Terapia de Pareja Mollet




Los métodos anticonceptivos naturales experimentan un revival gracias a su modernización en forma de softwares y apps pero, ¿podemos realmente confiar en las versiones digitales?


cover sexo

Gracias al método Ogino, único sistema anticonceptivo de muchos de nuestros padres y la mayoría de los abuelos, muchos espermatozoides burlaron la vigilancia, las tablas de cuentas y los innumerables cálculos que las mujeres hacían, para llegar hasta el óvulo y fecundarlo, de forma que, en la mayoría de las familias numerosas, los más pequeños eran siempre hijos de este médico japonés, que inventó una red para pescar con los agujeros demasiado grandes, por los que se le colaban todos los peces.

Casi un siglo más tarde, este sistema vuelve a ser utilizado por muchas mujeres que, cansadas de la píldora y sus efectos secundarios, empiezan a revisar los antiguos métodos anticonceptivos, buscando una manera más natural de retrasar o evitar la maternidad. Claro que esta vez, los cálculos y mediciones se hacen con ayuda de apps, pequeños ordenadores, monitores anticonceptivos diseñados para decirnos, cuando el semáforo está en verde, que no hay peligro; o, cuando se pone rojo, que es mejor utilizar un preservativo o dejarlo para otro día.

Las hay incluso más temerarias y en esta hormonofobia, en la que nos encontramos, recurren incluso a la marcha atrás como único sistema de control de natalidad. Es lo que Ann Friedman, llamó la “pullout generation”, en un artículo de The Cut, en el que tras declarar que “la píldora ya no era sinónimo de liberación sexual”, pasaba a explicar que, según un estudio de Annie Dude, de la Duke University, casi un tercio de las mujeres norteamericanas entre los 15 y los 24 años utilizan el coitus interruptus como medida anticonceptiva. Las más precavidas lo alternan con los métodos naturales y el retrato robot de estas mujeres no es el de unas ignorantes o irresponsables, sino el de aquellas que han sufrido algunos de los efectos secundarios de la anticoncepción hormonal, con pareja estable en la que confían (de ahí que no teman a las enfermedades de transmisión sexual), con la intención de sacarle al sexo el mayor placer posible (por eso su alergia a los preservativos) y con el status económico suficiente para que un fallo en el sistema, es decir un embarazo imprevisto, no suponga el fin del mundo.

Mientras libros como Sweetening the Pill, de Holly Grigg-Spell, constituyen una alegoría en contra de los métodos hormonales, con una extensa recopilación de sus efectos secundarios y mujeres que cuentan sus experiencias; el sexólogo Rurth Westheimer, en The Cut, comparaba la marcha atrás con la ruleta rusa, al mismo tiempo que otros de sus colegas llaman al sentido común y a utilizar métodos anticonceptivos realmente eficaces. Según apuntaba The Atlantic en un artículo al respecto, un estudio llevado a cabo en EEUU por The Centers for Disease Control and Prevention’s National Center for Health Statistics (NCHS), apuntaba que el número de mujeres norteamericanas que en 2010 recurrieron, en alguna ocasión, a la marcha atrás para evitar tener descendencia, era de un 60%, cuando en 1982 el porcentaje era tan solo de un 25%. La Sociedad Española de Contraconcepción elaboró, el pasado año, la Encuesta Anticoncepción 2014, en la que se alertaba que un 27,3 % de las españolas en edad fértil mantiene relaciones sexuales sin ninguna forma de protección. El anticonceptivo más utilizado en nuestro país es el condón (31,3%); mientras la marcha atrás la practican solo un 0,8 % de las parejas y los métodos naturales son aplicados por un 0,1%. No están los tiempos para correr riesgos.

