El Tango en el Cine


2x4 = Cine

En 1933 la primera película sonora argentina fue un homenaje al tango, música que luego no soslayaron filmografías del mundo entero.

 

En la pantalla del mundo

El dos por cuatro es el ritmo cinematográfico por excelencia y no sólo para realizadores argentinos (lo cual sería casi una obviedad), sino también para los extranjeros. Para muestra, dos botones recientes: en el Festival de Cine de Mar del Plata 1997 la película ganadora - La lección de tango- fue escrita y dirigida por una cineasta inglesa, Sally Potter; en el de Cannes 1998 obtuvo un premio el filme Tango, del español Carlos Saura. No son excepciones, sino la regla. La explicación del fenómeno es sencilla: música a la vez romántica y dramática, escrita para que el cuerpo la reciba con una danza sensual, describe en sus cadencias viscerales eternos sentimientos como la pasión, la nostalgia, la desdicha y el rencor; celebra al amor triunfante y llora al ausente. Además, cada tango es un argumento en sí mismo, una historia particular que, de un modo misterioso, es también la historia de todo aquel que la escucha, lo cual la vuelve universal.

Escenas de la pelìcula

Tango español: Carlos Saura es uno de los grandes cineastas españoles. Convocó a Miguel Ángel Solé, a Cecilia Narova y a Julio Bocca. Contó un tango en imágenes. Ganó.

Escenas de la pelìcula

Tango americano: En Perfume de mujer, Al Pacino sedujo a Gabrielle Anwar bailando Por una cabeza,

cantado por Gardel.

 

Tango Francés: Marión Brando y María Schneider se amaron con música del Gato Barbieri en

Ultimo tango en París.

 

Escenas de la pelìcula

 Tango Boricúa: El portorriqueño Raúl Julia y Valeria Lynch, en Tango Bar, danzan Mi amigo Cholo,

de Atilio Stampone.

 

Tango Italiano: Philippe Noiret y María Grazia Cucinotta en El cartero, filmada en Italia, al compás de Madreselva, y la voz de Carlitos.

 

Escenas de la pelìcula

Tango Americano II: En Mentiras verdaderas, Arnold Schwarzenegger y Thia Garriere bailaron

-o al menos lo intentaron- Por una cabeza.

 

En las Pantallas de Buenos Aires

Escenas de la pelìcula

El único: El día que me quieras fue una de las películas más celebradas del más grande de todos los tiempos,Carlos Gardel..

 

Tango Hispano – Argentino: En el filme binacional Sus ojos se cerraron, Aitana Sánchez-Gijón y Darío Grandinetti (en la ficción, un Gardel que sobrevive al accidente aéreo de Medellín) bailan y se enamoran.

Y mucho.

 

Escenas de la pelìcula

Tango, baile nuestro: Investigación fílmica sobre la soledad y los bailarines domingueros.

Arturo Bonín participó en esta ópera prima de Jorge Zanada, un notable

documental argentino poco divulgado.

 

El exilio de Gardel de Pino Solanas. Gran filme con una dura crítica al Proceso. Con música de Astor Piazzolla, el tango fue la clave de la película, que incluyó excelencias como Garúa, Naranjo en flor

 y La última curda, cantada por el Polaco Goyeneche. Cuenta la historia de un grupo de exiliados en París.