Los Palacios Renacentistas de Zaragoza y otros edificios singulares


Por Antonio Tausiet

10 de diciembre de 2007

En el siglo XVI se construyen en Zaragoza alrededor de doscientas casas-palacio , de las que aún quedan algunas en pie. Suelen ser de ladrillo, con tres pisos, un patio interior y un rico alero de madera al exterior.

Ofrecemos una lista de estos palacios renacentistas de Zaragoza, enlazando su nombre a páginas de internet donde se dan más detalles de cada uno e indicando su dirección y su uso actual. Se trata de arquitectura civil privada, excepto el primer caso, la Lonja, que es un edificio civil público, pero que insertamos como mejor ejemplo de este estilo arquitectónico en la ciudad.

Lonja
Plaza del Pilar, s/n
Sala de Exposiciones del Ayuntamiento de Zaragoza

Armas
Las Armas, 32
Escuela Municipal de Música y Danza

Torrero
San Voto, 7
Colegio de Arquitectos de Aragón

Azara/Huarte
Dormer, 8
Archivo Histórico Provincial de Zaragoza

Donlope/Maestranza
Dormer, 21
Real Maestranza de Caballería de Zaragoza

Morata/Luna
Coso, 1
Tribunal Superior de Justicia de Aragón (Audiencia Territorial)

Zaporta/Infanta
San Ignacio de Loyola, s/n (antes en San Jorge, 8)
Espacio Goya, Ibercaja

Aguilar/Pardo
Espoz y Mina, 23
Museo Camón Aznar

Morlanes
Plaza San Carlos, 4
Servicio de Juventud y Filmoteca del Ayuntamiento de Zaragoza

Sástago
Coso, 44
Sala de exposiciones de la Diputación de Zaragoza

Argillo
Plaza San Felipe, 3
Museo Pablo Gargallo

Fuenclara
Fuenclara, 2
Sin uso definido

Montemuzo
Santiago, 34
Archivo y Hemeroteca del Ayuntamiento de Zaragoza

Armijo
Don Juan de Aragón, 7
Sede del Justicia de Aragón

Prior Ortal
Santa Cruz, 7
Restaurante El Prior

Giles/Estébanes
Estébanes, 2 (Pasaje)
Viviendas y locales

Argensola/Mercadal
Argensola, 2
Viviendas y locales

Sora/Salabert
Puerta en Salduba, 8
Convento de las Hijas de la Caridad

Osera/Ariño
Techumbre en Plaza del Pilar, 18
Ayuntamiento de Zaragoza

Labalsa/Asso
Plaza Asso, 5
Viviendas y locales

Gurrea de Castro
Palafox, 13
Viviendas y locales

Otros edificios con similares características que estos palacios son los situados en la calle Cortesías, 1 (Universidad Popular de Zaragoza) y la Posada de las Almas (San Pablo, 22), que continúa siéndolo desde 1705.

Construcciones anteriores y posteriores

El palacio por excelencia de Zaragoza es la Aljafería , islámico del siglo XI, con reformas mudéjares y renacentistas. Sito en la calle Diputados, s/n, hoy es sede de las Cortes de Aragón. 

En el siglo XV se alzaron edificios gótico-mudéjares como el Torreón Fortea (Torrenueva, 25. Área de Cultura del Ayuntamiento de Zaragoza), el Torreón de la Zuda (Glorieta de Pío XII, s/n. Oficina de Turismo del Ayuntamiento de Zaragoza ), o  la Casa del Deán (Deán, 10. Museo de piezas artísticas de Ibercaja).

Posteriormente, contamos con ejemplos barrocos (s. XVII) como el Palacio de Villahermosa (Predicadores, 58. Colegio Público Santo Domingo), o las Casas de los Sitios , acribilladas por los franceses en Los Sitios (Doctor Palomar, 16-18-20. Viviendas y locales). Otros ejemplos de casas notables barrocas conservadas: Plaza de Santo Domingo, 18-19 ; Predicadores 123-125 ; Predicadores, 54 ( Casa de Juventud San Pablo ); San Pablo, 61 (Zaragoza Vivienda); y San Lorenzo, 30 .

Mención aparte merece la restauración del edificio de la calle Predicadores, 70 , que data de los siglos XVII-XVIII, con escalera barroca y una bodega abovedada procedente, según sus propietarios, del Antiguo Palacio del Gran Inquisidor de la Corona de Aragón (1497). Actualmente, albergue juvenil "La posada del comendador".

Son edificios neoclásicos (s. XVIII): el Palacio de Sobradiel  o de Gabarda (Plaza del Justicia, 2. Colegio de Notarios de Zaragoza, antes Colegio Santo Tomás de Aquino), el Palacio Arzobispal (Plaza de la Seo, 5. Sigue siendo sede del arzobispo), el de Tarín (Plaza Santa Cruz, 19. Antigua sede del Canal Imperial de Aragón) y el de Lazán/Palafox (Palafox, 4. Edificio de viviendas). También el enorme complejo del Edificio Pignatelli (Paseo María Agustín, 36. Gobierno de Aragón), antigua Real Casa de Misericordia, con su iglesia de cúpula dorada. Neoclásico tardío es el palacio de la antigua Capitanía General de Aragón (s. XIX, Plaza de Aragón, 9). Y también del XIX, la antigua Facultad de Medicina y ciencias , del genial Ricardo Magdalena (Plaza Paraíso, 4. Paraninfo, Biblioteca y Museo Arqueológico de la Universidad de Zaragoza), construcción historicista tomando como modelo el palacio renacentista aragonés.

