LA OROTAVA

 

El municipio de La Orotava es el más extenso de la Isla. Desde la costa, su territorio asciende por el valle hasta el Parque Nacional del Teide.

La inmensidad del valle, en donde se encuentran los municipios de Puerto de la Cruz, Los Realejos y La Orotava, se puede admirar desde el mirador de Humboldt.

Tiene 39.095 habitantes, según los datos del Instituto Canario de Estadística (Istac) correspondientes a 2002. Se distribuyen por las numerosas entidades de población que constituyen La Orotava: Aguamansa, Las Arenas, El Bebedero, Benijos, Camino de Chasna, Las Candias, Las Dehesas, El Durazno, La Florida, Los Frontones, Los Gómez, Hacienda Perdida, La Luz, Montijos, La Perdoma, Pinoleris, Pino Alto, Los Rechazos, El Rincón, San Antonio, San Jerónimo, San Miguel y El Sauce.

La iglesia de La Concepción es una de las mejores muestras del barroco canario, como el convento de San Benito Abad, convertido en Museo de Artesanía Iberoamericana. Siguiendo la calle de la Carrera del Escultor Estévez, se pueden apreciar otros muchos ejemplos arquitectónicos, como las casas de familias como los Ponte, Mesa, Monteverde, Ascanio Monteverde... Las casas de los balcones constituyen, sin lugar a dudas, una de las más espléndidas representaciones de la arquitectura tradicional canaria.

Sus vinos gozan de excelente salud, con multitud de bodegas que han unido la sabiduría tradicional con las nuevas tecnologías, perdurando variedades históricas como el listán blanco, malvasía o moscatel.

El municipio posee otros muchos atractivos, como la Hijosa del Jardín Botánico o sus montes de pinar y monteverde. Los núcleos rurales, como La Florida, Benijos o La Perdoma, conservan ancestrales tradiciones populares, con distintas propuestas para su recuperación como la muestra de artesanía de Pinolere.

El paraje de El Rincón, al este de Puerto de la Cruz, ofrece, entre las grandes extensiones de plataneras, magníficas playas de arena negra abiertas al Atlántico como El Bollullo, Los Patos y El Alcón.

También son un atractivo de la zona, la iglesia y ex-convento de San Agustín, la casa natal del escultor Fernando Estévez, el Palacio Municipal, la iglesia de San Francisco y hospital de la Santísima Trinidad, el Molino, la Hijuela del Botánico, el Casino Orotava, la iglesia de La Concepción, la iglesia y ex-convento de Santo Domingo, el liceo de Taoro y la iglesia de San Juan.