Spes cumple 10 años


SPES quiere decir Esperanza en Latín. SPES corresponde también a las iniciales de « Soutien Pour l’Enfance en Souffrance » - «Apoyo a la infancia que sufre». Esta asociación fue creada en Enero de 2000 por un grupo de amigos de diferentes nacionalidades, bajo la dirección del Sr. Njördur Njardvik, quien fue Presidente de derecho, pues fue él quién creó esta asociación para apoyar a la infancia desheredada. El Sr. Njördur Njardvik, islandés, ha sido presidente de SPES durante 9 años y ha contribuido  considerablemente al desarrollo de la asociación gracias al apoyo financiero masivo que ha podido recaudar y que continúa recaudando en Islandia.

Así pues, SPES es una asociación internacional, pero con una fuerte connotación islandesa. Las ideas del comienzo se mantienen como válidas, gracias a que los miembros
del Consejo de Administración mantienen las líneas puras originales, así que SPES no tiene grandes costes de funcionamiento (menos del 0,5%): todo el dinero recibido
va a los niños. Las únicas personas asalariadas son el personal local togolés que cuida de los niños en las casas de SPES en Lomé y Kpalimé. Finalmente, la vocación de SPES es de ayudar a los niños desheredados en un primer momento para, posteriormente, orientarles en el camino para que sean adultos responsables y autónomos, ciudadanos activos portadores de valores humanistas, todo ello en el ámbito de su cultura y de sus tradiciones togolesas. Al día de hoy, Septiembre de 2010, albergamos
132 niños (¡alrededor de 50% de niñas y 50% de niños!), que se portan bien: 102 en Lome y 30 en Kpalimé. Están alojados en albergues instalados en edificios excelentes, las niñas por un lado y los niños por otro. Disponen de un comedor, dormitorios (4 en Lomé y 2 en Kpalimé), un centro de aprendizaje temprano y un edificio de administración. En
los alrededores hay pequeños edificios (Casa del jardinero, edificios para el grupo electrógeno o para el abastecimiento de agua –pozos perforados o torres de agua–). El edificio de administración puede acoger a los visitantes de paso. Kpalimé tendrá disponibles igualmente 4 dormitorios. Los niños tienen entre algunos meses y 13 años, y, menos los más pequeños que se quedan en casa, todos los demás están escolarizados. Los niños de edad intermedia, a los que se les llama los «medianos» van a la guardería, donde están repartidos en 3 niveles: Pre-maternal, maternal 1 y maternal 2 (un minibús los recoge por la mañana y los devuelve por la tarde). Los grandes, (en este momento los de Lomé) van a la escuela primaria pública de Kélégougan, en el barrio de Lomé donde está el «pueblo» de SPES. Van a pie como todos los demás chicos del barrio. Hemos construido 9 clases y hemos ayudado al colegio en la compra de material en el pago temporal de los salarios de los instructores interinos. El mayor problema es la sobrecarga de las clases, donde llega a haber más de 100 niños por clase. La pequeña García, que es sorda, va a un colegio especial para sordo-mudos, en un barrio de Lomé. Y 6 niños van al colegio en Kélégougan. Vamos a seguir acogiendo niños nuevos en SPES (hasta llegar a los 108 en Lomé y 60 en Kpalimé, donde construiremos 2 dormitorios más). Así pues, tenemos necesidad de Padrinos y Madrinas (patrocinadores), ya que no tenemos en nuestras listas de espera. Nosotros seguiremos acogiendo otros niños progresivamente, como es nuestra costumbre, en función de los padrinos y madrinas que encontremos, hasta llegar a la máxima capacidad en Lomé y a Kpalimé (de 2 veces 108 niños). Para apadrinar un niño hay que pagar 77 € al mes, os solamente 16 € al mes por un co-apadrinamiento. Normalmente todos los niños son apadrinados, pero no es el caso en este momento, hecho que habíamos anticipado en Kpalimé. En el co-apadrinamiento, ponemos a los co-padrinos y co-madrinas en contacto (al menos damos los nombres y las direcciones). Hoy en día tenemos alrededor de 250 familias de padrinos y madrinas. Vamos a necesitar casi el doble para poder seguir manteniendo las actividades.

