~~La lectura dialógica

La lectura dialógica tiene como principios fundamentales los de el aprendizaje dialógico que son:
.Diálogo igualitario.
.Inteligencia cultural.
.Transformación.
.Dimensión instrumental.
.Creación de sentido.
.Solidaridad.
.Igualdad de diferencias.

                    Lectura dialógica

     Desde el CREA de Barcelona se ha venido impulsando una nueva concepción de pedagogía crítica (Adriana Aubert et al. 2004), el aprendizaje dialógico.

     “Desde la perspectiva dialógica, se entiende que los significados que damos a la realidad social se han creado en la interacción, ni vienen dados por los sistemas ni salen de nuestro interior, sino que tanto los sistemas como nuestro interior han sido generados por las interacciones. Las personas continuamente creamos y recreamos significados acerca de la realidad que son el resultado de acuerdos intersubjetivos alcanzados a través de procesos comunicativos” (Aubert, A. et al., 2008:77).

 

     La concepción dialógica del aprendizaje esta influida por las teorías socioculturales. Recoge aportaciones de Vygostky (1989), en las que  señala cómo es posible  recorrer la zona de desarrollo próximo a través de las interacciones. También Bárbara Rogoff (1993) investiga extensamente la interacción comunicativa entre personas adultas de la comunidad y niños y niñas en torno a actividades culturales. Bruner (1984) explica cómo es a través del diálogo que se elabora y reelabora la cultura, y además señala que el futuro de la psicología se encuentra en el estudio de la intersubjetividad, y Wells (2001) estudia en profundidad cómo a través del diálogo los niños y las niñas indagan y transforman el conocimiento. También valoran las aportaciones de Paolo Freire (1987), que también  señala cómo la naturaleza de la persona es dialógica. Habermas, establece como premisa de su Teoría de la Acción Comunicativa (2001) que todas las personas son capaces de lenguaje y acción, lo que les permite interactuar y llegar a acuerdos.

     Así, los principios del aprendizaje dialógico son: Diálogo igualitario, inteligencia cultural, transformación, dimensión instrumental, creación de sentido, solidaridad e igualdad de diferencias.

 

     A partir de los principios del aprendizaje dialógico se han desarrollado propuestas de prácticas educativas que pretenden acelerar los aprendizajes potenciando las interacciones entre todos los participantes en la comunidad educativa. Entre estas propuestas está la de las tertulias literarias dialógicas.

 

     Desde esta línea, la lectura dialógica es el proceso intersubjetivo de leer y comprender un texto sobre el que las personas profundizan en sus interpretaciones, reflexionan críticamente sobre el mismo y el contexto, e intensifican su comprensión lectora a través de la interacción con otros agentes, abriendo así posibilidades de transformación como persona lectora y como persona en el mundo. De esta forma, la lectura dialógica implica desplazar el centro del acto de significado de una interacción subjetiva entre persona y texto a nivel individual hacia una interacción intersubjetiva entre niños y/o personas adultas en relación con el texto.

 

    “La experiencia de las tertulias literarias dialógicas empieza en la educación de personas adultas, en procesos de posalfabetización, concretamente en la escuela de la Verneda-Sant Martí de Barcelona, como una experiencia cultural y educativa no formal. Con el paso del tiempo se ha  transformado y expandido entre los alumnos de las escuelas primarias y secundarias, y también entre sus familiares”. (Valls, R., Soler, M., Flecha, R. 2008. p. 80).

    Las personas leen en casa las páginas acordadas, señalan el párrafo o párrafos que más les han gustado o que quieran resaltar por algún motivo. Una vez en la tertulia, respetando el turno de palabra las personas leen en voz alta su párrafo y explican por qué lo han elegido e inmediatamente se abre un turno de palabras para que los demás participantes expresen su opinión. A través del diálogo igualitario se establece que todas las opiniones serán respetadas por igual. La finalidad no es que una opinión se imponga o se considere como válida por encima de las otras, sino que todas las personas se sientan capaces de aprender y de aportar conocimientos, convirtiéndose en creadoras de cultura. La importancia está en los argumentos que se aportan y no en la posición de poder de quien los formula, así como la intención de llegar a un entendimiento.

      “Fruto del diálogo igualitario y del debate, aumenta la motivación y la curiosidad por aprender los contenidos académicos, potenciando que se investigue sobre todo aquello que se desea aprender”. (Valls R., Soler M., Flecha R. 2008. p. 80).