En el mercado existen versiones tecnológicas y apps para poner en practica las opciones más naturales de la anticoncepción: No Baby es un software basado en el método Ogino-Knaus, o del ritmo, y que hace los cálculos de los días fértiles e infértiles a partir del inicio de la menstruación, duración del ciclo y si éste es regular o no. Cyclotest Basic, Pearly o Ladycomp son termómetros que miden la temperatura corporal basal cada mañana. Un cambio sutil en esta variable es sinónimo de ovulación y los dispositivos pueden comenzar a crear un calendario de fertilidad del ciclo. La hormona luteinizante (LH) aumenta cuando la ovulación es inminente, y ésta puede detectarse en la orina; lo que permite que monitores anticonceptivos como Persona, que analizan este fluido, nos avisen de los días del mes en los que la concepción no es posible. El moco cervical también varia durante el ciclo de la mujer. El método sintotérmico es el más efectivo de los sistemas de anticoncepción natural, puesto que combina varias variables –la temperatura basal, el moco cervical y el ritmo–. Este es el sistema que utilizan algunos monitores son Cyclotest 2 Plus o Bioself. Al fin de al cabo, piensan muchas, el promedio de días no fértiles de una mujer al mes es, según estos métodos de entre 10 y 18. Me temo que el índice de encuentros sexuales de una pareja estable no sea mucho más elevado; así que, ¿para qué atiborrarse a hormonas diariamente?

Francisca Molero, sexóloga, ginecóloga, directora del Institut Clinic de Sexología de Barcelona y directora del Instituto Iberoamericano de Sexología ha acusado en su trabajo esta tendencia más relajada en la anticoncepción. “Es verdad que las hormonas no gozan de una buena imagen, y eso que los anticonceptivos hormonales de hoy en día tienen dosis mucho más bajas que los de antes, pero la gente le ha cogido miedo y vivimos una hormonofobia, en parte por los tratamientos hormonales que se daban a las mujeres menopáusicas y por el error de considerar a esa etapa de la vida de la mujer como una enfermedad. Es verdad que los anticonceptivos hormonales pueden producir falta de deseo, cambios de humor, menor flujo vaginal, aumento de peso o de vello; pero esto no le ocurre a todas las mujeres y también tienen sus efectos beneficiosos como reducir el riesgo de cáncer de ovario o de endometriosis. En consulta vemos que muchas chicas jóvenes, que empiezan su vida sexual y se plantean qué método utilizar, son más reacias a los métodos hormonales, yo creo que en parte por temor a ganar peso, y también hemos constatado que muchas dejan los anticonceptivos orales por motivos económicos. La Seguridad Social no incluye todos y algunos son caros. Muchas con pareja estable recurren a la marcha atrás, uno de las técnicas más inseguras porque, como dice el dicho, antes de llover siempre chispea”.


Aunque el método Ogino no es 100% seguro, algunas mujeres lo utilizan para programar o evitar embarazos.

Choca comprobar como los métodos naturales, que hasta ahora tenían fama de servir, más que para evitar embarazos, para traer hijos al mundo, vivan ahora un revival con lavado de cara incluido, en parte por su digitalización y por su modernización a través de las nuevas tecnologías, que facilitan sus complicados cálculos y mediciones. La Organización Mundial de la Salud, por ejemplo, ha reconocido que el método sintotérmico tiene la eficacia anticonceptiva de un 98 %, la misma que la píldora.

