Ilustraciones

Recopilatorio de varias publicaciones publicada por Watchtower Bible and Tract Society of New York, Inc.

ADORACIÓN A DIOS
Quienes de verdad desean agradar al Creador deberían analizar con cuidado si lo que creen acerca de él es cierto. El apóstol Pablo mencionó a ciertos devotos de su día que tenían “celo por Dios; mas no conforme a conocimiento exacto” (Romanos 10:2). Tales individuos pudieran compararse a un pintor que pone gran empeño en pintar una casa pero, por no prestar atención a las instrucciones del dueño, lo hace con los colores equivocados. Aunque él mismo quede satisfecho con su trabajo, ¿le agradará al propietario? Por lo tanto, ¿qué clase de adoración acepta Dios? Si hubiera escuchado con atención las instrucciones del dueño, habría realizado su labor con el mismo interés y entrega, pero con la seguridad de haber complacido al propietario. Lo mismo sucede con el servicio que damos al Creador.
(w02 1/4 págs. 3-4)

ALMA
1) El alma no es lo mismo que el espíritu. El cuerpo necesita el espíritu para funcionar, de manera muy parecida a como un aparato de radio necesita la electricidad. Pensemos en un aparato de radio portátil. Cuando le ponemos pilas, la electricidad almacenada en ellas pone en marcha el aparato. Sin pilas, sencillamente no funciona. Y ese es también el caso de los aparatos de radio que se conectan a un enchufe. Pues bien, ocurre algo parecido con el espíritu: es la fuerza que imparte vida al cuerpo. Lo mismo que la electricidad, no tiene sentimientos ni puede pensar. En efecto, el espíritu es una fuerza impersonal. Sin embargo, cuando nuestros cuerpos dejan de tener este espíritu, o fuerza vital, ocurre como dijo el salmista: “Expiran, y a su polvo vuelven”.
2) El espíritu, la fuerza de vida, puede compararse a la corriente eléctrica que fluye por una máquina o un electrodoméstico. Aunque es invisible, puede efectuar diversas funciones, dependiendo del tipo de aparato que active. Por ejemplo, una estufa eléctrica genera calor, una computadora procesa información y un televisor reproduce imágenes y sonidos. Sin embargo, la corriente eléctrica nunca adquiere las características del artefacto que hace funcionar. Sigue siendo meramente una fuerza. De modo parecido, la fuerza de vida no asume ninguna de las características de los seres que anima. Carece de personalidad y capacidad de pensar. Tanto las personas como los animales “tienen un solo espíritu” (Eclesiastés 3:19). Así pues, cuando alguien muere, su espíritu no sigue viviendo en otro lugar como criatura espiritual. (w01 15/7 pág. 5)

AMISTADES
1) Como dos personas que viajan en el mismo automóvil, los amigos íntimos van por fuerza en la misma dirección y tienen el mismo destino (g05 22/7 pág. 21).
2) No se puede meter una esponja en agua sucia y esperar que salga agua limpia. Sólo se puede absorber lo que lo rodea. La esponja absorbe agua limpia si solamente se sumerge en ella.

AMOR
Aprender a expresar amor es parecido a aprender un nuevo idioma Es un verdadero reto. Sin embargo, un niño aprende un lenguaje solo con oírlo. Su cerebro embebe los sonidos y significados de las palabras de modo que al poco tiempo empieza a expresarse con relativa facilidad y, a veces, con demasiada facilidad. Pero no nos sucede así a los adultos. Nos remitimos una y otra vez a un diccionario bilingüe solo para aprender unas cuantas frases básicas de una lengua extranjera. Con el tiempo y suficiente experiencia empezamos a pensar en el nuevo idioma y se nos hace más fácil hablarlo.
Aprender a expresar el amor es similar a aprender un nuevo idioma. Es verdad que esta cualidad divina es hasta cierto grado inherente en el ser humano (Génesis 1:27; compárese con 1 Juan 4:8). De todos modos, aprender a expresar amor requiere un gran esfuerzo, especialmente hoy en día cuando escasea tanto el cariño natural. El mero hecho de vivir en un país extranjero no nos obliga a aprender su idioma. Tampoco la mera asistencia a las reuniones del Salón del Reino ni el compañerismo de nuestros hermanos cristianos nos enseña automáticamente a expresar amor. Aprender este “idioma” requiere un esfuerzo continuo.
Tal como con el tiempo se hace más fácil expresarse en un nuevo idioma, también suele hacerse más fácil expresar el amor. (w15/2/99)

AMOR A JEHOVÁ DEBE CULTIVARSE
La Biblia muestra que amar a Dios significa mucho más que sentir afecto por él. De hecho, aunque ese sentimiento es muy importante, es tan solo el comienzo del verdadero amor a Dios. Para entenderlo mejor, veamos la siguiente comparación: si usted quisiera una manzana, ¿se conformaría con que le dieran una semilla de esa fruta? Claro que no. Es cierto que la semilla es esencial para que crezca un manzano, pero lo que usted quiere es el fruto. Lo mismo ocurre con el afecto que sentimos por Jehová: al igual que la semilla, tiene que desarrollarse y dar fruto. (bh cap. 19 pág. 186 párr. 7)

AMOR CUBRE UNA MULTITUD DE PECADOS.
1) Tal como el yeso y la pintura tapan las imperfecciones de una pared, el amor cubre los defectos ajenos (Prv. 17:9).
2) Al igual que se utiliza el aceite para suavizar el mecanismo de alguna máquina, utilizamos amor para evitar fricciones.

ANCIANOS, ENSEÑANZA, CORRECCIÓN
1) Si se compara el ministerio del anciano ante la congregación con una pieza musical, la reprensión y la reprimenda serían como una sola nota que armoniza en el conjunto. Esta nota está bien en su debido lugar. Pero imagínese una canción que solo contuviera esa nota, repetida una y otra vez. Pronto nos molestaría al oído. De modo similar, los ancianos cristianos intentan dar una enseñanza completa y variada. No la limitan a corregir problemas, sino que su tono general es positivo. Al igual que Jesucristo, los ancianos amorosos buscan primero lo bueno para dar encomio, no las faltas para criticar. Aprecian el trabajo arduo que hacen sus compañeros cristianos. (w97 1/8 pág. 18)
2) Los ancianos corrigen la forma de pensar de esa persona con apacibilidad, al mismo tiempo que apoyan con firmeza las normas divinas. Se los puede comparar al médico considerado que, cuando tiene que acomodar un hueso roto, trata de hacerlo con cuidado a fin de causar el menor dolor posible (Colosenses 3:12). (w06 15/11 págs. 29-30 párr. 19)

APOYO MUTUO
1) El rugido cercano de un león en la sabana africana quizá haga que los antílopes salgan corriendo a toda velocidad para ponerse a salvo. Sin embargo, los elefantes son un ejemplo de apoyo mutuo. El libro Elephants—Gentle Giants of Africa and Asia (Los elefantes: mansos gigantes de África y Asia) explica: “Una estrategia defensiva muy común en una manada típica es formar un círculo, con los cuerpos de los adultos en la parte exterior de modo que los pequeños queden protegidos en el interior”. Ante tal muestra de fortaleza y cooperación, los leones rara vez atacan a los elefantes, ni siquiera a los jóvenes.
16 Cuando Satanás y sus demonios nos amenazan, nosotros también debemos mantenernos juntos, hombro a hombro con los hermanos que están sólidos en la fe. Pablo reconoció que algunos cristianos habían sido “un socorro fortalecedor” para él durante su encarcelamiento en Roma (Colosenses 4:10, 11). El término griego traducido “socorro fortalecedor” aparece una sola vez en las Escrituras Griegas Cristianas. Según el Diccionario Expositivo de Palabras del Nuevo Testamento, de Vine, “una forma verbal de este vocablo significa medicinas que alivian la irritación”. Como un bálsamo, el apoyo de siervos de Jehová maduros alivia el dolor provocado por el sufrimiento emocional o físico. (w04 15/9 pág. 13 párrs. 15-16)
16 Cuando Satanás y sus demonios nos amenazan, nosotros también debemos mantenernos juntos, hombro a hombro con los hermanos que están sólidos en la fe. Pablo reconoció que algunos cristianos habían sido “un socorro fortalecedor” para él durante su encarcelamiento en Roma (Colosenses 4:10, 11). El término griego traducido “socorro fortalecedor” aparece una sola vez en las Escrituras Griegas Cristianas. Según el Diccionario Expositivo de Palabras del Nuevo Testamento, de Vine, “una forma verbal de este vocablo significa medicinas que alivian la irritación”. Como un bálsamo, el apoyo de siervos de Jehová maduros alivia el dolor provocado por el sufrimiento emocional o físico. (w04 15/9 pág. 13 párrs. 15-16)
2) En el mar reinaba la tranquilidad, turbada tan solo por el alboroto de las aves que anunciaban que algo sucedía en las profundidades. Comenzaron a surgir burbujas que fueron trazando un aro de color blanco. Poco después aparecieron dos moles oscuras en las claras aguas del redondel. Eran dos ballenas jorobadas que emergían con sus barbadas bocas abiertas de par en par. Una vez en la superficie, cerraban sus enormes mandíbulas, emitían su peculiar chorro y se sumergían para repetir el espectáculo.
Aquellos dos cetáceos actuaban en equipo para acorralar y consumir grandes cantidades de kril, crustáceos parecidos a los camarones. Como si ejecutaran un baile subacuático, estos mamíferos de 40 toneladas se zambullían bajo el kril y nadaban en un círculo pequeño, al tiempo que liberaban el aire por sus espiráculos (orificios de respiración). Con esta ingeniosa maniobra formaban una “red” de burbujas en torno a sus presas. Luego ascendían verticalmente por en medio de la “red” y se daban el gran banquete con ellas.
Si nos dirigimos a las llanuras de África, veremos que impalas y babuinos suelen trabajar juntos. “Ambas especies han establecido un sistema para alertarse mutuamente”, indica la revista Scientific American. Con el agudo olfato del impala y la excelente vista del simio, difícilmente se acercará algún depredador sin ser detectado. Otra sociedad similar es la que han creado los avestruces, que gozan de una magnífica vista, y las cebras, dotadas de un fino oído.
Y estos no son más que algunos de los innumerables ejemplos de cooperación en los ecosistemas. Ciertamente, observamos el apoyo mutuo en todos los niveles, desde la vida microscópica hasta la humana, y entre especies semejantes o totalmente diferentes. Hace miles de años, un estudiante de la naturaleza, el rey Salomón, reparó en la humilde hormiga y escribió: “Vete donde la hormiga, oh perezoso; mira sus caminos y hazte sabio. Aunque no tiene comandante, oficial ni gobernante, prepara su alimento aun en el verano; ha recogido su abastecimiento de alimento aun en la siega” (Proverbios 6:6-8). Las hormigas son un magnífico ejemplo de colaboración, laboriosidad y orden. Suelen aunar esfuerzos para arrastrar hasta su hogar objetos mucho mayores que ellas. Algunas hasta ayudan a los miembros heridos o fatigados de su colonia para que consigan regresar al hormiguero. En vista de estos detalles, no es de extrañar que Salomón nos las pusiera como modelo digno de imitar.( g05 8/9 págs. 3-4)

APRECIO POR LA ORGANIZACIÓN DE JEHOVÁ
Cuando usted mira un magnífico diamante que ha sido cortado cuidadosamente ¿qué ve? Una joya de verdadera hermosura. Pero si examina ese mismo diamante con un microscopio ¿qué podrá notar? Rayas, resquebraduras y otros defectos. ¿Destruiría o desecharía el diamante simplemente por la apariencia que presenta en el microscopio? ¡Por supuesto que no! Tan solo aléjese del microscopio y podrá apreciar la belleza y hermosura y el extraordinario brillo que lo distingue de las demás gemas. Como un diamante nuestra Organización terrestre de Jehová se distingue por muchas razones. Los dos grupos 'ungidos' y 'gran muchedumbre' forman la Organización que sobresale como una gema hermosa y brillante. Pero hay que reconocer que esta Organización mundial está compuesta de humanos imperfectos. Si la miramos con un microscopio figurativo, veremos que los que la componen tienden a pecar y a cometer faltas (Rom. 3:23).

ATRACCIONES MUNDANAS
IMAGÍNATE que estás comprando ropa. Mientras rebuscas, ves una prenda que inmediatamente te atrae. El color y el estilo parecen ideales para ti, y el precio de la etiqueta indica que es una verdadera ganga. Pero entonces la miras más de cerca y, para tu sorpresa, descubres que la tela tiene las orillas deshilachadas y que las costuras están mal hechas. La prenda es atractiva, pero la confección es mala. ¿Te gastarías el dinero en un producto tan deficiente?
Compara esto con una situación a la que posiblemente te enfrentes como joven cristiano. Tal como esa prenda, las cosas de este mundo pueden parecer muy atractivas a primera vista. Por ejemplo, quizá tus compañeros de clase vayan a fiestas divertidas, consuman drogas, beban, salgan en pareja sin comprometerse a nada y mantengan relaciones sexuales sin estar casados. ¿Te sientes atraído en ocasiones por ese estilo de vida? ¿Anhelas probar, aunque sea solo un poco, esa supuesta libertad? Si así es, no te apresures a concluir que tienes un mal corazón y que simplemente no estás hecho para ser cristiano. Al fin y al cabo, la Biblia reconoce que el mundo puede ejercer una poderosa atracción, incluso sobre quienes desean agradar a Dios (2 Timoteo 4:10).
Ahora, por favor, mira la cuestión más de cerca, tal como harías con una prenda de ropa que te interesara comprar. Pregúntate: “¿De qué calidad son la tela y las costuras de este sistema de cosas?”. La Biblia declara que “el mundo va pasando” (1 Juan 2:17). En el mejor de los casos, cualquier placer que este produce es temporal. Además, la conducta impía se paga muy cara, no es ninguna ganga. Cierta cristiana que ha tenido que padecer lo que ella llama “los dolores causados por una juventud mal empleada” dice: “El mundo tal vez parezca fascinante y atractivo. Quiere hacernos creer que podemos entregarnos a sus diversiones sin sufrir ningún dolor. Pero eso es imposible. El mundo se aprovecha de uno, y cuando ha terminado, lo arroja como desperdicio”. ¿Por qué desperdiciar tu juventud a fin de llevar un estilo de vida tan deficiente? (w03 15/4 págs. 12-13)

AUTORIDADES SUPERIORES TEMPORALES
1) Imagínese que usted se ha sometido a una intervención quirúrgica y le han suturado la herida con varios puntos. Aunque para el organismo sean cuerpos extraños, los puntos cumplen un propósito específico por un tiempo limitado. Quitarlos prematuramente sería perjudicial. Del mismo modo, las autoridades gubernamentales humanas no entraban en el propósito original de Dios. Sin embargo, hasta que Su Reino domine sobre toda la Tierra, los gobiernos humanos dan cohesión a la sociedad, desempeñando una función que encaja con la voluntad de Dios para el tiempo actual. Por ello, debemos estar en sujeción a las autoridades superiores, aunque damos prioridad a la ley y la autoridad de Dios. (kl cap.14 pgs. 133-134 párr. 10)
2) Si la cúpula directiva de una empresa estuviera totalmente corrompida y además fuera intocable, ¿qué podrían hacer los empleados para corregir la situación? Casi nada. Lo mismo sucede a la hora de corregir los problemas causados por los gobernantes invisibles de este mundo, seres espirituales malvados a las órdenes del Diablo. A estos, la Biblia los llama “gobiernos”, “autoridades”, “gobernantes mundiales de esta oscuridad” y “fuerzas espirituales inicuas en los lugares celestiales” (Efesios 6:12). (g 5/08 pág. 6)

BAUTISMO SEMEJANTE A MATRIMONIO
Convertirse en un discípulo de Jesucristo dedicado y bautizado guarda cierta similitud con casarse. En muchos países, a la boda le preceden varias etapas. El hombre y la mujer se conocen, se familiarizan el uno con el otro y se enamoran, después de lo cual se comprometen. La boda hace público lo que los contrayentes han decidido en privado: casarse y vivir juntos como marido y mujer. Es la boda lo que señala públicamente el inicio de esa relación especial. Esa fecha marca el inicio del matrimonio. Así mismo, el bautismo señala el comienzo de una vida consagrada a andar en una relación dedicada con Jehová.
Veamos otro paralelismo. Después de la boda, los cónyuges deben profundizar y madurar el amor que se tienen. Para acercarse aún más el uno al otro, ambos deben procurar con altruismo mantener y reforzar la relación marital. Si bien nosotros no nos casamos con Dios, tras el bautismo tenemos que esforzarnos por mantener una relación estrecha con él. Jehová observa y valora el empeño que ponemos en hacer su voluntad y se acerca a nosotros. “Acérquense a Dios —escribió el discípulo Santiago—, y él se acercará a ustedes.” (Sant. 4:8.) (w98 15/11 pág. 12)

BIBLIA, ARMONÍA INTERNA
Otro aspecto significativo de la Biblia es su armonía interna, algo realmente notable si se toma en cuenta que los 66 libros que la componen se escribieron en un período de mil seiscientos años. Imagínese que usted escogiera 66 libros religiosos de una biblioteca pública escritos durante un período de dieciséis siglos y los encuadernara en un solo volumen. ¿Esperaría que semejante obra tuviese un tema común y un mensaje armonioso? Claro que no. Se necesitaría un milagro. Reflexione, entonces, en el hecho de que los libros de la Biblia tienen un tema común y se confirman unos a otros. Esta peculiaridad demuestra que una mente magistral, un autor, debió dirigir a los escritores. (w95 15/4 pág. 4)

BIBLIA, ES ÚNICA, RELIGIÓN FALSA LA USA MAL
No es un instrumento musical que toca diferentes ritmos musicales. Ejemplo: vals, rock, tonadas, boleros, cumbias, etc. Es decir, no sirve para producir otra melodía que no sea la verdad. Es por eso que las demás religiones falsas desafinan o desentonan cuando la usan.

