SOPA DE CEBOLLA

Ingredientes:

- 6 cebollas medianas (o 3 grandes)

- 50 gr. de mantequilla, y un buen chorreón de aceite (oliva virgen extra, por supuesto...) o 100 gr. de mantequilla.

- unas rebanadas de pan del día anterior

- queso Gruyere (también utilizo muchas veces de cabra semicurado)

- sal y pimienta

- caldo de pollo o agua


Comenzamos picando la cebolla.


Calentamos la mantequilla en la olla. Es verdad que la mantequilla le da una cremosidad que nunca va a dar el aceite. Y esta receta, de origen francés, va sólo con mantequilla. pero si no queréis renunciar al sabor del aceite, podéis poner mitad y mitad, o sólo aceite.


Dejamos que la cebolla se ponga floja, y casi transparente. Yo la dejo como unos 2 5ó 30 minutos a fuego medio-bajo.


A continuación, añadimos el caldo o agua. Aquí depende de si queréis más sopa-sopa, o una sopa-estofado. Para seis personas yo le echo un litro y medio más o menos.


Subimos la temperatura del fuego hasta llevarlo a ebullición, y volvemos a bajar a fuego medio-alto.


Pasados unos 20 minutos tenemos nuestra sopa preparada.


Mientras, habremos cortado el pan del día anterior en rebanaditas.


Repartimos la sopa de cebolla entre seis cuencos.


Rallamos parte del queso sobre cada uno, colocamos las rebanaditas de pan y volvemos a rallar más queso.


Introducimos en el horno, puesto en función gratinador. Esperamos unos cinco minutos, estando pendientes porque la diferencia entre un dorado precioso y un negro requetechamuscado son sólo unos segundos...


Sacamos con cuidado del horno y servimos.


¡¡Buen provecho!!