“Lo que ocurre”, explica Molero, “es que en materia de anticonceptivos hay que diferenciar entre eficacia teórica y real y la separación entre ambas aumenta a medida que el buen uso dependa de su correcta utilización. Por ejemplo, la píldora tiene una eficacia real y teórica muy similar –a no ser que se olvide tomarla– porque lo único que hay que hacer es ingerirla; pero el preservativo varia más porque depende de su correcta utilización, ponerlo en el momento adecuado, no utilizar al mismo tiempo ciertos aceites que pueden dañarlo y aumentar la posibilidad de ruptura, etc. Los métodos naturales presentan un grave problema y es que esas variables que se miden: temperatura basal, moco cervical, hormona LH pueden variar por otros motivos diferentes a los de la ovulación. En el caso de los termómetros que miden la temperatura basal, los cambios que se registran en las diferentes etapas del ciclo son muy sutiles y, a veces, pueden estar debidos a una pequeña fiebre o resfriado. Además, su medición requiere levantarse media hora antes y tomarse la temperatura sin salir de cama, y esto hay que hacerlo todos los días, fines de semana incluidos, a la misma hora. El moco cervical experimenta cambios, no solo con la ovulación sino también con el estrés, determinada medicación, viajes, dietas o enfermedades. Según Ogino, una mujer tiene una sola ovulación al mes en la que el óvulo dura 48 horas y el espermatozoide 72. Pero en la practica hay mujeres que ovulan antes de la regla, otras a mitad del ciclo y esto además puede variar de un mes a otro. Hay por lo tanto que tener periodos muy regulares, pareja estable, vivir una vida tranquila con tiempo para poner atención al propio cuerpo y poder afrontar el riesgo de que estos métodos fallen. ¿Cuántas mujeres reúnen, hoy en día, estas cualidades?”.

Es probable que muchas mujeres sientan que han avanzado algo con respecto a sus abuelas cuando desde su teléfono móvil pueden consultar una app –que además está diseñada en un color que no es el rosa– que hace las mediciones que nuestras predecesoras hacían con papel y lápiz. Tal vez haya menos errores de cálculo, pero lo que no puede decirte tu ginecólogo virtual es que el motivo de que la consistencia del moco cervical haya cambiado, no es porque estás en determinado día del ciclo sino porque hoy tenías una importante reunión en la que te jugabas un posible cambio de puesto o un ascenso en tu trabajo.

“Es verdad que hace unos años, cuando una mujer llegaba al ginecólogo y no quería tener hijos se le recetaba automáticamente la píldora”, reconoce Molero, “y elegir un método anticonceptivo no es dar una receta. Es informar, proponer y llegar a un consenso con el paciente, dependiendo de muchos factores como su edad, forma de vida, sexualidad…Hay alternativas a los métodos hormonales como el DIU y una, que es también natural y no tiene efectos secundarios: el diafragma, que si se combina con espermicidas tienen un índice muy alto de fiabilidad. El problema es que, últimamente en España no son fáciles de conseguir y la gente los pide por Internet o los compra en Andorra”, afirma esta ginecóloga.

En els processos de psicoteràpia es necessita identificar els problemes principals d'un client i comprendre els factors predisponents, precipitants i mantenidors d'aquells problemes, així com la relació que aquests factors tenen en la vida del pacient.







Definició i descripció

El vaginisme és una síndrome que es caracteritza per la contractura involuntària, de manera recurrent o persistent, dels músculs perineals del terç extern de la vagina en el moment que s'intenta la penetració, l'introit vaginal es tanca literalment de cop, fins al punt que és impossible l'acte sexual, la contractura pot ser des de lleugera (produint rigidesa i malestar) fins intensa (impedint la penetració).

En algunes dones només la idea de la penetració vaginal pot produir un espasme muscular; pel que en ocasions les pacients amb vaginisme solen ser també fòbiques al coit ia la penetració en la vagina (tampons, espèculs, dits). Aquesta evitació fòbica fa que els intents del coit siguin desagradables i dolorosos. Per aquest motiu el vaginisme sigui una causa de matrimonis no consumats fins i tot després de molts anys i d'infertilitat.

Vídeo de YouTube


Causes orgàniques

Qualsevol patologia dels òrgans pèlvics que en el moment present faci mal la penetració en la vagina o l'acte sexual, pot constituir la base per a que s'estableixi una resposta de vaginisme. Entre els factors físics que produeixen el vaginisme més comunament citats en la literatura són: himen rígid, endometriosi, malaltia pèlvica inflamatòria, atròfia senil de la vagina, relaxació dels lligaments uterins, tumors pèlvics, patologies obstètriques (parts distòcics), estenosi de la vagina, carúnculos uretrals, hemorroides, entre d'altres.

