los textos bíblicos que se refieren a este instrumento, se nota que el נבל [nebelse usaba casi exclusivamente con fines religiosos. Los profetas con quienes Saúl se encontró, luego de haber sido ungido rey, llevaban un נבל [nebelentre otros instrumentos (1 Samuel 10:5).

Se los usó en la orquesta de David que acompañó el traslado del arca (2 Samuel 6:5).

En muchos textos aparece como una parte de la orquesta del templo (ver 1 Crónicas 15: 16, 20, 28; Nehemías 12: 27; etc.). 

El salmista exhorta a usar el נבל [nebelpara alabar al Señor (Salmo 150:3).


Cítara

En los Salmos se menciona tres veces un instrumento llamado en hebreo עשור [`asor]. 
La RVR traduce "decacordio":

(1) "Aclamad a Jehová con arpa;
Cantadle con salterio y decacordio
(Salmo 33:2).

(2) "En el decacordio y en el salterio,
En tono suave con el arpa." 
(Salmo 92:3).

(3) "Oh Dios, a ti cantaré cántico nuevo;
Con salterio, con decacordio cantaré a ti." (Salmo 144:9).

No hay duda de que se trata de un instrumento 
de diez cuerdas, pues la palabra hebrea en cuestión significa básicamente "diez". Pero 
hay diversas opiniones en cuanto a la forma exacta de este instrumento. 

En Salmo 33:2 y 144:9 la palabra עשור [`asor] aparece en seguida de נבל [nebel], "arpa" (RVR: "salterio"), sin conjunción, de modo que algunos han pensado que se trataría de un arpa de diez cuerdas.


Pero en Salmo 92:3 se hace una nítida distinción entre tocar נבל [nebel]  y tocar עשור [`asor]. Por lo tanto, Sachs debe estar en lo cierto al decir que en los tres textos עשור [`asor] es un instrumento diferente del arpa.¹


Algunos han opinado que el  
עשור [`asor] sería un laúd. Pero esta interpretación no puede ser correcta pues todas las representaciones gráficas del laúd, tanto egipcias como mesopotámicas, muestran que son tan angostos que no podrían tener más de dos o tres cuerdas (ver figuras 1 y 2).

Por lo tanto, Sachs sugiere que el עשור [`asor] podría corresponder con la "cítara", sugerencia que Sellers² acepta.



Los antiguos pobladores de Egipto y Mesopotamia no conocían la cítara, pero la usaban los fenicios, vecinos de Israel. En un cofre de marfil, encontrado en Nimrud (Cala, en la Biblia), Asiria, aparecen dos mujeres tocando cítaras de ese tipo (figura 3). El cofrecito debe haber sido llevado a Cala entre los despojos de alguna ciudad fenicia.

Además, en una extraña carta ilustrada atribuida a Jerónimo, traductor de la Biblia al latín, se dibuja una cítara parecida, de diez cuerdas, la que se denomina psalterium decachordum 
(figura 4).


A modo de explicación aparecen las siguientes palabras: "Tiene diez cuerdas, como está escrito: Te alabaré en el salterio de diez cuerdas".¹
---------------------------------
¹ Curt Sachs, The History of Musical Instruments, pág. 118 (New York: W. W. Norton y Cía., Inc., 1940)

² Ovidio R. Sellers, The Biblical Archaeologist
t. 4 (septiembre de 1941), pág. 45.





Lira

En 41 versículos del AT se menciona (42 veces)¹ un instrumento musical que el hebreo denomina כנור [kinnor]. La RVR traduce 39 veces "arpa" y 3 veces "cítara". La LXX traduce κιθαρα [kithara] 18 veces y 16 veces translitera, κινυρα [kinura]. La Vulgata traduce cithara 40 veces, y lyra
dos veces.

La κιθαρα [kithara] de los griegos y la cithara de los romanos era un tipo de "lira". Las traducciones antiguas muestran que este instrumento, que la RVR llama "arpa", era más bien una "lira". La última duda en cuanto a esto desapareció cuando se descubrió que los egipcios llamaban kniniwr a la "lira". Habían tomado la palabra del vocablo semítico כנור [kinnor].

