Colectivo Aula Poética

Cuando el ocho duerme sueña con el Infinito

Juan Ernesto Abreu


 

Los  textos  que  se  presentan  a  continuación  representan  el  trabajo  realizado  por  Juan  Ernesto  Abreu,   desde  la  década  de  los  80';  luego  de  un largo  proceso  de  negación  en   la  escritura   y  la  búsqueda  de  otras  formas  de  expresión.

La  densidad  de  contenido  de  los  textos  es  de  exclusiva  responsabilidad  de  Abreu,  quién  se  pasea  por  los  clásicos, la  cadencia  de  la  cueca  brava,  el  jazz,  la  bossa  nova  y  el  microcuento;  siendo  su  mayor  influencia  El  Colectivo  Aula  Poética.

"Que  el  verso  sea  una  llave  que  abra  mil  puertas" 

Vicente  Huidobro


Bernardo  Ortega  - Heterónimo   2020  Juan  Ernesto  Abreu. 

http://www.mathemataofix.blogspot.com/ 

http://poesiavisualaula.blogspot.com/ 

Reducción  de Términos  Semejantes

 (El  reencuentro)

Juan  Ernesto  Abreu.

Aquí  están  las  amigas  más  amigas

las  hermanas  más  hermanas.

Como  un  disparo  en  la  eternidad

se  reunieron  para  mirarnos

desde  siempre

con  esa  proverbial  simetría

que  conduce  deseos.

Estas  mujeres  pintadas

son la sangre de otra sangre

son  el  beso  de  otros  besos.

Son  las  tres  cartas

en  el  gris  de  Juan

es  el  milagro  de  estas  tres  Marías

de  estos  tres  puertos

que  no  tienen  nombre

alma  ni  soberania.


Y   yo  pecador

en  la  tierra como en el fuego

me encontré en el cielo

una  sobreviviente

que  baila  como  la  luna

en  las  horas  del  silencio

que  muere  como  la  noche

en  las  horas  del  dolor.

En  "Tratado  de  Geometría  Analítica  II"



Transformaciones  Isométricas

"Cuando el ocho duerme sueña con el Infinito"

Juan  Ernesto  Abreu

  Y  de  nuevo  la  noche

te  llevo  a  los  márgenes  del  olvido

Te  dejaste  abandonar

por  el   delirio

Por   una  palabra

encendiste  tus miradas.

Desde  el  desde

del  desde  del  desden

boca  arriba

reina  en  el  espanto

pronunciaste  tu  sentencia. 

Tal   vez

no todo esté perdido.

Mientras  en  el   territorio

de  la  suma

no  te  escondan  las  sombras

no  te  envuelvan  los  ríos

caminarás  amor   vivo

lleno   de   encanto

como  el  olvido

sobre  la  dulce  teselación  del  alma

tan  invisible  como  vacío.

Porque  en  la  caída

a  veces  libre

sólo  me  dejaste  un  número

una  cifra  arrebatada

una  mirada   seductora

unas  manos  que  no  besan

unos   labios   que  no   tocan.


         El  Mensaje  de  los  Ángeles              

(close the world open the next)

Juan  Ernesto  Abreu.

 

 Estuve con ella durante dos años. Al marcharse sólo me dejó  una  nota  que aún conservo.  La  leo de vez  en  cuando.

Es  parte  de un rito,  tal vez  el  viaje  de  un  tranvía  que  ya   no   conduce   deseos.    Después  de  un  instante,   abro   la   ventana.  Respiró   profundamente.  Retengo  el  aire,   como  si   quisiera detener    por  algunos  segundos  todo  el  ajetreo  de  la  calle.    Un   papel  arrugado  se  esconde  entre  mis  manos.

Ha  dejado  de  llover,  pero  la  noche  todavía  está  húmeda.

Serie  Microcuentos,  Bernardo  Ortega  -  Heterónimo  Juan  Ernesto  Abreu.

 

 

Fuga  de  dos  puntos  en  un  plano  levemente  INclinado

Juan Ernesto  Abreu

 Como   un   capricho  de  hembra 

con  una  daga  en  la  mano

te  llevaste  todo  lo  que  podías.

Mujer  de  variable  real

el  gráfico  de  tus  andanzas

es la  última fotografía

de  tus  antepasados

el  historial  inmóvil

de tus miradas.

Desde  tu  centro  de  operaciones

destruiste  todas  mis  defensas

me   desterraste  de  la  tierra  de  los  ángeles

para  dejarme  caer  desde  los  cielos

al  lugar  geométrico

de  todos  los  puntos

que  están igual  distancia

de  un  punto  fijo:

el  primer  refugio  de  un  deseo

la  congruencia  final

de  dos  voces

el  grito  inútil

la  gesticulación

la   sílaba

que  cae

y   decae

  el   intento  fallido

por   aferrarse  a   una  sombra.

En  "Tratado  de  Geometría  Analítica  II".

  

A   ese  amigo  del  alma

Y   de   nuevo   se  me   apareció  Bolaño  en  este  sueño;  venía abrazado  a   una  mujer    cordillera ,  que  algunos  llamaban  Gabriela.  Ella  lo  sostenía  del  brazo,  mientras  lo ayudaba  a  caminar. De vez en cuando,  le sonreia.  Mientras  Bolaño  intentaba cantar  con  gran  entusiasmo  y  serias  desafinaciones,  ella  lo  seguía mirando,  con ternura. Por   el   caminar   endeble  y   zigzaguenate  de  ambos,  pensé por un instante que se vendrían  al  suelo. La voz de Bolaño,  asemejaba la de  un  tenor, que en alguna época pretérita, habría alcanzado cierta fama y prestigio. Entre los balbuceos, de uno y otro, junto a las bocinas de los automóviles, alcancé  a reconocer   una  melodía ,  que  sonaba  igual  que  un tango: "Que silencio hay en tu puerta / y al llegar hasta el umbral / un candado de dolor / me detuvo el corazón."
Después  de  unos  segundos, me  dejo  llevar  por  las  profundidades del
oceáno. La nave  sigue su  curso.  Alguien,  grita: "Capitán, es  el  Kraken".
 
Serie  Microcuentos,  Bernardo  Ortega - Juan Ernesto  Abreu.



Mito - condrias

 
  Salatiel, Deumacan, Natanael ...

Nombres  que  se quedaron  en  el  pasado  y  de  vez  en  cuando, vuelven  al  futuro.
 
Serie  Microcuentos, Bernardo  Ortega -  Juan  Ernesto  Abreu.


Aviso  de  utilidad  pública

Todos  los  días  el  payaso  "Rabanito"  sube  a  las  micros.  Después  de  un  rato,  con  voz  firme  expone  su  discurso.  Está  enfermo  y  solicita  alguna  ayuda  monetaria  para  comprar  los  remedios  que  le  devuelvan  la  salud,  que  algún  día  perdió.  Mientras  observa  a  su  alrededor;   insiste  en  que  los  pasajeros del  bus,   compren  los  dulces  Katburi  que  anda trayendo.  El  paso  de  los  años;   dibuja  en  su  rostro;   como  un  código  secreto,  el  esfuerzo  que  sólo  algunos   pasajeros alcanzan  a  descifrar .     En  sus  manos  sostiene  una  caja   de  cartón  que -  al  parecer -  cierta  vez,  albergo   unos  zapatos  que  pisaron  la  gran  pista   de  un  circo;  donde  adultos  y  niños  fueron  felices  y  rieron  toda  una tarde.

Serie  Microcuentos;  Bernardo  Ortega -  Juan Ernesto  Abreu.