Home

A manera de presentación: El inicio interminable y la palabra fatal


...sin duda el autor encuentra la prosa demasiado a ras de tierra

y adquiere la fuerza del ritmo para elevarse en el vuelo

de una palabra emplumada, que e el verso blanco.

-José Méndez Herrera

 

Y  la palabra hizo a Dios en el octavo día innombrado.

-Proverbio noveno del libro inconcluso de las fatalidades.

Sospechemos por algún momento que este encuentro no ha sido casual. Detrás del develamiento de un rostro desconocido media, hasta cierto punto, la facticidad inevitable de un mundo fantasmático y trágico, que subyacente espera revelar el “acontecer de la mirada”; la inmanencia entre el objeto y el ojo que le acecha. Mirar es, ante todo, apresar y devorar, acto por el cual el objeto se ausenta de sí para permanecer en la profundidad de quien le observa y le transforma (canibalismo de la mirada), vinculándose a la extrañeza de un cuerpo ajeno pero al cual ahora pertenece.

Comencemos de nuevo. La mirada detenta el poder de transgredir el límite del objeto que se le presenta, asumiendo su realidad inmediata a razón de un golpe certero y eficaz que le envuelve en la otredad de un mundo duplicado. El observador desquicia la estabilidad material del objeto para colonizarle y liberar su potencialidad al máximo, hecho por el cual mirar sería interpretar y traducir iconografías empalmadas en las vestiduras milenarias del objeto, que es para quien le ve, lo más conocido y a la vez lo más enigmático.

Enfrentémonos a nosotros mismos aunque sea un instante. La palabra viva arremete violentamente en el entrecruzamiento del ojo y el objeto, arrastrando tras de sí, signos multiformes e iconoclastas que necesitan depurarse por medio de la decodificación criptográfica del signo, ritual de vinculación entre el hombre y el mundo que, intensifica la perpetuidad de la muerte a usanza del lenguaje. Enunciar es proclamarse vivo.

Ahora bien, la palabra representa la iniciación sagrada del hombre en comunión con el mundo, elemento por el cual se adquiere la posibilidad de sustraer el objeto y desplazarlo a la esfera misma del conocimiento, haciendo de él (Objeto), una  ausencia de sí, en la medida que se transforma en verdad humana. Hablar es otorgar realidades.

Es preciso señalar que la comunión entre hombre y el mundo se sustenta en el poder del sacrificio. La palabra arremete violentamente en la phisis del objeto y lo vincula en la psique humana, acto por el cual el pensamiento del hombre se sustenta en fantasmas extraídos de la naturaleza concreta que le rodea, permitiéndole asegurarse un suelo en el que logre caminar sin temor a tropezar.

A sabiendas de esto se presenta ante ustedes la combinación de palabras intempestivas vinculadas a la Teoría de la incertidumbre. Palabras fugaces, palabras dormidas, palabras sin palabras. Palabras hechizadas, palabras mágicas, palabras que lloran. Palabras con sonrisa, palabras sin acento, palabras carentes de afecto. Palabras que duelen, palabras que mueren, palabras que mienten. Palabras y nada más que palabras. Palabras al viento y al mar. Palabras solitarias y trágicas. Palabras perdidas y olvidadas. Palabras calladas e impronunciadas. Palabras rotas pegadas con saliva. Palabras enfermas curadas con caricias. Palabras marcadas por la huella de un zapato. Palabras engañadas por una promesa que le es falsa… palabras eternas.






__******************__
******





>>>>>>>>>><<<<<<<<<<<
--°°°----------°°°---
--...-----------...--
----------!----------
---------...---------
[[.................]]
==============
(((°)))

Bienvenido a la palabra
Bem-vindo à palavra



































[************************************]
*****************************************************
((((((((((( ° )))))))))))
"""""""""""""""""""""""""

Comments