Las antiguas representaciones gráficas de Egipto, Mesopotamia y Palestina han conservado la figura de la lira usada en la patria de los israelitas en diferentes épocas. En la famosa pintura mural de Beni Hasán, que representa la llegada a Egipto de 37 amorreos provenientes de Canaán, en torno al año 1900 AC, se ve a un hombre que toca la lira (figura 1).


Como en esa época no se conocían las liras en Egipto, se consideró que este semita constituía una novedad y era digno de ser pintado. La ilustración muestra que el instrumento tenía ocho cuerdas extendidas por encima de la caja de resonancia. Las cuerdas atravesaban un espacio en blanco y se afirmaban en un travesaño. Con la mano derecha el ejecutante tocaba las cuerdas con una púa. Con la izquierda apagaba las cuerdas que no debían sonar.

La siguiente representación pictórica proviene de Palestina misma. En un jarro decorado, aparece una persona que toca la lira. Este jarrón se halló en Meguido, en un nivel ocupado a fines del siglo XI AC (figura 2), o sea en la época de Saúl, cuando David tocaba la lira frente al rey para tranquilizarle la mente perturbada.

Esta lira no es muy diferente de la de Beni Hasán, salvo que la pieza transversal no es paralela con la caja de resonancia sino que está en ángulo. También parecería indicar que durante el transcurso de los ocho siglos pasados desde la pintura de Beni Hasán su forma exterior se había hecho más elegante.


El tercer ejemplo puede apreciarse en un relieve descubierto en Nínive, y que ahora está en el Museo Británico. Este relieve data de la época del rey asirio Senaquerib, enemigo del rey de Judá, Ezequías, en torno al año 700 AC. 

Aparecen tres semitas que tocan liras mientras van caminando. Los sigue un soldado asirio daga en mano (figura 3). 


Puesto que los músicos están dibujados tal como se representa a los judíos en los relieves que describen el sitio y la rendición de Laquis, se piensa que estos tres músicos semitas eran cautivos judíos.

No se ve la caja de resonancia, pues está detrás del cuerpo de los músicos. El travesaño es algo diferente de lo que se observa en la lira de Beni Hasán o en la del jarro de Meguido. 

El tercer músico parecería tocar con el dedo y no con una púa, pero el relieve no es suficientemente claro como para permitir un estudio detallado de los instrumentos y de los músicos.



En monedas judías acuñadas en el siglo II DC, aparecen liras palestinas posteriores (figura 4). 

Estas tienen una caja de resonancia en forma de olla debajo de un cuerpo ovalado en el cual están fijos los extremos inferiores de las cuerdas. El marco decorado es casi cuadrado.


En los antiguos monumentos egipcios
y mesopotámicos hay frecuentes dibujos de personas que tocan la lira (figuras 5 y 6). No es necesario describirlas con mayores detalles, ya que se tiene tanta información acerca de la lira palestina, objeto principal de este estudio
.




Por lo que se desprende de las referencias bíblicas, la lira parece haberse considerado como un instrumento popular para expresar gozo y alegría. Fue inventada antes del diluvio (Gén. 4:21); existía en la casa de Labán (Gén. 31:27). Como ya se dijo, David tocaba la lira (y no el arpa) ante Saúl (1 Sam. 16: 16, 23).


Era uno de los instrumentos de la orquesta del templo (1 Crón. 15: 16, 21, 28; Neh. 12: 27; etc.), y se menciona con frecuencia en los salmos en que se usaba la lira para alabar a Dios (Sal. 149: 3; 150: 3; etc.). 


Durante el cautiverio, los hebreos colgaron sus liras en los árboles de Babilonia porque los músicos no podían cantar por causa de su tristeza (Salmo 137:2).



¹ Génesis 4: 21; 31: 27;
1 Samuel 10: 5; 16: 16 (2 veces); 16:23;
2 Samuel 6:5;
1 Reyes 10:12;
1 Crónicas 13:8; 15:16; 15:21; 15:28; 16:5; 25:1; 25:3; 25:6;
2 Crónicas 5: 12; 9: 11; 20: 28; 29: 25;
Nehemías 12: 27;
Job 21: 12; 30: 31;
Salmos 33: 2; 43: 4; 49: 4; 57: 8; 71: 22; 81: 2; 92: 3; 98: 5; 108: 2; 137: 2; 147: 7; 149: 3; 150: 3;
Isaías 5: 12; 16: 11; 23: 16; 24: 8; 30: 32;
Ezequiel 26: 13.