BIBLIA, GUÍA CONFIABLE
1) Imaginemos que viajamos en autobús por un país extranjero. Como no conocemos la zona, nos ponemos un tanto inquietos. Quizás nos preguntemos: “¿Dónde estaremos? ¿Se dirige el autobús a donde quiero ir? ¿Cuántos kilómetros faltarán?”. Si consultamos un mapa exacto y nos fijamos en las indicaciones que vemos por la ventanilla, obtendremos las respuestas que buscamos.
Lo mismo ocurre con muchos ciudadanos inquietos ante el porvenir. Tal vez se pregunten: “¿Adónde irá a parar este mundo? ¿Van por buen camino las gestiones para consolidar la paz internacional? Si es así, ¿cuándo llegaremos a ese objetivo?”. Pues bien, la Biblia es como un mapa que nos permite responder a tales preguntas. Si la leemos con cuidado y a la vez nos fijamos atentamente en los sucesos mundiales que vemos por la “ventanilla”, aprenderemos muchos detalles sobre dónde estamos y adónde nos dirigimos. (g 1/06 págs. 6-7)
2) Supongamos que surge una discusión en el mercado sobre la longitud de una tela. El vendedor asegura que tiene tres metros, pero al comprador le parece que es más corta. ¿Cómo puede resolverse el desacuerdo? Midiendo la tela con un metro. ¿Existe algún metro, es decir, alguna regla, que nos ayude a decidir en materia religiosa? Sí, la Biblia. (ol parte 2 pág. 5 párrs. 2-3)

BIBLIA, NECESITAMOS AYUDA PARA ENTENDERLA
1) Si decidiera construir un motor de automóvil, sería lógico hacerlo sin consultar a nadie, sin aprender lo que pudieran decir mecánicos de experiencia. Si se hiciera, ¿qué clase de motor resultaría?
2) ¿Tratarías de hacer un traje sin haber visto jamás a nadie coser, o sin un modelo? ¿Qué resultaría?

BIBLIA O ESPERANZA ANCLA
NAVEGAR a solas en mar abierto resulta agotador. Es fácil que, como consecuencia del efecto entorpecedor del cansancio, el marinero rebase peligrosamente el límite de su aguante, de modo que cometa errores y tome malas decisiones. Por tal motivo, los navegantes reconocen la utilidad del ancla. Esta permite al marinero fatigado descansar y recuperarse sin que la embarcación se vaya peligrosamente a la deriva. Al mismo tiempo, el ancla mantiene la proa de cara al viento y a las olas, y hace que la nave esté en la posición más estable.
Igual que los marineros se enfrentan a muchos peligros en el mar, los cristianos hacen frente a las presiones constantes de este mundo y sienten la necesidad de descansar¿Qué puede servirnos de ancla espiritual que nos ayude a no irnos a la deriva y mantener la estabilidad?
Jehová ha puesto generosamente a nuestra disposición lo que necesitamos. Se trata, ni más ni menos, de su Santa Palabra, la Biblia. Leerla a diario nos ayuda a estar cerca de Jehová y a no separarnos nunca de él. Su consejo nos estabiliza y nos permite resistir las tentaciones de Satanás y su mundo. Mantener un programa regular de lectura bíblica, incluso cuando nos hemos salido de nuestra rutina cotidiana, nos sirve de anclaje espiritual (w0015/8 p. 32)

BIBLIA, NO ALCANZA CON LEERLA
1) ¿HA INTENTADO alguna vez aprender otro idioma? Si así es, sin duda concordará en que es una tarea difícil, pues implica más que solo aprender nuevas palabras. Dominar un idioma también implica conocer bien su gramática. Hay que entender la relación entre unas palabras y otras, y cómo se combinan para formar ideas completas. Algo parecido sucede cuando adquirimos conocimiento de la Palabra de Dios. Implica más que sencillamente aprender ciertos textos bíblicos. También tenemos que aprender la gramática de la Biblia, por decirlo así. Hay que comprender cómo los textos se relacionan unos con otros y cómo constituyen principios que pueden aplicarse a la vida diaria. De este modo llegaremos a ser „enteramente competentes y estaremos completamente equipados para toda buena obra‟. (w95 15/6 18-23)
2) Nuestro estudio de la Biblia debe ser más que una labor intelectual. El conocimiento exacto tiene que llegar al corazón e influir en nuestra vida de forma positiva. ¿Tendría sentido estudiar manuales de horticultura y no plantar ninguna semilla? Es posible que aprendiéramos cómo cultivar un huerto, pero nunca cosecharíamos nada. De igual manera, las personas que aprenden los requisitos de Dios mediante un estudio de la Biblia deben permitir que las semillas de la verdad lleguen a su corazón para que germinen y las motiven a actuar (Mateo 13:3-9, 19-23). (w05 15/4 pág. 27)

BUSCAR A DIOS CON SINCERIDAD
Las palabras de Pablo a aquellos atenienses indican claramente que Dios desea que nos acerquemos a él. Con todo, las únicas personas a las que él concede tal intimidad son las que, como Pablo dijo, están dispuestas a „buscarlo‟, e incluso a „buscarlo a tientas‟ (versículo 27). ¿Qué significan estas expresiones? Una obra de consulta para traductores de la Biblia señala que “se cree que ambos verbos expresan una posibilidad o un deseo que se pueden alcanzar”. Pongamos un ejemplo. Imagínese que usted está a oscuras en una habitación que conoce bien. Aunque quizá tenga que buscar a tientas la puerta o el interruptor de la luz, está seguro de que están ahí y de que, por tanto, los encontrará. Del mismo modo, si con sinceridad buscamos a Dios, aun a tientas, podemos estar seguros de que él recompensará nuestros esfuerzos. “Verdaderamente lo halla[remos]”, nos asegura Pablo (versículo 27). (*** w08 1/7 pág. 10)

CASTIDAD
EL CUADRO quizá parecía pasado de moda. Puede que no encajara con la decoración de la casa. Por la razón que fuera, su dueño no le encontraba mucha utilidad, así que terminó en una venta benéfica de objetos usados con una etiqueta que marcaba 29 dólares. Sin embargo, unos pocos años más tarde, se descubrió que su valor ascendía a casi un millón de dólares. En efecto, resultó que era una excepcional obra de arte. Imaginemos lo que sintió su anterior propietario cuando supo que había subestimado aquel tesoro.
Algo parecido suele ocurrir con la castidad, es decir, la pureza moral de una persona. Hoy día, muchísima gente le resta valor a su propia castidad. Algunos consideran que está pasada de moda, que no encaja con la vida moderna, así que la venden barata, a menudo por unos pocos instantes de gratificación sexual. Y hay quienes la sacrifican para que sus compañeros o alguien del sexo opuesto tengan mejor opinión de ellos (Proverbios 13:20).
Muchos descubren muy tarde lo valiosa que era realmente su castidad. Con frecuencia se trata de una pérdida lamentable, pues, como expresa la Biblia, el resultado de la inmoralidad puede ser como veneno, “tan amargo como el ajenjo” (Proverbios 5:3, 4). En vista del clima de corrupción moral de hoy, ¿qué nos permitirá valorar y mantener nuestra castidad? Veamos tres pasos relacionados entre sí que podemos dar.

COMPARACIONES, NO HACERLAS
Todos somos como los dedos de una mano, es imposible tener 2 iguales, así que el compararnos con otros sería tan inútil como tratar de comparar los dedos de una mano.

CONCIENCIA SIMILAR A BRÚJULA
¿Y qué sucede cuando se acerca un imán a una brújula? La aguja marca un rumbo equivocado. Igualmente, el yoísmo es capaz de confundir nuestra brújula moral, es decir, nuestro código de buena conducta, y hacer que todo quede subordinado a nuestros deseos. (w02 15/2 pág. 3)

CONCIENCIA: FUNCION
Para los pasajeros y la tripulación del vuelo 901 de Air New Zealand con destino a la Antártida, aquel prometía ser un día memorable. Con las cámaras fotográficas listas y en medio de un ambiente festivo, el DC-10 se aproximaba al continente blanco y descendía para obtener una magnífica vista.
ANTES del despegue, el capitán —un piloto con quince años de experiencia y más de once mil horas de vuelo— introdujo cuidadosamente en la computadora del avión el plan de vuelo sin percatarse de que las coordenadas que le habían dado eran erróneas. Mientras el DC-10 atravesaba una nube justo por debajo de los 600 metros, chocó contra las laderas más bajas del monte Erebus, lo que ocasionó la muerte de los 257 pasajeros.
Tal como los aviones modernos cruzan el cielo gracias a la guía que proporcionan las computadoras, a nosotros se nos ha dado una conciencia por la que guiarnos en la vida. Para volar de forma segura, se requiere un sistema de navegación en perfecto funcionamiento y puntos de referencia precisos; del mismo modo, nuestro bienestar espiritual, moral e incluso físico depende de que poseamos una conciencia sensible guiada por los puntos de referencia morales correctos. (w01 1/11 pág. 3)

CONCIENCIA: ESCUCHARLA RAPIDAMENTE
Supongamos que se enciende la luz que indica que la presión del aceite está baja. ¿Qué ocurrirá si no le damos atención inmediata y seguimos conduciendo el vehículo? Le causaremos un daño grave al motor. De igual manera, nuestra conciencia, nuestra voz interior, puede advertirnos de que cierto comportamiento es malo. Tras comparar las normas y los valores bíblicos con el proceder que estamos siguiendo o pensamos seguir, la conciencia nos envía un aviso, como lo hace la luz del tablero. Prestarle atención no solo nos libra de las malas consecuencias de la acción impropia, sino que también permite que nuestra conciencia siga funcionando debidamente. (w05 1/10 pág. 14)

CONCIENCIA: QUÉ SUCEDE SI NO LA ESCUCHAMOS
¿Qué sucederá si pasamos por alto la advertencia? Con el tiempo, la conciencia se insensibilizará. Las consecuencias de pasar por alto o reprimir la voz de la conciencia vez tras vez pueden asemejarse al efecto de marcar con un hierro al rojo vivo. El tejido cicatrizado, desprovisto de terminaciones nerviosas, deja de ser sensible (1 Tim. 4:2). La conciencia que ha quedado así cauterizada ya no reacciona cuando la persona peca, ni da advertencias para impedir que se repita el pecado. En vez de eso, pasa por alto las normas bíblicas de lo que está bien y lo que está mal, y por lo tanto, es defectuosa. Está contaminada, y su dueño está “más allá de todo sentido moral” y alejado de Dios (Efesios 4:17-19; Tito 1:15). (w05 1/10 pg. 14)

CONCIENCIA, DISTINTA EN TODOS
Esperar que todos piensen igual que nosotros es tan poco razonable como pretender que todos los vehículos vayan por la carretera a la misma velocidad que nosotros queremos llevar (lv cap. 6 pág. 73 párr. 22)

CONCIENCIA, PUEDE SER MOLDEADA POR ENTORNO
En el caso de Saulo, ¿qué pudo haber moldeado su conciencia? En primer lugar, las personas con las que mantuvo una relación estrecha. Este hecho pudiera ilustrarse con la siguiente comparación. Cuando llamamos por teléfono, no es raro que confundamos a un hijo con su padre. Puede que el parecido se deba a que el joven haya heredado el timbre de la voz, pero lo más probable es que también haya ido asimilando otros rasgos de la forma de hablar del padre. De igual modo, Saulo seguramente estaba condicionado por el compañerismo con judíos que odiaban a Jesús y estaban en contra de sus enseñanzas (Juan 11:47-50; 18:14; Hechos 5:27, 28, 33). Como vemos, la voz de la conciencia de Saulo pudo verse influida por quienes lo rodeaban. (w07 15/10 pág. 22 párr. 12)

CONDUCTA SECRETA O DESEOS IMPROPIOS QUE A LA LARGA NOS PERJUDICAN
Muchas veces pensamos que el tener determinados deseos impropios y cultivarlos, o el tener alguna conducta como mirar pornografía, bromear inmoral, coquetear, etc., no nos va a perjudicar. Pero a la larga esa conducta puede dar resultados asombrosos. Podremos repentinamente apartarnos de lo correcto.
1) Semilla de bambú: recién después de 7 años de plantada brota y cuando lo hace alcanza la altura de unos 30 mts. En ese período va creando un entramado sistema de raíces para darle sostén. Nosotros podríamos hacer algo que aparentemente no nos afecta pero podríamos estar creando ese sistema de raíces para, de golpe adquirir una conducta impropia y dar un vuelco. (Asamblea de Circuito 2005)
2) OCULTA bajo una capa de pintura, la herrumbre puede empezar a corroer un instrumento de hierro, y quizás pase algún tiempo antes de que aflore a la superficie. Del mismo modo, las actitudes y los deseos de nuestro corazón pueden comenzar a degradarse mucho antes de que produzcan graves consecuencias o de que siquiera otros lo adviertan. Tal como es prudente inspeccionar un instrumento para ver si está oxidándose, así un examen minucioso del corazón para mantenerlo saludable contribuirá a que preservemos la integridad cristiana. Dicho de otro modo: está en nuestra mano recibir las bendiciones de Dios y evitar sus maldiciones (w96 15/6 pág. 17)

CONFESIÓN DE PECADOS
1) Imagínese que en un tribunal de justicia cierto juez compasivo absolviera como rutina a los delincuentes, hasta a los que constantemente violaran la ley, porque ellos pasaran por el rito de admitir sus delitos y decir que lo sentían. Aunque esto pudiera satisfacer a los malhechores, un tan descaminado punto de vista de la misericordia socavaría seriamente el respeto a la justicia. ¿Pudiera ser que la confesión como se practica en la Iglesia Católica realmente endurezca a la gente en un derrotero de pecado? (w91 15/3 pág. 6)
2) Si alguien peca y nosotros lo encubrimos, lo cierto es que no le hacemos ningún favor. ¿Por qué? Porque los pecados graves son indicios de enfermedad espiritual, y esconderlos es como ocultarle síntomas importantes al médico (Santiago 5:14, 15). (lv cap. 14 pág. 164)

CONFIANZA EN JEHOVÁ
IMAGÍNESE una avioneta que vuela en medio de rigurosas condiciones atmosféricas. El piloto ya no puede divisar los puntos de referencia. Lo envuelven densas nubes. No puede ver más allá del parabrisas; no obstante, confía en que podrá aterrizar sin ningún percance. ¿Por qué se siente confiado? Cuenta c/instrumentos precisos que le ayudan a volar a través de las nubes y aterrizar en la oscuridad. En su ruta, especialmente al acercarse al aeropuerto, hay radiofaros que lo dirigen electrónicamente, y se mantiene en comunicación con los controladores en tierra.
De manera parecida, podemos encarar el futuro con confianza a pesar de que las condiciones mundiales son cada día más tenebrosas. Puede que nuestro viaje por este sistema inicuo se haya alargado más de lo que algunos esperaban, pero podemos confiar en que vamos por el camino correcto y que llegaremos a tiempo. ¿Por qué podemos estar tan seguros? Porque tenemos una guía que nos permite detectar lo que no perciben los ojos humanos. La Palabra de Dios es una „luz para nuestra vereda‟ y “es fidedign[a], hace sabio al inexperto”. (Salmo 19:7; 119:105.) Tal como los radiofaros indican la ruta que debe seguir el piloto, la Biblia expone con precisión lo que acontecerá en el futuro y nos da instrucciones claras para garantizar que lleguemos a salvo a nuestro destino. Sin embargo, para beneficiarnos de la guía divina, tenemos que confiar en ella. Antes de que un piloto pueda depender totalmente de sus instrumentos y de los controladores en tierra, necesita recibir la preparación apropiada y pasar muchas horas de vuelo. De igual manera, el cristiano tiene que ejercitar su fe continuamente para mantener su confianza en la guía de Jehová, especialmente cuando surgen circunstancias difíciles. (w96 1/5 pág. 21)

