Estudio Biblico de Congregación

SEMANA DEL 19 DE SEPTIEMBRE

• Estudio Bíblico de Congregación

Cántico 78 y oración

(bt cap. 9 párrs. 19-24 y recuadro pág. 73.) (25 minutos)

“Gran número de personas [...] se hicieron creyentes” (Hechos 11:19-26a)

19 ¿Comenzaron los cristianos a predicar a los incircuncisos? Efectivamente. Notemos lo que ocurrió después en Antioquía de Siria. Como esta ciudad albergaba una gran comunidad hebrea que vivía en paz con sus vecinos, era un marco muy propicio para predicar a los gentiles. Por eso, fue allí donde algunos discípulos judíos empezaron a anunciar las buenas nuevas “a la gente de habla griega”, lo que incluía tanto a circuncisos como a incircuncisos (Hech. 11:20). Con la bendición de Jehová, “gran número de personas [...] se hicieron creyentes” (Hech. 11:21).

20 A fin de encargarse del campo maduro de Antioquía, la congregación de Jerusalén envió a Bernabé. Pero enseguida este vio que no podía atender el interés él solo. ¿Y quién mejor para ayudarlo que Saulo, el futuro apóstol a las naciones? (Hech. 9:15Rom. 1:5.) Lejos de verlo como a un posible rival, Bernabé demostró modestia, o, lo que es lo mismo, conciencia de sus limitaciones. Tomando la iniciativa, fue a buscarlo a Tarso para que lo ayudara. Regresaron juntos y estuvieron un año edificando a los discípulos antioquenos (Hech. 11:22-26a).

21 ¿Cómo podemos nosotros demostrar modestia en el ministerio? Reconociendo también nuestras propias limitaciones. Todos tenemos nuestros puntos fuertes y débiles. Algunos logran distribuir muchas publicaciones pero no tienen tanto éxito en otros campos, como las visitas a los interesados o el inicio de estudios bíblicos. Si queremos mejorar en una determinada faceta, haremos bien en pedir ayuda. Al tomar la iniciativa de este modo, seremos evangelizadores más productivos y gozosos (1 Cor. 9:26).

Decidieron “enviar [...] socorro” (Hechos 11:26b-30)

22 “Fue primero en Antioquía donde a los discípulos por providencia divina se les llamó cristianos.” (Hech. 11:26b.) Esa designación no solo cuenta con el beneplácito de Jehová, sino que describe bien a quienes viven según el modelo de Cristo. Ahora, ¿se formarían vínculos de hermandad entre los nuevos conversos gentiles y sus compañeros de origen judío? Sin la menor duda. Veamos lo que sucedió al declararse una hambruna en torno al año 46. En la antigüedad, tales problemas tenían efectos desastrosos entre los pobres, quienes carecían por completo de reservas de dinero o alimentos. Este era el caso de muchos cristianos de Judea que pertenecían a las capas sociales más humildes. Al enterarse de su difícil situación, los hermanos de Antioquía —gentiles y judíos por igual— mostraron auténtico amor fraternal enviándoles socorro (Hech. 11:29).

23 En la actualidad, los siervos de Dios reaccionamos de la misma manera. Cuando nos enteramos de que otros cristianos se encuentran en apuros, tomamos medidas para ayudarlos, incluso si viven en el extranjero. Los comités de las sucursales organizan rápidamente grupos de ayuda para atender a los damnificados en huracanes, terremotos, tsunamis y otras catástrofes naturales. Así probamos que de verdad somos todos hermanos (Juan 13:34351 Juan 3:17).

24 Los cristianos verdaderos tomamos en serio el significado de la visión que recibió Pedro en una azotea de Jope hace más de 1.900 años. Dado que Jehová no hace distinciones y desea que se dé testimonio cabal del Reino, nos esforzamos al máximo para que personas de toda raza, nacionalidad y nivel social tengan la oportunidad de escuchar las buenas nuevas y obrar en consecuencia (Rom. 10:11-13).

[Notas]

Los curtidores sufrían el menosprecio de muchos judíos porque su oficio los ponía en contacto con pieles, cadáveres de animales y materiales repugnantes. De hecho, se los consideraba indignos de presentarse en el templo, y tenían que ubicar su taller a más de 50 codos (algo más de 20 metros o 70 pies) de la población. Tal vez fuera esta una de las razones por las que el domicilio de Simón estaba “junto al mar” (Hech. 10:6).

Véase en esta misma página el recuadro “Cornelio y el ejército romano”.

Concretamente, el artículo “Consejos infalibles para la crianza de los hijos”, en el número del 1 de noviembre de 2006, páginas 4 a 7.

Véase el recuadro de la página 73 “Antioquía de Siria”.

El historiador judío Josefo menciona que esta “gran hambre” tuvo lugar durante el reinado del emperador Claudio (41-54 de nuestra era).

[Preguntas del estudio]

19. ¿A quiénes comenzaron a predicar en Antioquía los cristianos judíos, y cuál fue el resultado?

20, 21. ¿Qué muestra de modestia dio Bernabé, y cómo podemos imitarlo en nuestro ministerio?

22, 23. ¿Cómo demostraron amor fraternal los cristianos de Antioquía, y cómo seguimos su ejemplo los siervos de Dios de la actualidad?

24. ¿Qué indicará que tomamos en serio el significado de la visión de Pedro?


Comments