DIBUJANDO RESISTENCIA,

 PINTANDO DIGNIDAD

 

PROYECTO DE MEMORIA HISTÓRICA ACTIVA DE EUROPA

 

Educar contra el olvido para la concienciación cívica ante la propagación de totalitarismos e ideas extremistas en Europa

 

El proyecto DIBUJANDO RESISTENCIA, PINTANDO DIGNIDAD será ejecutado conjuntamente por tres asociaciones

-Territoires de la Memoire Lieja (Bélgica)

-Asociación DAME (Descendants et Amis de la Maternité d'Elne) Francia.

-Territorios de la Memoria España.

 

En qué consiste

Se trata de pintar tres murales diseñados por el pintor español Manolo Sierra para cada uno de los tres espacios públicos elegidos en cada ciudad.

Se pretende que la realización del mural sea colectiva, que participen todos aquellos  ciudadanos que quieran colaborar en la construcción de esta obra visual, que permanecerá visible y se convertirá en una herramienta de reflexión pública y al alcance de miles de ciudadanos europeos.

Queremos aprovechar las ventajas que proporciona una cultura de la imagen para reflexionar críticamente sobre el pasado y el presente, y para defender en Europa valores y virtudes cívicas amenazadas.

 

Objetivos

1.- Recordar la vulneración de los valores fundamentales de Libertad, Democracia y Respeto a los Derechos Humanos por parte del Nazismo.

2.- Utilizar la memoria histórica para crear memoria colectiva europea que construya a su vez una ciudadanía que defienda y trabaje por un futuro común en paz y en democracia.

3.- Visibilizar el martirio y la exterminación de los hombres y mujeres durante la II Guerra Mundial, así como dignificar la memoria de aquellos que salvaron a personas de la represión de los totalitarismos.

 

La importancia del proyecto

-El crítico momento que vivimos, con el triunfo de políticas neoliberales que recortan los derechos sociales, vendrá acompañado de un renacimiento de las ideas totalitarias y extremistas, que exigirán acciones que fortalezcan una concienciación cívica europea de defensa de las libertades.

-Es necesario educar contra el olvido de las barbaries y las injusticias, porque es responsabilidad de todos defender la libertad, la paz y los valores democráticos, que no se podrán transmitir a las jóvenes generaciones si les ocultamos los horrores y los genocidios de nuestra Historia.

-Necesitamos construir en Europa un futuro de paz y de profundo respeto a los Derechos Humanos, apoyándonos en la memoria de quienes ya lucharon por estos mismos principios. La transmisión de la memoria del Holocausto requiere la enseñanza de la historia, pero también la formación en valores que enfaticen el respeto a los demás.

-La resistencia frente al olvido y el avance de las ideas totalitarias que afloran e intentan legitimarse en el marco de la actual crisis global debe hacerse con actividades que fomenten la participación de todos en la construcción de una sociedad democrática que garantice las libertades fundamentales.

-Más que nunca hay que ejercitar la conciencia crítica, porque la memoria de las generaciones que nacieron en democracia se ha construido sobre un limbo en el que no se han reconocido, valorado y dignificado a todos aquellos que con enormes sacrificios conquistaron los derechos que creíamos para siempre y que sin embargo están en equilibrio precario.

-Es necesario estudiar, analizar y comprender la propagación de las ideas extremistas tanto en el pasado como en el presente de nuestra sociedad, para entender que la democracia es un proceso histórico en construcción continuada, que requiere de convicciones, actitudes y acciones comunes.

 

Desarrollo: Realización de tres murales en tres países europeos: Bélgica, Francia y España

 

MURAL EN LIEJA (BÉLGICA)

La Asociación Territorios de la Memoria de Lieja lleva desde 1993 educando en la resistencia y en la ciudadanía, fomentando la participación de todos en la construcción de una sociedad democrática que garantice las libertades fundamentales.

En este sentido, el mural que se pinte en la ciudad de Lieja puede tener como motivo central la necesidad de  construir en el presente una sociedad atenta a los peligros que acechan los valores fundamentales de la Democracia.  Recordar los horrores del nazismo para concienciar a la ciudadanía de la importancia de estar vigilantes y  de trabajar en la actualidad para resistir ante el avance de cualquier idea totalitaria.

 

MURAL EN ELNE (FRANCIA)

Desde su creación en el año 2006, la asociación DAME promueve y recuerda la actuación de la enfermera suiza Elisabeth Eindenbenz, que entre 1939 y 1944 construyó una maternidad donde dio protección a mujeres y niños procedentes de los campos de internamiento del sur de Francia y, tras la invasión alemana, a las que huían de la persecución nazi. El reconocimiento de actitudes como la de esta mujer contribuirá a dignificar y valorar la importancia de defender en cualquier circunstancia los Derechos Humanos.

El mural que se pinte el Elne mantendrá viva la actuación de esta heroína que dedicó su vida al servicio de la asistencia humanitaria en condiciones extremas.

 

MURAL EN VALLADOLID (ESPAÑA)

La recién creada Asociación Territorios de la Memoria España, que aglutina a otras asociaciones que trabajan por la construcción de una memoria crítica y solidaria, pretende terminar con las distorsiones u ocultamientos de acontecimientos del pasado, sobre todo los relacionados con la relación del franquismo y el nazismo, así como la responsabilidad del régimen franquista en el Holocausto.

Unos 15.000 españoles terminaron en campos de concentración centroeuropeos y más de 7000 fueron asesinados. En el campo de concentración de Mauthausen, conocido como el campo español, el 60% de los prisioneros eran republicanos españoles. No en vano, el 5 de mayo de 1945 cuando las tropas aliadas liberaban a los prisioneros del campo de concentración de Mauthausen el cartel que vieron los soldados no era otro que el de  "Los españoles antifascistas saludan a las fuerzas libertadoras". La epopeya de estos españoles es un hito incorporado a la historia contemporánea francesa mientras que en España la larguísima dictadura de Franco  les ha desterrado al olvido.

Por todo ello, el mural de España pretende contribuir a saldar una deuda histórica visibilizando la participación de miles de republicanos españoles en la lucha y resistencia contra el nazismo.

 

El autor

Manuel Sierra Álvarez es un pintor, muralista, dibujante, ilustrador y diseñador gráfico español. Se dedica a esta actividad de forma exclusiva desde finales de los años 70 y expone con regularidad en galerías nacionales e internacionales.

Su pintura comprometida y de denuncia sobre temas políticos, sociales y de medio ambiente, así como la permanente implicación de su obra para crear concienciación cívica ante cualquier forma de totalitarismo, le confieren un perfil idóneo para dirigir estas obras.

En marzo de 2012  ha realizado en la ciudad de Valladolid  un mural en homenaje a los maestros españoles de la II República represaliados durante la guerra civil y la Dictadura franquista,  titulado La alegría de la República.