CONOCIMIENTO, IMPORTANCIA DE APLICARLO
IMAGÍNESE que se encuentra ante una puerta cerrada con llave que conduce a un cuarto lleno de tesoros. Digamos que una persona autorizada le ha dado la llave y le ha dicho que puede llevarse todo lo que quiera. La llave no le servirá de nada a menos que la utilice. De igual modo, para beneficiarse del conocimiento, tiene que utilizarlo. (kl cap. 18 pág. 170 párr. 1)

CORAZÓN, CURARLO DE MALOS DESEOS
El paciente cuyo corazón físico está enfermo quizás requiera cuidado y hasta cirugía dolorosa para sobrevivir. Algo similar sucede cuando el corazón figurativo está enfermo. Es necesario eliminar los malos deseos, las tendencias hacia la independencia u otros factores para que de nuevo el corazón responda debidamente.( w89 15/7 pág. 23)

DEFENSAS ESPIRITUALES IGUAL A SISTEMA INMUNOLÓGICO
NUESTROS cuerpos libran una guerra diaria contra huestes de microbios, parásitos y virus. Afortunadamente, la mayoría de nosotros hemos heredado un sistema inmunológico que nos protege de dichos ataques e impide que seamos presa de numerosas enfermedades infecciosas.
De forma similar, los cristianos debemos enfrentarnos tanto a valores y criterios contrarios a las Escrituras como a presiones que pueden quebrantar nuestra salud espiritual (2 Corintios 11:3). Para resistir este ataque diario contra la mente y el corazón, tenemos que edificar defensas espirituales.
Esto es especialmente necesario en el caso de los hijos, pues ellos no cuentan con defensas espirituales innatas que puedan contrarrestar el espíritu del mundo (Efesios 2:2). A medida que los niños crecen, es vital que sus padres los ayuden a crear sus propias defensas. ¿Cuál es el fundamento de dichas defensas? La Biblia explica: “Jehová mismo da la sabiduría; [...] él guardará el mismísimo camino de los que le son leales” (Proverbios 2:6, 8). La sabiduría divina puede resguardar el camino de los jóvenes para que no sucumban ante las malas compañías, la presión de grupo o el entretenimiento malsano. (w05 1/1 pág. 23)

DESEO Y AVIDEZ, DIFERENCIA
La diferencia entre el deseo normal y la avidez sería comparable a la que hay entre una pequeña fogata para cocinar y un incendio de grandes proporciones que arrasa un bosque. (w01 15/6 pág. 6)

DESNUTRICIÓN ESPIRITUAL
El escritor Peter Wingate comenta: “Tan pronto como el cuerpo comienza a consumir sus propias proteínas, la salud se resiente”. Cuando no ingerimos alimento, el organismo comienza a emplear las reservas de combustible. Una vez que estas se agotan, se inicia el consumo de proteínas que son esenciales para el crecimiento continuo y la reparación de los tejidos. Los órganos vitales empiezan a fallar, y la salud no tarda en deteriorarse.
Cabe señalar que alguien desnutrido no tiene por qué presentar un aspecto enfermizo ni demacrado. De igual modo, quizá no sea fácil percibir quién sufre de inanición espiritual. Podemos dar la impresión de gozar de bienestar espiritual incluso cuando no nos alimentamos bien, pero esto durará poco tiempo. Será inevitable que nos debilitemos, propendamos a caer presas de las dudas infundadas y nos veamos incapaces de luchar tenazmente por la fe (Judas 3). Cada uno sabe a qué grado se alimenta en sentido espiritual, aunque quizá nadie más lo sepa.
Quizá necesitemos ayuda. El escritor antes citado sigue diciendo: “La inanición daña los órganos digestivos, pues los priva a tal punto de vitaminas y demás elementos necesarios, que no pueden asimilar el alimento habitual aunque este se les suministre. Quienes presentan tal estado han de tomar durante algún tiempo alimento fácil de digerir”. Los efectos de la inanición se deben subsanar con cuidados especiales. De manera similar, es posible que alguien que haya desatendido gravemente el estudio personal de la Biblia necesite mucha ayuda y ánimo para recuperar su apetito espiritual. Si esa es nuestra situación, busquemos ayuda y aceptemos toda la que se nos brinde para recuperar la salud y el vigor espiritual (Santiago 5:14, 15). (w01 1/7 pág. 20)

DEVOCIÓN EXCLUSIVA A JEHOVÁ O INTEGRIDAD
Pensemos en un novio que está a punto de casarse. Sería absurdo que esperara perfección de su futura esposa. Sin embargo, sí sería lógico que esperara que ella lo amara con todo el corazón y que su amor solo fuera para él. Algo parecido sucede con Jehová: él “exige devoción exclusiva” (Éxo. 20:5). Aunque no espera que seamos perfectos, sí espera que lo amemos con todo el corazón y que solo lo adoremos a él. (w08 15/12 pág. 4 párr. 6)

DIABLO, USÓ SERPIENTE
No es raro que un ventrílocuo haga que parezca que la voz que él emite procede de otra fuente. (rs pág. 28 párr. 3 Adán y Eva)

DIOS ORIGEN
Programador de computación: cuando un programador crea un programa para realizar determinada tarea como puede ser multiplicar, sumar y restar, lo programa para que efectúe estas operaciones que él detalla, pero si nosotros intentamos hacer que el programa efectúe una división, no lo conseguiremos ya que no fue creado para realizar este tipo de operación. En nuestro caso, Jehová como el mayor Programador, nos creó brindándonos determinada información sobre el, pero nunca nos explicó su origen por lo tanto no podemos explicarlo nosotros.

DISCULPAS, ACEPTARLAS CON HUMILDAD
Supongamos que dos hombres que se hallan en lo alto de dos montañas han de comunicarse. Hay demasiada distancia para hablar. Pero si uno de ellos desciende al valle y el otro lo imita, logran conversar con facilidad. Así mismo, si dos cristianos tienen que resolver sus diferencias, cada uno debe tener la humildad de bajar al encuentro del otro en el valle, por así decirlo, y presentar las excusas oportunas. (1 Pedro 5:6.) (w96 15/9 pág. 23)

DIVERSIDAD DE CARACTERES Y PERSONALIDADES, DEFECTOS
La diversidad de personalidades que encontrará en la congregación no tiene por qué molestarle. Para ilustrarlo, imagínese que circula por una carretera muy transitada. No todos los vehículos van a la misma velocidad ni están en las mismas condiciones. Algunos han viajado largas distancias, mientras que otros, como usted, acaban de ponerse en camino. Sin embargo, aparte de estas diferencias, todos circulan por la carretera. Algo parecido sucede con las personas que componen una congregación. No todas desarrollan las cualidades cristianas con la misma rapidez.
Además, no todas están en las mismas condiciones físicas o emocionales. Las hay que llevan muchos años adorando a Jehová; otras acaban de empezar. No obstante, todas están en el camino que conduce a la vida eterna, „aptamente unidas en la misma mente y en la misma forma de pensar‟. (1 Corintios 1:10.) Por consiguiente, no busque los defectos de los miembros de la congregación, sino sus virtudes. (kl cap. 17 págs. 164-166)

DROGAS, TABACO, SANGRE
La Biblia no menciona por nombre sustancias como la heroína, la cocaína, la LSD, la PCP („polvo de ángel‟), la marihuana y el tabaco. Pero sí da pautas necesarias para que podamos saber qué hacer y qué evitar a fin de agradar a Dios. De igual manera, la Biblia no dice que sea incorrecto utilizar un revólver para matar a alguien, pero sí prohíbe el asesinato (rs pág. 124 párr. 2)

DUDAS
El techo que no recibe mantenimiento tarde o temprano empieza a gotear. Si dejamos bajar las manos en sentido espiritual y no mantenemos nuestra fe, las dudas pudieran asaltarnos sin que nos diéramos cuenta. Por otro lado, el estudio de la Palabra de Dios y la meditación regular en ella nutrirán y protegerán nuestra fe. (Salmo 1:2, 3.) (w96 1/5 pág. 22)

ENSEÑAR A HACER DISCÍPULOS ES COMO ENSEÑAR A CONDUCIR
Pues bien, pensemos en cómo se enseña a los estudiantes de una escuela de conductores. En clase, el instructor seguramente explica las normas de circulación; sin embargo, para enseñar a los aprendices a obedecer estas leyes, tiene que guiarlos mientras conducen el automóvil y procuran poner en práctica lo que han aprendido en la teoría. De igual modo, cuando alguien estudia la Biblia con nosotros, le enseñamos los mandatos de Cristo; pero también hemos de guiarlo a medida que se esfuerza por aplicar en su vida y en el ministerio las normas cristianas (Juan 14:15; 1 Juan 2:3). (w04 1/7 pág. 15 párr. 4)

ENSEÑANZA, AVERIGUAR QUÉ HAY EN EL CORAZÓN DE ESTUDIANTE
Jesús, claro está, era capaz de leer los corazones sin equivocarse (Mateo 12:25). Ninguno de nosotros puede hacer eso. Sin embargo, él mostró que nosotros también podemos percibir los deseos, motivos y prioridades de otra persona. Tal como un buen médico utiliza diversas técnicas de diagnóstico para identificar cualquier problema que tenga el corazón físico de un paciente, Jesús utilizó la Palabra de Dios para „sacar‟ y exponer los “pensamientos e intenciones del corazón”, incluso cuando aún yacían ocultos a la vista de los demás (Proverbios 20:5; Hebreos 4:12). (w05 1/2 pág. 29)

ENSEÑANZA DE PADRES, EDUCACIÓN
El rey Salomón comparó los hijos a “flechas en la mano de un hombre poderoso” (Salmo 127:4). Veamos cómo puede aplicarse a los padres esta comparación. El arquero dispone de poco tiempo para dirigir sus flechas, pues si quiere dar en el blanco, debe soltarlas muy rápido. De igual modo, los padres disponen de un tiempo relativamente breve para cultivar en sus hijos amor sincero por Jehová. A sus ojos, los niños crecen en apenas unos cuantos años, y luego se van de casa (Mateo 19:5). ¿Alcanzarán estas “flechas” el objetivo deseado? En otras palabras, ¿continuarán los hijos amando y sirviendo a Dios cuando dejen el hogar? La respuesta dependerá de numerosos factores. (w07 1/9 pág. 26 párr. 2)

ENTRETENIMIENTO
1) IMAGÍNESE: está a punto de darle un mordisco a una apetitosa fruta, y de repente descubre que tiene una parte en mal estado. ¿Qué hará? Tiene tres opciones: comérsela toda tal y como está, tirarla entera a la basura o quitarle la parte dañada y consumir el resto. ¿Cuál será su decisión?
Pues bien, con las diversiones que nos brinda el mundo nos ocurre lo mismo que con esta fruta. Cuando nos ponemos a examinarlas, nos encontramos con que muchas están podridas en sentido moral. ¿Qué haremos? Bueno, algunos se las “tragan” todas, sin mirar si son buenas o malas. Otros, por el contrario, las rechazan por completo para no exponerse a nada perjudicial. Por último, hay quienes se aseguran de evitar siempre las que son poco sanas, pero disfrutan de vez en cuando de las más positivas. Al elegir diversiones también es buena idea dejar un margen de seguridad. ¿A qué nos referimos? Volvamos al ejemplo de la fruta que mencionamos en el párrafo primero. Para estar seguros de no morder nada podrido, no solo le quitamos el pedazo dañado, sino un poco de la parte sana que lo rodea. En el caso del entretenimiento, los cristianos evitamos lo que viola claramente los principios bíblicos; pero además es sabio que rechacemos cualquier cosa que nos plantee dudas o nos dé la impresión de contener elementos poco saludables para nuestra espiritualidad (Proverbios 4:25-27). (lv cap. 6 pág. 62 párrs. 1-2,15)
2) Todos necesitamos descanso y diversión sana (compárese con Marcos 6:31). Pero nuestra vida no debe girar en torno a tales cosas. El esparcimiento debe ser como el postre que se sirve al final de la comida, no el plato principal. Por mucho que a uno le gusten los platos dulces, si no come otra cosa, pronto se cansará, y además obtendrá poca nutrición. Del mismo modo, Salomón se dio cuenta de que centrarse en los placeres es igual de insustancial, como “esforzarse tras [el] viento” (Ecl. 2:10, 11). (w08 15/4 pág. 22 párr. 6)

ESPERANZA
Muchas veces nuestra maravillosa esperanza con respecto al futuro nos hace que estemos felices a pesar de las circunstancias adversas que nos toquen vivir.
Tal como el yelmo protege la cabeza, así la esperanza protege la mente. La esperanza no hará que minimicemos los problemas o que nos crucemos de brazos como si nada sucediese. No obstante, amortigua los golpes de la vida e impide que estos causen un daño fatal a nuestra salud mental, emocional o espiritual.
El soldado de tiempos bíblicos llevaba puesto un yelmo de cobre o de hierro sobre una especie de gorro de fieltro, lana o piel. En la guerra, el yelmo le protegía la cabeza de las flechas y los golpes de garrotes y espadas. Es probable, entonces, que muy pocos soldados vacilaran en usar el yelmo. Sin embargo, el que el soldado se lo pusiera no quería decir que fuera invencible o que no sintiera nada cuando se le golpeaba en la cabeza; el yelmo solo conseguía amortiguar lo suficiente la mayoría de los golpes para que no fueran mortales. (w93 15/4 pág. 11)

ESPIRITISMO
El espiritismo es para los demonios lo que la carnada para los cazadores: un medio de atraer presas (El conocimiento que lleva a vida eterna, pág. 111).

