LO QUE VIO GALILEO


LAS COSAS EXTRAORDINARIAS QUE VIO GALILEO CON SU TELESCOPIO

 

Bienvenido a mi Página
  advertising

TELESCOPIO

EL RUDIMENTARIO TELESCOPIO DE GALILEO

 

advertising

SITIOS AMIGOS 

 

Azucar en el Organismo

Vegetarianismo

Mitos y Cosmos

Qué es un Planetario 

Mundo de las Abejas

Secreto En Red

Hoteles, Vuelos, Cruceros

Forma de Ganar Dinero

 

 

 

  advertising

El primer cuerpo celeste al cuál apunto Galileo fue la Luna. En efecto, y según lo relata en su libro El mensajero sideral, su sorpresa fue grande cuando pudo ver a nuestro satélite como si estuviera a una distancia comparable al diámetro de la Tierra. Vio, por primera vez, que la superficie de la Luna no era lisa, sino que, por el contrario, estaba llena de grandes protuberancias y enormes hondonadas. Y otros espectáculos que debieron de provocar intensa emoción, tanto en Galileo como en los demás observadores contemporáneos suyos, fueron el de las manchas solares, el anillo de Saturno y las fases de Venus.

La Vía Láctea apareció ante el telescopio de Galileo como una impresionante muchedumbre de estrellas apiñadas, de manera que resultaba imposible cualquier intento de contarlas. También descubrió el genial astrónomo la existencia de muchísimas estrellas, a las que llamo telescópicas porque eran invisibles para el limitado alcance del ojo humano. Lo último que descubrió fueron los satélites del planeta Júpiter.

La esforzada actividad científica de Galileo dio como resultado la fabricación de un segundo telescopio, perfeccionado, que aumentaba ocho veces las imágenes, y se coronocon un tercer modelo de treinta y dos aumentos, aunque siempre constituido por dos lentes comunes: inocular y un objetivo, bicóncavo y biconvexo.

Corresponde a Juan Kepler el merito de haber inventado un aparato que usaba un ocular biconvexo, y que representaba la ventaja de un campo de visión mas amplio queel que poseía el telescopio usado por Galileo Galilei. Otro avance importante en la historia del instrumento se produce cuando Newton inventa el telescopio reflector, en el que la lente del objetivo se sustituye por un espejo. Este modelo tiene la ventaja de eliminar la aberración cromática, es decir los efectos producidos por la descomposición de la luz en diferentes colores al atravesar la lente.

A medida que transcurrió el tiempo, el telescopio se fue convirtiendo en un instrumento imprescindible para el astrónomo y se comenzaron a explorar zonas muy lejanas del universo, exteriores a nuestra galaxia e inalcanzables anteriormente.

Veamos ahora algo acerca de la estructura de los diferentes tipos de telescopio.

Hay dos tipos de telescopios, losreflectores y los refractores. Vamos a ofrecer una descripción de cada uno de ellosa fin de comprender en que principios se basan. El espejo cóncavo tiene la interesante propiedad de concentraren un punto todos los rayos de luz que llegan a el en forma paralela. Es evidente que si hacemos caer en un espejo cóncavo los rayos de la luz que provienen de una estrella por hallarse ésta a enorme distancia de la Tierra dichos rayos de luz serán casi paralelos, y entonces el espejo los concentrará formando una imagen real de la estrella, esto es, una imagen que es posible recoger en una pantalla.

En este principio se basan los telescopios reflectores: un enorme espejo cóncavo recoge los rayos procedentes del astro que deseamos observar y forma una imagen del mismo. Esta parte del instrumento se denomina objetivo. Así, pues, la misión del objetivo consiste en formar una imagen del cuerpo celeste que se quiere estudiar. Aclaremos que de ninguna manera se forma una imagen ampliada del cuerpo mismo; al contrario, esta imagen es de tamaño menor que la apariencia del objeto real.

Cuando miramos por un telescopio observamos precisamente dicha imagen. Claro que la observación no se hace directamente, sino mediante el ocular, que es un conjunto de lentes apropiadas. El ocular permite observar con claridad la imagen, y además amplia su tamaño. Los telescopios tienen varios oculares, cada uno con diferente aumento. En cada circunstancia debe elegirse el ocular cuyo aumento permita una mejor visión del astro que se quiere estudiar. La imagen que se aprecia por el ocular es mayor que la imagen observada a simple vista; de ahí la ilusión que producen los telescopios de acercar los objetos lejanos. Hay otra cuestión importante, y es la relativa a la cantidad de luz. En efecto, no debemos olvidar que vemos mas nítidamente un objeto cuando mayor sea la cantidad de luz que de él nos llegue. Esto tiene fundamental importancia en la observación de los cuerpos celestes. Cuando mayor sea el diámetro del espejo del telescopio, mayor cantidad de luz podrá recoger y concentrar en la imagen de la estrella que se observa. A su vez, cuanta menos luz se haya concentrado en la imagen, mucho menor será la nitidez de lo que observamos a través del ocular.

El telescopio reflector más poderoso construido hasta el presente es el que se halla en el observatorio de Monte Palomar, en Estados Unidos. Este famoso telescopio posee un espejo de vidrio pirex –material casi inalterable a los cambios de temperatura- de 200 pulgadas, o sea algo mas de 5 metros de diámetro. Dicho instrumento capta 360.000 veces mas luz que el ojo, y, auxiliado por una cámara fotográfica, puede revelar los misterios de estrellas situadas a miles de años –luz. Recordemos que uno de estos es la distancia que recorre la luz, a razón de 300.000 kilómetros por segundo, sumada en el periodo de un año.

El Rudimentario Telescopio de Galileo