Convertir una idea en una realidad sólida y tangible, dando respuesta a una necesidad previa, nunca es fácil. Mucho menos cuando ese proceso conlleva la toma de decisiones en distintos frentes, cuando se opera en un entorno complejo donde los recursos (económicos, materiales, medioambientales, etc.) tienden a ser cada vez más escasos. Por ello es necesario disponer del mayor conocimiento posible.

Estamos convencidos de ello. La gestión de los datos y de la información que nos brinda la tecnología GIS nos permite delimitar las posibilidades de actuación en cada punto del territorio a partir de análisis probabilísticos, reduciendo el umbral de incertidumbre ante la toma de cualquier decisión. Invirtiendo toda nuestra experiencia y el saber colectivo de los profesionales que integran los equipos de trabajo. Con una visión a gran escala y también de detalle, en que cada factor adquiere su importancia y es evaluado con precisión. Porque el orden de los factores no altera el valor del producto, pero para un resultado correcto hay que tenerlos todos en cuenta.