RESIDUOS GENERADOS EN LOS TALLERES DE REPARACIÓN DE VEHÍCULOS.

 
 
Los más destados residuos generados en los Talleres de Reparación y Mantenimiento de Vehículos, por su especial importancia, son los siguientes:
 
A) Residuos Sólidos Urbanos comunes, de carácter industrial, considerados como residuos industriales no peligrosos, tales como:
 
    - cartón (cajas de embalajes de repuestos y similares).
    - plásticos (envoltorios de piezas, fundas protectoras, piezas usadas).
    - residuos varios (hilas, trapos, basura común).
 
 
 
B) Baterías y acumuladores, predominando las baterías de plomo utilizadas en los vehículos. Son considerados como Residuos Peligrosos.
 
 
 
C) Aceites y líquidos usados, tales como valvulinas, líquidos o aceites hidráulicos, refrigerantes y sobre todo aceite de motor usado, procedentes de la reparación, mantenimiento o sustitución de estos productos. También son considerados como residuos peligrosos.
 
 
 
D) Neumáticos, procedentes normalmente del cambio y sustitución de los mismos en los vehículos. Aunque no son considerados como residuos peligrosos, su parte negativa radica en su difícil descomposición, que puede llegar a cientos de años.
 
 
 
E) Chatarra. Dentro de este grupo predominan las piezas metálicas procedentes de la reparación o sustitución de componentes del vehículo, además de los vehículos al final de su vida útil, recepcionados y reciclados en los conocidos desagües. Se consideran Residuos Urbanos de tipo voluminoso.
 
 
 
F) Emisiones atmosféricas. Se deben principalmente a la quema de carburante en los motores de explosión y reacción. Las emisiones son gases que agotan la capa de ozono, gases de efecto invernadero, humos negros, partículas, aerosoles, etc...
 
 
 
G) Vertidos. Se trata principalmente de agua de limpieza de las instalaciones y agua sanitaria. Presentan gran cantidad de limpiadores no necesariamente biodegradables, espumas, aceites y otros fluidos de motor usados.
 
 

  RESIDUOS SOLIDOS URBANOS.
 
 
 
 BATERIAS DE PLOMO.
 
 
 
 
NEUMATICOS USADOS.
 
 
 
 CHATARRA.
 
 
 
 
 
 
 
 
Comments