Mermelada de manzana con canela

Ingredientes:
- Manzanas
- Azúcar (normalmente utilizo azúcar moreno, pero vale el blanco)
- Canela molida
- Zumo de limón (opcional)

En las mermeladas el azúcar lo peso en base a la fruta ya pelada, deshuesada y picada.

Como normalmente la fruta ya es dulce, le agrego la mitad de lo que ésta pese (si no la mermelada queda demasiado dulce para mi gusto).

En este caso fueron 300 gr. de manzana limpia, y 150 gr. de azúcar moreno.

Pues eso, lavamos, pelamos y picamos la fruta y la pasamos a una cacerola con el azúcar, donde la ponemos a fuego lento unos 10 minutos, removiendo de vez en cuando.

Esto hace que el azúcar se haga almíbar y que la fruta se ablande.

Se le puede añadir un chorrito de limón, que va muy bien para que la fruta suelte su jugo.

Subimos a fuego medio-fuerte, otros 10 minutos, y seguimos moviendo de vez en cuando.

Cuando esté tierna la manzana, según la textura que queramos que tenga, utilizaremos una batidora (para una textura muy fina, sin trozos) o un chafador o tenedor (textura media) o unas varillas, que es lo que yo he utilizado porque nos gusta que tenga trozos......

Retiramos del fuego.

Para terminar, una cucharadita de canela y removemos. Veréis cómo cambia el color y la textura.

Envasamos en tarros de cristal bien limpios.

Si se va a consumir pronto, no hace falta cerrarlos al vacío. Lo que suelo hacer es llenar el tarro con la mermelada bien caliente, cerrarlo rápido y ponerlo bocabajo. Al enfriarse hace un poco de vacío.

¡¡Buen provecho!!