Algunes d'aquestes causes no involucren directament l'introit vaginal; però, poden causar dolor durant la relació sexual i produir reaccions negatives a la penetració vaginal i, d'aquesta manera s'estableix un condicionament negatiu traduint-se en vaginisme.

Causes psicològiques

Actualment s'identifica el vaginisme (espasme involuntari) com una resposta condicionada per l'associació d'estímuls aversius: dolor, por, dany pels intents de penetració vaginal o fins i tot amb fantasies al voltant de la penetració, les quals són desagradables, hostilitat del company o la intuïció d'un possible dany provocat per la penetració, a causa de la falta d'informació, poden convertir-se en estímuls aversius.

En l'etiologia d'aquesta síndrome poden intervenir una varietat de factors psicològics com ara experiències traumàtiques en la infància (abús sexual, entre d'altres).

En una teràpia sexual serà necessari abordar aquests aspectes conjuntament amb tècniques específiques per eliminar la contractura.

Símptomes i trastorns associats

És possible que les fases de la resposta sexual (desig, excitació i orgasme) no estiguin afectades si no és que es produeixi o es pensi en l'amenaça de la penetració. Sent aquest mecanisme suficient per bloquejar les fases de la resposta sexual. L'obstacle físic degut a l'espasme impedeix generalment el coit. Per aquesta raó el vaginisme pot limitar l'activitat sexual de la dona i afectar les relacions de parella.

Curs

El vaginisme primari (de tota la vida) té habitualment un inici sobtat, es manifesta durant els primers intents de penetració per part de la parella o durant el primer examen ginecològic. Una vegada que ha aparegut la síndrome, el curs és generalment crònic, tret que millori amb el tractament. El vaginisme adquirit pot també aparèixer de sobte en resposta a un trauma sexual o una malaltia mèdica.

Diagnòstic

El diagnòstic es basa en la descripció que fa la pacient de la seva trobada sexual, on manifesta el fracàs que presenta en la relació sexual quan la seva parella intenta la penetració vaginal. Aquesta situació pot ser confosa en el moment de l'exploració pèlvica. Normalment aquestes dones estan tenses i temoroses; les seves molèsties, evitacions i tensions s'intensifiquen en ser col·locades en posició ginecològica per corroborar o descartar el diagnòstic.

El simple tacte dels seus genitals externs els provoca reaccions negatives a l'exploració. La palpitació del rafé perineal a l'introit revela contracció intensa del múscul pubococcígeo, a més de la impossibilitat de la pacient per relaxar aquesta zona. La dona reconeix que els seus músculs estan contrets. Donades les dificultats que es presenten davant l'exploració genital no és convenient repetir fins que hagi desaparegut la síndrome a través d'una teràpia sexual.

Tractament

Anteriorment i encara fins als nostres dies se segueix utilitzant la cirurgia com a tècnica per intentar corregir el vaginisme; però, no hi ha la indicació específica que justifiqui l'abordatge quirúrgic, ja que amb la intervenció no es modifiquen els patrons de contractura muscular involuntària. Actualment es recomana una teràpia sexual on s'identifiquin els conflictes psicològics que poden estar involucrats en la presentació de la síndrome. Així com l'elaboració de tècniques específiques de desensibilització per eliminar la contractura.

Es suggereix treballar ambdós aspectes a l'una, amb la finalitat que es vegin resultats a curt i mitjà termini evitant amb això la deserció terapèutica.

Síndromes de dolor sexual (Disparèunia)

Definició i descripció

La disparèunia es caracteritza per la presència de dolor durant el coit. És important assenyalar que no hi ha condicions en què el dolor pugui considerar-se normal.

