Introducción

    El gran género del barroco fue sin duda el teatro, no sólo por su calidad (hay grandes poemas y textos narrativos en este periodo) sino por la fama y las posibilidades de vivir de la literatura que aportaba a sus autores. De hecho, hasta los más grandes en otros géneros (por ejemplo, Cervantes) intentaron componer obras de teatro. Y esto no sólo ocurre así en nuestra literatura sino que también es el momento de auge del teatro en otras literaturas de nuestro entorno como la francesa o la inglesa.
    Recordad, además, que el texto dramático es peculiar porque nace para ser representado y, por lo tanto, entre el autor y los espectadores hay todo un mundo de personas y elementos que le otorgan rasgos característicos y propios para cada periodo histórico.
    ¿Preparados para entrar en este mundo? Os sugiero que empecéis por la siguiente actividad.