ESPIRITISMO, TRAICIÓN A JEHOVÁ
Ciertamente, el espiritismo constituye una gravísima traición contra Jehová. Y por eso mismo, el Diablo procura a toda costa enredarnos en ese pecado. Cada vez que lo consigue, se apunta un gran triunfo. ¿En qué sentido? Para ilustrarlo, pensemos en un soldado. Si se dejara convencer por el enemigo y cambiara de bando, su nuevo comandante se frotaría las manos satisfecho; quizás hasta pensaría en humillar al comandante del ejército rival exhibiendo al traidor como un trofeo. Del mismo modo, si algún cristiano decidiera practicar el espiritismo, se convertiría a sabiendas en un desertor, y se pondría directamente bajo las órdenes de Satanás. ¡Qué contento estaría el Diablo de poder mostrar ese trofeo de guerra! ¿Querríamos darle ese gusto? Jamás, pues no somos unos traidores. lv cap. 16 págs. 187-188 párr. 11)

ESPIRITUALIDAD, MANTENERLA
Cuando se termina una casa, hay que darle mantenimiento e incluso ampliarla si las circunstancias lo requieren. Y con la espiritualidad pasa lo mismo. (lv cap. 17 pág. 202 párr. 15)

ESTUDIO PERSONAL O ASISTENCIA A REUNIONES
1) El topo escarba por su alimento, y la gallina toma el grano que está encima. Nosotros debemos profundizar, investigar y no sólo quedarnos con lo básico o superficial.
2) En sentido literal, una dieta regular, sana y equilibrada contribuye a la salud del cuerpo, y además lo predispone a sentir nuevamente ganas de comer cuando llegue el momento. Igual ocurre en sentido espiritual. Puede que no nos consideremos personas estudiosas, pero veremos que se nos abre el apetito si convertimos en costumbre la lectura diaria de la Palabra de Dios y estudiamos las publicaciones bíblicas con frecuencia. Es más, estaremos deseando que llegue el momento de estudiar. Por tanto, no nos demos por vencidos fácilmente; hagamos lo posible por tener un sano apetito espiritual. (w00 1/3 pág. 30)
3) Estudiando diariamente la Palabra de Dios. La lectura regular de la Biblia y el estudio de publicaciones bíblicas contribuyen a que nuestra vida gire en torno a los asuntos espirituales. Es cierto que tal vez llevemos años investigando la Palabra de Dios; no obstante, debemos continuar haciéndolo, tal como es preciso que sigamos ingiriendo alimento físico para mantenernos vivos. ¿Acaso dejamos de comer solo porque lo hayamos hecho miles de veces en el pasado? Por lo tanto, sin importar lo bien que conozcamos la Biblia, no podemos dejar de ingerir alimento espiritual incesantemente si queremos mantener viva nuestra esperanza y poseer una fe y un amor fuertes (Salmo 1:1-3). (w04 1/4 pág. 21)

Véase también (REUNIONES, PREDICACIÓN O ESTUDIO PERSONAL: REGULARIDAD)
FAMILIA, IMPORTANCIA DE COOPERAR
Para comprender mejor cómo funciona una familia, la podríamos comparar a un bote de remos. Lo mejor sería contar con un equipo completo de remeros. Pues bien, cuando falta uno de los padres, es como si faltara uno de los remeros, así que el resto del equipo tiene que esforzarse más. ¿Significa esto que la familia va a fracasar? Claro que no. Si todos hacen su parte y cooperan, lograrán seguir adelante y llegar a su destino. (yp2 cap. 25 pág. 211)
FE
1) Por ejemplo, usted tiene fe en que ciertas ciudades como Moscú y Pekín existen, aunque probablemente jamás haya estado allí. Quizás ni siquiera haya visto una fotografía de estas ciudades. Pero ha oído y leído informes noticieros y ha visto la ubicación de estas ciudades en mapas. En virtud de la firmeza de su fe, no fundada en suposición ni imaginación, no titubearía en abordar un avión para volar a una de estas dos ciudades si tuviera que hacer tal viaje. Usted tendría la seguridad de que cuando el avión aterrizara quedaría realizada su esperanza de ver la ciudad allí. O, si usted tiene un amigo amado y de confianza que jamás lo ha engañado, cree lo que él le dice y llega al grado de actuar en armonía con ello como realidad, a menos que lo que él dice esté positivamente en contra de los hechos conocidos así como en contra de lo que él personalmente es, lo cual usted conoce bien. Usted tiene una abundancia de casos previos de la veracidad de este amigo sobre los cuales basar la fe. (w77 1/2 pág. 76)
2) La fe pudiera compararse a una cadena formada por eslabones de confianza que vinculan al hombre con Dios. Si es verdadera, no es un don innato; hay que cultivarla. ¿Cómo? Las Escrituras lo indican: “La fe sigue a lo oído. A su vez, lo oído es mediante la palabra acerca de Cristo” (Romanos 10:17) (g00 8/3 pág. 27)
3) Tal vez usted tenga un amigo de quien diga: „Confío en él. Puedo contar con que cumplirá con su palabra; y sé que si tengo algún problema, él me ayudará‟. La persona de quien usted dijera eso no sería alguien a quien hubiera conocido tan solo ayer, ¿no es cierto? Tendría que ser alguien con quien usted se hubiera asociado por largo tiempo, que vez tras vez habría probado que es confiable. Lo mismo sucede con la fe religiosa. Se requiere tiempo para tener fe y llegar a conocer a Jehová y su manera de hacer las cosas. (rs pág. 163 párr. 5 Fe)

FIN, RETRASO NO DEBE DESANIMARNOS
1) En la actualidad, el hecho de que hayamos sentido cierta desilusión por el aparente retraso del fin de este sistema de cosas no debería hacernos bajar la guardia. Una falsa alarma tal vez engañe a un vigilante alerta, pero él hace bien en mantenerse atento. Esa es su labor. Y lo mismo sucede con los cristianos.( w03 1/1 pág. 21)
2) Imaginémonos que un vigilante sospecha que un ladrón planea entrar a robar en el edificio custodiado por él. Cuando cae la noche, el vigilante está sumamente atento a cualquier ruido que delate la presencia del ladrón. Aguza su visión y su oído hora tras hora. Es fácil comprender que el sonido de una ráfaga de viento sobre los árboles o el ruido de algún objeto que un gato tumbe al pasar dé lugar a una falsa alarma (Lucas 12:39, 40).
Algo parecido puede sucederles a quienes “aguardan con intenso anhelo la revelación de nuestro Señor Jesucristo” (1 Corintios 1:7). Los apóstoles pensaban que Jesús „restauraría el reino a Israel‟ poco después de su resurrección (Hechos 1:6). Años más tarde, se tuvo que recordar a los cristianos de Tesalónica que la presencia de Jesús todavía no había acontecido (2 Tesalonicenses 2:3, 8). Con todo, las falsas alarmas sobre el día de Jehová no hicieron que los primeros seguidores de Jesús abandonaran el camino que lleva a la vida (Mateo 7:13).

GUERRAS NO DECLARADAS
El simple hecho de que dos países no estén en guerra no significa que estén unidos y vivan realmente en paz. Para ilustrarlo: si usted ve a dos hombres apuntándose el uno al otro con una pistola, ¿diría que están en paz solo porque todavía no han apretado el gatillo? Sería ridículo, ¿verdad? Pues bien, en esa situación se encuentran muchas naciones hoy: la desconfianza está creciendo, y se teme que en cualquier momento algún país vaya a “apretar el gatillo”. (w07 1/12 pág. 4)

GUÍA BÍBLICA
SI SE desplazara por una carretera o un sendero que no conoce, ¿consideraría que los postes indicadores son obstáculos? ¡Claro que no! Seguramente los vería como una ayuda para no desviarse de la ruta que le conduce a su destino.
¿Qué puede decirse de la carretera de la vida? ¿Es posible recorrerla con éxito sin postes indicadores? Un profeta de Dios de la antigüedad reconoció las limitaciones que la humanidad tiene al respecto. Dijo: “Ya lo sé, Señor, que el hombre no es dueño de sus caminos, que nadie puede establecer su propio curso” (Jeremías 10:23, Biblia del Peregrino). (w98 1/10 pág. 32).

HACER DISCÍPULOS, UN TRABAJO DE CONJUNTO
Recordemos asimismo que la obra de hacer discípulos es un trabajo de equipo. Tal como una sola gota de lluvia no alimenta una planta, nadie hace un discípulo por sí solo. (w01 1/7 pág. 17 párr. 16)

HUIR DE LA FORNICACIÓN
Pensemos, por ejemplo, en una madre que baña a su hijo pequeño y lo viste para una ocasión importante. Él le pregunta si puede jugar fuera de la casa hasta que toda la familia salga, y ella accede con una condición. Le dice: “Ni siquiera te acerques a aquel charco de allí. Si te manchas, te voy a castigar”. Sin embargo, a los pocos minutos, ve que el pequeño se tambalea de puntillas en la orilla misma del charco. Aún no se ha ensuciado... al menos por el momento. Pero ha pasado por alto la advertencia de no acercarse al charco, y es casi seguro que se ensuciará.

IMÁGENES, ADORACIÓN
Imagínese que usted le da un valioso regalo a su hijo, y este empieza a darle las gracias a un desconocido o hasta a un objeto inanimado. ¿Cómo se sentiría usted? Esto tal vez le dé una idea de lo que siente nuestro Creador —que nos ha dado la vida— cuando la gente le concede a alguien o a alguna imagen la honra y la alabanza que solo Él se merece (Revelación [Apocalipsis] 4:11). (g 8/08 pág. 21)

IMPARCIALIDAD
Para ilustrarlo: en muchos países, la educación pública está a disposición de casi todos, pero solo será provechosa para quienes asistan a clases y sean aplicados. De forma parecida, el favor divino está al alcance de todos, pero cada uno tiene que hacer su propio esfuerzo, lo que incluye leer la Biblia con regularidad, demostrar fe en el sacrificio de rescate de Cristo y vivir conforme a los principios bíblicos. (g05 8/12 pág. 15)

IMPERFECCIÓN, VEJEZ
Podríamos comparar nuestro cuerpo a una empresa que marcha muy bien desde hace décadas pero cuya junta directiva repentinamente deja de contratar y preparar nuevo personal, ya no repara ni sustituye la maquinaria y cesa de efectuar el mantenimiento o las obras necesarias en las instalaciones. Seguro que en poco tiempo la empresa entrará en declive. La pregunta es: ¿por qué abandona la junta directiva su política anterior, que tan buenos resultados le ha dado hasta el momento? Los biólogos que estudian el envejecimiento se enfrentan a una cuestión parecida. El libro El reloj de la edad dice: “Uno de los mayores misterios de la investigación del envejecimiento es que las células dejen de duplicarse y vayan muriendo”. (g 5/06 pág. 6)

IMPERFECCIÓN, TENDENCIA INNATA A EQUIVOCARNOS
¿Alguna vez ha ido en un automóvil o en una bicicleta que tuviera un abultamiento grande en una rueda? Sin duda, esa deformidad haría que el viaje fuera bastante incómodo, o hasta peligroso. Una rueda en ese estado necesita repararse antes de que se abulte aún más o acabe desinflándose. Del mismo modo, nuestra personalidad imperfecta tiende a las irregularidades. Si permitimos que esos “abultamientos” crezcan, nuestro viaje por la vida puede tornarse muy incómodo, incluso peligroso. Jehová Él creó a nuestros primeros padres equilibrados en todo respecto, sin ninguna inclinación a caer en los extremos. Sin embargo, el pecado los marcó con un “defecto” —la imperfección— que les hizo perder ese equilibrio (w07 15/2 pág. 28)

INACTIVOS
Semejante a una brasa que mientras está en el centro del fuego, junto con el resto de las brasas, están ardiendo constantemente, muy intensas. Si alejamos esa brasa del fuego, del resto de las brasas, esta comienza a apagarse y a enfriarse, pero si la volvemos a acercar al fuego, vuelve a arder.

INFIERNO INCOMPATIBLE CON PERSONALIDADE DE DIOS
¿Qué opinaría usted de un padre que sujetara la mano de su hijo sobre una llama de fuego para castigar al hijo por una acción mala? “Dios es amor” (1 Juan 4:8). ¿Haría él lo que ningún padre humano recto haría? ¡Por supuesto que no! (rs pág. 192 párr. 4 Infierno)

INFLUENCIAS MUNDANAS
Imagínate por un momento que estás nadando en la playa. Mientras estás entretenido nadando y jugando con las olas, otras fuerzas poderosas están actuando inadvertidamente. Las olas te empujan hacia la costa, pero también hay corrientes bajo la superficie que poco a poco te desplazan hacia un lado. Cuando por fin miras hacia la costa, ya no ves ni a tu familia ni a tus amigos. Ni por un instante te diste cuenta de lo lejos que la corriente te había llevado. De igual modo, mientras realizamos nuestras actividades diarias, nuestros pensamientos y sentimientos están sometidos a continuas influencias. Y antes de que nos demos cuenta, estas influencias nos pueden alejar de las normas a las que siempre pensamos que nos ceñiríamos. (g02 22/11 pág. 13)

INTEGRIDAD
1) La integridad se basa en la obediencia, de modo que si queremos llevar una vida de integridad, debemos ser obedientes siempre. Un solo acto de obediencia podría parecer insignificante, pero los actos de obediencia se van acumulando con el tiempo. Para ilustrarlo, pensemos en un ladrillo. Por sí solo puede parecer un objeto insignificante, pero si colocamos muchos de ellos juntos, podemos construir una hermosa casa. Del mismo modo, si obedecemos a Dios en todo momento, lograremos construir una vida de integridad y lealtad (Luc. 16:10). (w08 15/12 pág. 9)
2) IMAGÍNESE que está mirando los planos de su futura casa. El diseño es práctico y funcional, y usted comienza a pensar en lo bien que vivirá allí su familia. Pero ¿qué debe hacer para que su sueño se haga realidad? Como es lógico, lo que tiene que hacer es construir la casa, mudarse a ella y conservarla en buen estado. Lo mismo sucede con la integridad. Todos sabemos que la integridad es muy importante y que nos beneficia a nosotros y a nuestras familias. Pero no basta con que tengamos el deseo de ser íntegros y leales a Dios; debemos esforzarnos por hacer realidad ese deseo. Construir una casa suele requerir mucho esfuerzo y dinero (Luc. 14:28, 29). Así mismo, construir una vida de integridad exige tiempo y esfuerzo, pero el resultado bien vale la pena. (w08 15/12 pág. 7 párrs. 1-2)

JEFATURA, PAPELES DISTINTOS EN EL MATRIMONIO
Si se quiere tener éxito en el matrimonio es necesario primeramente comprender que Dios creó al hombre y a la mujer para que desempeñaran papeles que son algo diferentes y que, no obstante, se complementan. Podríamos comparar esta relación con las funciones que desempeñan el serrucho y el martillo, respectivamente. Cada una de estas herramientas efectúa un trabajo diferente, pero las dos se necesitan para tener éxito en la construcción.
El varón fue creado para desempeñar el papel de jefatura, o de cabeza, y ante Dios está bajo la obligación de desempeñar este papel de una manera que refleje las cualidades de Dios mismo. (Efe. 5:1, 2, 23; 1 Cor. 11:3) Si la jefatura no se ejerce apropiadamente, el resultado es discordia y confusión. (g81 8/6 pág. 10)

JEHOVÁ, CÓMO HACER SU VOLUNTAD
Supongamos que su médico le recomendara comer más fruta y verdura, pero evitar los pasteles, helados y cosas semejantes. ¿Sería muy difícil determinar en qué grupo entran los bizcochos. No hacen faltas leyes expresas para todo asunto. Gálatas 5:19-23, cosas semejantes a estas, w03 1/12 pág. 22)

JEHOVÁ VE MÁS ALLÁ DE NUESTRAS IMPERFECCIONES Y CONOCE NUESTRO POTENCIAL
Los amantes del arte no escatiman recursos a la hora de restaurar pinturas y otras obras que se encuentran muy deterioradas. Por ejemplo, la National Gallery de Londres exhibía un dibujo de Leonardo da Vinci valorado en unos 30.000.000 de dólares. Cuando un atacante armado con una escopeta disparó contra aquella obra maestra de casi cinco siglos de antigüedad, nadie recomendó tirarla porque hubiera sufrido desperfectos. Por el contrario, se iniciaron las labores de restauración de inmediato. ¿La razón? Para los amantes del arte era valiosísima. Pues bien, ¿no valemos cada uno de nosotros más que un dibujo de tiza y carboncillo? Efectivamente, así es a los ojos de Dios, sin importar los daños que nos haya causado la imperfección heredada (Salmo 72:12-14). Nuestro hábil Creador hará cuanto sea preciso para que los que respondan a su amoroso cuidado disfruten de la perfección que él restituirá a la humanidad (Hechos 3:21; Romanos 8:20-22).
Jehová ve en nosotros cosas buenas que quizás desconozcamos. Si seguimos sirviéndole, hará que crezcan hasta que al fin alcancemos la perfección. Independientemente de cómo nos haya tratado el mundo de Satanás, Dios considera deseables, o preciosos, a sus siervos fieles (cl cap. 24 pág. 246)

JEHOVÁ JUEZ JUSTO
En primer lugar, dado que Jehová conoce todos los hechos implicados en una cuestión y nosotros no, deberíamos ser modestos al examinar su forma de actuar. Supongamos que un juez con un historial sobresaliente de imparcialidad en sus fallos emitiera cierto veredicto. ¿Qué pensaríamos de alguien que, sin conocer todos los hechos o sin entender realmente las leyes implicadas, criticara su decisión? Sería insensato opinar sobre un asunto sin estar bien informado (Proverbios 18:13). Por consiguiente, ¡cuánta mayor insensatez sería que nosotros, simples seres humanos, criticáramos al “Juez de toda la tierra”! (w05 1/2 pág.23)

JEHOVÁ, SIGNIFICADO DE SU NOMBRE
En efecto, Jehová significa “Él Hace que Llegue a Ser”. En otras palabras, este nombre indica que él llega a ser todo lo que hace falta a fin de cumplir su propósito. Podemos ilustrarlo así: a fin de cuidar bien de los miembros de su familia, el padre llega a ser su proveedor, consejero, juez, mediador, protector y maestro, dependiendo de lo que cada uno necesite en un determinado momento. De igual modo, el significado del nombre Jehová nos da la seguridad de que, pase lo que pase, él es perfectamente capaz de llevar a cabo su voluntad, lo que siempre redunda en bendiciones para quienes le sirven. (w08 1/9 págs. 4-5)

JEHOVÁ VE TODO, NO ES UNA INVASIÓN A LA PRIVACIDAD
Supongamos que mientras nadamos en la playa, percibimos la atenta mirada de un socorrista. No lo consideramos una invasión de nuestra vida privada. De hecho, su presencia nos da seguridad, pues sabemos que de surgir algún problema, él acudiría rápidamente al rescate. De igual modo, una madre está pendiente de todos los movimientos de su bebé. De no hacerlo, de seguro se la tacharía de negligente.
De forma similar, Jehová Dios vigila nuestros pensamientos y actos porque se interesa sinceramente por nuestro bienestar. (g03 22/1 pág. 10)