En la cultura mexicana és freqüent que es transmeti el concepte que les primeres relacions sexuals sempre són doloroses donant-li connotació de normalitat a la presència d'una disfunció sexual.

Aquest dolor pot presentar-se en el moment de la penetració, durant la fricció en algunes posicions específiques, amb determinats moviments. La intensitat dels símptomes comprèn des d'una sensació de lleu malestar fins a un dolor intens.

La disparèunia és una disfunció que amb elevada freqüència té el seu origen en un trastorn físic.


ANORGASMIA

La anorgasmia femenina es la dificultad para una mujer llegar al orgasmo mediante la estimulación sexual.

Aunque creemos que para un cumplimiento mujer en una relación es una más completa y que no puede reducirse sólo al hecho de alcanzar el orgasmo, la anorgasmia es un problema muy común y no a ser subestimada.

Tenga cuidado de no confundirla con la frigidez, es decir, la ausencia de placer, que de otro modo podría ser una consecuencia dell'anorgasmia. De hecho, una mujer que no puede alcanzar el orgasmo puede desalentar la búsqueda del placer se convierta frígida.


El misterio del orgasmo femenino.

El orgasmo femenino es todavía un misterio.
El orgasmo femenino es todavía un misterio.

Mientras que para el orgasmo masculino sabes muchas cosas, entre otras cosas porque su funcionamiento es bastante simple, en el caso del orgasmo femenino muchas de sus características son todavía no está claro debido a su complejidad y variabilidad de una mujer a otra.

Seguramente hay razones históricas por qué la evolución ha sido un tema no muy considerado. En primer lugar el hecho de que el orgasmo femenino no es necesario para jugar y entonces su funcionamiento no se consideró necesario. Entonces, el hecho de que la mujer tiene dos tipos de orgasmos, el clitoridiano y vaginal, ha complicado aún más las cosas.

El orgasmo del clítoris es causada por la estimulación del clítoris, que es una pequeña protuberancia de tejido que se encuentra dentro de los labios menores y una de las zonas erógenas de la excelencia. El clítoris es rica en terminaciones nerviosas, por lo que su abogado estimulación fácilmente una mujer agradable al orgasmo.

El orgasmo vaginal, sin embargo, está financiado por la estimulación de la pared interior de la vagina, y en particular, el punto G, que también es rica en terminaciones nerviosas, que si marcas debidamente estimuladas llegan a la mujer un orgasmo inolvidable.

Normalmente orgasmo del clítoris es más fácil de alcanzar si no muchas posiciones del Kamasutra que permiten estimulan adecuadamente el clítoris, por qué prefiere para estimularlo a través del sexo oral.

Últimamente, las investigaciones recientes en el campo de la sexología, han demostrado que el punto G no es más que una extensión del clítoris, y luego, al final siempre es el mismo órgano que es accesible desde dos puntos diferentes. Así que podemos decir que el verdadero órgano del placer femenino es el clítoris.



amantes perfectos

Un tema clásico del mundo del erotismo es hablar sobre los rasgos físicos que nos resultan más excitantes, que actúan como un resorte estimulando la producción de hormonas y la libido por el simple hecho de ver una determinada imagen; antes, incluso, de que nuestra mente empiece a sacar sus propias deducciones. De ser cierta esta posibilidad, yo diría que estuvo reducida a una época muy corta de la historia del homo sapiens, probablemente cuando aún no existía el lenguaje, nos comunicábamos por sonidos guturales y las cuevas todavía no estaban en venta, ni siquiera en alquiler. Tal vez entonces nos guiáramos solo por nuestros instintos, pero en cuanto la sociedad empezó a complicarse y el hombre dejó de vivir en un presente continuo, la cabeza comenzó a trabajar y a elucubrar, dando paso a la era de las segundas intenciones.