En cuanto a los fondos, vienen de las cotizaciones (35 € por año) y de las donaciones (las de Islandia siguen siendo las más importantes) y de los apadrinamientos
(que nos permiten asegurar las actividades de la asociación día a día). En otros países han creado la Asociación SPES locales en Bélgica, en España y en el Reino Unido.
En cuanto a los edificios, no los construimos si no contamos con los fondos correspondientes. Así lanzamos el 2º proyecto, similar al de Lomé, en Kpalimé, pueblo a
120 kilómetros al nor-oeste de Lomé. Los edificios son idénticos a los de Lomé y corresponden a la arquitectura togolesa de Tatas y Tembermas (los edificios de plantes
del norte de Togo). En Kpalimé, hemos construido un edificio con tres clases para la guardería que forma parte de la escuela de educación primaria pública de
Zomayi, un barrio al oeste de Kaplimé, porque los niños de SPES aumentarán los efectivos de la escuela. Nuestros proyectos: En el curso del año 2010, seguimiento del proyecto de Kpalimé, con la finalización del edificio de administración y en el 2011, la construcción del 3er dormitorio, en 2012, la construcción del cuarto y último dormitorio y
de los caminos entre los edificios. En Lomé, esperamos obtener un terreno gratuito para edificar y construir una casa para los adolescentes de SPES. 
¡Así pues, es evidente que SPES todavía necesita ayuda financiera de todos sus amigos! En Lomé, el equipo asalariado se compone actualmente de una directora (Sra.
Inmaculada Ameganvi, antigua directora de la escuela de primaria) y de un subdirector, de 27 «mamás» (4 lavanderas, 1 lavandero, 1 abuelita y 1 acompañante) y 5 «tontons» (que hacen de guardas, de jardineros y además 1 chófer y un contador), lo que hace 34 personas en total. El personal es muy estable, muy ligado a los niños; ¡las «mamás» reemplazan o intentan reemplazar a las verdaderas mamás! En cuanto a Kpalimé, hemos comenzado con 1 directora, 8 «mamás» y 3 «tontons» y el punto de equilibrio financiero se obtendrá al tener 30 niños acogidos. El conjunto es supervisado por el equipo de SPES Togo y como nosotros en París, son todos voluntarios e incluso dan dinero para los productos necesarios (arroz, yogures, azúcar, etc.) además de su cotización de 10.000 Francs CFA por año (15 €). Todos los años han conseguido
subvenciones locales de Bancos o de asociaciones diversas (Nana Benz, Rotary, Lyon’s, etc).



¿Cómo se acogen los niños? Es SPES Togo quien los elige, a partir de una lista de espera establecida por la DASS local, entre los más necesitados, es decir, entre los niños que morirían claramente si no se les ayuda. También es necesario que tengan al menos 5 años (excepto derogación por no tener padres), y tras haber pasado los controles médicos. Por supuesto y por desgracia, estas entradas están sujetas a la disponibilidad de plazas: en primer lugar a las vacantes que tenemos (han sido un máximo de 20 en la primera villa que alquilamos y actualmente es de 60 den Kpalimé) y seguidamente de los padrinos y madrinas que encontremos hasta llegar los 108 niños para cada sitio como máximo. Sabemos que hay muchos más niños que necesitan ayuda que lo que nosotros podemos hacer, por lo que hemos adoptado el dicho «¡quién salva un niño, salva la humanidad!» Pensamos que en unos cinco años, habremos  conseguido nuestro objetivo de poder acoger en última instancia un total 108 niños togoleses en Lomé y otros tantos en Kpalimé. Por el momento nos estamos centrando solamente en Togo para garantizar la continuidad de nuestro proyecto. Por supuesto, permanecemos abiertos a la creación de otras SPES en el mundo, pero bajo ciertas condiciones. Asimismo hemos abandonado la idea de implantar otros centros en Senegal, Camerún o Brasil. Es la Asamblea General quién decidirá el momento de otras aperturas, pero está claro que no abriremos más centros excepto ahí donde podamos encontrar un
equipo de voluntarios entre los amigos para la supervisión de la buena marcha de la una casa de Infancia, y que por supuesto, el presupuesto provisional sea aceptable
(actualmente 77 € por mes y por niño) Para concluir esta visión general de la asociación SPES que ha cumplido 10 años, os invito a que nos ayudéis, ¡si el corazón os lo pide y en la medida de vuestros medios! Lo que buscamos hoy día, son nuevos padrinos y madrinas, es decir, personas que se comprometan a tener relaciones privilegiadas con un niño (intercambio de cartas, envío de regalos, etc…) y por supuesto, a donar regularmente una cantidad mínima de 16 €, hasta que el niño tenga un oficio, sea autónomo y eventualmente se vaya de SPES, deseando que a su vez sepa aportar a otros niños desahuciados todo lo que él ha encontrado.




















Inicio del pequeño centro de Kpalime (marzo de 2016)

















Les videos

Comments