JESUCRISTO, COMO IMITARLO Y CONOCERLO
¿Cómo aprendió usted las hazañas de los personajes históricos de su país? Probablemente, leyendo sobre ellos. De igual modo, una de las claves para conocer la mente de Cristo es leer la historia de su vida (Juan 17:3). (w07 1/8 pág. 4)

LENGUA, MAL USO HACE SENTIR MAL A JEHOVÁ
SUPONGAMOS que le regalamos un automóvil a un ser querido y este decide usarlo mal, conduciendo de forma irresponsable y haciendo daño a otras personas. ¿Cómo nos sentiríamos? Sin duda, muy decepcionados.
Pues bien, Jehová es el origen de “toda dádiva buena y todo don perfecto” (Santiago 1:17). Por ejemplo, nos ha regalado algo que nos distingue de los animales y que nos permite expresar nuestras ideas y sentimientos: la facultad del habla. Pero este regalo, como el automóvil de la comparación, puede usarse mal. De hecho, muchas personas lo emplean de forma irresponsable y hacen daño a los demás. ¿Comprendemos, entonces, lo decepcionado que debe sentirse Jehová? (lv cap. 12 pág. 133 párrs. 1-2)

MADUREZ ESPIRITUAL, DISTINTA EN TODOS
Debemos elegir nuestras amistades con mucho cuidado, pues no todos los miembros de la congregación pueden edificarnos espiritualmente. ¿Debería extrañarnos este hecho? La verdad es que no. Al igual que hay frutas que tardan más en madurar en el árbol, hay hermanos a quienes les toma más tiempo madurar en la fe. Así que en cualquier congregación veremos personas con diferentes grados de desarrollo espiritual. (lv cap. 3 pág. 31 párr. 12)

MADUREZ ESPIRITUAL, SE CONSIGUE CON PRÁCTICA
Nadie nace sabiendo controlar el cuerpo. Los bebés apenas logran percibir dónde están sus extremidades, no coordinan bien los brazos y hasta se dan golpes en la cara, reaccionando con sorpresa y molestia. Pero poco a poco, al ir usando el cuerpo, logran dominarlo: primero gatean, luego dan sus primeros pasos y con el tiempo terminan correteando. El progreso máximo que alcanza un ser humano se observa en los gimnastas. Cuando los vemos haciendo piruetas y giros en el aire con exquisita gracia y precisión, no nos queda duda de que les falta poco para ser máquinas perfectas. Pero esa maestría no es casualidad: han sido necesarias muchas horas de ejercicios.
Aunque hayamos alcanzado la madurez espiritual, nuestro desarrollo debe continuar. Para no estancarnos, es esencial vigilar la nutrición (lv cap. 17 págs. 200-201 párr. 12)

MATERIALISMO
Una de las tretas más efectivas de Satanás es la de conseguir que el mundo y sus metas materialistas nos absorban. Jesús advirtió en su ilustración del sembrador que, en algunos casos, “la inquietud de este sistema de cosas y el poder engañoso de las riquezas ahogan la palabra [del Reino]” (Mateo 13:18, 22). El término griego que aquí se traduce “ahogan” significa “estrangulan completamente”. En las selvas tropicales puede encontrarse una planta conocida como higuera estranguladora. Crece lentamente en torno al tronco de un árbol hasta envolverlo con multitud de raíces cada vez más fuertes, las cuales terminan por absorber la mayoría de los nutrientes del suelo circundante. A su vez, el follaje de la planta priva de luz al árbol, que acaba muriendo. De manera parecida, las inquietudes de este sistema y el afán por obtener riquezas y un estilo de vida acomodado nos pueden ir absorbiendo cada vez más tiempo y energías. Si nuestra atención se desvía a las cosas del mundo, es fácil que descuidemos el estudio personal de la Biblia y caigamos en la costumbre de perdernos las reuniones cristianas, privándonos así de nutrición espiritual. Las metas materialistas reemplazarían a las piadosas, y acabaríamos a merced de Satanás. (w04 15/9 pág. 12 párrs. 10-12)

MATRIMONIO
1) EL ACRÓBATA sale despedido del trapecio volante, se dobla y con destreza da un salto mortal en el aire. Rápidamente endereza el cuerpo y extiende los brazos para que lo agarre un trapecista que está colocado en posición invertida y se balancea en el lado contrario. Una pareja de patinadores se desliza con suavidad por la pista de hielo. De repente, el hombre levanta a su compañera y la lanza por el aire. Ella gira sobre sí misma, se posa con gracia sobre un patín, y los dos continúan dando vueltas sobre el hielo. Ambos ejercicios parecen hechos casi sin esfuerzo. Sin embargo, ¿quién se atrevería a realizarlos sin haberlos practicado, sin contar con un compañero competente y, sobre todo, sin las instrucciones y la orientación adecuadas? Del mismo modo, tal vez parezca que los buenos matrimonios se consiguen por casualidad. No obstante, también dependen de que se cuente con una buena pareja, de un esfuerzo coordinado y, en especial, de recibir consejo sabio. De hecho, es esencial contar con la guía adecuada (w01 15/5 pág. 16)
2) Cuando jugamos a pasar la pelota, la tiramos de forma que la otra persona pueda atraparla con facilidad. No la arrojamos con tanta fuerza que le hagamos daño. Aplique el mismo principio cuando hable con su cónyuge o con otra persona. Lanzándole comentarios cortantes solo logrará herirlo. En vez de eso, háblele con amabilidad, con gracia, para que capte bien lo que le quiere decir (g01 8/1 pág. 10)
3) Dos conductores en un automóvil, cada uno tomado del mismo volante. Eso sucede

MATRIMONIO, DIFERENCIAS NO SON CAUSA DE DIVORCIO
IMAGINE que está a punto de iniciar un largo viaje en automóvil. ¿Surgirán problemas a lo largo del recorrido? Sería ingenuo pensar que no. Por ejemplo, las malas condiciones del tiempo quizá lo obliguen a aminorar la marcha y conducir con precaución. En algún momento, tal vez se produzca una avería que usted no pueda reparar, de modo que tenga que dejar el vehículo al lado de la carretera y buscar ayuda. ¿Lo llevarían estas situaciones a pensar que fue un error salir de viaje y que debería abandonar el auto? Claro que no. Sabemos que en un viaje largo pueden surgir problemas, y cuando esto ocurre, buscamos la manera de resolverlos. Lo mismo sucede con el matrimonio. Es inevitable que surjan problemas, y sería ingenuo que una pareja que va a casarse esperara una vida de total felicidad. (*** w07 1/5 pág. 19 párrs. 1-2)

MATRIMONIO, SENTIDO DE COMPROMISO
Podríamos comparar el sentido del compromiso a la mezcla que mantiene firmemente unidos los ladrillos de una casa. Para crear dicha mezcla hay que combinar varios materiales, como arena, cemento y agua. Del mismo modo, el compromiso en el matrimonio está formado por varios componentes, como el sentido del deber, la confianza y la amistad. (w08 1/11 pág. 19)

MATRIMONIO, NO ENGAÑAR
¿Entraría usted en un templo y se pondría de rodillas a rezar delante de una imagen? “¡Jamás!”, dirá rotundamente. ¿Y si le ofrecieran muchísimo dinero? “¡Ni hablar!”, contestará sin dudar. Y es natural, pues a los cristianos verdaderos nos produce repugnancia la idea de traicionar a Jehová adorando un ídolo. Y lo mismo tendría que ocurrirnos con la idea de traicionar a Dios, así como al cónyuge, cometiendo adulterio, sin importar qué alicientes tengamos para hacerlo (Salmo 51:1, 4; Colosenses 3:5). Nunca querríamos darle esa alegría a Satanás y causar una grave deshonra a Jehová y a la sagrada unión del matrimonio. (lv cap. 11 págs. 129-130 párr. 19)

MESÍAS, CÓMO IDENTIFICARLO
Los profetas de Dios que vivieron antes que Jesús predijeron muchos detalles que ayudarían a identificar al Mesías. Por poner una comparación: suponga que usted tuviera que ir a buscar a un desconocido a una concurrida estación de autobuses o de trenes, o a un aeropuerto. ¿Verdad que le vendría bien conocer algunas características de la persona? Pues bien, mediante los profetas bíblicos, Jehová dio una descripción bastante detallada de lo que haría el Mesías y de las cosas que le sucederían. De este modo, las personas fieles podrían reconocerlo sin ninguna duda cuando vieran cumplirse todas esas profecías. (bh cap. 4 pág. 39 párr. 6)

MINISTERIO, ESTAR ACTIVOS AYUDA A MANTENER EL EQUILIBRIO
Una bicicleta cuando va con velocidad no cuesta mantenerla en equilibrio. Sin embargo, detenida cuesta mantener el equilibrio en ella. Si estamos activos en el ministerio costará menos mantener el equilibrio.

MINISTERIO, IMPORTANCIA DE CULTIVAR APTITUDES
El que cultivemos aptitudes docentes incrementará nuestro vivo interés por declarar las buenas nuevas. Pongamos un ejemplo: un juego o un deporte emocionante puede carecer de todo atractivo para la persona que no sabe jugar, pero para quien lo hace bien, es divertido. Del mismo modo, los cristianos que cultivan el “arte de enseñar” tienen más gozo en el ministerio (2 Timoteo 4:2; Tito 1:9) (w00 1/7 pág. 12 párr. 16)

MODESTIA
Eso significa reconocer nuestras limitaciones y confiar en Dios. Para ilustrarlo: imaginémonos por un momento a una niña pequeña que se agarra de la mano de su padre mientras caminan bajo una fuerte tormenta. La niña sabe muy bien que sus fuerzas son limitadas, pero confía en su padre. Nosotros también debemos reconocer nuestras limitaciones y confiar en nuestro Padre celestial (w03 15/8 pág. 22).

MUERTE
Nuestra vida es como la llama de una vela. Cuando se apaga, no va a ningún sitio, sino que sencillamente deja de existir. (bh cap. 6 pág. 59 párr. 6)

MUERTE NO ES PREDESTINADA
Puede que de un edificio se desprenda un pedazo de una estructura de hormigón o cemento y caiga sobre un transeúnte. ¿Fue Dios quien hizo que eso sucediera? Si así fue, ¿sería razonable que se culpara de negligencia al dueño del edificio? [...] Como dice la Biblia, respecto al transeúnte, fue un acaecimiento no planeado, imprevisto, el que él estuviera allí precisamente cuando cayó el pedazo de la estructura‟. (rs pág. 251 párr. 1 Muerte)

MURMURACIÓN, EFECTO CORROSIVO
Muchos metales tienden por naturaleza a corroerse, y si no se detiene el proceso cuando aparecen las primeras señales de herrumbre, acaban siendo inservibles. Un gran número de automóviles se venden como chatarra, no porque tengan fallas mecánicas, sino porque el metal se ha corroído tanto que el vehículo ya no es seguro. ¿Cómo podemos aplicar este ejemplo a la murmuración?
13 Tal como ciertos metales tienden a la corrosión, así también los seres humanos somos propensos a la queja, por lo que debemos estar alerta al aparecimiento de las primeras señales. Y así como una atmósfera húmeda y cargada de sal acelera la corrosión, del mismo modo la adversidad nos hace más proclives a murmurar. La tensión puede resultar en que hagamos una montaña de un grano de arena. (w06 15/7 pág. 16 párrs. 12-13)

NAVIDAD
Ilustración: Suponga que una multitud de personas fueran al hogar de cierto caballero y le dijeran que estaban allí para celebrar el cumpleaños de él. Él no está a favor de la celebración de los cumpleaños. No le agrada ver a las personas excederse en el comer ni emborracharse ni participar en conducta relajada. Pero algunas de ellas hacen todo eso, ¡y traen regalos para todos los presentes menos para él! Por si fuera poco, la fecha que escogen para la celebración es la del cumpleaños de uno de los enemigos del hombre. ¿Cómo se sentiría el hombre? ¿Querría usted ser partícipe de esto? Eso es exactamente lo que se está haciendo en las celebraciones navideñas. (rs pág. 114 párr. 1 Días de fiesta)

NEUTRALIDAD
Los embajadores representan en el extranjero a un soberano o a un estado. Por ese motivo, asumen una actitud de neutralidad y no intervienen en los asuntos internos del país donde realizan sus funciones. Sin embargo, velan por los intereses del gobierno al que representan. Los cristianos ungidos, cuya “ciudadanía existe en los cielos”, adoptan la misma postura (Filipenses 3:20). Estos celosos embajadores han estado predicando el Reino y, como resultado, han ayudado a reconciliarse con Dios a millones de las “otras ovejas” de Cristo (Juan 10:16; Mateo 25:31-40). Bajo la dirección de los hermanos ungidos de Jesús, los cristianos de las “otras ovejas” actúan como enviados de Cristo. Ambos grupos forman un solo rebaño unido que promueve la causa del Reino mesiánico y mantiene una postura de estricta neutralidad ante las cuestiones políticas de este mundo (Isaías 2:2-4). (lv cap. 5 págs. 51-52 párr. 4)

OBEDIENCIA
A Dios le interesan las decisiones que tomamos, y le afecta nuestra desobediencia. ¿De qué manera? Le duele ver que alguien sigue un proceder tan insensato (Salmo 78:40, 41). Supongamos que una persona diabética no sigue la dieta que le han recetado e insiste en consumir alimentos que le hacen daño. ¿Cómo se sentirá el médico que la atiende, si realmente se preocupa por ella? Sin duda, a Jehová también le duele que le desobedezcamos, porque sabe cuáles son las consecuencias de no seguir su “receta” para la vida. (w07 15/6 pág. 27 párr. 5)

OBEDIENCIA, DE JESÚS, APRENDIDA
Este Hijo primogénito había existido por millones y millones de años en el cielo. Allí presenció la rebelión de Satanás y sus ángeles, pero nunca se les unió. Su actitud se ve reflejada en estas palabras inspiradas: “No fui rebelde” (Isaías 50:5). Entonces, ¿cómo es que “aprendió la obediencia” si siempre había sido obediente a Dios? ¿Cómo fue “perfeccionado” si ya era perfecto?
Supongamos que un soldado posee una espada de hierro. Aunque nunca ha sido probada en la guerra, es de fabricación perfecta y bellamente trabajada. Sin embargo, el soldado decide cambiarla por una más dura, de acero templado, que ya ha sido empleada eficazmente en el combate. ¿No diríamos que ha salido ganando? De la misma manera, la obediencia de Jesús antes de venir al mundo era irreprochable; pero después de haber vivido aquí, fue de una calidad totalmente distinta: había sido probada —o templada, por así decirlo— en circunstancias que jamás se habrían dado en el cielo. (cf cap. 6 pág. 57 párr. 4)

OBEDIENCIA, LOS MANDAMIENTOS DE JEHOVÁ NO SON GRAVOSOS
Imagínese que uno de sus mejores amigos le pide a usted que le ayude a mudarse de casa. Hay que mover muchas cajas, algunas relativamente ligeras y otras tan pesadas que solo pueden llevarse entre dos personas. Su amigo le dice cuáles quiere que cargue. No le va a pedir que levante las cajas pesadas usted solo, pues no desea que se lastime cargando un peso superior a sus fuerzas. Lo mismo ocurre con nuestro amoroso Dios. Él no nos pide imposibles (Deuteronomio 30:11-14). Nunca nos manda cargar con un peso excesivo. Jehová comprende hasta dónde podemos llegar, pues “conoce bien la formación de nosotros, y se acuerda de que somos polvo” (Salmo 103:14).Los mandamientos de Jehová no son para nada pesados; lo único que buscan es nuestro bien. (lv cap. 1 págs. 11-12 párrs. 14-15 )

OBEDIENCIA, MANDAMIENTOS DE JEHOVA PARA NUESTRO BIEN
1) Paseando por un hermoso parque, nos topamos con una cerca alta y resistente que nos cierra el paso a una sección muy agradable. A primera vista, la cerca es un fastidioso obstáculo que coarta nuestra libertad. Pero, mirando a través de ella, descubrimos un feroz león al acecho. Ah, ahora comprendemos para qué está la cerca: para nuestra protección. Pero volvamos a la realidad. ¿Hay algún depredador dispuesto a abalanzarse sobre nosotros? Sí, pues la Palabra de Dios advierte: “Mantengan su juicio, sean vigilantes. Su adversario, el Diablo, anda en derredor como león rugiente, procurando devorar a alguien” (1 Pedro 5:8). Ciertamente, Satanás es un depredador muy cruel. Y para que no caigamos víctimas de sus múltiples “maquinaciones”, Jehová nos da leyes que nos protegen (Efesios 6:11).
Por eso, cuando reflexionemos sobre ellas, esforcémonos por verlas como lo que son: muestras del gran amor que nos tiene el Padre celestial. Vistas así, comprendemos que están ahí para protegernos y hacernos felices. (lv cap. 17 pág. 197 párrs. 4-5)
2) Si un obrero comienza a trabajar en una empresa, ¿pudiera él decir no me gusta como se trabaja aquí, o no se debiera hacer esto o aquello, si él supiera que la empresa tiene una basta experiencia y un personal experimentado?