Uno de los últimos sondeos que se han hecho respecto a los rasgos físicos masculinos que resultan más atractivos para las mujeres constituye un claro ejemplo de la idea de que es, prácticamente imposible, separar atracción física de instantánea reflexión mental y que, por buscar un paralelismo, podríamos relacionarla con la interacción cuerpo-mente en el mundo de la medicina.

La firma de ropa masculina Jacamo realizó esta primavera un estudio en el Reino Unido para determinar cómo dibujaban los dos géneros, físicamente, al marido perfecto. Los resultados fueron sorprendentes, porque las ideas de los hombres y de las mujeres eran bastante diferentes. Los varones pronosticaron que los gustos de las chicas serían un conglomerado entre el pelo de Justin Bieber, la cara simétrica de Gerard Butler, los brazos de Hugh Jackman, el actor que da vida a Lobezno, los potentes abdominales del modelo inglés David Gandy y las piernas de Cristiano Ronaldo. Sin embargo, las mujeres se conformaron con mucho menos y pidieron un compendio de la sonrisa del príncipe Harry, el pelo del actor James Corden, los brazos, nada tonificados, del cómico inglés Paddy McGuinness, el estómago del ex jugador de rugby de la selección inglesa, Ben Cohen, que deja claro que lleva tiempo retirado de la vida deportiva, y las piernas del presentador de televisión y locutor de radio inglés, Jonathan Ross, que nunca han estado muy al descubierto y por eso mismo nos abstenemos de hacer comentarios. Estos extraños resultados pueden suscitar muchas preguntas. De momento se me ocurren tres: ¿tienen las mujeres tan mal gusto?, ¿por qué pudiendo echar a volar la imaginación y pedir un menú completo se conforman con algo de andar por casa? Una de las conclusiones del estudio es que las relaciones que tienen más éxito son las que se dan con el “boy next door”, en vez de con el “gladiator look” ya que, como el portavoz de Jacamo explicaba al diario inglés Daily Mail, “las mujeres nos dicen que los hombres con cuerpos normales son vistos como más familiares y que ponen más atención en sus parejas que en ellos mismos. Mientras los cachas, aunque sean los que antes entran por el ojo, son considerados por la mayoría de las chicas como una mala apuesta en las distancias largas, porque puede que estén más obsesionados en ellos mismos, que en las necesidades de los demás”. Yo añadiría que esta reflexión puede que se la hagan no solo las mujeres que buscan un padre para sus hijos, sino incluso las que solo van detrás de un revolcón, ya que el excesivo egoísmo se manifiesta en todas las facetas de la vida y, también, en la cama.

No hay demasiadas encuestas sobre los rasgos físicos que debería tener la esposa perfecta, excepto una llevada a cabo por científicos de la Geneva School of Business, que aconsejaban que ella debía tener cinco años menos que él, ser de la misma clase social y superar en inteligencia al marido, si el fin último de la unión es que ésta fuera duradera. Lo que sí abundan son las opiniones sobre cómo debería ser físicamente la mujer perfecta. En EEUU se realizó otra encuesta con esta importante cuestión, llevada a cabo por la firma de lencería Bluebelle, que también preguntaba a ambos sexos. Ellas confeccionaron su particular “sueño estético” con el pelo de la duquesa de Cambridge, el rostro de Cara Delevingne, el pecho de Jennifer Aniston, el estómago de Gwyneth Paltrow, las caderas de Emma Watson y las piernas de Elle Macpherson. Puestos a pedir, los hombres no eligieron a la vecina de enfrente, sino a la, según ellos, supermujer que encarnaba atributos como el pelo de Scarlett Johansson, la cara de Megan Fox, el pecho de Kim Kardashian, la tripa convexa de Michelle Keegan, las caderas de la curvilínea Kelly Brook y las interminables piernas de la modelo Rosie Huntington-Whiteley. ¡Soñar es gratis, señores!