Siguiendo este mismo modelo, el propio Magdalena diseñó el Museo de Bellas Artes de la Plaza de los Sitios, 6 para la Exposición Hispano-Francesa de 1908 (Félix Navarro hizo lo propio con el edificio vecino de la Escuela de Artes y Oficios de la Plaza de los Sitios, 5); asimismo, Magdalena se encargó de la fachada de la Casa de Amparo (1905) en Predicadores, 96. Todos ellos de las mismas características regionales, como el más avanzado (1915) Grupo Escolar Gascón y Marín (Jaime Balmes, 1; sigue siendo Colegio Público), de José de Yarza. De tendencia eclecticista y regionalista vasca, la antigua casa de Miguel Mantecón (1925) en el Paseo de Sagasta, 44 , hoy Colegio Mayor femenino de La Anunciata, tiene en su torreón un alero inspirado en los modelos zaragozanos renacentistas. De mediados de los años 30 es la casa de Gil González Marcilla, historicista, llamada Torre Luna, en Miguel Servet, 193, que ha albergado en los últimos años una discoteca restaurante, llamada primero Torreluna y después Broadway (hoy de nuevo Torreluna). Y de 1939 el antiguo Taller de los hermanos Albareda (Allué Salvador, 9. Equipamientos municipales), neogótico con tendencias regionalistas.

También del siglo XX, se conservan ejemplos modernistas como el Casino Mercantil (Coso, 29. Sede central de Cajalón), la Casa Solans (Avenida Cataluña, 60. Sede provisional del Secretariado del Agua de la ONU), el neorrenacentista Mercado de Pescados (Plaza Santo Domingo, s/n. Teatro del Mercado) y el también neorrenacentista y ecléctico Palacio de Larrinaga (Miguel Servet, 123. Centro de Documentación Ibercaja). Cabe también reseñar el edifico neorrenacentista de 1965 de la Casa Consistorial del Ayuntamiento de Zaragoza (Plaza del Pilar, 18), que "material, compositiva y volumétricamente" es una interpretación de la Lonja; y el neobarroco edificio de la calle Sancho y Gil, 2-4 , antigua sede central de la Mutua de Accidentes de Zaragoza (MAZ), con influencias de los palacios renacentistas zaragozanos. De un solo piso y con amplio patio es el antiguo Laboratorio Químico (Palafox, 29, Casa de las Culturas), de tendencias regionalistas.

Tres edificaciones singulares más, acertadamente remozadas en los últimos años: el antiguo edificio del Matadero Municipal (Florentino Ballesteros, s/n y Miguel Servet, 57, hoy Centro Cívico Salvador Allende), obra de Ricardo Magdalena (1884); la antigua Fábrica de Chocolates Orús , hoy Hotel Orús (Escoriaza y Fabro, 45, hoy Hotel Orús), proyectado por Julio Bravo (1914); y la Fábrica de cervezas La Zaragozana , que incluye un Museo de la Cerveza (Ramón Berenguer IV, 1), construida en 1900 sobre proyecto del ingeniero Antonio Mayandía.

Añadir, como nota final, dos curiosidades: el edificio de Correos , neomudéjar de 1926 (Paseo Independencia, 33. Sigue siendo central de Correos) y el palacio sede de una oficina de Bantierra en la calle San Voto, 6-8 : un edificio de eclecticismo regionalista del siglo XX, levantado a imitación de los palacios renacentistas del XVI, pero añadiéndole elementos de rejería propios de otras regiones españolas.

Parecen muchos. Y eso que, como apuntaba José Luis Corral en la mesa redonda Pasado y futuro de Zaragoza (2006):

“La ciudad ha sido destruida y recompuesta varias veces. Los habitantes de Zaragoza no han tenido respeto por su Historia y su pasado, unas veces por intereses económicos y otras, las más, por desconocimiento.”

Guillermo Fatás, en la Guía Histórico-artística de Zaragoza (1982), era más duro todavía:

“Las destrucciones, casi innumerables, de monumentos de primer orden suceden en la ‘época del progreso', en los siglos XIX y XX. Se echa buena parte de culpa a la ‘francesada', a los asedios napoleónicos de 1808 y 1809, que causaron, verdaderamente, estragos en la Ciudad, tanto en sus fábricas cuanto en sus hijos mismos. Zaragoza, debido a su resistencia tenacísima, se arruina. Pero su riqueza monumental era imponente y, pasados esos avatares, guardó mucho de ella. Tanto o más, han derribado el Estado y los Concejos de la Ciudad que los minadores y artilleros imperiales destruyeron en su día.”

En la zona de Zaragoza denominada El Tubo se ha ido arrasando también en los últimos años. El patio gótico (siglo XV, el más antiguo de Zaragoza) de la casa medieval derribada en el número 5-7 de la calle Mártires agoniza dentro de un centro comercial. El palacio renacentista (siglos XVI-XVII) de Cuatro de Agosto, 18 (esquina con Mártires) ha sido convertido en edificio de oficinas, conservando el zaguán y la escalera barroca. No han tenido esa suerte las casas 8, 10, 12, 14 y 16 de esa última calle, demolidas en 2001 pese a estar declaradas de Interés Ambiental. Por último, destacar la casa de la antigua plazuela de la Cabra, hoy número 17 de Méndez Núñez, del siglo XVI, reformada en 1901, que formó parte del conjunto que incluía el edificio de detrás, en Juseppe Martínez 14.

Disfrutemos pues de lo poco que queda. ¿Durará?

Comments