OMNIPRESENCIA, NO ES BÍBLICA
Podríamos ilustrar estos hechos al comparar a Dios con una planta eléctrica. Esta se encuentra en cierta calle de una ciudad. Pero la electricidad que ella proporciona se distribuye por toda la ciudad y provee luz y energía. Es lo mismo en el caso de Jehová Dios. Él tiene una ubicación en los cielos más altos, pero su fuerza activa, su espíritu santo, proporciona esclarecimiento, y su fuerza puede sentirse en todas partes, en todo el universo. (w81 1/7 p. 6)

OPOSICIÓN FAMILIAR
Puede que un familiar se dé a la bebida. ¿Le beneficiaría que usted pasara por alto o aprobara ese hábito? ¿Sería mejor rendirse y no hacer nada a fin de mantener la paz? No; probablemente concordará en que lo mejor sería intentar ayudarlo a superar su problema, aunque se enojara con usted y lo amenazara. (Proverbios 29:25.) Del mismo modo, si usted verdaderamente ama a sus familiares, no cederá cuando intenten obligarlo a dejar de estudiar la Biblia. (Hechos 5:29.) La única manera de ayudarlos a comprender que nuestra vida depende de que vivamos en conformidad con las enseñanzas de Cristo es permaneciendo firmes. (w95 1/10 pág. 9)

ORACIÓN, INSISTIR
1) No es fácil hacer la voluntad de Dios bajo las presiones que Satanás y su mundo ejercen sobre ti. Pudiera darte miedo. Una joven dijo: “Tener miedo es como tener frío. Puedes hacer algo al respecto”. Explicó: “Cuando uno tiene frío, se pone un suéter. Si sigue sintiendo frío, se pone otro suéter. Y continúa poniéndose ropa hasta que no siente frío. De igual manera, orar a Jehová cuando a uno le da miedo es como ponerse un suéter cuando tiene frío. Si el miedo persiste después de haber hecho una oración, continúo orando hasta que se me quita. Surte efecto. (w95 1/10 pág. 18)
2) Imagine que un miembro de su familia se enferma a mitad de la noche. ¿Despertaría a un médico para pedirle ayuda? No lo haría por una leve indisposición, pero ¿y si se tratara de un infarto? ¿Verdad que en ese caso no le daría vergüenza hacer venir al doctor? ¿Por qué no? Porque es una emergencia. Usted sabe que la ayuda del médico es absolutamente necesaria, y que no pedirla resultaría fatal. Pues bien, los cristianos verdaderos se enfrentan continuamente a una emergencia, por decirlo así. Al fin y al cabo, Satanás anda “como león rugiente” procurando devorarnos (1 Pedro 5:8). Para seguir vivos en sentido espiritual, es absolutamente necesaria la ayuda del espíritu de Dios, y no pedirla tendría consecuencias fatales. De ahí que debamos orar a Dios con persistencia solicitando su espíritu santo (Efesios 3:14-16). Solo así tendremos fuerzas para “aguanta[r] hasta el fin” (Mateo 10:22; 24:13). (w06 15/12 pág. 22 párr. 9)

ORACIÓN, NO DEJAR DE ORAR POR VERGÜENZA
Algunos, al verse en tal situación, dejan de orar por vergüenza; pero eso no es lo más prudente. Para ilustrarlo, pensemos en un piloto de avión. Él sabe que si se pierde, puede pedir orientación a los controladores aéreos. Ahora bien, ¿qué pasaría si, por vergüenza, no se atreviera a llamarlos? Los resultados podrían ser desastrosos. Igualmente, quien comete un pecado y por bochorno no le ora a Dios, se expone a mayor daño. La vergüenza por haber pecado no debe impedirnos hablar con Jehová. De hecho, a quienes han cometido faltas graves, él los invita a orarle. (w06 1/9 pág. 30 párr. 14)

ORACIÓN, PEDIR AUNQUE JEHOVÁ SEPA QUE NECESITAMOS
El dueño de una tienda decide hacer un regalo a varios de sus clientes, pero establece la condición de que se dirijan a él para recogerlo. Quienes no estén dispuestos a hacerlo demostrarán que en realidad no valoran el ofrecimiento. De igual modo, si no nos dirigimos a Jehová para darle a conocer nuestras peticiones, demostraremos que no valoramos sus dádivas. (w06 1/9 pág. 27 párr. 4)

ORIGEN PAGANO DE FIESTAS, POR QUÉ NO FESTEJARLAS
1) Supongamos que usted descubre un arroyo con agua cristalina y se siente tentado a beber de ella. No obstante, al subir por el curso del arroyo, encuentra a personas acampadas que lavan sus trastos y ropa sucia en esa agua. ¿Querría usted todavía beber el agua y arriesgarse a contraer alguna enfermedad? Lo mismo puede decirse de las costumbres asociadas con la celebración del día de Año Nuevo. Aunque ciertas celebraciones pudieran parecer inocentes a los hombres, Jehová, el Dios de la Biblia, ha visto su fuente. (g86 22/12 pág. 21)
2)¿Importa realmente el origen? Claro que sí. Imagínese que viera un caramelo en una alcantarilla. ¿Se lo comería? Por supuesto que no; está sucio. Como ese caramelo, hay fiestas que tal vez parezcan atractivas, pero provienen de lugares inmundos, o sucios. Si queremos ponernos de parte de la adoración verdadera, debemos pensar como el profeta Isaías. A las personas que servían a Dios con sinceridad, él les dijo: “No toquen nada inmundo” (Isaías 52:11). (bh cap. 16 págs. 159-160 párr. 12)

PECADO
1) Supongamos que tenemos una computadora, y alguien introduce en un programa perfecto un error (o virus) que corrompe un archivo electrónico. Esto ilustra el efecto de lo que Adán hizo al desobedecer voluntariamente a Dios, es decir, cuando pecó. Volvamos a la ilustración. Todas las copias que se hagan del archivo corrompido se verán afectadas. Sin embargo, no está todo perdido. Puede detectarse el error con un programa especial y eliminarlo de los archivos y del ordenador. Del mismo modo, la humanidad ha recibido un “virus” (pecado) de Adán y Eva, y necesita ayuda exterior para erradicarlo (Romanos 5:12). Según la Biblia, Dios hizo posible esta limpieza mediante la muerte de Jesús. Es una provisión amorosa de la que todos podemos beneficiarnos (1 Corintios 15:22). (ct cap. 9 págs. 156-157)
2) IMAGÍNESE que sufre una enfermedad cuya curación requiere una intervención quirúrgica. ¿Cómo se sentiría si el costo de la operación fuera muy superior a lo que usted puede pagar, o incluso a lo que pueden sufragar toda su familia y sus amigos en conjunto? Sería frustrante verse en tal situación de vida o muerte.
Este ejemplo ilustra la situación en la que se halla la especie humana. A nuestros primeros padres, Adán y Eva, se les creó perfectos (Deuteronomio 32:4). Sin embargo, se rebelaron contra su Creador (Génesis 3:1-6). Su desobediencia no solo les acarreó el pecado a ellos, sino también a su prole no nacida.
De modo que el pecado es como una enfermedad que cada uno de nosotros ha contraído, pues la Biblia dice que “todos han pecado”. Es una enfermedad letal. Nadie puede evadirlo. Todos los hombres pecan, por lo tanto, todos mueren. Como descendientes de Adán, nacimos en este estado. (w99 15/2 pág. 13)
3) Nuestra situación es similar a la de un arquero que quiere dar en el medio, pero aunque lo intenta lo único que hace es acercarse al blanco.
4) A modo de ilustración, imaginémonos una pequeña fábrica. Todas las máquinas que hay en ella están defectuosas y dificultan la labor de los operarios porque años atrás el primer trabajador pasó por alto el libro de instrucciones y las estropeó todas. Los operarios actuales hacen todo lo que pueden con las máquinas que tienen a su disposición. El dueño de la fábrica quiere arreglar las máquinas para ayudar a sus trabajadores, y está apartando los fondos necesarios para ese propósito. (w95 15/1 pág. 4)

PEDIR DISCULPAS, HUMILDAD
Supongamos que dos hombres que se hallan en lo alto de dos montañas han de comunicarse. Hay demasiada distancia para hablar. Pero si uno de ellos desciende al valle y el otro lo imita, logran conversar con facilidad. Así mismo, si dos cristianos tienen que resolver sus diferencias, cada uno debe tener la humildad de bajar al encuentro del otro en el valle, por así decirlo, y presentar las excusas oportunas.

PERDONAR
1) Imaginémonos que vamos en un avión que está despegando. Al mirar por la ventanilla, vemos cerca de la pista a una conocida que hace el rudo gesto pueril de sacar la lengua. Sabemos que se siente molesta y que tal vez esté pensando en nosotros. O puede que ni siquiera se acuerde de nosotros. En cualquier caso, cuando el avión describe un círculo para ganar altitud, pasamos muy por encima de aquella persona, que ahora nos parece como una motita de polvo. Al cabo de una hora estamos a cientos de kilómetros de distancia, y su rudo gesto ha quedado muy atrás. De igual modo, muchas veces nos resultará más fácil perdonar si intentamos ser como Jehová y, sabiamente, dejamos pasar la ofensa (Proverbios 19:11). ¿No nos parecerá insignificante el desaire de aquí a diez años o cuando llevemos doscientos años en el Milenio? ¿Por qué no pasarlo simplemente por alto? (w99 15/10 págs. 15-16)
2) El auténtico amigo es indulgente con los defectos de poca monta. Ocurre igual que con las frambuesas: aunque a algunos no les gustan por sus semillitas, los amantes de esta fruta ni siquiera las notan. Así mismo, al amigo legítimo se le quiere por sus virtudes y se le pasan por alto las faltas leves. Pablo nos exhorta: “Continúen soportándose unos a otros y perdonándose liberalmente” (Colosenses 3:13). Quienes aprenden a ser magnánimos mantienen sus relaciones. (w00 1/12 págs. 22-23)
3) Las lesiones físicas van de pequeños cortes a heridas profundas, y no todas requieren el mismo grado de atención. Lo mismo sucede con los sentimientos lastimados: algunas heridas son más profundas que otras. ¿Es necesario convertir en un conflicto toda leve magulladura que suframos en nuestras relaciones interpersonales? Las irritaciones menores, los desaires y las molestias forman parte de la vida y no requieren necesariamente un perdón formal. Si se nos conoce como personas que rechazamos a los demás por cualquier decepción insignificante e insistimos en que se disculpen antes de volver a tratarlos con cortesía y educación, es posible que los obliguemos a ser muy cautelosos con nosotros o a mantener las distancias. w97 1/12 pág. 18)
4) Pensemos en una casa que está en muy mal estado: las canaletas de desagüe se están cayendo, las ventanas están rotas y el techo tiene filtraciones de agua. La mayoría de la gente se fija en el aspecto deplorable que presenta la casa y cree que lo mejor es derrumbarla. Pero entonces llega una persona con un criterio muy distinto. Esta ve más allá de lo superficial y se da cuenta de que la estructura es sólida, por lo que es posible restaurar la casa. Decide comprarla y con esfuerzo logra reparar los desperfectos superficiales y mejorar su apariencia. Ahora la gente que pasa frente a ella comenta lo preciosa que es. ¿Podemos ser como esta persona que se esforzó por restaurar la casa? En vez de fijarnos en los defectos superficiales de nuestros hermanos, ¿podemos ver sus buenas cualidades y su potencial de crecimiento espiritual? En tal caso llegaremos a amarlos por su belleza espiritual, tal como lo hace Jehová (léase Hebreos 6:10). (w08 15/3 pág. 27 párr. 9).

PERSONALIDAD, DESNUDARNOS DE LA VIEJA
A los cristianos verdaderos se les anima a imitar a Cristo vistiéndose de “la nueva personalidad que fue creada conforme a la voluntad de Dios” (Efesios 4:20-24). Igual que un cangrejo debe despojarse de su viejo caparazón para crecer, a nosotros se nos anima a “desn[udarnos] de la vieja personalidad con sus prácticas” (Colosenses 3:9). Sin embargo, a diferencia del cangrejo, cuyo cuerpo pronto se vuelve a endurecer tras desechar el caparazón anterior, nosotros debemos vestirnos permanentemente con “los tiernos cariños de la compasión, la bondad [...] y la gran paciencia” (Colosenses 3:12). (g05 8/1 pág. 19)

PREDICACIÓN: INSISTIR AL BUSCAR MERECEDORES
Tenemos que perseverar y ver los asuntos de manera positiva para „buscar a los merecedores‟. (Mateo 10:11.) Por ejemplo, si perdemos nuestras llaves, retrocedemos y las buscamos en los lugares donde hemos estado. Quizás tengamos que hacerlo varias veces para encontrarlas. Perseveremos de la misma manera en buscar a las personas mansas como ovejas. Qué gozo sentimos cuando aceptan las buenas nuevas en territorios que se trabajan con frecuencia. (w94 15/9 pág. 18)

PREDICACIÓN: OBRA DE TODOS Y NO SOLO DE UNO
La obra de hacer discípulos es un trabajo de equipo. Tal como una sola gota de lluvia no alimenta una planta, nadie hace un discípulo por sí solo. Cierto, es un Testigo quien localiza a una persona interesada y le imparte el curso bíblico, pero una vez que el nuevo va al Salón del Reino, es toda la congregación la que le ayuda a reconocer la verdad (w01 1/7 pág. 17).