Es evidente que los hombres son más exigentes y ellas más fáciles de conformar, por eso si uno sale a la calle y empieza a fijarse en la fisionomía de las parejas, verá que es más fácil encontrar mujeres guapas con hombres físicamente mediocres, que el caso contrario. 
Es probable que, como dice el estudio de Jacamo, queramos algo más que una tableta de chocolate andante –y aquí las tabletas de chocolate deberían empezar a reivindicar que también pueden tener cerebro, y a pleno rendimiento–, pero esta misma filosofía se extiende también a los amantes, a los hombres de una sola noche, a las canas al aire. Al menos eso es lo que se deduce del estudio de Victoria Milán, la web de citas para hombres y mujeres casados o con pareja que buscan tener una aventura discreta. En su búsqueda por determinar los rasgos físicos del amante perfecto/a llegaron a la conclusión de que el 62% de las mujeres valora más la personalidad que el físico; mientras que el 67% de los varones opina que la imagen es lo que más importa. En lo que la mayoría de los hombres coincide (41%) es en que la amante perfecta debe tener el pelo largo, el 40% opina que debe ser delgada, el 39% que tenga curvas, le sigue una mirada atractiva, que sea alta y que esté en forma. En cuanto a la forma de vestir, tan solo el 11% se fija en la indumentaria –¡para lo que va a durar!, pensarán–, mientras nosotras dedicamos media vida a recorrer tiendas en busca del look perfecto y las blogueras de moda su existencia completa a proponernos alternativas para la mañana, la tarde y la noche. Para que no me tachen de feminista diré que los hombres tienen también en cuenta otras cualidades, entre las más solicitadas están, por este orden: que sea amable, divertida y juvenil. Otras más profundas, como ser madura emocional o intelectualmente, también importan, aunque solo al 3,9% de los encuestados.

perfect woman

Así se imaginan los hombres y las mujeres a la fémina con físico perfecto.

Según el mismo sondeo, realizado entre 9.127 usuarios de la web de ambos sexos, las cualidades físicas más valoradas por las mujeres son la altura (55%), que vista con estilo (51%), una mirada atractiva (42%), que sea atlético (39%), que tenga bigote o barba (26%) y que esté musculado (12%). Aunque las chicas dan más importancia a los rasgos de personalidad. Por orden de preferencia las cualidades más votadas son que sea divertido, amable, romántico, empático, generoso, aventurero, juvenil, fiable, maduro, inteligente e impulsivo.

Una vez más, la inteligencia no vive su mejor momento en el mundo del sexo. Grave error porque el órgano erótico por excelencia es el cerebro, aunque insistamos en pensar que las dimensiones anatómicas guardan una estrecha relación con nuestro desempeño sexual. Por otro lado, a no ser que uno sea excepcionalmente bello, lo que te permite dedicarte a una carrera de modelo y, como decía Linda Evangelista, no levantarte de la cama por menos de 10.000 dólares al día, ser atractivo tiene también sus desventajas, como apuntaba un artículo de Pijamasurf, titulado Ventajas y desventajas de ser increíblemente guapo. Además de ser carne de acoso sexual, según cuenta esta revista, “el sitio de citas OKCupid descubrió que los perfiles que obtenían más citas no eran precisamente los que tenían las fotos más perfectas. Una razón de ello es que las potenciales parejas se sienten más intimidadas en Tinder y otras apps de citas por perfiles más atractivos que ellos”.


Mollet del Vallès


Recuerdo que un amigo me contó que el mejor polvo de su vida lo echó con una mujer mucho mayor que él, poco agraciada y en una habitación destartalada. Yo propondría como ejercicio filosófico-sexual que los hombres se olviden, por un día, del pelo largo y las medidas 90-60-90 y que las mujeres, esa misma fecha, dejen a un lado las cualidades humanas y busquen simplemente una anatomía, con barba o sin ella, como si no hubiera mañana. Así, tal vez, todos podríamos descubrir algo nuevo.


Terapia de Pareja Mollet
Comments