RISOTTO A LA MILANESA O AL AZAFRAN

Ingredientes para 4 personas:

- 1 y 1/2 caldo de pollo

- 1 cebolla mediana

- 60 gr

- mantequilla

- 350 gr. arroz (tipo bomba)

- 100 ml. vino blanco D.O. Montilla-Moriles (u otro blanco seco)

- 2 pellizcos pequeños de hebras de azafrán

- 50 gr. queso parmesano en lascas


Como veréis no utilizamos sal, porque el parmesano es un queso bastante salado.


Una de las características del risotto es que se le va añadiendo el líquido poco a poco, conforme lo vaya pidiendo. Así que ponemos a calentar el caldo, para que cuando se incorpore al arroz no corte la cocción por estar demasiado frío.


Por otro lado, picamos la cebolla. En una sartén o cazuela derretimos la mitad de la mantequilla y cuando empiece a formar espuma, añadimos la cebolla y la rehogamos.


Cuando empiece a dorar, añadimos el arroz. Hay que mantenerlo unos dos o tres minutos rehogándolo, hasta que quede como transparente.


Añadimos el vino y removemos.


A estas alturas ya estará el caldo caliente, así que en medio vaso de caldo ponemos el azafrán en remojo.


En cuanto el vino se consuma, vamos añadiendo caldo caliente, sin dejar de remover, cucharón a cucharón, esperando a que se absorba cada vez antes de añadir más caldo.


En unos 20 minutos aproximadamente ya tendremos nuestro risotto al punto. Apartamos del fuego y añadimos el resto de la mantequilla y las lascas de parmesano.


Removemos un poco y añadimos el caldo con las hebras de azafrán, y volvemos a remover con un tenedor.


A mi  dejarlo reposar, tapado, unos cinco minutos como mucho. No sé si conocéis el dicho "Arroz: mal guisado y bien reposado". Pues éso....


Servimos y disfrutamos nuestro Risotto a la Milanesa, hecho con una especia con mucha historia y leyenda.


Animáos, porque además, es muy suave y bastante ligero...


¡Buen provecho!