PREDICACIÓN: LABOR DE SOCORRO
1) Piense en una brigada de salvamento que acude a una zona de desastre. Aunque puede que algunos busquen en un lugar donde encuentren pocos sobrevivientes, no aflojan el paso ni desisten tan solo porque sus compañeros encuentren más en otro lugar. Nuestra labor de salvamento aún no ha concluido, pues todos los años hallamos a cientos de miles de personas que desean sobrevivir a “la gran tribulación (km 12/98 pág. 1).
2) Imagínese que usted ha sobrevivido a un naufragio y está en el agua luchando por mantenerse a flote. Cuando cree que ya no puede aguantar más, alguien le extiende la mano desde un bote salvavidas. Sí, hay otros sobrevivientes. En el bote, usted y los demás se turnan para remar hacia la orilla, y en el camino recogen a otros sobrevivientes.
Se nos ha sacado de las peligrosas “aguas” de este mundo inicuo y se nos ha introducido en el “bote salvavidas” de la organización terrestre de Jehová, donde servimos hombro a hombro unos con otros camino de la “orilla” del justo nuevo mundo. Si las presiones de la vida nos agobian durante el viaje, cuánto agradecemos la ayuda y el consuelo de verdaderos compañeros cristianos. (Proverbios 17:17.)
Tenemos la obligación de ayudar a personas de corazón sincero que aún están en el agua a entrar en la organización de Jehová, ¿no es cierto? (1 Timoteo 2:3, 4.) Necesitan ayuda para aprender lo que Dios espera de nosotros. (w97 15/1 pág. 22)

PREDICACIÓN: NO ES UNA CARGA
El padre tiene la obligación de mantener a su familia en sentido material. No hacerlo equivaldría a rechazar la fe cristiana.¿Supone esta obligación una carga para el cristiano? No si ama a su familia, pues en ese caso quiere mantenerla.
Así mismo, la obra de predicar y hacer discípulos es una obligación, un requisito, del que depende nuestra propia vida. Sin embargo, el motivo por el que predicamos es el amor, no un simple sentido de obligación. Sobre todo, amamos a Dios, pero también amamos a nuestros semejantes, y sabemos que es muy importante que oigan las buenas nuevas (15/1/97)

PREDICACIÓN INCIDENTAL ACERCA DE JEHOVÁ
Supongamos que un buen amigo tuyo poseyera una habilidad sorprendente —tal vez para los deportes, el arte o la música—. ¿Les hablarías de él a tu familia y a otros amigos? Claro que lo harías. Pues bien, conocer todo cuanto Jehová ha hecho puede producir en nosotros el mismo efecto. Por ejemplo, Salmo 19:1, 2 dice que los cielos estrellados “hace[n] salir burbujeando el habla”. En cuanto a nosotros, cuando reflexionamos en los impresionantes logros de nuestro Dios, Jehová, difícilmente podemos contenernos de hablar acerca de él. (w05 15/6 pág. 24)

PREDICACIÓN: AGUANTE EN MINISTERIO ES PRUEBA DE QUE CONTAMOS C/ESPÍRITU DE DIOS
Supongamos, por ejemplo, que alguien le pide que reparta pan gratuitamente de puerta en puerta. Se le dice que debe utilizar su propio tiempo y correr con sus propios gastos. Pero no tarda en darse cuenta de que, en realidad, muy pocas personas desean el pan que usted reparte, y algunas hasta se oponen a que lo haga. ¿Seguiría usted realizando esa actividad mes tras mes, año tras año? Es muy probable que no. Sin embargo, puede que lleve décadas afanándose por declarar las buenas nuevas, dedicando de su tiempo y recursos. ¿Por qué? ¿Verdad que es porque ama a Jehová y porque él ha bendecido su empeño ayudándole a aguantar mediante su espíritu? (w05 15/8 pág. 18)

PREDICACIÓN: NO ES FRUSTRATANTE SI NO RESULTA
Pero el hecho de que no comprendamos plenamente el proceso de crecimiento no hace que nuestra labor sea frustrante. Al contrario, la vuelve interesante, intrigante.
Cuando un agricultor siembra, no sabe si las semillas van a brotar ni dónde lo van a hacer, porque hay muchos factores que escapan a su control. Lo mismo sucede en la obra de hacer discípulos (w08 15/7 pág. 12 párr. 3)

Véase también (REUNIONES, PREDICACIÓN O ESTUDIO PERSONAL: REGULARIDAD)
PRESENCIA DE JESÚS, INVISIBLE
Imagine que emprende un viaje a la costa para ver el mar. Quizá encuentre señales indicadoras a lo largo del trayecto, pero una vez que llegue a la orilla y contemple la inmensa masa de agua que se extiende hasta el horizonte, ¿esperaría encontrar un gran letrero que dijera: “Este es el mar”? ¡Claro que no! ¿Para qué ponerle una señal a algo que uno puede reconocer en cuanto lo ve?
Si Jesús tuvo que detallar la señal de su presencia, es porque esta no sería evidente. En realidad, la señal nos ayudaría a percibir algo que tendría lugar en los cielos. (w08 1/1 pág. 8)

PRESCIENCIA DE JEHOVÁ, PREDESTINACIÓN
1) Si usted tuviera una voz de belleza sin par, ¿estaría obligado a cantar todo el tiempo? Sería absurdo. De igual modo, Jehová posee la capacidad de preconocer el porvenir, pero no la emplea en todo momento. Si lo hiciera, podría violar nuestro libre albedrío, un don inestimable que nunca nos quitará (cl cap. 17 pág. 178)
2) El dueño de un radiorreceptor puede escuchar las noticias del mundo. Pero el hecho de que él pueda escuchar lo que se transmite por cierta estación no significa que él lo hace. Primero él tiene que poner a funcionar el aparato y entonces seleccionar la estación. De igual manera, Jehová puede conocer de antemano los sucesos, pero la Biblia muestra que él usa selectiva y discrecionalmente tal aptitud, dando la debida consideración al libre albedrío con que ha dotado a su creación humana. (Compárese con Génesis 22:12; 18:20, 21.) (rs pág. 106 párr. 5 Destino (Hado))
3) Si tuviéramos mucha fuerza física, ¿nos sentiríamos impulsados a levantar todo objeto pesado que viéramos? ¡Por supuesto que no! De igual forma, poseer la capacidad de ver el futuro no obliga a Dios a saber y predeterminar todo lo que sucederá. Él utiliza su presciencia de manera selectiva y según su criterio. w04 1/10 pág. 12 párr. 13)

PROGRESO ESPIRITUAL, PERMAFROST
Permafrost, el nivel del suelo permanentemente helado que existe en el Ártico y en otras regiones donde la temperatura promedio está bajo el punto de congelación. El suelo, las rocas y el agua subterránea se congelan y forman una masa sólida que a veces alcanza hasta los 900 metros de profundidad. Durante el verano, es posible que se derrita parte del hielo de la superficie del suelo (llamado mollisol). Sin embargo, esta capa fina de suelo deshelado es por lo general lodosa, porque la humedad no puede desaguar en el permafrost que tiene debajo. Las plantas que crecen en la fina capa superficial del suelo con frecuencia son pequeñas o están mal desarrolladas; sus raíces no pueden penetrar el permafrost.
El permafrost ilustra bien la situación de la persona que no mantiene sus facultades mentales activas en absorber, recordar y utilizar el conocimiento exacto. Es muy probable que tenga la capacidad mental de aprender diversos asuntos, incluso las verdades bíblicas. Ha estudiado “las cosas elementales de las sagradas declaraciones formales de Dios” y tal vez ha reunido los requisitos para bautizarse, como lo hicieron los cristianos hebreos. No obstante, quizás no „pase adelante a la madurez‟, a las cosas que sobrepasan “la doctrina primaria acerca del Cristo”. Prosiguiendo con la ilustración del permafrost, puede que las profundidades de sus facultades mentales estén congeladas aunque asista a todas las reuniones. Debemos preguntarnos: „¿Me encuentro en esa situación? ¿He permitido que se forme un permafrost mental en mí? ¿Hasta qué grado estoy alerta mentalmente y tengo interés en aprender?‟. Aunque nos incomoden nuestras respuestas sinceras, podemos dar pasos inmediatos para crecer en conocimiento
Aunque esté presente en las reuniones, tal vez no se valga de ellas para crecer en conocimiento.
Aunque esté presente en las reuniones, tal vez no se valga de ellas para crecer en conocimiento. ¿Qué puede decirse de su participación? A un nuevo o a un joven puede que le cueste mucho leer un texto bíblico u ofrecer un comentario citando textualmente del párrafo, lo que muestra que emplea sus facultades de manera encomiable. Pero Pablo mostró que hay otros cristianos que, en vista del tiempo que llevan en la congregación, deberían avanzar más allá de esa primera etapa de participación si desean seguir creciendo en conocimiento.
Si uno ha sido cristiano durante mucho tiempo y lo único que puede hacer es leer un texto bíblico o hacer un comentario directamente del párrafo, es probable que, por decirlo así, solo haya estado participando con el “mollisol”, o capa externa de la mente. Prosiguiendo con la ilustración del permafrost, puede que las profundidades de sus facultades mentales estén congeladas aunque asista a todas las reuniones.
Esfuércese por estar alerta mentalmente, como si mantuviera alta la temperatura de la mente. Tal proceder impedirá que se forme el “permafrost”; dicho esfuerzo consciente también derretirá cualquier otro estado de “congelación” que se haya desarrollado. (w93 15/8 págs. 15-16)

RACISMO
Una familia de Testigos —Eugène Ntabana, su esposa y sus dos hijos— vivía en la capital, Kigali. Cuando Eugène explicaba la neutralidad cristiana a sus vecinos, solía hablarles de la buganvilla, una planta trepadora que abunda en los climas cálidos. (Mateo 22:21.)
“Aquí en Kigali —explicaba Eugène—, la buganvilla produce flores rojas, rosadas y, a veces, blancas. Sin embargo, todas pertenecen a la misma familia. Lo mismo sucede en el caso de los seres humanos. Aunque seamos diferentes en lo que respecta a raza, color de piel o antecedentes étnicos, todos pertenecemos a la misma familia, la familia humana.” (w96 1/11 pág. 32)

REINO DE DIOS, QUÉ SE NECESITA PARA SER SÚBDITOS
Para ser ciudadano de otro país tal vez haya que satisfacer algunos requisitos, como tener una conducta intachable y alcanzar ciertos niveles de salud. De igual modo, los súbditos de Cristo deben mantener altos valores morales y una buena salud espiritual (w06 1/5 pág. 28 párr. 8)

RELIGIÓN VERDADERA, CÓMO RECONOCERLA
1) No hace falta que estudie y compare las creencias de todas las religiones. Solo tiene que aprender lo que realmente enseña la Biblia sobre la adoración verdadera. Pongamos una comparación. Como usted sabe, el dinero falso es un grave problema en muchos países. Pues bien, imagínese que recibe el encargo de separar los billetes falsos de los auténticos. ¿Cómo distinguirá unos de otros? ¿Aprendiéndose de memoria cada falsificación? En realidad, ¿no sería mucho más práctico estudiar cómo son los billetes auténticos? Cuando los conozca bien, podrá distinguir los falsos. Del mismo modo, es fácil reconocer las religiones falsas cuando aprendemos cómo debe ser la verdadera. (Enseña cap. 15 pág. 144 p.2)
2) Piense en lo siguiente: suponga que consigue un empleo en una gran empresa. En su primer día de trabajo, el jefe está fuera, así que usted les pregunta a tres empleados lo que debe hacer. El primero le dice que el jefe quiere que se ponga a barrer el suelo; el segundo le dice que pinte el edificio, y el tercero, que debe repartir el correo.Luego usted les pregunta cómo es el jefe. El primero le dice que es un hombre alto, joven y muy estricto. El segundo afirma que es bajito, de edad avanzada y amable. El tercero le dice que el jefe no es un hombre, sino una mujer. Seguramente, usted va a llegar a la conclusión de que alguno no le dice la verdad. Si desea conservar su nuevo empleo, probablemente tratará de averiguar quién es en realidad su jefe y lo que espera de usted. Lo mismo sucede con la religión. Como hay tantas ideas en cuanto a quién es Dios y lo que pide de nosotros, tenemos que asegurarnos de que nuestra forma de adorarle esté de acuerdo con la verdad.

RELIGIÓN FALSA, IMPORTANCIA DE ABANDONARLA
El barco se halla en medio de una tempestad. La tripulación, que está luchando desesperadamente por mantener a flote la embarcación, se enfrenta a una decisión dramática: quedarse a bordo o abandonar el barco y salvar la vida. Si su barco religioso se está hundiendo, diríjase al barco de rescate del cristianismo verdadero. (w95 1/2 pag.3)

RESCATE
1) Digamos que un cabeza de familia se convierte en delincuente y es sentenciado a muerte. Sus hijos quedan en la miseria y llenos de deudas. Quizás el bondadoso abuelo de ellos interviene a su favor y, mediante un hijo que vive con él, se encarga de pagarles las deudas y les presenta la posibilidad de emprender una nueva vida. Por supuesto, para beneficiarse, los hijos del delincuente tienen que aceptar el arreglo, y, como es razonable, el abuelo quizás les pida que cumplan con ciertos requisitos como garantía de que no imitarán el derrotero de su padre.
2) IMAGÍNESE que se encuentra atrapado en un naufragio. En el momento en que ha perdido la esperanza, acude un rescatador y lo lleva a un lugar seguro. ¡Qué alivio siente cuando lo aleja del siniestro y le dice: “Ya está a salvo”! ¿No estaría en deuda con él? Literalmente le debería la vida. En algunos aspectos, este ejemplo ilustra lo que ha hecho Jehová por nosotros. Es patente que estamos en deuda con él. A fin de cuentas, es quien ha suministrado el rescate, posibilitando nuestra liberación de las garras del pecado y la muerte. Nos sentimos seguros, conscientes de que, mientras demostremos fe en ese valiosísimo sacrificio, se nos perdonarán los pecados y tendremos garantizado un futuro eterno (cl cap. 16 pág. 158)
3) Imaginémonos, a modo de ilustración, que vivimos en una ciudad cuyos residentes trabajan en su mayoría en una gran fábrica que ofrece buenos salarios y una vida cómoda. Pero todo cambia cuando la planta cierra sus puertas debido a que el administrador se volvió corrupto y la llevó a la bancarrota. Al encontrarnos de repente desempleados, ya no podemos pagar las facturas. Cónyuges, hijos y acreedores se ven afectados por la deshonestidad de un solo hombre. ¿Existe algún remedio? Sí. Un benefactor acaudalado decide tomar cartas en el asunto, ya que comprende el valor de la compañía y también se compadece del gran número de trabajadores y sus familias. Por consiguiente, adopta medidas para saldar la deuda de la empresa y reabrir la fábrica. La liquidación de esta única deuda supone un alivio para una gran cantidad de empleados y sus parientes inmediatos, así como para los acreedores. De igual modo, la cancelación de la deuda de Adán beneficia a muchísimos millones de personas. (cl cap. 14 pág. 143)

RESCATE, NOS OBLIGA
Supongamos que alguien lo salva a usted de morir ahogado. ¿Podría simplemente irse a casa, secarse y olvidar lo ocurrido? De ninguna manera. Se sentiría endeudado con la persona que lo salvó. Después de todo, usted le debe la vida. ¿Les debemos menos a Jehová Dios y a Jesucristo? Sin el rescate todos nos ahogaríamos, por decirlo así, en el pecado y la muerte. Sin embargo, gracias a su gran acto de amor, tenemos la perspectiva de vivir para siempre en una Tierra paradisíaca. (w95 15/6 pág. 14)

RESURRECCIÓN
1) Hay muchas cosas que no sabemos con respecto a la resurrección: dónde aparecerán los resucitados, se casarán o no, tendrán hijos, etc., no debemos permitir que estos detalles empañen nuestra felicidad de tener esta maravillosa esperanza porque confiamos en que Jehová, satisfará todos nuestros deseos de la mejor manera que el considere.
2) Cuando uno recibe una invitación para ir a una fiesta, un gran acontecimiento, no piensa en detalles como si habrá comida para todos los invitados, si habrán copas para todos, si estaremos sentados o parados, cómo será la música, etc, sino que deja todo en manos del anfitrión (alguien muy capaz y experto en organizar eventos de la mejor forma posible) y espera que el, quien está acostumbrado a organizar este tipo de eventos, sea quien haya pensado en lo mejor para sus invitados; no permitiríamos que por preocuparnos de esos detalles menores, no disfrutáramos de la fiesta.
3) ¿Cómo podemos sobrellevar la pérdida de un ser querido? Quizás una comparación resulte útil. Cuando un amigo sale de viaje, por lo general no caemos en un estado prolongado de tristeza, porque esperamos verlo a su regreso. Pues bien, tener un punto de vista similar sobre la muerte de un cristiano fiel puede aliviar nuestro dolor, ya que sabemos que le espera la resurrección (Eclesiastés 7:1). (w07 15/7 pág. 28 párr. 10)

RESURRECCIÓN DE JESUS EN CUERPO ESPIRITUAL NO CARNAL
Si un hombre paga una deuda a favor de un amigo, pero entonces inmediatamente toma de vuelta el dinero del pago, obviamente la deuda continúa en vigor. De igual manera, si, al ser resucitado, Jesús hubiera tomado posesión nuevamente de su cuerpo humano de carne y sangre, que había sido dado en sacrificio para pagar el precio del rescate, ¿qué efecto habría tenido esto en los preparativos que había estado haciendo para librar de la deuda del pecado a personas fieles? (rs pág. 214 párr. 5 Jesucristo)

REUNIONES (IMPORTANCIA) O PASTOREO
Un hombre, que regularmente asistía a las reuniones de un determinado grupo, sin ningún aviso dejó de participar en sus actividades.
Después de algunas semanas, el líder de aquel grupo decidió visitarlo.
Era una noche muy fría.
El líder encontró al hombre en casa, solo, sentado delante de la chimenea, donde ardía un fuego brillante y acogedor.
Adivinando la razón de la visita, el hombre dio la bienvenida al líder, lo condujo a una silla grande cerca de la chimenea y se quedó quieto, esperando.
Se hizo un grave silencio. Los dos hombres sólo contemplaban la danza de las llamas en torno de los troncos de leña que ardían.
Al cabo de algunos minutos, el líder examinó las brasas que se formaron y cuidadosamente seleccionó una de ellas, la más incandescente de todas, empujándola hacia un lado.
Volvió entonces a sentarse, permaneciendo silencioso e inmóvil.
El anfitrión prestaba atención a todo, fascinado y quieto.
Al poco rato, la llama de la brasa solitaria disminuyó, hasta que sólo hubo un brillo momentáneo y su fuego se apagó de una vez.
En poco tiempo, lo que antes era una fiesta de calor y luz, ahora no pasaba de ser un negro, frío y muerto pedazo de carbón recubierto de una espesa capa de ceniza grisácea.
Ninguna palabra había sido dicha desde el protocolar saludo inicial entre los dos amigos.
El líder, antes de prepararse para salir, manipuló nuevamente el carbón frío e inútil, colocándolo de nuevo en el medio del fuego.
Casi inmediatamente se volvió a encender, alimentado por la luz y el calor de los carbones ardientes en torno de él.
Cuando el líder alcanzó la puerta para partir, su anfitrión le dijo:- Gracias por su visita y por el bellísimo sermón. Reflexión
A los miembros de un grupo vale recordarles que ellos forman parte de la llama y que lejos del grupo pierden todo su brillo.
A los líderes vale recordarles que ellos son responsables por mantener encendida la llama de cada uno de los miembros y por promover la unión entre todos ellos, para que el fuego sea realmente fuerte, eficaz y duradero.

