Cómo estudiar inglés

Mónica T. Stocker 

If you get bored, it's not worth it. [if iugetbord its not guorzit] Si te aburres, no merece la pena.

Estos últimos días he tenido que preparar una presentación en español para mi otro trabajo (el de abogado). Si soy sincera, he perdido el tiempo estúpidamente; sin lograr acabar del todo el texto de mi discurso. Mi problema es que encuentro el tema sobre el que tengo que hablar "mortalmente aburrido": "Los aspectos legales de la gestión de los contratos de ensayos clínicos." (¡Puaj!Hasta el título es soporífero).

Cuando tienes que estudiar, o trabajar, en una materia muy aburrida, funciona la "ley de Parkinson"; que dice: "Work expands to fill the time available for its completion. El trabajo/estudio se expande hasta llenar el tiempo disponible para acabarlo." Al final, sólo lo haces porque estás con el agua al cuello y ya no te queda tiempo. Suele ocurrir lo mismo cuando tienes que estudiar para un examen; te esperas hasta el último día. Sólo entonces, tienes suficiente adrenalina para abordar "el ladrillo".

Por esa misma regla de tres (o ley de Parkinson), si tienes una sola tarea que realizar y mucho tiempo disponible, es muy probable que no acabes esa tarea. Por el contrario, cuando tienes que realizar muchas tareas y tienes poco tiempo, sueles acabarlas todas. Eres mucho más efectivo porque no puedes permitirte perder un sólo minuto.

Esta situación me ha hecho preguntarme sobre cómo abordar el estudio de una segunda lengua. Llego a una única conclusión:
Para poder aprender inglés es fundamental no aburrirse.


Existen, básicamente, dos situaciones:

a) Tienes que estudiar para un examen. Funcionará la "Ley de Parkinson". Si no te gusta el inglés, esperarás hasta el último momento para estudiar. En ese caso puede que vengas a este blog y te pegues un empacho a leer y a hacer ejercicios. Después, con gusto lo olvidarás.

b) Necesitas hablar bien inglés en el entorno laboral. En este caso es un auténtico suplicio: academias, clases particulares, el viajecito a Londres; así unos 20 años. Te sientes igual que un "hamster" dando vueltas en una rueda (noria?).

Aquí, aquí voy yo, a este segundo supuesto porque en el primero no hay nada que hacer.

¿Qué hacer?

Por supuesto que lo que voy a decir es fácil decirlo y muy difícil hacerlo. Nos aburrimos porque no vemos conexión entre lo que estudiamos y el uso práctico de la materia. Por ello, es fundamental establecer esa conexión entre la vida cotidiana y el inglés.

Doy a continuación los pasos a seguir para conectar tu vida diaria con el inglés:

  • Cuando tengas que estudiar inglés intenta relacionarlo con situaciones determinadas de tu vida cotidiana
  • Nota: En esto Clover Dale ha sido un gran pionero e innovador, cuando enseña entretiene siempre y, por eso, lo admiro.

    Por ejemplo: Pasar una entrevista en inglés; contar tus aspiraciones a un amigo; contar tu experiencia laboral a un futuro jefe; hablar en inglés de tus hobbies,...Usa la imaginación, por favor. Sin imaginación te aburres seguro. Con imaginación quizá parezcas un loco, pero conseguirás mucho más. Si es necesario le hablas a un muñeco o, a un amigo que no tenga ni idea de inglés, pero le hablas. En definitiva, se trata de descubrir el uso práctico que este idioma tiene para ti.

    Es mejor gastar el 80 por ciento de tu tiempo pensando en cómo estudiar inglés sin aburrirte y luego emplear el 20 por ciento restante en poner a prueba tu método, que estar un 100 por cien de tu tiempo de estudio aburriéndote con el inglés.


    ¿Por qué? Porque un 20 por ciento de tiempo bien empleado, vale más que un 100 por cien de:"me entró por un oído y me salió por el otro. Ahora, ya no me acuerdo de nada."

  • Búscate una persona que sea tu motor


  • Este paso es muy importante. Alguien debe "tirar de ti" cuando tú no tengas fuerzas para seguir. ¿Dónde encontrar esa persona? En cualquier lugar, el caso es que sea alguien positivo que esté dispuesto a ayudarte. No necesariamente tiene que ser un nativo, puede ser cualquier persona de tu entorno en la que confíes y tenga algo de garra. Pídele que te dé apoyo moral para llegar a la meta. ¿No encuentras a nadie real? Ven por aquí, yo me encargo.

  • Haz amigos extranjeros de habla inglesa, o que tengan como segundo idioma el inglés (holandeses,suecos, daneses,etc.)


  • Esto es también muy importante; una hora con una persona de habla inglesa es como una semana de estudio.

    En mi opinión, la mayoría de los cursos multimedia fracasan porque no contemplan el contacto humano. Se necesita interactuar con el idioma y éso no lo puedes hacer con una máquina. ¿O recuerdas acaso haber aprendido español con una máquina?

    El idioma está profundamente unido a las personas y, por tanto, debe aprenderse con las personas. Son ellas las que lograrán (o no lograrán) motivarte y enseñarte.