POLLO ASADO AL LIMON, ESTRAGON Y AJO

Ingredientes:

- 1 pollo de aproximadamente 1,5 Kg, limpio

- mostaza en polvo (dos pizcas), aunque yo he utilizado en salsa (2 cucharadas)

- 1 limón cortado en rodajas finas

- 1 cabeza de ajo

- 1/4 manojo estragón fresco (o dos cucharaditas de estragón seco)

- 1 copa de marsala u otro vino

- 1 cucharada de harina

- 1 tazón grande de caldo de pollo

- azúcar glas (opcional)

- 5 patatas medianas 

- aceite, sal y vinagre


Precalentamos el horno a 220ºC.


Pelamos las patatas y cortamos en rodajas. Disponemos sobre una fuente de horno, con un diente de ajo al que previamente hemos dado un golpe seco con la hoja de un cuchillo. Rociamos con un aceite, salpimentamos e introducimos al horno unos 45 minutos.


Ahora le toca al pollo. Colocamos con la pechuga hacia abajo y cortamos junto a la espina dorsal a lo largo, con unas buenas tijeras. Giramos, apoyamos la mano sobre el esternón y empujamos hasta oír un crujido, de forma que quede plano.


Colocamos sobre una bandeja de horno. Untamos aceite sobre toda la superficie, y espolvoreamos con mostaza (o untamos, en caso de que sea salsa).


Colocamos las rodajas sobre el pollo, así como el resto de dientes de ajo, y espolvoreamos la mitad del estragón picado. Me fue imposible encontrarlo fresco, así que tuve que conformarme con estragón seco...


Salpimentamos en introducimos al horno, unos 45-50 minutos.


La forma de asegurarnos de que está bien hecho es introducir en el muslo la punta de un cuchillo, presionar hacia abajo y ver que sale un jugo transparente (si saliera algo rosado le quedarían unos minutos más).


Cuando esté listo, sacamos el pollo y lo pasamos a una bandeja limpia, retirando las rodajas de limón.


Pasamos el jugo de la cocción a un cazo, donde a fuego fuerte añadimos el vino (Montilla Moriles en casa, como siempre...) y dejamos que reduzca a la mitad. Añadimos una cucharada de harina, poco a poco, sin dejar de remover. Se añade también el caldo de pollo (o agua) y el resto del estragón. Cuando haya espesado pasamos a una salsera. En el caso de que quede amargo y nos guste más suave, se puede utilizar una pizca de azúcar glas.


Servimos en cada plato poniendo una cama de patatas asadas y una porción de pollo, y salsa al gusto.


¡Buen provecho!