REUNIONES, PREDICACIÓN O ESTUDIO PERSONAL: REGULARIDAD
Imagínese que su médico le dice que se aplique cierta pomada dos veces al día para eliminar un sarpullido persistente. ¿Le desaparecería este si se aplicara la pomada solo una o dos veces al mes? Probablemente no. De igual modo, el salmista nos da una “prescripción” para nuestra salud espiritual: leer la Palabra de Dios “día y noche [...] en voz baja” (Salmo 1:1, 2). Para que el beneficio sea acumulativo tenemos que seguir la “prescripción”: un estudio diario de la Palabra de Dios con la ayuda de las publicaciones cristianas (Josué 1:8). (w98 15/9 pág. 21)

RIQUEZAS COMPARABLES A UN DIOS
Pensemos en una piedra de buen tamaño que alguien encuentra en un campo del antiguo Israel. Esa piedra podría ser útil en la construcción de una pared o de una casa. Pero si se usara como “columna sagrada” o como “obra de exhibición” con fines idolátricos, se convertiría en un tropiezo para el pueblo de Jehová (Lev. 26:1). De igual modo, el dinero es útil hoy día. Lo necesitamos para subsistir y, además, podemos darle un buen uso en el servicio a Jehová (Ecl. 7:12; Luc. 16:9). Pero si lo ponemos por encima de las actividades cristianas, podría convertirse en nuestro dios (léase 1 Timoteo 6:9, 10). (w08 15/4 pág. 4 párr. 8)

SALVACIÓN, LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ LOS ÚNICOS?
La Palabra de Dios indica que no basta con querer salvarnos; además, hay que seguir las instrucciones que nos proporciona nuestro Salvador, Jehová Dios. Para ilustrarlo: supongamos que un excursionista se pierde en plena montaña. Si quiere sobrevivir, ¿qué cree usted que debe hacer? ¿Empeñarse en buscar el camino de salida sin ayuda de nadie, o seguir humildemente las instrucciones de un equipo de rescate?
De modo parecido, para salvarnos tenemos que hacer la voluntad del Salvador de la humanidad, Jehová. Y aunque Dios ofrece la salvación a todos, no todos se salvarán. (w08 1/11 pág. 28)

SALVACIÓN, UNA VEZ SALVO SIEMPRE SALVO?
Imagínese que a usted se le rescatara de una torre en llamas. Piense en el alivio que sentiría al salir ileso del edificio y oír a su rescatador decir: “Ahora está a salvo”. En verdad, se le habría salvado de una muerte segura. Pero ¿qué sucedería si, por alguna razón insensata, usted decidiera regresar al edificio? Su vida estaría en peligro de nuevo.
Los cristianos están en condición de salvos. Tienen la perspectiva de vivir para siempre porque gozan de la aprobación de Dios. Como grupo, su salvación del pecado adánico y de todas sus consecuencias es segura. Pero como individuos su salvación para la vida eterna depende de que continúen adhiriéndose a todos los requisitos de Dios. (w89 15/9 pág. 7)

SANGRE, FRACCIONAMIENTO
Gracias a la ciencia y la técnica se pueden detectar y extraer elementos de la sangre mediante un proceso llamado fraccionamiento. Para ilustrarlo: el agua de mar (de la que el 96,5% es agua propiamente dicha) puede fraccionarse a fin de obtener sustancias como magnesio, bromo y, por supuesto, sal. Algo parecido se hace con el plasma sanguíneo, el cual representa más de la mitad del volumen total de la sangre. Al fraccionar el plasma (del que el 91,5% es agua), se obtienen proteínas como la albúmina, el fibrinógeno y diversas globulinas. (g 8/06 pág. 9)

SOBERANÍA, POR QUÉ DIO TIEMPO JEHOVÁ
1) Digamos que usted es el entregado padre de varios hijos y que toda su familia vive feliz. Supóngase que uno de sus vecinos difunde mentiras que le acusan de ser un mal padre; que llega incluso a decir que sus hijos no lo aman, que se quedan a su lado solamente porque no conocen nada mejor, y que se marcharían si alguien les ofreciese la oportunidad. “¡Eso es ridículo!”, diría usted. Sí, pero ¿cómo lo demostraría? Algunos padres se pondrían furiosos. No obstante, tal reacción violenta, además de crear otros problemas, respaldaría las mentiras. Una buena manera de ocuparse del problema sería dando la oportunidad a su acusador de probar su alegación y permitiendo a sus hijos atestiguar que lo aman de corazón. Jehová es como el entregado padre de la ilustración. Adán y Eva pueden compararse a los hijos, y Satanás encaja muy bien con el vecino mentiroso. Prudentemente, Dios no acabó de inmediato con Satanás, Adán y Eva, sino que los dejó con vida por un tiempo. De este modo, nuestros primeros padres tendrían la oportunidad de dar comienzo a la familia humana, y el Diablo, de demostrar la veracidad de sus acusaciones. No obstante, desde el mismo principio Dios sabía que algunas personas serían leales a él y probarían así que Satanás es un mentiroso. (kl cap. 8 págs. 75-76)
2) Un maestro está explicando a sus alumnos cómo resolver un difícil problema de matemáticas. De repente, un alumno inteligente pero rebelde afirma que la forma en que lo está resolviendo es incorrecta, y así da a entender que es un mal maestro. El muchacho insiste en que él conoce una forma mucho mejor de resolverlo. Algunos de sus compañeros de clase creen que tiene razón y se rebelan también. ¿Qué debería hacer el maestro? Podría echar de la clase a los estudiantes rebeldes, pero ¿cómo reaccionarían los demás? Tal vez pensarían que su compañero y los que se unieron a él tienen razón.
Podrían perderle el respeto al maestro y pensar que tiene miedo de que se pruebe que está equivocado. Pero ahora suponga que el profesor permite que el estudiante rebelde demuestre a la clase cómo resolvería él el problema. Jehová ha hecho algo parecido. Recuerde que quienes se rebelaron en el jardín de Edén no eran los únicos implicados en la cuestión. Millones de ángeles observaron lo que ocurrió (Job 38:7; Daniel 7:10).
La forma en que Jehová respondiera a la rebelión tendría importantes consecuencias para aquellos ángeles y, con el tiempo, para todas las demás criaturas inteligentes. Así pues, ¿qué ha hecho Jehová? Ha permitido que Satanás demuestre cómo gobernaría él a la humanidad. Y también ha permitido que los seres humanos se gobiernen a sí mismos bajo la dirección de Satanás. El maestro del que hablábamos sabe que el joven rebelde y los alumnos que lo apoyan no tienen razón. Pero también sabe que si deja que intenten resolver el problema a su manera, toda la clase se beneficiará. Así es, cuando se demuestre que los rebeldes están equivocados, los alumnos que sean sinceros reconocerán que el maestro es el único capacitado para dar la clase. Además, entenderán por qué a continuación este expulsa de la clase a los estudiantes rebeldes. Del mismo modo, Jehová sabe que todos los ángeles y humanos sinceros se beneficiarán cuando vean que Satanás y los demás ángeles rebeldes no tienen razón y que la humanidad no puede gobernarse a sí misma. Aprenderán esta gran verdad que expresó el profeta Jeremías: “Bien sé yo, oh Jehová, que al hombre terrestre no le pertenece su camino. No pertenece al hombre que está andando siquiera dirigir su paso” (Jeremías 10:23).
3) Aunque el sufrimiento que ha habido por siglos ha sido muy doloroso para las personas que han sido sus víctimas, ha cumplido con un buen propósito. Esto pudiera compararse con permitir uno que su hijo fuera sometido a una dolorosa operación para corregir un grave problema de salud. Los beneficios de largo plazo sobrepasan por mucho el dolor temporal. Además, el futuro que Dios se ha propuesto para esta Tierra y los humanos sobre ella quitará de la memoria la carga del pasado: “Las cosas anteriores no serán recordadas, ni subirán al corazón” (Isaías 65:17). Por tanto, los sufrimientos que los humanos han experimentado serán con el tiempo borrados de la mente de los que vivan cuando la gobernación de Dios rija sobre toda la Tierra. (ce cap. 16 págs. 196-198 párr. 2)

SUFRIMIENTO, DIOS NO ES EL CAUSANTE
1) Pues bien, piense en un juez que dicta una sentencia justa contra un delincuente. Este quizá sufra mucho mientras cumple su condena, pero ¿podría con razón culpar al juez de ser la causa de sus desgracias? ¡De ningún modo! Por otra parte, Jehová nunca es fuente de maldad. Santiago 1:13 señala: “Con cosas malas Dios no puede ser sometido a prueba, ni somete a prueba él mismo a nadie”. Recordemos, además, que Jehová dictó su sentencia “sobre la base de la esperanza” (w03 1/9 pág. 11)
2) ¿PUEDE CULPARSE A DIOS? ¿Cómo se sentiría usted si alguien cometiera un crimen y le echaran la culpa a usted? Eso le parecería muy injusto. La justicia exige que se castigue al culpable y se libre de culpa al inocente. Si el conductor de un automóvil pasa por alto la señal que le indica que se detenga en un cruce de tránsito intenso y como resultado de ello se mete en un mal accidente, no es culpa de la ley. Si cierto individuo se hace glotón y enferma debido a comer en demasía, la culpa no es del granjero que cultivó el alimento. Si, a pesar de buena crianza, cierto joven abandona su hogar, pasa por alto el buen consejo de su padre y entonces se mete en problemas, la culpa no es del padre. Entonces, ¿por qué debería culparse al Padre celestial, Dios, cuando la humanidad comete males? ¿No debería colocarse la culpa donde corresponde... sobre el culpable? (gc pág. 5)

TELEVISIÓN, SUTIL INFLUENCIA
¿Qué efecto tienen en la gente las continuas escenas de violencia y sexo? Los detractores se quejan de que la violencia televisiva genera agresividad en las personas y hace que sean menos compasivas con las víctimas de actos violentos en la vida real
No es fácil demostrar esta relación de causa y efecto. Para ilustrarlo: imagínese que poco después de tomar cierto medicamento por primera vez le sale un sarpullido. En un caso así, es fácil llegar a la conclusión de que fue el medicamento lo que le provocó la reacción alérgica. Pero a veces las alergias se presentan de modo gradual. En esos casos, vincular la reacción alérgica a un medicamento concreto es mucho más difícil, pues las alergias obedecen a muchas causas.
De igual modo, es difícil demostrar que la violencia televisiva genera delincuencia y otras formas de conducta antisocial. Muchos estudios indican que sí existe tal relación, e incluso algunos delincuentes han culpado de su actitud y su conducta violenta a la televisión. Pero también es cierto que hay muchas cosas que influyen en la vida de una persona y que igualmente pueden contribuir a la agresividad: los videojuegos violentos, los valores sociales de amigos y familiares y las condiciones de vida. (g 10/06 pág. 5)

TENTACIONES, SE ESPERA QUE RECHACEMOS AUTOMÁTICAMENTE
Se espera que los cristianos rechacemos todo lo malo de inmediato, que esa sea nuestra reacción automática. Cuando el médico nos golpea con un martillito el tendón que tenemos justo bajo la rodilla, la pierna se extiende al instante de forma automática. Es un acto reflejo; no nos ponemos a pensar si vamos a realizarlo o no. De igual modo, cuando se presentan tentaciones, el cristiano que tiene el corazón puro y la conciencia educada por la Biblia rechaza automáticamente lo malo (Rom. 12:9). (w08 15/3 pág. 24 párr. 17)

TOLERANCIA RELIGIOSA CON SACERDOTES
Supongamos que un colegio de médicos permite que un cirujano irresponsable siga operando, y que la única medida que toma es cambiarlo de hospital aunque ha matado o dejado lisiados a sus pacientes. Tal “tolerancia” podría ser consecuencia de un sentido equivocado de la lealtad profesional. Pero ¿y las víctimas que perdieron la vida o sufrieron graves consecuencias por culpa de su actuación negligente o delictiva?
Se causa un daño tremendo cuando las autoridades religiosas toleran a sacerdotes que abusan constantemente de niños. “Las autoridades eclesiásticas consideran estos casos como meros incidentes —observó un periodista de Irlanda— y, por ello, solo cambian [de lugar] al sacerdote culpable.” (w01 15/7 pág. 22)

TRANSFUSIONES DE SANGRE, ABSTENERSE DE SANGRE
¿Están incluidas las transfusiones en el mandato de abstenerse de sangre? Sí, lo están. Pongamos una comparación. Si el médico le dice que se abstenga del alcohol, ¿significa que no debe beberlo pero sí puede inyectárselo en las venas? Por supuesto que no. De la misma manera, abstenerse de sangre significa no introducirla en el cuerpo de ningún modo. Así que para obedecer ese mandato no debemos permitir que nos pongan una transfusión de sangre. bh cap. 13 pág. 130 párr. 13)

TRINIDAD COMPARABLE A GEMELOS NO A PADRE E HIJO
Si usted tratara de enseñarme que dos personas son iguales —preguntó—, ¿qué parentesco emplearía para ilustrarlo?” Después de pensarlo por un momento, ella contestó: “Podría referirme a dos hermanos”. “Exactamente —respondió el Testigo—. Puede que hasta a gemelos idénticos. Pero al enseñarnos a ver a Dios como el Padre y a él mismo como el Hijo, ¿qué dio a entender Jesús. (w98 15/5 pág. 22)
un regalo de su hijita, quien se ha gastado en él todos sus ahorros. Ahora la madre lo ve con otros ojos. Quizás se le salten las lágrimas, abrace a la pequeña y le manifieste su profunda gratitud.
Puesto que Jehová comprende cabalmente nuestros motivos y limitaciones, valora el hecho de que le demos lo mejor de nosotros, sea poco o mucho. (w07 1/2 pág. 17 párrs. 3-4).

VIDA ETERNA
Podríamos comparar la vida eterna a contar con abundante oxígeno. La tripulación de un submarino averiado sin duda concedería mucho valor a este gas. Cuando los rescataran, ¿cree usted que se quejarían ingratamente debido a que vuelven a disponer de abundante oxígeno? ¡Claro que no!
Como los miembros de esa tripulación, nosotros también podemos ser rescatados, y con una mejor perspectiva: la de vivir para siempre. “El salario que el pecado paga es muerte —escribió el apóstol Pablo—, pero el don que Dios da es vida eterna por Cristo Jesús nuestro Señor.” (Romanos 6:23.) Mediante el sacrificio redentor de Jesús, Dios acabará con la imperfección y la muerte, y otorgará a la humanidad obediente el don de la vida eterna. ¿No deberíamos sentirnos agradecidos por tan amorosa dádiva? (w04 15/11 págs. 5-6)

MISCELANEOS
Por la imperfección, a lo mejor nos parece que los actos de devoción piadosa que realizamos son insignificantes y no merecen que Jehová los bendiga. Sin embargo, él entiende perfectamente nuestros motivos y circunstancias, y por esta razón valora mucho el servicio que le rendimos con toda el alma (Mateo 22:37). Pongamos una comparación. Una madre encuentra sobre la mesa un regalo consistente en un collar de poco valor. Viéndolo como una baratija, podría tirarlo. Sin embargo, la tarjeta adjunta indica que es un regalo de su hijita, quien se ha gastado en él todos sus ahorros. Ahora la madre lo ve con otros ojos. Quizás se le salten las lágrimas, abrace a la pequeña y le manifieste su profunda gratitud.
Puesto que Jehová comprende cabalmente nuestros motivos y limitaciones, valora el hecho de que le demos lo mejor de nosotros, sea poco o mucho. (w07 1/2 pág. 17 párrs. 3-4).
Jesucristo se valía de su entorno para enseñar mediante el uso de las ilustraciones, hasta en ocasiones se valió de los niños para dejar profundas enseñanzas en sus discípulos

Comments