Home‎ > ‎Autobiografía‎ > ‎

Mi Filosofía Educativa

Mi Filosofía Educativa

         Mi filosofía educativa es una filosofía ecléctica dirigida principalmente a la enseñanza del arte. El Departamento de Educación de Puerto Rico nos define la filosofía educativa como el principio esencial en el proceso de liberación del ser humano (Freire, Hostos). Según Hostos liberar al ser humano requiere que éste comprenda su interacción con la cultura y la sociedad en que vive, que adquiera las diversas herramientas que su cultura le ofrece y desarrolle tanto la capacidad de ser crítico de su propia cultura como la imaginación para crear un espacio dentro de la sociedad.

        La educación siempre está en proceso de desarrollo. La escuela debe esforzarse para que el estudiante se apropie de las herramientas que la sociedad le ofrece. Es importante que el estudiante pueda obtener una selección de recursos amplia donde pueda desarrollar su conocimiento. El estudiante no debe tener limitación alguna en su proceso creativo y se le debe administrar recursos para su desarrollo.

        Como facilitador debemos de estar preparados para modificar nuestros métodos de enseñanza. No podemos ser fijos o estáticos en una era informática. La calidad de la educación ofrecida se determina por la continua reconstrucción de la experiencia. El arte es un ser activo y de continuo cambio por eso la enseñanza debe ser activa y en un constante desarrollo para que el estudiante pueda ser competente en todo momento.  Es esencial apoyar el desarrollo socio-emocional de los estudiantes y para que éstos descubran sus talentos, así como las posibles avenidas y de esa manera cuente con instrumento para manejar las experiencias.

        El aprendizaje nace de los intereses y necesidades del estudiante, por lo que se debe dejar libre a explorar sus propias inclinaciones, motivaciones y deseos. Facilitando la ayuda necesaria el estudiante desarrolla el pensamiento crítico, la reconstrucción de ideas y el descubrimiento de nuevo conocimiento.

        El facilitador se involucra en el aprendizaje del estudiantado de acuerdo a su edad y atreves del conocimiento adquirido. El estudiantado debe pasar por procesos de enseñanza tanto individual como cooperativo. Esto lo fortalecerá en la solución de problemas de manera grupal y ayuda a la interacción entre estudiantes. Se debe estimular la cooperación entre los estudiantes en vez de la competencia. I el arte no debe ser motivo por cual uno sobresalga mejor que otro estudiante.

        El arte pasa primeramente por actividades que incluyan la autodisciplina pero no debe tomar el control absoluto de la creatividad. El currículo de arte debe constar con aéreas especificas donde se incluya los problemas de la sociedad inmediata. De esta manera el proceso creativo del estudiante puede presentar modelos de vida futura y o investigar modelos de vidas pasadas.

        El maestro según (Freire) debe asumir una posición de guía y facilitador. Debemos tomar una posición donde ayudamos al estudiante a localizar, interpretar  y evaluar los datos para que formule sus propias conclusiones, evitando adoctrinar una tendencia o técnica fija. Esto es beneficioso particularmente en actividades artísticas donde se busca explorar el mundo creativo del estudiantado. Las actividades deben retar al estudiante, y enseñarlo a inquirir el cuestionamiento inteligente, logrando así un máximo desempeño y una muestra eficiente de su trabajo.

        Una vez el estudiante tome un cuestionamiento inteligente podemos guiarlos a Involucrarse en asuntos sociales, críticos y controversiales e invitarlos a Pensar, cuestionar, inquirir, y rehacer la sociedad a través de la educación obtenida. Es hasta entonces mediante su responsabilidad el arte debe fomentar principios de democracia. De esa forma el desempeño lograría abarcarse al máximo y su experiencia artística puede superar todo límite en pensamiento crítico.


Comments