Uso adivinatorio del Tarot

Absoluta reserva: 
 

La consulta es un acto totalmente confidencial.

Las informaciones que nos puedan ser reveladas por parte de nuestros consultantes, no serán, de ninguna manera, divulgadas a terceras personas bajo ningún concepto.

Nunca se realiza gravación de las conversaciones mantenidas con nuestros consultantes.  Y por motivos de privacidad no permitimos a los consultates gravar las lecturas de tarot. 

El
 número telefónico de nuestro clientes no serán conservado para ningún fin comercial ni para ningúna otra actividad. Cada día se borra la memoria de nuestro teléfono.

No archivamos ningún tipo de información referente a nuestros consultantes.  Para el acto adivinatorio tan sólo le solicitamos su nombre de pila y la fecha de nacimiento. 

No pedimos fotos, datos personales, direcciones, números de teléfono...

El anonimato es total. La reserva es absoluta.

Para nosotros la privacidad de nuestros clientes es primordial.


Echar la fortuna o practicar la adivinación:
Es necesario aclarar la diferencia significativa existente entre echar la fortuna y practicar la adivinación. 

La primera se usa con el propósito de determinar lo que va a suceder, entendiendo a partir de esto, que el futuro esta escrito sin variación alguna, en cambio la adivinación, nunca nos dice lo que sucederá, sino que nos indica, que sucedería si seguimos el camino en el que estamos actualmente o tomamos alguna vía distinta.

Esta visión o análisis de la situación deja espacio al libre albedrío y la plena determinación del futuro como obra de nuestras manos y responsabilidad.




Pasado, presente y futuro.

El Tarot nos permite redescubrir el pasado, comprobar qué energías están actuando ahora y con qué herramientas contamos internamente para construirnos un  futuro mejor.


Aspectos éticos

 

* No se asusta a los consultantes, diciéndoles que estan siendo víctimas de fenómenos paranormales, fantasmas o brujería con el objetivo de venderle hipotéticas soluciones al respecto.

 

* No se juzga a nadie por su aspecto, edad, raza, estatus económico, condiciónes diversas.

 

* No manipulamos la vida afectiva o personal del consultante.

 

* No se predicen ni se descubren infidelidades. Son aspectos íntimos y muy personales, los cuales, quedan en el sagrado secreto de cada una de las personas.

 

* No hacemos tiradas sobre estados de salud, intervenciones quirúrjicas...


Comments