SEMIFRIO CON VETAS DE FRAMBUESA

Necesitaremos:

- 250 gr. frambuesas descongeladas (se pueden utilizar frescas)

- 110 gr. azúcar

- 2 claras de huevo muy frescas, o 125 gr. de claras pasteurizadas (a temperatura ambiente)

- 200 ml. nata para montar

- 1 vaina de vainilla (las semillas)

- dos gotas de extracto de vainilla

- un molde pastelero de 16x8 cm.


Primero preparamos el molde, forrando uno alargado con film transparente, dejando que sobresalga por los lados, y reservamos. Un truco que da Lorraine es humedecer el molde antes, para que el film se pegue un poco.


Trituramos las frambuesas con una batidora de las de toda la vida.


Las pasamos por un colador, desechando las semillas. Reservamos.


Ponemos en un bol las claras y la mitad del azúcar, y montamos a punto de nieve. Añadimos la otra mitad del azúcar hasta que queden bien brillantes y compactas. 


Aunque en la receta no especifica qué tipo de azúcar es, he preferido poner azúcar glas, que queda más integrado en las claras al ir tal cual, sin calentar ni cada.


Reservamos.


No sé si sabéis, además, que para que suban bien las claras deben estar a temperatura ambiente, mientras que la nata es al contrario: para que monte bien debe estar muy fría.


En otro bol, montamos la nata y le añadimos la vainilla.


Con una cuchara vamos incorporando las claras poco a poco, con movimientos envolventes.


Luego incorporamos la frambuesa triturada, moviendo muy poco para que queden marcadas las vetas.


Vertemos la mezcla en el molde forrado que habíamos reservado, alisamos la superficie, llevamos al congelador y dejamos que pase allí por lo menos una noche...


Para servirlo, sacar 10 minutos antes del congelador. Tiramos del film y presentamos en una fuente.


Podemos decorar con más frambuesas frescas.


¡Buen provecho!